martes, 29 de enero de 2013

La pequeñez de la oposición


Una tormenta manifiesta todo su vigor en el horizonte marino, con caprichosos dibujos de rayos y relámpagos. Pero está lejos y eso llena de optimismo el ánimo de los turistas. Otra tormenta está en ciernes y es mucho más terrenal. Más temprano que tarde comenzarán las discusiones paritarias -algunas ya en marcha- y los malos actores intentarán salpicar la escena para llamar un poco la atención. El sindicalismo opositor tratará de tironear lo más posible con el solo objetivo de transformar en tragedia la épica que estamos transitando. Los empresarios poderosos amenazan con incrementar los precios de sus productos si el porcentaje de aumento salarial es elevado. Y basta de hipocresías, si no es elevado también. Por lo que sea, hacen lo imposible para estirar al máximo sus ganancias. En el medio, están los pequeños empresarios que ven en esta puja una amenaza para su propia subsistencia. Ahora el Gobierno Nacional se va a ocupar de la inflación, como vienen reclamando algunos sectores desde hace un tiempo. Pero no como ellos quieren, con las recetas monetarias que saben a ortodoxia o con ajustes que destilan el veneno de los especuladores.
No, si la inflación aparece como problema en la mira del kirchnerismo, es para solucionarlo de manera definitiva y trascendente, no para poner paños fríos. En el primer discurso después de su gira por Oriente y Asia, La Presidenta convocó a todos los ciudadanos a involucrarse en la lucha contra el incremento especulador de los productos básicos. Una manera de introducir el tema, nada más. Porque los consumidores no tienen una referencia certera sobre cuál debería ser el precio adecuado de un determinado producto. Y el Estado, tampoco. Entonces, un control minucioso de la ganancia empresarial y una acción directa para romper con la excesiva concentración pueden ser herramientas innovadoras para encarar este asunto. Y aquí una primicia exclusiva: no es posible afrontar esto sin conflicto, que es inevitable, además de necesario.
Entonces, tenemos la foto de La Presidenta que Clarín mostró sobre esa primera aparición después de su retorno. Desencajada, amenazante, autoritaria, aunque en realidad, sólo estaba interactuando con el público, como acostumbra hacer. Y su mensaje fue claro: el vacío a las empresas que incrementen sus precios. Y, por lo que se ve, no todo va a pasar por los números que el INDEC o las consultoras privadas revolean cada mes. Esos índices no son más que una abstracción y no tienen como objetivo mostrar cuánto gasta de más el usuario en su economía cotidiana. El índice inflacionario de diciembre difundido en enero es una comparación con los precios de noviembre y nadie se va a acordar a cuánto pagó el yogurt tanto tiempo atrás.
Dos problemas esenciales pueden analizarse respecto de la inflación: la concentración del mercado en pocas manos y el desconocimiento que existe sobre la formación de los precios. Basta ilustrar el primer punto con unos cuantos ejemplos. La comercialización del aceite comestible está en manos de dos empresas que concentran el 63 por ciento del mercado; la venta minorista en supermercados está a cargo de tres empresas que concentran el 81 por ciento; en la producción y comercialización de galletitas dos empresas conducen a más del 70 por ciento del mercado. Con respecto a lo segundo, uno sabe, por ejemplo, el precio de góndola de un paquete de arroz, pero no sabe cuánto cuesta producirlo ni las tajadas que quedan en el camino. Con el asunto de la inflación y el precio de los productos hay mucho para hacer y es necesario meter el dedo donde corresponda, aunque a algunos les duela.
Y la oposición deberá actuar en consecuencia y no como meros protestones desconcertados que no saben para dónde dirigir el bastonazo. Ninguno plantea las clausuras de las antenas de la Televisión Digital Terrestre, TDT, encaradas por el cordobés José Manuel de la Sota en términos de libertad de expresión. Aunque ya funcionan más de 60 en diferentes provincias, al gobernador con aspiraciones a más se le ocurrió que podían ser perjudiciales para el medio ambiente, aunque no presentó ningún argumento para sostener semejante afirmación. Según la Secretaría de Ambiente provincial las antenas fueron canceladas para "evitar que suceda lo peor", aunque no se aclaró cuáles podrían ser los peligros potenciales.
El Presidente de la Comisión Nacional de Comunicaciones, Ceferino Namuncurá, afirma que una antena de TDT difunde una radiación no ionizada diez veces menor a una radio AM y, como está a cien metros de altura, no es perjudicial para la salud ambiental. Sin embargo, Córdoba será la provincia que no permitirá a sus ciudadanos gozar del servicio de televisión gratuito que ofrece el Estado Nacional. Esto, por supuesto, beneficia a la empresa Cablevisión, que por ahora no tendrá competencia en el territorio mediterráneo. Ante este panorama de connivencia con el monopolio que sueña con tenerlo a él -o alguien por el estilo- como candidato a presidente en 2015, ningún exponente de la oposición emperrada ha levantado la voz en defensa de la pluralidad.
En lugar de eso, apuntan para otro lado. Claro, en vez de pensar en propuestas para construir un electorado con vistas al futuro sólo atinan a cacerolear por cualquier cosa. La ASFCA difundió hace unos días una resolución que fue merecedora de los más obscenos e incomprensibles cuestionamientos. Este organismo estatal ofreció el acceso libre y gratuito al material del Banco de Contenidos Audivisuales Argentinos a todos los medios que no puedan cumplir con la cuota mínima de producción local que demanda la legislación vigente. No es una obligación, sino un ofrecimiento. En una penosa muestra de oscuridad, el legislador radical Ricardo Gil Lavedra afirmó que la disposición "revela todo aquello que muchos temieron con la sanción de la ley: el reemplazo del monopolio privado por el monopolio gubernamental". Con todo el respeto que merece, no se puede ser tan torpe. Peor aún su colega del Peronismo opositor, Gustavo Ferrari, que destacó que el Gobierno desea imponer "un mensaje único, acorde con la política oficial, con el discurso o con el relato oficial". Pero el premio a la mayor estupidez lo merece el senador radical Ernesto Sanz, al entender que no se busca "democratizar, sino imponer los contenidos del Gobierno y generar un monopolio estatal para imponer todas las mentiras". Y sobre no tener idea de lo que se habla, el más irrespetuoso fue el vicepresidente de la Comisión de Libertad de Expresión, Gerardo Milman, quien sostuvo que se "obliga a los medios de comunicación que no tienen capacidad para producir contenidos para que todos veamos lo que la señora Presidenta y sus ministros nos quieren relatar".
Martín Sabbatella, por su parte, trató de iluminar un poco el panorama ante tanta confusión interpretativa. El titular de la AFSCA tuvo que explicar que el Bacua "ofrece contenidos de enorme calidad que han logrado reconocimientos en el mundo". Además, los mecanismos de producción involucran a mucha gente, lo que garantiza la pluralidad de voces. Con sólo entrar en la página web del Bacua, se puede apreciar la variedad de contenidos, actores y directores que nutren los archivos. En la evaluación y concreción de los proyectos intervienen más de cien jurados que analizan más de dos mil propuestas de realizadores de todo el país en concursos públicos. Un emprendimiento de semejante magnitud merece una mirada más comprometida, sobre todo porque jamás se ha hecho algo parecido. Tal vez sea un poco de envidia porque se saben incapaces de emprender una propuesta así. Y con esos lamentos que sólo expresan incomprensión, están faltando el respeto a todos los que tienen la oportunidad, brindada por el Estado, de producir y difundir sus realizaciones artísticas.
Como queda claro, la oposición no sabe de desafíos. No puede encontrar en estos tiempos algo positivo porque han decidido ser observadores protestones y nada más que eso. Lo único que saben es estar en contra porque no se animan a decir a favor de qué están. Mientras continúen en ese camino errático y cacharrero, estarán cada vez más solos. Eso sí: seguirán representando a un grupo de individuos sin convicción ni compromiso que persiste en el facilismo de pensar que el Gobierno es el principal enemigo.

