sábado, 8 de septiembre de 2012

Los milagros del Sri Sri

 

Una sobre dosis de amor parece invadir la CABA. Mientras el Jefe de Gobierno porteño habla como un terrícola encantador sobre su amor a lo público, un aluvión espiritual compuesto por especialistas en sanación planetaria, expertos en ángeles, comunicadores espirituales, curadores de ADN y portadores de medicinas extraterrestes invadió la Capital Mundial del Amor. Si esto no es una revolución, ¿la revolución dónde está? No estará, seguramente, en las políticas emprendidas por el Gobierno Nacional, con su constante estilo confrontativo y sus funcionarios oriundos de ideologías extrañas o que portan títulos universitarios desconocidos, como el Polémico Guillermo Moreno. Aunque La Presidenta y su equipo se enfrenten a los poderes económicos concentrados para comandar la economía en pos de un país en crecimiento con equidad, no podrán superar nunca la revolución del amor emprendida por las lumbreras amarillas.
Cuando el Jefe de Gobierno porteño anunció hace más de un mes la realización del megaencuentro de FeVida y manifestó su deseo de “ubicar a la ciudad de Buenos Aires como el centro espiritual más importante de Latinoamérica”, despertó la envidia de muchas ciudades del interior. Sin ánimos de exagerar, gran parte de los argentinos no ven la hora de que Macri sea presidente para que nuestro país se convierta en el Centro Espiritual más importante del mundo –y por qué no de la Vía Láctea-, aunque sumerja nuestras economías cotidianas en lo más profundo del pozo. Elegir entre un espíritu nutrido por ángeles, gurúes o colores alienígenas y un trabajo digno y bien pago en un país con economía en desarrollo e inclusión para todos los ciudadanos no resulta tan difícil.
“Si uno no se ama a sí mismo, no puede amar a los demás”, sentenció Macri, presentado por la locutora Daisy May Queen como “ingeniero civil, líder deportivo y fanático de Freddy”. La belleza parlante omitió decir que, además, es Jefe de Gobierno porteño. Un fallido muy oportuno. Claro, este “foro internacional para la difusión de las diferentes alternativas para el bienestar humano y un impulso para un mundo mejor” no destina lugar a la política. Podrá estar el hombre del temple de hierro, la maestra en sonido primordial o el teórico de la inteligencia emocional, pero no un representante político que cumpla con sus promesas de campaña. Por eso, Macri también es bienvenido. Porque él es el adecuado para expresar profundidades tales como “cada uno elige el camino” o “tiene que haber una política con espiritualidad”. “Cuando elegí el servicio público –explicó en su conferencia magistral- elegí poner lo mejor de mí para que a la mayor cantidad de gente se le solucionaran los problemas. Mi problema es la felicidad de muchos”.  Y, por lo que parece, su felicidad es el problema de todos.
Pero además de sus máximas dignas para un almanaque con ositos y corazones, incluyó una parábola tan instructiva como conmovedora. “El lunes, en Villa Crespo –relató el Alcalde- me encontré con un matrimonio de gente mayor que me contó lo que fue para ellos que la última vez de lluvias fuertes no se les inundara la casa. Se quebraron, nos quebramos. Terminamos llorando los tres”. “Hay que conectarse con lo que tenemos adentro –sintetizó, para que quede clara la moraleja- Fortalecer la capacidad de amar al prójimo, la vida, el país, el planeta”. Y, a riesgo de que no se haya entendido el núcleo de su mensaje, recordó que es preciso “demostrar que el amor es el camino”. Amor expresado abiertamente por el líder del FAP, Hermes Binner, aunque recibió a cambio un cross a la mandíbula por parte del Amador Porteño.
Tanto amor hace escuela. En Nueva Pompeya, un barrio humilde ubicado a 20 kilómetros de la ciudad de Formosa, funciona la Escuela Provincial de Educación Secundaria N° 73. Jesús Ruiz Díaz, el director interino, fue suspendido 90 días hábiles por proyectar un video con instrucciones sobre cómo colocar un preservativo a alumnos de segundo año. Dos de los chicos contaron a sus padres la experiencia y sus padres acusaron al profesor de exhibir un video pornográfico.  “Me lincharon sin siquiera preguntarme, sin ver el video. Yo se lo propuse, pero no quisieron”,  se quejó Ruiz Díaz. Pero el ministro de Educación aplicó la sanción, según admitió, sin ver el video para “no tener ningún preconcepto y ser juez y parte mientras dure la investigación”. ¿No es al revés? Si sanciona al profesor sin ver el documental, hace lo mismo que los padres, que acusan a partir de un prejuicio y con mucho desconocimiento.
