sábado, 17 de agosto de 2013

Los suplentes y sus reacciones



Un episodio decisivo a la vista
El poder de Sergio Massa todavía no apuró la germinación de la semillita, pero sí logró resucitar a Chiche Duhalde, aunque no alcanzó para incrementar su inteligencia ni suavizar su corazón. En una respuesta vehemente a unos mensajes de Cristina, la ex primera dama del presidente de prepo hizo gala de su vetusto no-pensar. Nada para sorprenderse, pero su reaparición para el ridículo suena desconcertante. Eso sí, detrás de tanta sandez hay algo de coherencia que está en sintonía con los planes del establishment. Ansiosos a más no poder, los personeros del Poder Fáctico mandan a cualquiera de sus sicarios para enlodar la escena. Porque nadie en su sano juicio diría a esta altura del partido lo que Chiche ha dicho respecto al rol de la mujer en la política y en todos los ámbitos de la vida. Si lo dijo fue para llamar la atención y que se escuche lo que en realidad quería decir. Quedarse en la superficie de sus palabras es no comprender lo crucial de estos tiempos. Un mensaje oscuro para enviar contenidos más oscuros aún. El miércoles, en cambio, La Presidenta fue más clara. Su “quiero hablar con los titulares, no con los suplentes” no se presta a demasiadas confusiones. Pero, como peces hambrientos, los suplentes de las listas se engancharon en cualquier anzuelo y salieron a responder a una invitación que no estaba dirigida a ellos. Y bueno, están en campaña y tienen que figurar, aunque sea de la peor manera. 
 “Es evidente que está atravesando un proceso de desequilibrio o falta de inteligencia emocional para darse cuenta de que no encuentra la solución”, dijo la señora Chiche, como si estuviera explicando la receta de un budín inglés. El significado de ‘inteligencia emocional’ quedará para su próxima lección, porque es mucho más complejo de lo que parece. Además, uno debe buscar una solución cuando está ante un problema y el resultado de las PASO podría ser, apenas, una advertencia. Sin embargo, Hilda recrudeció sus inconsistentes explicaciones con amenazas encubiertas. “El no reconocimiento de la derrota electoral y las cosas que dice la ubican en un lugar muy desgraciado para todos nosotros. Me preocupa porque le quedan más de dos años de gestión”. Sugestivo pensar quiénes son ‘todos nosotros’, ¿los de TN? Si a ella le preocupan los dos años de gestión que le quedan, bienvenido sea. Que alguien como ella esté preocupada es una buena señal para este colectivo.
Pero su mirada está puesta en un futuro que no verá: el tan mentado 2015. No porque le quede poca cuerda, sino porque no será como lo desea. Y no sólo ella. Como una Moira de la Antigua Grecia, pretende hilar las hebras del destino de nuestro país. Después de afirmar que, gracias a Cristina, ninguna mujer querrá aspirar a un cargo dirigencial, arremetió con fiereza: “me parece que tiene que entrar en el debate nacional si la mujer está preparada para ejercer la política per se, con sus características, con sus condiciones y convicciones, o si simplemente va a acompañar el proyecto de alguien”. Y sentenció, antes de cualquier debate: “la mujer no participa masivamente en política. Aún es más cosa de hombres”. Y lo dijo como si evocara los tiempos de su juventud, allá por mediados del siglo XIX, con pretendida inocencia. Lo que dejó dicho sin decirlo es más tenebroso: si Cristina llega a terminar su mandato, el próximo tiene que ser Un Presidente, porque entre los hombres se entienden mejor. Con todo lo que eso significa, por supuesto.
Que Cristina haya interpelado a los dueños del Poder Económico el miércoles en Tecnópolis, dejó descolocado a más de uno. Sobre todo por el juego que utilizó con eso de los titulares y suplentes. Algunos simularon estar ofendidos y otros sacaron el pecho, pero lejos de cualquier trayectoria. Horacio Rodríguez Larreta, Jefe de Gabinete de la CABA, se sintió invitado y aceptó gustoso. “Del lado nuestro, tanto del PRO como de Mauricio, diga lo que diga Cristina, siempre vamos a estar dispuestos al diálogo”, considerando el diálogo como un espacio para órdenes y exigencias. Pino Solanas, en cambio, rechazó de plano un convite que no recibió. “La verdad es que nosotros no iríamos. Nos encontramos ante una Presidenta que está negando las expresiones de la realidad y se coloca en víctima de no se sabe qué”, anticipó, confirmando que no entiende nada. Federico Pinedo, un diputado del PRO muy paquete pero poco lúcido, consideró que “en las democracias gobierna el pueblo a través de los partidos. En el fascismo corporativo gobernaban las corporaciones con el Duce”. Además, mentiroso porque en su ideario político la democracia debe estar al servicio de una minoría selecta.
Lejos de la postal que están distribuyendo los voceros del establishment, La Presidenta no se siente derrotada. Y no porque desconoce la realidad sino porque no lo está. Tampoco debe sentirse victoriosa. Los números del domingo no la han acobardado y eso es lo que más los desespera, porque la convocatoria al diálogo con los titulares de ninguna manera debe interpretarse como un gesto de sumisión a los personeros del poder. Por el contrario, es un desafío. No es una tregua ni un pacto pacífico que le garantice la gobernabilidad lo que busca La Primera Mandataria, sino un espacio donde se pueda hablar en serio sobre el destino del país. Y lejos de los laderos mediáticos y políticos, que, serviles, confunden todo y responden a intereses de personajes oscuros. Así es que, todos los que se apresuraron a rechazar esta interpelación de CFK quedan, una vez más descolocados. Por si no entendieron, ellos son los suplentes.
Ellos son los que encubren las intenciones de los que nunca dan la cara, los que disfrazan el camino al fracaso con recursos publicitarios, los que adornan con flores y guirnaldas el atajo que nos conduce al peor pasado. “El camino al infierno está empedrado con buenas intenciones”, los descubrió Cristina. Pero también esclareció sobre las recetas habituales del neoliberalismo. “Cuando te dicen que hay que gobernar con metas de inflación, piden un cepo a los salarios”, explicó una vez más. Y ella pone el cuerpo para que todos comprendan de una buena vez qué es lo que está en juego. Los que enfrentan a este proyecto son los que siempre se han beneficiado con las crisis y no aparecen en las listas con sus nombres, sino con los de sus emisarios. Los que siempre están ocultos difunden su prédica a través de los libelos con formato periodístico.
Y entonces, todos los caminos conducen a Clarín, que, como nunca, se ha constituido como el principal organizador de la oposición a este proyecto que promete desarticular su poder o perecer en el intento. Pero Cristina no convocó a ninguno de sus integrantes a este diálogo de titulares, porque con ellos no hay diálogo posible. Ellos sólo quieren obediencia y sumisión. La convocatoria de La Presidenta intenta aislarlos y dejar en evidencia sus intenciones destructivas. Y los convidados son los que también corren peligro con ese grupo dominante arremetiendo contra los intereses de todos.
El próximo encontronazo será el 28 de agosto, fecha que la Corte disfrazó de Audiencia para resolver la tan postergada constitucionalidad de la LSCA, la Madre de Todas las Batallas, por ahora. ¿Por qué no hizo esta jugada el año pasado, antes de su confuso fallo? ¿Por qué no resolvió de la misma manera la constitucionalidad de la ley que reformaba el Consejo de la Magistratura? ¿Por qué eligió el aniversario de la fundación del diario para esta cita tan trascendente? Tal vez, esta Corte errática también necesita compañía para tomar decisiones críticas, para destinar el golpe letal a una de las dos posiciones. Porque de ese encuentro sólo una saldrá triunfante: la legitimidad de las leyes que surgen de la voluntad del Pueblo a través de sus representantes o la avidez insaciable de los que siempre han succionado las riquezas de Nuestra Nación. Un paso al futuro o un tren fantasma al pasado. Una pena la tibieza del triunfo del domingo pasado. Todo sería más fácil si algunos no se dejaran confundir con tan poco.  