sábado, 26 de enero de 2013

Postales de un viaje inolvidable

Mientras dos perros sin dueño juegan en la orilla del mar como enamorados de peli romántica, surge una interrogante playera: ¿para el público es más nociva la publicación de una falsa foto de Chávez o los juegos del programa televisivo de Marley? La respuesta se deja entrever. Desde diferentes partidas apuntan a lo mismo: entorpecer el sentido, confundir prioridades, distraer la mirada. La primera, con un exceso de morbo; la segunda, también, pero simulando simpatía. Y es ese desborde de bobería bonachona lo que lo torna menos inocente y, por tanto, más peligroso. Idiotizar al público con juegos idiotizantes nunca se convertirá en un escándalo mediático. Más que escándalo, es la norma. Como esta costumbre de los grandes medios de cometer errores altamente evitables y rasgarse las vestiduras una vez que el daño está hecho. O de algunos exponentes de la política vernácula que, con la pretensión de ser opositores, terminan siendo sólo protestones. Y en ese afán cacharrero vociferan cualquier patraña para donar un titular para la tapa del diario que ya no voltea a nadie. Eso sí, en este Apunte no se hablará de Macri. Bastante tienen los porteños con bancar tamaño despropósito gubernamental, con sus vetos y omisiones para que esté uno todos los días removiendo el puñal. Sólo hay que observarlo con suma atención para no cometer en el futuro un error más grande.
Parece que, con el verano, se nos ha dado esto de preocuparnos por los barcos. No nos bastó la aventura vivida con la Fragata en Thema. Ahora reflotamos -o mejor, hundimos- el Santísima Trinidad, un buque de guerra cuyo nombre es un poco inadecuado para estos tiempos medio ateos. El incidente en Punta Alta parece una metáfora de lo que ocurre con estas instituciones que supieron ostentar cuantioso poder: la Marina y la Iglesia. Interesante sería debatir en el futuro la permanencia de nombres como ésos que se imponían desde el discurso único del dogma religioso. Las provincias con nombres de santos, vaya y pase, pero Santa Fe y Santa Cruz son demasiado obsecuentes con el catolicismo reinante en los tiempos de sus respectivas fundaciones como para permanecer intocables.
El Ministro de Defensa, Arturo Puricelli, afirma que no hay motivos para suponer que el hundimiento del buque se deba al abandono presupuestario. Desde hace unos años, el buque insignia que trasladó combatientes durante la Guerra de Malvinas estaba destinado al desguace. Según el funcionario, es posible que un descuido haya permitido el sabotaje. "Un gesto de atención y vigilancia mínima que debía tener la guardia asignada, que se ve que no ha cumplido con su rol", explicó Puricelli. La nave fue víctima de un sabotaje, de acuerdo a las explicaciones que se han dado desde el ministerio, pero no con bombas ni nada de eso, sino por una válvula que se abrió maliciosamente. Para la inspección de los buzos habrá que esperar hasta que se asiente definitivamente en el lecho. Un poco de suspenso en este tema nunca viene mal.
Pero lo que ya es un suspenso que nos hace mal a todos es el entorpecimiento que provocan algunos jueces en la gestión del Poder Ejecutivo.
Esos magistrados mantienen con los grupos concentrados de la economía una connivencia tal que no fuerzan las instituciones, sino que las retuercen para aniquilar toda noción de Justicia. Los jueces de la Cámara Civil y Comercial Federal rechazaron cuanta recusación presentó el Gobierno y aceptan cualquier apelación o cautelar que revolean los exponentes del Poder Fáctico. El decreto firmado por el Ejecutivo no puede hacerse realidad porque la protección judicial es muy efectiva y aunque el precio que No Pagó la Sociedad Rural por el predio era menor de lo que estipulaba el mercado, gracias a este Tribunal tan cuestionado, podrán seguir explotándolo por un tiempito más.
Uno que no sabe demasiado de estas cosas se pregunta por qué no expropiaron directamente el inmueble, en lugar de firmar el decreto de anulación de la venta. Tal vez porque había una causa judicial ya iniciada en esos términos. Ahora ya no se puede hacer más que esperar los pasos de esta justicia consustanciada con los intereses de una minoría patricia. Expropiar el predio después de la firma del decreto puede resultar una anomalía legal, porque, con la anulación de la venta, la propiedad es del Estado. Y el Estado no puede expropiar algo que ya es estatal. Todo queda en manos de la sospechada Cámara Civil y Comercial, aunque debiera quedar en la órbita de lo Contensioso Administrativo. Pequeñas trampas que no se pueden eludir.
