miércoles, 9 de enero de 2013

Un cacerolero en busca de un actor



El año pasado nos dejó una nueva categoría social: el cacerolero. Este término no hace referencia sólo a quienes se manifiestan con esos utensilios de cocina para demandar  soluciones ante un problema concreto, en alguna plaza de las tantas que adornan las ciudades y pueblos de nuestro querido país. Si bien la palabra está relacionada con el instrumento utilizado para hacer barullo, pone el énfasis en el individuo que lo hace sonar y en el blanco de su protesta: el Gobierno Nacional. Y no sólo en el momento en que ejecuta alguna ensordecedora demanda infundada, sino las 24 horas del día durante todo el año. El que es cacerolero no necesita una cacerola para manifestar su esencia ni tampoco la concurrencia de seres semejantes. El ser cacerolero se reconoce de un vistazo. En la ya famosa entrevista realizada por la revista Brando, el imponderable actor Ricardo Darín encarna ni más ni menos que a un cacerolero con todos sus guiños. Y después de verter insustanciales generalidades agresivas, insultantes, deslegitimadoras y hasta irrespetuosas, como todo cacerolero, se victimiza hasta el orgasmo cuando alguien se atreve a formular una réplica. Desinformado, inmaduro, descomprometido y banal, podría agregarse. Claro, los medios sólo destacaron un aspecto de la entrevista, sus dudas sobre el “patrimonio de los Kirchner”, que pintan entero al susodicho personaje. Porque el cacerolero tiene como brújula un prejuicio que le aporta certeza: la desconfianza. En eso basa todo su pensar. Detrás de eso, no hay nada.
Una de las características más notorias de este personaje es la de estar absolutamente en contra, aunque sin tener en claro de qué ni por qué. Otra, sin dudas, es achacar todas las culpas de lo que pasa a La Presidenta –en este caso-, sin reconocer nada de lo bueno que se ha hecho. Como complemento de lo anterior, los demás son víctimas inocentes de los antojos de La Primera Mandataria, ya sean buitres, cuervos, hienas o cualquier otra especie carroñera. Para el cacerolero no hay explotadores, evasores, especuladores, sino un gobierno que se enoja con todos por puro capricho belicoso. Para el cacerolero de pura raza, las cosas se deben transformar por milagro y sin conflictos, idea que no tiene ningún tipo de sustento. Toda modificación del statu quo va a generar descontentos, rechazos y afectados. Lo que se debe tener en cuenta es quiénes son los que van a padecer esas medidas. Durante los años de recrudecimiento del neoliberalismo, la pobreza creciente convertía en vulnerables a muchos ciudadanos. Pero, para los defensores del Poder Fáctico sólo era el resultado de la globalización y no un conflicto. La célebre frase del entonces presidente “estamos mal, pero vamos bien” sintetiza el espíritu de aquellos nefastos momentos. Los que estaban mal no coincidían con los que iban bien. Entonces, la pobreza, la desocupación, el desmantelamiento del Estado, la exclusión en todas sus manifestaciones posibles, no se mostraban en su faceta problemática. A pesar de todo eso, nadie hablaba de conflicto.
Hoy, como cínica defensa de ese Poder Fáctico expuesto en su perversidad, algunos voceros se rasgan las vestiduras por los conflictos que genera la gestión presidencial. Conflictos –de más está decirlo- que sólo padecen apenas un poquitito los que llenaron sus arcas a costa de nuestras angustias pasadas. Por eso, las declaraciones de Ricardo Darín están muy lejos de considerarse neutrales. Todos los dichos de esa entrevista se basan en argumentos propios de la resistencia neoliberal.  Desde afuera se ve que estamos en el fondo del mar. Yo quiero que le vaya como los dioses. Yo quiero que timonee, que convoque, que baje la adrenalina, que llame a una reconciliación. ¿Cómo puede ser que entre la gente común haya amigos que no se dirigen la palabra? ¿Sabés hace cuánto que no pasaba eso?”. Desde la primera frase hasta la última, se puede apreciar una galería de tópicos basados en titulares y editoriales de los medios con hegemonía en decadencia. Palabras injustas que desconocen la historia: si hoy estamos en el fondo del mar, ¿dónde estábamos en 2001? Si el mundo nos ve sumergidos, ¿cómo puede ser que los organismos internacionales, economistas notables y mandatarios de distintos colores destaquen positivamente nuestra nueva realidad? Su propuesta ingenua de la reconciliación -¿con quiénes?- no merece siquiera una línea. Y lo último, lo de los amigos que ya no se hablan por las discusiones es lo más tontuelo que puede esgrimirse.   
Si sus conceptos son inconsistentes, el tono es desconcertante. Detrás del abuso de las expresiones coloquiales, hay un ninguneo obsceno hacia toda forma de convivencia democrática. “Están pasando cosas rarísimas. No se nos permite pensar fuera de lo establecido. Te dicen lo que tenés que pensar y en qué dirección, y si no estás de acuerdo, sos un hijo de puta”.  En primer lugar, ni el régimen más totalitario ha logrado conocer y menos aún controlar el pensamiento de los ciudadanos sometidos. Por lo tanto, eso de “no se nos permite pensar…” sugiere la ausencia absoluta de toda reflexión y no es más que una repetición de las consignas que recitan a diario los esbirros mediáticos. En segundo lugar, nadie le dice a nadie lo que tiene que pensar. Y lo último, dependerá del lado de quién uno se ubica. Porque compartir ideas con los que fueron cómplices, beneficiarios y apologistas de la dictadura no es el mejor camino hacia la santidad.
“Parece que no aprendimos un sorete, porque es tan loco plantear, como planteaban algunas minorías, ciertas actitudes intempestivas y anacrónicas como del otro lado creer que porque te votó el 54%, te la mandé a guardar, bancátela, y te la tenés que fumar".  Curiosa manera de definir la legitimidad que otorga el apoyo popular a un proyecto que comienza su tercer mandato, algo insólito en la historia de nuestro país. En un intento de reafirmar su inexistente postura de neutralidad –y quizá el exabrupto más doloroso- aparece en esta idea: “a mí me preocupa esto de que tenés que ser de uno o de otro. No tener derecho a tener una posición diferente. ¿Pero quién sos? ¿Qué te pasa?”. Aquí no hay teléfono descompuesto ni nada por el estilo, sino un alineamiento indisimulable con los manipuladores que se niega a reconocer. Pero eso no importa, nadie va a obligarlo a nada. Ni siquiera a respetar a una indiscutible mayoría que se identificó con una propuesta que transformó en serio nuestro presente y augura un futuro mucho mejor.
En la parafernalia mediática sólo se destacó lo del crecimiento patrimonial de Los Kirchner, para omitir aquellos conceptos que niegan lo esencial del proyecto en marcha. Cuando dice somos un país niño: necesitamos un papá. Necesitamos a alguien que nos diga cómo se tienen que hacer las cosas” es inevitable evocar el recurrente argumento neoliberal: la no intromisión del Estado en la economía. Tal vez, para alguien que ha sido abrazado por el éxito desde muy joven, resulta innecesario –hasta improductivo- la presencia del Estado benefactor. Un Estado que no es un papá, sino un garante de las relaciones en beneficio de los más vulnerables; un impulsor del desarrollo con inclusión; un escudo para los abusos de los poderosos. Quizá el país adulto que propone el destacado artista sea el del sálvese quien pueda, que tantos desastres produjo en el pasado. Por eso no hay historia en las declaraciones de Darín. Solo habla de una foto fuera de foco, desencajada, opaca y caprichosa. Una duda quedará flotando durante algunos segundos: los motivos que condujeron a un actor cinematográfico de su talla a no mirar una película completa.