4 comentarios:

  1. Me llama la atención que nadie del Gobierno pare a Cristina, le ayude, trate de persuadir, que se está pateando mucho en contra del arco propio. Vengo de los pagos del Doc9; y creo que en octubre, así, la derrota será peor y vamos a extrañar y llorar mucho por otra desilución más.

    ResponderEliminar
  2. Tus pasionales pero a la vez certeros artículos contribuyen a apuntalar este proyecto de país que intenta- y en muchos casos logra- modificar lo que hasta hace poco parecía inmodificable. Gracias, Gustavo!
    Sergio Garcia

    ResponderEliminar
  3. Si Cristina suaviza su discurso estaría arriando banderas. Si los números mejoran de acá a octubre -que creo que va a ser así- será porque profundice o por lo menos sostenga lo que ha dicho siempre, no porque se mimetice con los opositores. No es momento para tibios ni para probar con fórmulas alternativas. En Santa Fe, la cuestión es complicada. Votar a Obeid duele un poquito, pero votar a algún partido chico de izquierda para que no llegue a nada es debilitar el proyecto. En fin, hay tiempo para batallar.

    ResponderEliminar
  4. Porqué se fué Bielsa? qué le pasa con Cristina? Problema plítico o problemas de celos? Disculpen ,no lo sé.

    ResponderEliminar

Creer para reventar

A una semana del ensayo electoral conocido como PASO, la reacción de los ceócratas amarillos, acólitos y beneficiarios da más miedo q...