Si de eludir se trata, un experto es el camionero Hugo Moyano. Lo que elude es la verdad, entre otras cosas. Porque desde que lo dejaron casi afuera del armado de listas en 2011 se está especializando en ser un opositor con énfasis. Con tanto énfasis que ya resulta patético. Como no sabe hacia dónde apunta, dispara para cualquier lado. Como el "bombero loco", pero cargado con estiércol. Ahora especula con la memoria de su auditorio. Claro, es que cambió de público. Antes sus seguidores formaban parte del colectivo K, que hunde sus raíces en la historia reciente para rescatar lo mejor del lejano pasado. Hoy, su palabra sólo está destinada a los individuos cacharreros, que siempre nacieron ayer y cuyos recuerdos no transcienden la pelusa del ombligo. Por eso puede decir que "no fue por la política de este gobierno que comenzaron a crearse empleos", aunque repitió todo lo contrario durante su alianza con el kirchnerismo.
En febrero de 2011, unos meses antes de comenzar con su protagónico de heroína despechada, Moyano brindó una conferencia para conmemorar los cuatro meses del fallecimiento de Kirchner. El dirigente gremial señaló en aquel entonces que el ciclo iniciado en 2003 había permitido "la creación de miles de puestos de trabajo". Como para profundizar un poco más el contraste, agregó que "después de Perón y Evita fue el gobierno que más hizo por los trabajadores". Y como para que no queden dudas, resaltó que "fue Néstor el que puso en práctica esa política y permitió que muchos sectores se incorporaran al consumo interno, que como consecuencia trajo la creación permanente de puestos de trabajo". Que ahora salga a decir que las políticas del presidente de prepo Eduardo Duhalde impulsaron la creación de empleos de los años subsiguientes suena a una futura alianza con el ex ministro de Economía, Roberto Lavagna. De eso se trata el discurso cacharrero: de decir cosas que no son, como si fueran. De esconder las películas y mostrar sólo las fotos.
Una foto de tapa muestra una intención. Nadie en su sano juicio intentará defender ningún tipo de objetividad en la fotografía. Nada que utilice el hombre para narrar la realidad podrá considerarse objetivo. El encuadre en sí mismo, significa una toma de posición sobre el hecho retratado. La imagen de La Presidenta que eligió Clarín para ilustrar su primera aparición pública después de la gira por Oriente y Asia está muy lejos de ser ascéptica. CFK está inclinada sobre una baranda con los brazos extendidos hacia un público que se sugiere. La portada congela a la Primera Mandataria en una actitud militante, agresiva y hasta desencajada. Para el futuro ex Gran Diario Argentino ésa es la Cristina que ven siempre, la que tanto odian y, a la vez, temen.
Algo distinto intentó hacer el diario El País de España con la ya famosa falsa foto de Hugo Chávez, en la que se lo veía entubado y en una situación de extrema gravedad. Esta imagen fue extraída de un video subido a You Tube en 2008 que mostraba la operación de un hombre que padecía acromegalia. La transformación de ese desconocido en Chávez fue obra del periodista italiano Tomasso Dibenedetto, quien siempre busca demostrar la poca seriedad de muchos medios de comunicación. El País mordió el anzuelo y metió la pata. Sólo media hora duró la mentira pues desde las redes sociales comenzó a denunciarse el fraude. Disculpas y cambio de portada. Eso fue todo.
Que salgan a disculparse por no haber chequeado la veracidad de la foto es poco. Porque la "canallada" que denunció CFK desde su cuenta en Twitter es por el contenido de la imagen, por el morbo, por la malsana intención de mostrar a un líder derrotado, no por la política, sino por la enfermedad; por el macabro fin de sembrar el desánimo en muchos venezolanos que están sufriendo en serio por la salud del Presidente. La vida no les importa. Tanto allá como acá se saben derrotados y no encuentran argumentos. Desesperados, también. Por eso no tienen límites. Ellos -los de acá, los de allá- no ven la hora de que se termine de una vez por todas este populismo latino que está dando tan buenos resultados. Una epidemia que se extiende, pero, en lugar de amenazar con el exterminio de la Humanidad, promete ser la salvación ante la plaga voraz del capitalismo salvaje.