4 comentarios:

  1. Importante destacar, una de las muchas cosas de las que se olvida Darín, el crecimiento de la producción nacional en cine y TV, gracias al impulso del INCAA y otros organismos comprometidos con los contenidos. Esto favorece el crecimiento creativo, técnico y actoral. En fin, una entrevista mezquina de alguien que, sin guión, es un zoquete.

    ResponderEliminar
  2. Muy buena la nota Gustavo. Deseo agregar un detalle, es un desagradecido. Gracias a este gobierno va a cobrar derechos de imagen por la repetición de sus películas. Cosa extraña que no se haya dado cuenta, ya que parece pensar solo en sí mismo.

    ResponderEliminar
  3. Precisamente, como piensa sólo en sí mismo, es un cacerolero con todas las letras. Y como todo cacerolero, niega tener un posicionamiento político, porque piensa desde los lugares comunes del discurso úncio. De esta forma, todo lo que piense o diga no lo considera ideológico, sino "natural", sentido común, razón compartida y algunas exquisiteces hipócritas por el estilo

    ResponderEliminar
  4. ...Excelente resumen!!!, como siempre; solo para agregar que está muy de moda eso de decir que "ACA TE OBLIGAN A ESTAR DE UN LADO O DEL OTRO", y que ESTE GOBIERNO generó eso, que HAY QUE SENTARSE A DIALOGAR... y la muy replicada... queremos un PAIS MÁS FEDERAL (jajaja, me da risa, la sarta de repeticiones, son casi slogan de una marca conocida); y que la "gente está dividida" (de allí la parábola de los amigos que no se hablan que plantea Ricardito)... todas muy difundidas hoy en día por el GEN CACEROLERO; y esto da una imagen de lo que son y de lo que se siente; tan vacíos están que no se animan a estar de ningún lado; no se identifican con nada, no se ponen de ningún lado, no toman postura, de un LADO sienten un odio visceral y reconocerse del otro les da VERGUENCITA…es feo decirse estar con los genocidas, con los vendepatria, con los cipayos, con los explotadores, con los carroñeros; a su vez tomar postura es demasiado comprometido y hay que pensar al menos un poquito para decidir de que lado estar.
    Tomar postura es una de las cosas más importantes que generó este Gobierno, que hizo que MUCHA gente NOS SITUEMOS DE UN LADO, nos sintamos IDENTIFICADOS con el querer estar DE UN LADO; el del desarrollo social; no solo el económico. Pero de la otra forma, de la mezquina, siendo un resonguero intelectual, del que es un ECO y no una VOZ, es más fácil y más cómodo, es menos comprometido, te implica ejercitar menos la memoria y el razonamiento; si con repetir ESTROFITAS ARMADAS ya es suficiente, para que informarme y re-conocer la realidad si con los titulares ya basta. ES LA COOLTURA DE FAST FOOD (FAST THINK) que pregonan tanto nuestros vecinos del norte y con quienes tanto se identifican algunos aquí en nuestro país. Todo esto, sumado a que nos fumamos durante tantos años la demonización del Estado nacional, aquello de que los políticos son todos CHANTAS y que solo buscan su ascenso al PODER, enriquecerse, robar, jodernos..., y que lo importado es mejor que lo nacional (entre otras miles de cosas más para generar el odio hacia lo nacional, público y popular)...el resultado de tan bien pergeñada ecuación, es el CACEROLERO.
    Habría que convertir la tan famosa y ya gastada estrofa "andate a vivir a Cuba" por "andate vos a vivir al yanquilandia"...
    Saludos.
    Fernando

    ResponderEliminar

Extraviados por la tele

Sin demasiado esfuerzo investigativo, se puede afirmar que Lodenisman es el resultado de una manipulación perfecta , no sólo mediátic...