miércoles, 10 de abril de 2013

Juventud, peligroso tesoro



Estrategias carroñeras para pinchar salvavidas
Algunos individuos están molestos y con justa razón. El mundo conocido se les está yendo de las manos y nada de lo que hacen logra resultados favorables para sus mezquinos intereses. La Presidenta sigue siendo terca, las cosas van cada vez mejor y una mayoría entusiasmada continúa mirando con mucha esperanza este nuevo país que estamos construyendo, a pesar de los tropiezos que originan los que no cambian más. Y contra eso no pueden, por más que demonicen a quien se cruce a su paso. Por más que hablen de pecheras y exporten fantasmas desde el peor pasado, pocos creen en sus atroces alucinaciones y sus mentiras se desmoronan antes de ser publicadas. A medida que recrudecen sus arremetidas, más duros son los fracasos, más solos quedan, menos acólitos conservan. El juego de la democracia se torna para ellos insoportable porque por fin ha encontrado su sentido: democratizar la dignidad. Aunque conservan parte del poder de antaño, saben que van a perder. Sus blancos candidatos se derrumban por la inoperancia y la falta de compromiso con los ciudadanos. Las excusas convencen a pocos y la gestión que tanto pregonaban resulta indigesta. Ya no saben de dónde aferrarse y por eso recurren a lo que en otros tiempos resultó efectivo: la violencia de unos pocos para derrotar a los muchos.
Después del drama de las inundaciones simultáneas, apostaron al enojo cacerolero. Por supuesto, trataron de desviar los dardos que estaban destinados a los verdaderos responsables, esos alcaldes que sólo están en el cargo para favorecer intereses minoritarios. No se conforman con servir de escudos a esos paladines de la desigualdad que, al momento de los hechos, estaban vacacionando en el extranjero. Estas ausencias serían apenas anecdóticas si se hubieran dedicado a realizar las obras capaces de paliar fenómenos de tal magnitud. O al menos, si se hubieran preocupado por la limpieza y el mantenimiento de los desagües ya existentes. O si hubieran dejado un plan de contingencia para intervenir en los estragos y asistir a las víctimas. Como representantes más abocados a facilitar negocios que a mejorar la calidad de vida de las mayorías, se fueron como si nada. Pero uno de ellos –el peor de su especie- lejos de conmoverse por las consecuencias de su desidia, echó culpas, negó autocríticas y justificó su necesidad serial de vacacionar. Y después, ostentó despreocupación, atropelló inundados y jugó al fútbol. El otro, que sólo será conocido por este episodio, deberá seguramente abandonar su puesto y asumir algún proceso judicial que ya le están iniciando por el tendal de muertos que dejó a su paso.
Nada de todo esto apareció con vehemencia en los medios con hegemonía en decadencia, sino apenas unas menciones tangenciales. Por el contrario, intentaron minimizar el impacto apuntando hacia otro lado. De una manera o de otra, la culpa siempre será de Cristina. En un fallido intento de maquillar las vacaciones, trataron de igualar el viaje de Alicia Kirchner a París por una conferencia de la UNESCO con los ociosos viajes de Macri, Bruera, Rodríguez Larreta y alguno que otro más. La ministra de Desarrollo Social estaba en el país desde el viernes anterior y estuvo a disposición de los damnificados apenas ocurrida la emergencia. A pesar de eso, algunos individuos le destinaron improperios apenas la vieron recorriendo las zonas afectadas. Pero bueno, no se puede exigir que un inundado tenga la información precisa. Los prejuicios desbordan y más aún en una situación desesperada. Después apuntaron hacia la madre de La Presidenta y el insostenible alojamiento en la Quinta Presidencial de Olivos que, de haber ocurrido, no tendría nada de malo. Finalmente, eligieron su blanco predilecto: los peligrosísimos jóvenes que destinan parte de sus vidas a la militancia política.
Y entonces fueron por ellos. Movileros que narraban, exaltados, cómo la gente los había sacado carpiendo de la zona; obsecuentes noteros besuqueando a los dolientes inundados, revisando ante cámara los alimentos recibidos y mofándose de cuán poco les iba a durar la mercancía. Periodistas conmovidos por las bocas desdentadas pero generosas, por la solidaridad de los argentinos que dan una nueva lección a la clase política. La no-política, otra vez, como estrategia para conservar los privilegios, para frenar un proceso de transformación que los está desesperando. El individuo dadivoso que entrega una bolsa de alimentos versus la militancia juvenil identificada con un proyecto que dedica sus días a asistir a las víctimas de la desigualdad. No sólo ahora, sino siempre. Las pecheras de La Cámpora como blanco de sus ataques. No las de Cáritas o de la Cruz Roja, no las remeras de la Acción Católica o los uniformes de los scouts. Ni siquiera las de cualquier otra agrupación kirchnerista. El mal absoluto está en La Cámpora y en esos jóvenes que amenazan el futuro del establishment.
Por eso lo de Juan Micelli resultó oportuno. Por eso tanto escándalo en medio del drama. Por eso la exageración ante un hecho insignificante. No pasó nada, pero explotaron el incidente como si hubieran flagelado al periodista de la TV Pública. No lo expulsaron del canal ni le arrancaron la lengua. Nada de nada. Pero en torno a ese intercambio de palabras se construyó el monstruoso panorama de un autoritarismo inexistente. El diputado Andrés Larroque, después de tres días completos dedicado a la distribución de las donaciones, quizá se cansó de que cuestionen su pechera. Más aún de alguien que está cómodamente instalado en un estudio de televisión, impecable en su trajeado aspecto. En fin, una anécdota absurda en medio de tanto dolor; la búsqueda de un protagonismo inmerecido y un papel de víctima que resulta funcional a los destructivos agoreros, a los carroñeros que celebran cuando estas cosas ocurren.
Después, una patota desencajada que agrede a quienes se dedican a reparar el daño que otros hicieron. Unos desubicados agresivos que clamaban también por las pecheras, envalentonados por los titulares y los editoriales mediáticos. Nuevos titulares que hablan de enfrentamientos cuando en realidad fue un ataque. Miserables que aprovecharon el drama para recalentar el ambiente, para eliminar lo que les molesta: jóvenes que resucitan la militancia para que nuestra peor historia no se repita.
Por eso los nostálgicos del pasado están tan desesperados. Porque saben que esta vez va en serio. Porque advierten que ahora sí el Pueblo es el que manda. Porque comprenden que estos pibes están tomando las riendas del presente para garantizar el futuro que durante mucho tiempo les fue negado. Un presente solidario cargado de política como único camino para construir un futuro luminoso para todos. Esa es la amenaza que viene de la mano de este colectivo con pecheras. Con una inmensa alegría y un profundísimo amor anclado en las raíces de nuestra mejor historia, los chicos y los viejos rejuvenecidos enfrentaremos a esos colmillos malolientes que añoran succionar nuestra sangre. Pero esta vez serán derrotados y terminarán secos para siempre.