jueves, 24 de enero de 2013

Cartografía y política: un top veraniego

 
Los mapas no son la realidad, pero sí sus orientadores. En una playa poblada de bañistas sería imposible trazar un mapa, aunque a veces resulta muy necesario. Cinco minutos de distracción y la geografía playera, de tan dinámica, se modifica tanto que uno tarda algunos minutos en hallar sus petates después de un merecido chapuzón. El artilugio cartográfico permite una modesta ubicación de las cosas, aunque está lejos de ponerlas en su lugar. A pesar de que nuestro querido planeta está padeciendo transformaciones de todo tipo, está a la vista un nuevo horizonte, si se sabe mirar bien. Los grandes cambios son graduales, pero necesitan mucho coraje para llevarlos a la práctica. Algunos piensan que es como soplar y hacer botellas, pero siquiera se toman el trabajo de inflar los carrillos. Eso sí, prometen y aseguran tener equipo. Pero ya sabemos cómo es esta historia: apenas se acomodan en el sillón de mando, ya están pensando en la etapa subsiguiente y en esos afanes, se olvidan por completo de lo que tienen que hacer.
Dos adolescentes de un colegio de Moquehuá, en provincia de Buenos Aires, comenzaron a observar los planisferios y sacaron algunas interesantes conclusiones. "Descubrimos que los mapas no son lo que pensábamos: en realidad demuestran un gran poder", explica Franco Zoia, de 14 años, que investigó la veracidad de lo que muestran los planisferios más usados. Matías Giacobelli, su compañero de 15, amplía la idea: "todo mapa tiene un sentido de poder. En el planisferio que se usa en las escuelas estamos acostumbrados a ver el Hemisferio Norte arriba y el Sur abajo, pero en el espacio no existe nada de eso. Una convención lo resolvió y dejó al Sur sin poder". Ese mapa del que hablan fue elaborado por Mercator en el siglo XVI y es con el que estudiamos casi todos. "La idea surge al pensar que la geografía no tiene un solo punto de vista -amplía Sergio Cimbaro, director del Instituto Nacional de Geografía- Al globo terráqueo se lo puede mirar de diferentes maneras". "Cualquier representación de una superficie terrestre tiene deformación -agrega Cimbaro- Por eso hay tantas".
Pero no sólo los mapas despiertan la atención de nuestros jóvenes. Un equipo de investigación de la UBA descubrió, a través de una encuesta, que los chicos de diferentes sectores sociales de las escuelas porteñas manifiestan una alentadora tendencia a involucrarse en actividades solidarias. Unos 395 estudiantes de 1° a 5° dan por tierra con aquellos prejuicios que los catalogan como individualistas y desinteresados. Más del 70 por ciento de los entrevistados reveló haber aportado alimentos, medicina o ropa en caso de desastres o para una organización social. Lo más sorprendente es que un 55 por ciento reconoció haber auxiliado a un desconocido en la calle y más de un 43 por ciento participó como voluntario en alguna actividad en beneficio de la comunidad. Según las directoras de esta investigación, Marcela Benegas y Marta García Costoya, de la Facultad de Ciencias Sociales, "las respuestas de los jóvenes manifiestan, en alto grado, inclinaciones, disposiciones o prácticas de índole solidaria respecto de los otros en general, tanto por parte de los propios encuestados como de sus familias".
Pero no todas las encuestas tienen resultados tan alentadores. A mediados de marzo se realizará el referéndum entre los isleños para resolver el estatus político de las Malvinas. Todo esto en medio de los apoyos que sigue sumando Argentina para que Gran Bretaña cumpla con las resoluciones de las Naciones Unidas. El Comité Especial de Descolonización de la ONU registró la existencia de 16 territorios no autónomos en todo el mundo y nuestras islas entre ellos. Para la Constitución de las islas, "los habitantes tienen el derecho de autodeterminación que pueden ejercer cuando quieran". Lejos de una actitud pacífica y con la prepotencia del que no tiene razón, el Primer Ministro británico, David Cameron ha decidido militarizar Malvinas, al extremo de que los 3000 habitantes conviven con 1500 soldados. Mientras Inglaterra trata de conservar su viejo prestigio de pirata, CFK recibió estusiastas muestras de apoyo en la reciente gira realizada por Oriente.
La pregunta que los colonos residentes de las Islas deberán responder por sí o por no es ¿desea que las Islas Malvinas conserven su status político actual como un Territorio de Ultramar del Reino Unido? Para los británicos, los mal llamados kelpers pueden ejercer el derecho de autodeterminación, que en realidad no les corresponde por ser población transplantada y no nativa. Desde muchos puntos de vista, los resultados de esta consulta no afectarán la soberanía argentina sobre ese territorio. Pero el clima vacacional invita a cierto moderado divague. La Cancillería Británica insiste en que los malvinenses merecen "ser escuchados para determinar su futuro y el de las próximas generaciones". Para no creer sería que nuestros primos decidan ser argentinos. Pobres los ingleses. ¡Qué solos se sentirían!
Tan solo como el Grupo Clarín en su resistencia a cumplir con una ley de la democracia. Apenas tienen la compañía de los jueces de la Cámara en lo civil y comercial, que aceptan cuanta cautelar les presenten y si no, las inventan. Claro, y el apoyo de algunos políticos que -mientras claman por las instituciones- justifican que el Monopolio no acate la normativa vigente. Mientras el verano se adorna con el tira y afloje entre el Gobierno y el Grupo, cosas más divertidas -y absurdas- ocurren en la superficie.
Sin risas grabadas para indicar el chiste, Mauricio Macri aseguró que puede armar "el mejor equipo que se haya visto en Argentina desde Frondizi para acá, con gente que sabe, honesta, que ame este país y quiera poner el hombro". Por supuesto, que ésta es una manera de afirmar algo sin decir nada; de anunciar propuestas sin especificar cuáles son; de pensar la Política sin política, que significa, ni más ni menos, no hablar de política. Pero esto también indica que el Jefe de Gobierno de la CABA necesita un mapa para orientarse por la vida.
Según sus imprescindibles análisis, Macri subrayó que "gracias a un núcleo de periodistas que pusieron límites, la Argentina hoy no aceleró en el camino de la chavización de Venezuela o de Ecuador que yo había denunciado". Sólo él sabrá de qué habla. Lo que sí puede afirmarse es que ya no le interesa gobernar la Capital del país, sino proyectarse al 2015 para que su afán destructivo tenga más territorio para manifestarse. El principal obstáculo para ese anhelo es, por supuesto, el kirchnerismo que, de continuar con estos auspiciosos indicadores, se transformará en imbatible. Sin embargo, de acuerdo a las concienzudas conclusiones del Alcalde, "La Presidenta no tiene Plan B" y destacó no creer "que en esta Argentina, que ellos han vuelto a dividir, tengan la posibilidad de conseguirlo. Hoy la reelección la veo lejos para ellos".
Pero más lejos está la presidencia para él. Jamás se lo ha escuchado sostener una propuesta. Sólo consignas insustanciales. El Macri sabio y meditabundo es más gracioso que el superficial y farandulero, pero no menos peligroso. Su nuevo personaje, el que parece un fiel discípulo de doctrinas espiritualistas, el que habla de amor y de su familia es el que intentará conquistar el Sillón de Rivadavia y sobre el que se basará esta larga campaña que recién se inicia. Por eso, este apunte trazó un mapa algo incompleto para conocer lo que nos depara la cartografía del futuro. No sea cosa que algún desprevenido se deje engañar por esta nueva careta de uno de los más fervientes restauradores de las políticas que nos llevaron a la ruina.

