jueves, 11 de octubre de 2012

El atropello de los ilegales


Aunque la realidad mediática argentina intente opacarla, la victoria de Hugo Chávez para un nuevo período presidencial significa un impulso trascendente para la región. El domingo se produjo el enfrentamiento de dos modelos que, con más o menos fuerza, atraviesa cada uno de sus países. Por un lado, una gestión comprometida con la transformación de una realidad en beneficio de los más vulnerables. Del otro, el discurso de una derecha que no se atreve a asumirse como tal. El primero, el que triunfó en Venezuela, cargado de ideología, de desafíos y de inclusión. El segundo, que ostenta una serie de enunciados poblados de generalidades que encubre las verdaderas intenciones de la restauración neoliberal. Algo así se vive en estos pagos desde hace mucho tiempo, a pesar de que algunos intentan ocultar esa polarización. Porque acá también pueden escucharse esos lánguidos discursos que provienen de un no-posicionamiento ideológico. Cuando alguien dice que hay que respetar las instituciones, defender la república, bajar la pobreza, profundizar el diálogo y buscar el consenso, entre otras delicias, no está describiendo ningún modelo. Al contrario, lo está ocultando.
Pero hay cosas que no pueden ocultar. Durante unos días, la derecha abandonó nuestro país. Algunos fueron a Venezuela para padecer otra derrota. Y Macri decidió vacacionar en un país donde los ajustes hacen estragos y la deuda externa crece de forma descomunal. El paraíso soñado por el alcalde de la CABA. Algo de eso intenta hacer en su coto de caza, pues desde que asumió su primer gobierno cuadruplicó la deuda pública de la Capital. Y para nada, porque lo hecho hasta ahora no evidencia un justificativo para tamaño incremento. “El endeudamiento es una constante de la gestión actual del Gobierno de la Ciudad –denunció el senador Daniel Fimus- y lo llamativo es que este mecanismo se da en un contexto en el que los recursos de la Ciudad crecen, tanto los de recaudación propia como los fondos que le gira la Nación”. Alejandro Otero, experto en temas fiscales y dirigente del Frente Grande, destacó el carácter “político” que tiene el crecimiento de la deuda pública del Estado porteño. El Pro “sólo quiere hundirlo en la deuda” pues “de otra manera, no se explica la necesidad de recurrir al endeudamiento en época de crecimiento de recursos”.
Pero ése no es el único enredo –para usar un término suave- que el empresario devenido en alcalde ha realizado en la CABA. Antes de partir para visitar a su admirado Mariano Rajoy, vetó una ley de la legislatura que era superadora del protocolo del ministerio de Salud local y anunció con bombos y platillos algo que debería quedar en el ámbito de lo privado. El aborto no punible terminó en un escándalo. Un alcalde cínico, un grupo de fundamentalistas católicos y una jueza cómplice se confabularon para hacer más tortuosa la vida de una mujer. La historia de la joven es conocida: víctima de trata, quedó embarazada durante su cautiverio, de donde pudo escaparse. Todo estaba preparado para una intervención quirúrgica que la librara de la carga de su pasado. Pero el accionar siniestro de Macri permitió que la humillación se profundice. Pedro Andereggen, abogado de la Asociación Civil para la Promoción y Defensa de la Familia, presentó un recurso ante Myriam Rustán de Estrada, jueza en lo Civil N° 106 para obstruir un aborto no punible.
Además de entrar en contradicción con el fallo de la Corte Suprema de Justicia de marzo de este año, el trámite fue irregular porque el promotor de la maniobra no hizo su presentación por la mesa de entradas de la Cámara Civil, donde se realiza el sorteo del juzgado que debe intervenir. Hasta en el mismo fallo la jueza reconoció la irregularidad del procedimiento, pero igual le dio curso. Eso no es todo, por supuesto. Estos fanáticos que insisten en imponer su moral, se plantaron frente al hospital donde está internada la mujer para exhibir pancartas que la tildaban de asesina. “No es tu cuerpo; es tu hijo” acusaba uno de los carteles, violando una vez más a la destinataria. Hermoso final para una víctima de la trata de personas. Una muestra más de la solidaridad de estos grupos que sólo entienden de apolillados dogmas y se atribuyen la potestad de meterse en la vida de los demás. Si tanto les preocupa la vida, que se encarguen ellos de la gestación, en lugar de obligar a quien no quiere hacerlo.
El primer responsable, el Jefe de Gobierno, será denunciado penalmente por legisladores de la oposición por “incumplimiento de los deberes de funcionario público”, al revelar detalles del procedimiento. La jueza Rustán de Estrada fue merecedora de una denuncia ante el Consejo de la Magistratura por su intervención arbitraria y un pedido de jury que podría terminar en su destitución. Otro profundizador del drama es el director del Hospital Ramos Mejía, Carlos Mercau, por filtrar los datos que permitieron la realización de la misa-escrache por parte de los autoritarios fundamentalistas ultra-católicos. Los únicos que podrían quedar impunes son los iniciadores de todos estos atropellos, a los que debería ponerse algún tipo de límites en su accionar discriminador. Aunque sea, denunciarlos por persecución ideológica o por considerar el aborto no punible como delito más grave que la violación o la trata.
El choque de dos modelos. Uno que se cree por encima de la ley y el otro que intenta que se cumpla. Uno que se resiste a acatar las órdenes emanadas por los poderes democráticos y el otro, personificado en esos tres poderes. El primer modelo se manifiesta en las maniobras del Grupo Clarín para eludir el cumplimiento de la ley 2622. Pero, quien mal anda, mal acaba. El comodín Tettamanti se fue al mazo y renunció a fallar sobre la inconstitucionalidad de la Ley de medios y la famosa cláusula de desinversión. La única estrategia que le queda al grupo es seguir mintiendo desde sus propaladoras de estiércol y sumar esbirros que lo defiendan. “A tres años de su sanción –engaña el matutino- hay cada vez más medios en manos de empresarios afines al Gobierno, que junto a los medios públicos ya controlan más del 80 por ciento de los medios audiovisuales”. Una afirmación destinada a los que aceptan con placer ser manipulados. En sintonía con semejante falacia, el diputado Enrique Thomas, del Frente Peronista, afirmó que “es una ley mal concebida, que tenía una sola finalidad: la destrucción del Grupo Clarín”. “La famosa democratización de la palabra nunca ocurrió y se construyó el multimedio más grande que recuerde la historia argentina, que es el oficial y paraoficialfantaseó el diputado- Para construir un relato falso, hace falta el monopolio de la información. Este objetivo lo tenía esta ley y se está cumpliendo”.
A muchos kilómetros de distancia de este delirio paranoide, está el otro modelo. El AFSCA tomó un nuevo impulso a partir de la asunción de su nuevo titular, Martín Sabbatella. “No hay nada que le impida a las provincias integrar el Consejo Federal de Comunicación Audiovisual –explicó-  Las que no lo hacen es porque no quieren. Así como hay un grupo mediático que no quiere que se cumpla la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual, también hay sectores de la oposición que le hacen el juego a esos mismos grupos económicos”. El consejo está integrado por representantes de las provincias, las universidades, los pueblos originarios, los medios con o sin fines de lucro y los trabajadores. En contradicción de lo que dicen los sicarios del monopolio, Sabbatella ya comenzó a reunirse con los distintos grupos mediáticos para iniciar el proceso de adecuación que establece el artículo 161. Con Clarín no, por supuesto. Pero la ley está en funcionamiento y el Consejo ya definió a sus autoridades. Casualidad o no, las únicas jurisdicciones que no designaron representantes son la CABA, San Luis y Córdoba.
En Cadena Nacional, La Presidenta, líder indiscutible del otro modelo, celebró el tercer aniversario de la sanción de la ley. Además de los nuevos medios habilitados, CFK destacó “la generación de nuevas productoras, de nuevos contenidos, de nuevos emprendimientos, de nuevos puestos de trabajo”. “Esto que comenzó siendo un desafío si la sociedad podía darse una nueva ley de medios –sintetizó Cristina- lo han transformado los que se niegan a aceptar la vigencia de las instituciones en un desafío a la democracia misma”. En definitiva, dos modelos. Uno, que pretende preservar el privilegio de dominar el sentido común y la moral de todos, a costa de atropellar las instituciones. Y el otro, que extiende las fronteras de este país enorme y diverso para que puedan entrar en él todos los ciudadanos.

