Páginas vistas en total

viernes, 16 de septiembre de 2011

La hora del retorno

No tuvo tanta repercusión como esperaban, si es que esperaban algo de la presentación de Sergio Schoklender en la Comisión de vivienda y la de Asuntos Constitucionales de la Cámara de Diputados. Desde el comienzo, fue una reunión de derrotados. Más que aportar información, el informante otorgó consuelo. Sólo el peronismo disidente y el radicalismo apoyaron con fervor –casi fueron sus gestores- el nuevo capítulo de esta comedia de enredos. Como el geriátrico todavía no los acepta, tienen que jugar a la política por un tiempo más. Pero juegan mal, sin ganas y con mala intención. El imputado de un delito no va a aportar ningún dato en una causa porque sería una declaración en su contra. Todo lo que aporte será una especie de extorsión hacia otros. Pero es la Justicia el ámbito adecuado para ese tipo de presentaciones. El Congreso debería intervenir cuando la Justicia no investiga o cuando se está por presentar una denuncia. El Congreso no puede erigirse como tribunal en un caso así. Puede hacerlo para que vea la luz un caso oculto, pero no en uno que ha tenido tanta prensa. Y más aún sin la presencia de periodistas. En fin, una operación fallida desde el principio y que tiene como objetivo aprovechar los últimos días para desgastar al menos un poco la imagen de Gobierno Nacional.
En esta nueva operación político mediática el disparo es multipropósito. El Gobierno Nacional y algunos de sus funcionarios constituyen un blanco casi inmediato. La política de Derechos Humanos a través de Hebe de Bonafini es el otro. Y hay un tercer blanco que es la política de viviendas y el “derroche” que hace el Estado con el “gasto social”. Es un combo que hubiera dado buenos resultados en otro momento de nuestra historia, pero no en éste. Son justo aquellas tres cosas que hemos aprendido a valorar en estos últimos años: la política por encima de la economía y nunca más al revés; la memoria se recupera para no perderse nunca; y las políticas de Estado son necesarias para garantizar la equidad social. Para aprender estas tres cosas tuvimos que hacer una visita al infierno y caer bajo, muy bajo. Por eso el resultado de las Primarias. Y por eso también el de octubre.
Y estos derrotados nos subestiman permanentemente con estas operaciones. Piensan que van a convencer con estas cosas. Y eso que ya fracasaron varias veces. Ya es un aluvión de tropezones en la misma piedra. Esta es una de tantas. Tienen tiempo para un par más antes de las elecciones. Pueden buscar a  algún personaje que haga algo parecido a la operación Sadous y las aduanas paralelas con Venezuela. Eso tuvo en vilo a la audiencia por un par de semanas, pero no sirvió. La opereta de los sobornos por la aprobación del presupuesto duró lo que una bofetada de la diputada Camaño, que es quien preside la comisión de Asuntos Constitucionales, con mano firme, dicen. Y hay más, pero el exceso puede provocar efectos insospechados en el lector. Baste esta síntesis: fueron muchas operaciones de desgaste.
Pero parece que no se resignan al espacio que han perdido. Tal vez quieran perder más y batir algún récord. Seguramente, como saben que no van a ganar, boicotean. Hacen algo parecido a lo del perro del hortelano, que no come ni deja comer. Están dispuestos a perder la exigua legitimidad que les queda con tal de darse el gusto de oponerse. Ante la incapacidad absoluta de construir, destruyen. ¿Cómo se vuelve de un lugar así? ¿Cómo se recupera la representación después de las mentiras, las difamaciones, las traiciones, los insultos, las amenazas, los pronósticos injustificados?
¿Cómo puede cumplir una representación una diputada que revela que los funerales de Kirchner fueron organizados por Fuerza Bruta? ¿Cómo puede presentarse ante una cámara un periodista después de declarar que había sido amenazado de muerte ante la explícita broma de un blog? ¿Cómo puede un diputado nacional decir que defiende los intereses del pueblo cuando se ha puesto del lado equivocado en conflictos y diferencias internacionales? ¿Cómo puede sonreir una periodista después de afirmar que la Presidenta le daba vergüenza de género? ¿Cómo puede un periodista recuperar un espacio prestigioso después de escribir los editoriales del diario Libre? ¿Cómo puede un diario recuperar la credibilidad de sus lectores después de haber mentido de manera tan descarada durante tanto tiempo?¿Les interesará volver?
¿Cómo construir después de haber tratado de destruir durante tanto tiempo? ¿Cómo mirar de frente a los ciudadanos después de haberles dado la espalda?
Por si no lo saben, después del 23 de octubre la vida continúa. Pero no puede continuar como hasta ahora. Ese domingo será la confimación de un rumbo elegido por la mayoría. Con críticas, sugerencias, correcciones todos vamos a seguirlo. Bueno, todos no. Quedarán aquellos que no sepan cómo superar el odio, el asco, la ambición hasta la angurria. Quedarán, en definitiva, aquéllos que no sepan cómo volver.

3 comentarios:

  1. Gus...¡¡la oposición sigue sin enterarse que es lo que ocurre en la Argentina!! están en un lodazal y se hunden cada vez más...a ver si con algo de suerte dejan de borbotear;).Un abrazo y te comparto en mi blog,porque yo me negué a ver nada de ese psicópata perverso y solo sé lo que contáis lxs analistas.

    ResponderEliminar
  2. No hay nada, no queda nada. Los enemigos políticos del país ya son cenizas, ni siquiera historia. Solo queda el trámite de Octubre y la experanza más viva que nunca. Este es el camino.
    ¡Vamos, argentinos!

    ResponderEliminar
  3. Debo decir, excelente nota de nuevo.

    ¿Mi opinión al respecto? La única oposición que pretende oponerse fiel a ideales distintos y de "construir desde afuera" es la de Binner, porque para los otros no hay nada bueno de este gobierno y son capaces de hacer pactos con el mismísimo diablo por unos puntos más de porcentaje en octubre.

    Por eso ellos sí se prenden a los escándalos (creo yo, la palabra más Clarinista del mundo) que ponen los medios como el recién nombrado para desestabilizar a un gobierno sólido como este. La pelea con el campo, Schoklender, Zaffaroni, el avión estadounidense retenido en Argentina, Moyano cada vez que está en pantalla, La Cámpora, el presunto fraude de las PASO y ahora de vuelta Schoklender. Con todo eso (y más) intentaron poner a la gente en contra pero evidentemente la mayoría supo ver a largo plazo y no basar su voto en el "escándalo del día".

    Me gustó mucho tu blog, ya me suscribí por mail. Espero que pases por el mío (www.visto-desde-el-sur.blogspot.com) y reitero mi invitación a Blogueros K en Facebook.

    ResponderEliminar