lunes, 21 de enero de 2013

Los túneles de 2013


Mientras la Presidenta visita los túneles de Cu Chi, Macri planea convertir el subte en un tren fantasma. Los primeros conformaban una estrategia vietnamita para defenderse de la ocupación francesa y norteamericana. Los otros túneles, después del paso de la gestión PRO, quedarán sólo para visitas turísticas… Y un poco más terroríficos. Otra guerra es la que emprende el Jefe de Gobierno porteño y su equipo, no contra invasores extranjeros, sino contra sus propios representados. Y todo para echar un poco de oscuridad en el escenario, para victimizarse y destinar culpas a otros, como siempre. “Lo que más me queda de esto es el amor a la paz y la inutilidad de la guerra, porque quienes entonces combatieron hoy son países amigos, con relaciones entre ambos”, expresó CFK después de la recorrida. Y la vice Jefa, María Eugenia Vidal, también habló de paz, pero en un sentido diferente: pidió a la Nación que los “deje trabajar en paz, sin hacerles perder tiempo”. No hubo una guerra entre la CABA y el Gobierno Nacional, pero se le parece bastante. Sobre todo por las actitudes belicosas de la Administración Amarilla que, en lugar de solucionar los problemas de la gente, los profundiza.
A riesgo de ser insistentes con una idea ya expresada en estos Apuntes, el Pro quiere amarillar el país y todo lo que hace en la fortaleza capitalina está dirigido a ese objetivo, aunque parezca increíble. Lo que ocurre en la ciudad con más presupuesto es el futuro que promete. Quienes visitan habitualmente la Metrópolis, la encuentran cada vez un poco más deteriorada, apagada, deslucida. Difícil de entender, pero parece que el empresario devenido a político utiliza como brújula de su gestión lo que la periodista canadiense Naomí Klein llamó la doctrina del shock. Milton Friedman, Premio Nobel de Economía en los setenta y padre del neoliberalismo, elaboró un plan que tuvo un fructífero resultado en los países en donde posó su planta. Fructífero para los que lo aplicaron, vale aclarar, pues es una siniestra combinación entre el electroshock y los peores fenómenos meteorológicos que puedan imaginarse.
El primer país que se hizo merecedor de semejante experimento fue Chile. Antes de la sangrienta destitución de Salvador Allende –con su asesinato incluido, aunque sugiera la forma de un suicidio-, los depredadores económicos del establishment habían generado groseras crisis con el incremento exagerado de precios, el desabastecimiento y los despidos masivos. La idea es que el ciudadano viva situaciones angustiantes para que la solución parezca menos dura de lo que es. En el caso de la gestión PRO, hay algo de eso en el tema del subte. El año de acefalía en la administración de ese servicio público -producto de la malsana negativa del destructor de Freddy Mercury a hacerse cargo de lo que debía- fue el origen de algunas situaciones caóticas, medidas de fuerza, incremento de tarifas que afectaron hasta en la psiquis de los usuarios. De esa manera, ante tanto descontrol, el Alcalde aparece ahora como el salvador de la comunidad para hacerse cargo de algo que no le corresponde, como la ofrenda de un sacrificio en beneficio del buen vecino, como el único que tiene en sus manos el mapa que indica la salida de este laberinto. Eso sí, están diciendo los amarillos, bánquense lo que venga: cobramos lo que se nos ocurra, cerramos cuando se nos antoje, inauguramos lo que encontremos; ahora esta empresa es nuestra y jugamos como queremos.
Y esto no es producto de una alucinación padecida por este ignoto profesor de provincias vacacionando en la Costa Atlántica. Un poco sí, con el vaivén de las olas y el sol que da de pleno en su desprovista sesera. Pero algo de coherencia hay en sus lucubraciones. En estos días, el presidente de la UIA, Ignacio de Mendiguren, deslizó un exabrupto en relación con las paritarias que puede servir como punto de partida; algo así como que si se excede en el porcentual de incremento salarial puede ocurrir una escalada inflacionaria al estilo del Rodrigazo, aquella invitación al golpe de Estado de 1976. Aunque fue anunciado por Celestino Rodrigo el 4 de junio de 1975, no fue él su autor intelectual, sino su segundo, Ricardo Zinn, que después terminó siendo asesor de Martínez de Hoz. En aquellos tiempos, el dólar pasó de 10 a 26 pesos, las naftas tuvieron un 181 por ciento de aumento, la energía un 75, el boleto del transporte urbano subió un 50 por ciento. En línea con las ideas de Milton Friedman, era un plan perfecto para generar una enorme desazón en la población, a tal punto que la llegada de la dictadura podía ser vista como el arribo del Regimiento de Caballería, como había ocurrido un par de años antes en Chile.
 Si bien la idea del Jefe de Gobierno porteño no es provocar ningún golpe, algo de desestabilización hay en sus decisiones. Un informe elaborado por un equipo técnico que coordina el ministro de Trabajo, Carlos Tomada, indica que con el incremento de la tarifa a 3,50 pesos, “el subte deja de ser una opción de transporte para los sectores populares”. Los deciles de más bajos ingresos deberán invertir un porcentual mayor para sostener el consumo habitual o comenzar a utilizar el colectivo para sus traslados. Al volcar más usuarios hacia ese medio de transporte, es probable que el servicio, en las actuales condiciones, no dé abasto. Entonces, la doctrina del shock está servida en bandeja.
Ahora, el transporte de superficie es el que permanece acéfalo pues Macri no ha decidido hacerse cargo. Nadie coordina a las empresas consignatarias y nadie toma decisiones más que los propios empresarios. Si la cantidad de pasajeros que abandonan el subte comienza a poblar los colectivos, deberán incorporar más unidades para satisfacer la creciente demanda, lo que saturará las calles ya de por sí congestionadas. Si no, los pasajeros viajarán muy mal, algo en lo que no piensa el ex presidente de Boca. Aunque el Ministro del Interior y Transporte, Florencio Randazzo ya se lo ha advertido, la política de Macri apunta a que el sistema colapse. “No hay soluciones mágicas –iluminó la vice Jefa Vidal-, no hay que mentirle a la gente ni generar falsas expectativas”. La solución a tanto conflicto de transporte tendrá su precio. Y por supuesto, el beneficiado no será nunca el que debería ser. Al menos para la Gestión Amarilla.         
Alucinación o paranoia del autor de estos apuntes. Pero vale la pena estar atentos. Después de todo, el Hijo Del Que Se Enriqueció Gracias a la Dictadura está decidido a ser el próximo presidente. Y lo que exhibe en la CABA es lo que ofrece como gestión. Y también lo que votó una mayoría caprichosa, que entiende más de mensajes mediáticos que de observación del entorno. Aunque el riesgo sea internarse en túneles de imposible salida o calles de difícil tránsito, más algún otro shock que se les ocurra a las lumbreras amarillas.