4 comentarios:

  1. Como abogado Gustavo, el proceso es incorrecto desde el vamos porque no entro a la Cámara Comercial por Mesa de Entradas y la jueza fue elegida a dedo. Como apuntador, quisiera que pases por Doc9 para tener su siempre acertada opinión sobre un apunte relacionado con Perón. Abrazo

    ResponderEliminar
  2. Gracias, Doc, cada tanto paso por tu blog, pero no me permite hacer comentarios. Volviendo a este proceso, que, por suerte, la Corte anuló ayer a última hora, otro juez había rechazado el recurso presentado por el mismo abogado. Creo que no se puede fallar dos veces sobre el mismo asunto porque es cosa juzgada. Abrazo

    ResponderEliminar
  3. Gracias Gustavo; no dejes de pasar con tu pluma para seguir con los apuntes. Abrazo grande y me gustó el discurso de Cristina, con tanta gente enojada sin saber porqué, hay que ayudarlos y no hacerlos sumar, como zonzos, que muchos son, a las otras causas que profesan el país chiquito.

    ResponderEliminar
  4. Invitación

    Yo soy brasileño, y tengo un blog, muy simple.
    Estoy lhe invitando a visitar-me, y se posible, seguimos juntos por ellos.
    Fuerza, Alegría y Amizad.
    Ven para acá.

    http://www.josemariacosta.com

    ResponderEliminar

¿Qué ves cuando te ves?

El camino a las elecciones legislativas se presenta tenebroso . Y un poco confuso, porque muchos de los que hacen campaña no son cand...