Lejos de tanto amor y espiritualidad, el ministro de Planificación, Julio De Vido anuló un llamado a licitación de una porción del espectro radioeléctrico por el que pugnaban las compañías de telefonía celular e informó que el Estado administrará el 20 por ciento de las frecuencias disponibles a través de la Empresa Argentina de Soluciones Satelitales, ARSAT. “Esto va a abrir el mercado, va a generar mayor competencia –explicó el funcionario- De alguna manera, el Estado va a ofrecer un paraguas de protección para que el pequeño empresario no sea avasallado por la empresa concentrada”. ARSAT fue creada en 2006 para hacerse cargo de las operaciones satelitales de Nahuelsat, una empresa de capitales italianos y alemanes, que fue expropiada a través de la Ley 26092.
La empresa estatal apunta a convertirse en mayorista de la prestación de servicios de telecomunicaciones para la televisión digital, telefonía celular y servicios de datos y conectividad. Martín Becerra, investigador del Conicet y de la Universidad de Quilmes, afirma que la aparición de un actor estatal permitirá reducir las inequidades sociales que genera la configuración actual del servicio. La intervención del Estado, que hasta ahora estuvo ausente, es fundamental” –destacó el analista- “La decisión puede permitir disciplinar al sector ante la ausencia de un marco regulatorio. El Estado puede cambiar su política errática de telecomunicaciones y, por ejemplo, disminuir las tarifas abusivas y mejorar la calidad del servicio”.
Y mientras el amor amarillo aísla a los adolescentes porteños de las ideologías perniciosas, los perversos K recrudecen su ofensiva en el Senado para incluirlos en el derecho al voto. Esta semana comenzó a trabajar la Comisión de Asuntos Constitucionales de la Cámara Alta para tratar el proyecto de ley de los senadores kirchneristas, Elena Corregido y Aníbal Fernández. Menores de 18 años y extranjeros con cuatro años de residencia podrán votar en el futuro si prospera esta iniciativa, pensada exclusivamente para hacer exaltar al Alcalde de la CABA. “Le cabe a este Congreso –señaló Fernández en la presentación del proyecto- la responsabilidad de reconocer derechos de segmentos de la sociedad que durante buena parte de nuestra vida como argentinos no han sido reconocidos como tales por muchas razones”.
Esto y otras cosas enojan sobremanera al amador Mauricio. Los K no sólo tratan de meter la discusión política en las escuelas, sino que agreden sin razón a los dueños de las empresas más importantes del país. Si Paolo Rocca, dueño del Grupo Techint y dueño por monedas de la ex estatal Somisa, expresó ante un reducido número de ingenieros que “Argentina tiene un gran potencial, pero está muy mal gestionada. A partir de 2008, el Gobierno perdió el rumbo, no se sabe para dónde va” tendrá razones bien atendibles. “Nada les alcanza –respondió, sin respirar como enseña el Arte de Vivir, La Presidenta- Algunos grupos económicos estaban acostumbrados a presidentes que los consultaban sobre las políticas que había que aplicar”. “Paolo Rocca se queja de los salarios que paga a los obreros en Argentina y reclama mayor competitividad –continuó CFK, sin practicar el mantra correspondiente- El obstáculo que tienen para lograr ese objetivo parece que es la persona que está parada aquí”. Y agregó, sin aproximarse, siquiera, a la armonía celestial: “Nosotros defendemos el poder adquisitivo de los trabajadores e indirectamente los estamos defendiendo a ellos: porque pueden vender en Argentina cosas a un precio más alto que el que pueden vender en el mundo”.
Pero el Alcalde Amarillo ama mucho lo público. O al menos así lo declaró en su conferencia magistral. Tal vez, como dicen que los extremos suelen tocarse, el amor extremo puede confundirse con el odio. O Sri Sri Ravi Shankar es tan pero tan bueno que convirtió a Macri en otra persona, a fuerza de aspirar buenos aires. También, opinan algunos, puede ser que este personaje amoroso sea una nueva estrategia de marketing.  Aunque en realidad, nadie debe sorprenderse del amor de Mauri hacia lo público. Después de todo, fueron los estados de antaño los que favorecieron el descomunal crecimiento de la fortuna familiar del alcalde.  
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Ojos bien cerrados

Mientras estamos a la espera de los resultados definitivos de las primarias, el escenario se dispone para las elecciones generales. T...