viernes, 18 de enero de 2013

Por un ambiente más sano



Con un inusitado apresuramiento, el Jefe de Gobierno porteño quiere ordenar las fichas para las presidenciales de 2015. Como cree ser dueño del tablero, pretende que todos se posicionen detrás de él y por eso planteó unas internas con el Gobernador de Córdoba, José Manuel de la Sota, para resolver quién sería el candidato. De más está decir que le cerraron la puerta en las narices: para participar de una interna hay que pertenecer al mismo partido. Entonces, dolido por tamaño desplante, Macri deslizó una frase que tal vez se convierta en el mejor chiste del año: "estoy tranquilo, vamos a tener una gran propuesta. La experiencia de vida en la empresa, en Boca, en el gobierno de la ciudad de Buenos Aires me ha permitido entender la compleja realidad y el mundo". Como individualista absoluto, la contemplación de su ombligo es el foco de toda sabiduría. Nada de estudio, lecturas ni otra cosa que se le parezca: sólo su experiencia es fuente de todo saber. No hace falta decirlo porque se nota demasiado. De tan sabio que es, el diálogo que siempre exige es consigo mismo, porque no necesita a nadie más para intercambiar ideas o porque no abundan. ¿O será que eso que llama diálogo no es otra cosa más que la posibilidad de dictar órdenes? Y entonces, el consenso que tanto invoca, más que la construcción de acuerdos, es la obediencia a sus caprichos. En este año electoral, encontrará en el subte una herramienta para disputar poder con el Gobierno Nacional y no una ocasión para demostrar al país su inexistente capacidad de gestión. Dicho esto sólo para la memoria del futuro, nada más.
Con la mirada puesta en la recuperación del terreno perdido, el Poder Fáctico sueña con que el Líder Amarillo se convierta en su mejor exponente. El turbulento escenario diseñado por los crispados K retornará a la calma cuando el Ingeniero acomode la banda presidencial sobre su pecho. Ya no habrá intolerancia, autoritarismo, persecuciones postales ni tributarias. Todo será diálogo y consenso –órdenes y obediencia- y las familias se juntarán en armonía a deglutir el asado del domingo sin sacudones verbales ni enojos. Ya no habrá nada para discutir. Tampoco para disfrutar. Porque la Gran Propuesta que masculla Macri desde hace mucho tiempo es el retorno al modelo del que estamos saliendo, pero recargado: una siniestra combinación de un Estado represor con el latrocinio perverso de los sectores concentrados de la economía. Y un viva la pepa financiero que nos hundirá otra vez en el más pestilente fango.
Para que el Experimento Macri se convierta en realidad es necesario sembrar la semilla del descontento. Por eso, después de un año de culebrones, el gobierno capitalino decide hacerse cargo del subte. Aunque a regañadientes. Y con el claro mensaje de que nada será mejor a partir de ahora. Si la tarifa aumenta no será por insensibilidad social o indiferencia de gestión, sino porque el Gobierno Nacional no subsidia el servicio. Esquizofrenia o intenciones malsanas. De las dos y mucho más. En el imaginario PRO, el único Estado es el que encabeza La Presidenta. Los demás –provinciales y municipales- son parásitos angurrientos que sólo administran sin modificar nada. Entonces queda más claro por qué la culpa de todo la tiene CFK. La estrategia del establishment para posicionar a Macri –o al engendro que sea- será generar un clima de ingobernabilidad, aunque tengan que apelar a los más perniciosos recursos.
Una semana atrás, los canales televisivos del Monopolio difundieron como nuevo un hecho que había ocurrido en 2007 en la localidad bonaerense de Lanús. Cuando se descubrió la falacia, emitieron tibios mensajes de disculpa. Un “error involuntario”, dijeron. Aclaración: todo error es involuntario, sino estamos hablando de otra cosa. De eso mismo que ocurrió: allí hubo voluntad de mentira. Salvo que exista algún procedimiento para convertir a un productor en autómata y ordenarle telepáticamente que busque algún escalofriante archivo para presentarlo reciclado a nuevo; y que ninguno de los locutores y periodistas advierta la maniobra, también automatizados. O son todos cómplices de tanta manipulación. Porque todo error, además de involuntario, es azaroso. La confusión con un archivo puede afectar a cualquiera, no a alguien específico.
El intendente de Lanús, el kirchnerista ­–dato imprescindible- Darío Díaz Pérez, denunció una campaña mediática en su contra, con fines políticos y policiales. El hecho ocurrió –explicó- pero hace cinco años. Ahora lo fueron a buscar al archivo y lo usaron de nuevo. Venían envalentonados pegándole a Lanús e intentaron esta maniobra para hundir al intendente. Uno no puede pensar que haya sido una torpeza. La cabeza que conduce la línea editorial era consciente y fue a buscar la nota para pasarla de nuevo”. Para ese periodismo independiente, no importó el dolor que podría provocar en la familia del empresario asesinado y encontrado en el baúl de un auto a pocos metros de una comisaría, volver a ver esas dramáticas escenas. “El objetivo es trabajar sobre el humor de la gente, hacer daño y mostrar que a un intendente kirchnerista le va mal, por eso agreden permanentemente, de forma direccionada”, explicó Díaz Pérez. Otro dato imprescindible es el porqué. Uno ya está dicho: es kirchnerista y, por tanto, consustanciado con el Gobierno Nacional. El otro, es que apenas asumir, el Intendente de Lanús permitió la apertura del mercado de la TV por cable, rompiendo así la posición dominante de Cablevisión. Suficiente motivo para una cruenta venganza. 
Además de los conflictos que Macri diseñará con el subte y de convertir hechos delictivos en inseguridad descontrolada, los agoreros quitaron las telarañas de otra táctica para generar malos humores: el dólar. Como las plañideras demandas para liberar la adquisición de divisas no tuvo el eco masivo que esperaban, ahora intentan desestabilizar nuestra economía doméstica forzando una devaluación de la moneda. Impulsado por la demanda turística y la compulsión aún no desterrada, el dólar marginal superó los 7,50 pesos y eso inspiró especuladores deseos mimetizados con disparatados vaticinios apocalípticos. Para el ex presidente del Banco Central, Martín Redrado, “una brecha entre el marginal y el oficial de esta magnitud muestra falta de pulso en el manejo del mercado cambiario y sus implicancias económicas. Si se toman medidas a tiempo, se puede evitar la devaluación. Pero el gobierno va a seguir con esta política de ignorar el dólar marginal”. Y está bien que así sea. El dólar blue, además de ser marginal, es ilegal y, aunque quieran demostrar lo contrario, sólo mueve una porción ínfima de dinero y de origen no siempre genuino. La nueva adquisición del FAP, Alfonso Prat Gay, sostiene que “desde que el Gobierno decidió entrar en problemas con el control de cambios, todo fue para mal. No solamente aumentó la desconfianza y se amplió la brecha cambiaria, sino que el propio cepo cambiario le puso un frío enorme a una parte de la economía”. Claro, vale aclarar que sólo afecta a los especuladores y evasores, una minoría que cada vez tiene menos margen para maniobrar. Mientras el dólar blue se enrojece, el dólar oficial se mantuvo imperturbable en algo menos de cinco pesos.
Siempre es necesario insistir con esta idea: lo que más molesta al Poder Fáctico es la supremacía del Estado. No de cualquiera, sino de aquél que impulse el desarrollo con inclusión. Este será el eje de toda discusión por venir. Como muestra de esto, en su participación en la Cumbre por el futuro de la energía, CFK presentó una forma diferente de pensar la Ecología. “La mejor manera de preservar el medio ambiente es que todos tengamos derechos y podamos acceder a servicios universales; no solamente de energía, sino también de salud, educación y vivienda”. Los conflictos del planeta se originan en la inequidad y no en un designio divino, sino por la angurria de una minoría insaciable. El freno a todo esto surgirá de una política entendida como el compromiso con los pueblos y no como complicidad con los destructores. Un proyecto que no surge de la contemplación de ningún ombligo, sino de una mirada colectiva dirigida hacia un horizonte donde todos estemos incluidos. Sólo así será posible cualquier idea de armonía. Y también de paz, por supuesto.