3 comentarios:

  1. Gustavo tras como siempre tus interesantes apuntes, opino: 1) La impresionante capacidad de convocatoria de La Cámpora, me emociona y me da esperanza. Nosé si el sujeto activo hoy son los pibes como lo fueron los trabajadores en el primer peronismo, pero como suman. 2) Juan Miceli puede preguntar, cumple su rol de periodista y si, en nuestro análisis podemos observar e interpretar que hay una "mala leche" o algo distinto en sus preguntas como esta formulada a Larroque, pero es un periodista en ejercicio de sus funciones y es la cara o una de las visibles del canal 7 que cada vez está mejor en cuanto programación. Usted es periodista y si un político lo apura, como reaccionaría? 3) Una porquería la compañera de Miceli, la ex actriz de 4 líneas, esa Diaz, muy berreta. 4) Larroque no me gusta, no creo que sume a largo plazo. "a ver tu nombre, quien sos" eso de preguntar así ante una pregunta tonta, cuando solo es explicar que las pecheras en ese momento son para identificarse. 5) No hay formación de cuadros, solo distribución de puestos en el Estado, cojer y ganar grandes sueldos y estamos hablando de los líderes de la Cámpora. Ese no era el legado del difunto Néstor. 6) Hay que estar atentos porque si Clarin y La Nación, los enemigos locales que responden a un enemigo estratégico que es el Imperio, las 100 familias que sacan y ponen presidentes en todo el mundo, de mayoría yanqui y de mamá Inglaterra, les das las pelota, te matan.
    Estoy preocupado porque no veo sucesor, vamos a una reelección que es difícil, más que en 1993, la que tuvo el innombrable? porque hoy, se firmaría otro Pacto de Olivos y con quien? y quien se animaría de estos impresentables.
    Abrazo Gustavo y si usted supiera como yo apoyo y deseo derrotar a estos enemigos locales, traidores a la Patria.

    ResponderEliminar
  2. Insisto en que más allá de la trascendencia, el episodio Miceli larroque no da para más. Es sólo una excusa más para agitar fantasmas, como todo. Pero muestra la miserabilidad y la impotencia de los adversarios. No creo que los jóvenes militantes no vean la importancia de lo que están haciendo. Están a la altura de las circunstancias y están convencidos de lo que están construyendo. Estoy en contacto con algunos grupos y lo que veo es entusiasmo y convicción. La dirigencia tampoco demuestra sólo avidez de cargos, aunque no se puede generalizar. Para el sucesor de Cristina, hay muchos en danza, pero falta mucho para 2015. Tal vez aún no lo quieran hacer visible por temor a la demonización mediática. Lo que consolida el proceso son los logros. Si bien no conseguiremos otra Cristina, lo importante es convencer de la importancia de este recorrido. Abrazo

    ResponderEliminar
  3. Comparto mi nota sobre el caso Miceli-Larroque: "Incapacidad para responder", producto de una "celosa intolerancia": http://www.lasrosasdigital.com.ar/provinciales/4915-incapacidad-para-responder-por-cesar-negri
    César Negri - @cesarnegri18

    ResponderEliminar

Creer para reventar

A una semana del ensayo electoral conocido como PASO, la reacción de los ceócratas amarillos, acólitos y beneficiarios da más miedo q...