miércoles, 16 de enero de 2013

Lecciones gramaticales para escribir ‘futuro’



Ya no hay que sorprenderse. Si cada titular de los medios con hegemonía en decadencia apunta a eso: generar descontento en sus lectores, replicarse al infinito en sus satélites, acólitos y laderos y no admitir nunca el error. La descripción del hotel donde se hospedaba La Presidenta con su comitiva que presentó Clarín en su edición del domingo fue una jugada maestra. Sólo relató y, como siempre, sembró dudas. El resto lo hace el lector, cuyos prejuicios se potencian con cualquier cosa relacionada con la yegua. Los periodistas que trabajan en los medios de ese grupo se esfuerzan para alimentar al público cacerolero con la vana esperanza de despertar la sedición. Si no lograron desalojarla de La Rosada en 2008, ya nada podrán hacer para frenar este insólito proyecto de país que estamos construyendo. Ante la falta de argumentos, recurren a la infamia. Todo sirve para arrojar estiércol. Aunque CFK se hubiera alojado en un hostel estudiantil o en un camping municipal con la Carpa Presidencial (rosada, por supuesto), también recibiría críticas. Críticas por cada cosa que hace Ella y su equipo. Menos mal que Diego es cristinista; no será Dios, pero algún podercito tiene. Y Darín, que arrepentido hasta ahí de su caceroleo mediático, trata de dibujar alguna forma de disculpa.
En realidad, no hay críticas hacia la gestión del Gobierno Nacional, sino chimentos. Si fueran críticas, serían bien recibidas. Pero lo que día a día circula por los medios, de la mano de políticos, periodistas, comentadores son chismeríos de comadronas o generalidades que difícilmente puedan constituirse como propuestas. También mentiras, claro está. En abundancia. Y un público cada vez más reducido que sólo busca excusas para estar en contra, para perpetuar el gesto malhumorado en el rostro, para negar toda transformación. Por eso, la entrevista que Ricardo Darín concedió a la revista Brando resultó muy funcional para los planes desmoralizantes. Cuando el periodista pregunta “¿qué cosas te irritan?”, el actor responde “yo quisiera que alguien me explicara el tema del crecimiento patrimonial de los Kirchner ¿cómo no se les cae la cara de vergüenza? ¿Cómo puede ser?”. Eso parece ser todo lo que lo irrita. Si el diálogo fue diferente, si la edición resultó deshonesta, sería bueno que lo diga. Sin embargo, este espacio analizó otras declaraciones del actor en un apunte titulado “Un cacerolero en busca de un actor” y todas conservan el mismo tono: la mera protesta basada en prejuicios o deformaciones extraídas de los medios dominantes.
Que el hotel sea el más caro del mundo o si comió una cereza de oro desvía la atención de los objetivos de la gira presidencial. Por eso son chimentos y no información. Los acuerdos firmados sobre energía nuclear, tecnología, servicios aéreos y cooperación agrícola pasan a un segundo o tercer plano. El ministro de Agricultura, Norberto Yahuar, señaló que la firma de un convenio “nos permitirá ampliar el volumen y la diversidad de exportaciones. Hace 25 días enviamos unas 12 toneladas de cerezas patagónicas y ya tenemos un pedido formal para el año que viene de 400 toneladas de la misma calidad”. El funcionario destacó que los mercados de Medio Oriente o China "están dispuestos a pagar U$S 20 mil la tonelada de carne de primera calidad, en contra de los 12 o 13 mil que pretende pagar el mercado europeo con la Cuota Hilton". El escándalo, que es lo que siempre buscan estos procedimientos mediáticos, conforma al público cacerolero, que pretende ser crítico, pero termina siendo sólo protestón.
Lo esencial es pensar a quién favorecen esos rezongos insustanciales. Muchos se muestran quejosos y lloriqueantes ante los conflictos que inventa la gestión K. El conflicto –siempre es oportuno aclarar- es inevitable cuando se quieren transformar en serio las cosas. El conflicto molesta a los que todavía se creen dueños del país, a los que en los años oscuros gobernaban desde las sombras, a los que se beneficiaron con el empobrecimiento de la mayoría. Las declaraciones recientes del Presidente de la SRA, Luis Etchevehere puede aclarar bastante el panorama. “Este año va a ser un año duro –vaticinó el dirigente- Todos los problemas de intervención en el mercado por parte del Estado que evitan que podamos comercializar normalmente nuestros productos están agravados por la impresionante presión fiscal”. Esa es la raíz del conflicto: el rol del Estado en la economía. Para la concepción neoliberal de los patricios, el Estado evita que negocien normalmente, como lo hacían antes, sin controles ni impuestos. Eso sí, con subsidios y ayudas ante cualquier cosa que consideren una pérdida. Para ellos, el Estado debe ser cómplice o bobo, nunca garante de la redistribución ni del desarrollo. El dirigente patronal aclaró que en la última reunión de la Mesa de Enlace no se decidió por ninguna medida de fuerza, como “una oportunidad al Gobierno de que recapacite”. Si no hay respuestas, “no quedará otra alternativa que ir a la lucha”.
Como éste es un año electoral, el escenario se presentará movido. Ya intentaron en los últimos meses del año pasado crear un clima de descontento con el cacerolazo del 8N, el Bloqueo de la CABA del 20N y la reunión de amigos del 19D. Y para demostrar que no tienen límites ni escrúpulos, cada día aparecen más datos que confirman que los saqueos del 20 de diciembre en Bariloche no fueron una acción desesperada ante la desigualdad sino un acto de vandalismo preparado por el poder político local. Los cinco arrestados del último fin de semana son los que iniciaron el saqueo al supermercado Chango Más y miembros de la Cooperativa 1° de mayo. El intendente de la ciudad neonegrina, Omar Goye, había señalado públicamente que ese establecimiento comercial no había contribuido con bolsones de comida para calmar la situación apremiante de los vecinos más desamparados. El gobernador de la provincia, Alberto Weretilneck, afirmó que al día siguiente, "el intendente le pagó 100.000 pesos, supuestamente por trabajos realizados" a los miembros de esa cooperativa. En declaraciones a Radio 10, Weretilneck aseguró que "son personas que durante todo el año trabajaron junto con el municipio de Bariloche, en una situación agresiva permanente”.
Las investigaciones también avanzan en ese sentido en algunas localidades bonaerenses, donde los detenidos exhiben una indiscutible filiación con los intendentes respectivos. En cuanto a los hechos de Rosario nada se ha confirmado hasta ahora, pero todo parece indicar que algunos sectores de la policía han estado involucrados con el fin de amedrentar al gobierno santafesino que encabeza el socialista Antonio Bonfatti. A pesar de que la provincia de Santa Fe es una de las más ricas del país, presenta tal inequidad en la distribución del ingreso que, en Rosario, “un 30 por ciento de la población está en la pobreza y un 80 por ciento de pibes no finalizan la secundaria”, destacó Sebastián Artola, dirigente de la Corriente Martín Fierro. Además, la muerte de una militante social y la agresión a tres militantes del Movimiento Evita sugieren que la ausencia del Estado provincial va más allá de la desigualdad. “La falta de decisión política para reestructurar la fuerza policial deja a los barrios más humildes de la ciudad librados a las disputas entre bandas por el control del comercio de droga”, agregó Artola. El resultado: la tasa de homicidios de Rosario triplica la media de todo el país. Y el principal referente del FAP, Hermes Binner, apenas atina a desvariar con generalidades republicanas en cuanto lo sientan ante un micrófono.
Pero en los medios con hegemonía en decadencia nada de esto aparece. Un chimento es mucho más importante para ellos que estos casos de extrema gravedad institucional: un intendente que presiona a supermercadistas y contrata vándalos para saquear, un gobernador socialista indiferente a la desigualdad y una institución policial descontrolada que convive con el narcotráfico y permite que en las calles se produzcan escenas propias de una película hollywoodense. En cambio, que un alocado cacerolero brinde escuetas lecciones de gramática desde la Fragata es un acontecimiento destacable, sobre todo porque apunta maliciosamente al Gobierno Nacional. El operativo pergeñado por ese individuo consistió en colgar de una baranda de babor, una bandera con la leyenda “Libertad va sin K” y después difundió el video por You Tube. Muy equivocado está este buen señor. Libertad se escribe con todas las letras, sino jamás llega a convertirse en realidad. Moraleja: un país se construye entre todos y para todos. Los que no entiendan esta sencilla oración, deberán volver a pre-escolar o abandonarnos para siempre.

lunes, 14 de enero de 2013

Un buen momento para un paso trascendente



Como todos sabemos, Mauricio Macri tiene la firme intención de alcanzar, en algún momento de su vida, la presidencia del país. Como el sueño del pibe, pero con serios riesgos de transformarse en la pesadilla de todos. Porque, aunque parezca mentira, la gestión en la CABA es El Modelo que muestra para tentar a los ciudadanos argentinos. Encima, para posicionarse en la escena pública, habla. Quien le haya aconsejado adoptar el tono infanto-pedagógico que exhibe en sus apariciones ante los medios debe disfrutar mucho de semejante broma. Como si estuviera dando una charlita ante los nenes de la salita de cuatro. La amarilla, por supuesto. Y cuenta de los peligros de chavización en Argentina, de la conveniencia de salir del lugar de deudores, de bajar el nivel de agresión, de bienvenir a mansalva pero, a la vez, de la inmigración descontrolada y otras historias que deben producir el deleite de la inocente Antonia. Pero detrás de esos castos cuentitos, se esconden historias de terror, de angurria, de sometimiento que vale la pena tener en cuenta. Además, el destructor de Freddy Mercuri tiene el mal hábito de desconocer méritos ajenos y exacerbar los propios, que son casi inexistentes. Un siniestro personaje que amenaza con el retorno a un país del que todavía no hemos terminado de salir. El neoliberal, el entreguista, el desindustrializado, el individualista ya casi no está, pero puede regresar de la mano de algunos apologistas de esos nefastos momentos de nuestra historia.
La recuperación de la Fragata y la recepción que ha tenido auspicia una importante transformación en muchas conciencias, sobre todo, si no se pierden de vista los motivos que condujeron a esa penosa situación. La oposición política trató de construir un escenario cacerolero apenas se conoció la noticia del embargo, lo que significa, ni más ni menos, que echar culpas a La Presidenta y sus secuaces. Como siempre, sin contexto, historia ni compromiso. El cacharrero es un Individuo Todo Terreno cuya esencia es estar en contra y nada más. En una ecuación de buenos y malos, estos últimos tenían La Rosada como guarida. Y los pobres buitres resultaron, en ese relato amañado, las víctimas inocentes del Odio K. Poco a poco vamos desentrañando la psiquis cacerolera en todas sus expresiones: políticas, mediáticas y callejeras.
Poner el pecho a los especuladores y el insultante embargo en Ghana resultó beneficioso para despertar un espíritu patriótico, aletargado durante los años de sometimiento al Poder Económico. Desde la asunción de Néstor Kirchner, el concepto de ‘Patria’ comenzó a ser una construcción colectiva a partir de la recuperación de la autoestima, pisoteada por un discurso hegemónico que nos calificaba como el peor de la clase. Todavía siguen intentando imponer consignas por el estilo, pero cada vez con menos éxito. Quizá con el Fragata Affaire hubo una mayor comprensión de lo que significa estar atados a la angurria de esos destructores carroñeros, que están algo más solos, expuestos y despreciados. La complicidad del juez Thomas Griesa, expresada en su infame e insostenible fallo, sólo fue aplaudida desde las tribunas caceroleras locales. Una historia dramática cuyo final se conocerá a finales de febrero, cuando el Tribunal de Apelaciones de Nueva York dé a conocer su veredicto, que, seguramente, será favorable a la posición argentina. Más aún cuando se concrete la propuesta de reabrir la negociación con ese siete por ciento empecinado en hacer daño. Claro que para eso, el Congreso debe permitir la reapertura de la Ley Cerrojo y entonces se verá qué postura toman los diputados de la oposición.
En estos años de estilo K, uno de los ejes fundamentales ha sido la conquista de la autonomía para manejar los asuntos económicos. Una diferencia notable con períodos anteriores, cuando los técnicos de afuera indicaban los pasos a seguir para ser merecedores de una nueva sangría con forma de ayuda. Como lo que ocurre en algunos países de Europa, donde los pueblos deben pagar con sus angustias los descalabros de algunos. Porque la deuda no es más que eso: una estafa fenomenal que sólo beneficia a unos pocos con la complicidad de los gobiernos. Si analizamos nuestra deuda, gran parte es producto de mecanismos de enriquecimiento monstruoso de los exponentes del Poder Económico. Una combinación entre bicicleta financiera, fuga de capitales y protección del Estado, en manos, en aquel entonces, de los genocidas uniformados.
La cosa funcionaba más o menos así: un empresario o un grupo económico pedía un crédito en dólares en una financiera; ese dinero se convertía en pesos y se depositaba en un plazo fijo, a tasas que superaban la devaluación de la moneda; una vez finalizada la operación, se reconvertía a dólares y se almacenaba en un paraíso fiscal; y si al momento de saldar la deuda el dólar cotizaba más alto, el Estado pagaba la diferencia. Más de la mitad de la deuda que estamos pagando se generó con ese latrocinio que benefició a unas 70 empresas, que obtuvieron con esta operatoria unos 23000 millones de dólares entre 1979 y 1983. Empresas que siguen funcionando –y facturando- pertenecientes a encumbradas familias que, sin vergüenza ni agradecimiento, se siguen creyendo las dueñas absolutas del país. Cristina señaló en esta semana a uno de esos beneficiarios, como una manera de acallar los cacareos endeudadores del Jefe de Gobierno porteño. “Si tu papá era empresario y se hicieron cargo de su deuda, por lo menos hay que guardar respetuoso silencio", manifestó la Mandataria por cadena nacional. Sevel, de Franco Macri en esos tiempos, adeudaba unos 124 millones de dólares a fines de 1983. Y muchas más: Acindar, Pérez Companc, Fortabat, Techint, IBM, Ford, Fiat cuyos dueños están acostumbrados a crecer a fuerza de comprometer las arcas públicas.
Por eso aman endeudarse, a diferencia de los ciudadanos de a pie, más aún cuando tienen la garantía de que, llegado el caso, será un gobierno cómplice el que endose sus rojos al conjunto del pueblo. En los cinco años de gobierno macrista, el endeudamiento de la CABA creció en un 227 por ciento, en muchos casos para nada. Total, el Estado, es decir, todos, en algún momento pagará, como reclamó el Líder Amarillo en estos días. Los economistas que rodean a estos personajes son endeudadores seriales de alta peligrosidad. La vida toma otro color cuando se recibe un crédito multimillonario, que enriquecerá a cualquiera menos a los que, finalmente, deberán pagarlo. La deuda, como se puede comprobar con una recorrida por las sucesivas crisis padecidas desde un poco antes de la Dictadura hasta 2003, es un atentado a la soberanía. El rol de deudor somete a los Estados a aceptar cualquier cosa, como ocurrió muchas veces.
Cuando los economistas del establishment hablan de inversiones y seguridad jurídica también apelan a otro mecanismo de sometimiento. Los noventa nos legaron, entre otras muchas cosas que estamos superando, los TBI y el Ciadi. Los Tratados Bilaterales de Inversión permitieron el ingreso al país de multinacionales que sólo buscaban ganancias extraordinarias sin riesgo, sin leyes, sin compromiso. El Ciadi -Centro Internacional de Arreglo de Diferencias Relativas a Inversiones- es un organismo dependiente del Banco Mundial encargado, no de arbitrar la relación entre empresas y Estado, sino de proteger a los saqueadores de los controles estatales. Argentina tiene más de cincuenta de estos tratados, firmados por Menem y De la Rúa y más de la mitad de ellos puede generar serios conflictos. Todo parece indicar que este año será el de la ruptura con esos tratados que oficializan de manera vil el colonialismo. Anular los TBI y salir del Ciadi se convertirá en la mejor manera de construir un país soberano, aunque los carroñeros locales denuncien nuestro aislamiento del mundo.
Mientras los agoreros sueñan con un fracaso, mientras los políticos de la oposición siguen protegiendo al Poder Económico, mientras los medios con hegemonía en decadencia construyen escenarios apocalípticos, los ciudadanos celebran la llegada de la Fragata porque comprenden muy bien su significado. No del barco en sí, sino de la situación que lo colocó en la escena. Como nunca, adquirimos un entendimiento mayor de las cosas que nos hicieron daño y todavía nos amenazan. No todos, por supuesto. Todavía quedan esos individuos que, atentos a los titulares que no informan, siguen alimentando sus prejuicios, empecinados en gambetear toda felicidad colectiva.

Pesadilla en continuado

La campaña da para todo. Lanata miente extorsionando a un menor , la Infanta Antonia posa a regañadientes, Macri se pone guantes pro...