lunes, 9 de septiembre de 2013

Optimismo de lunes



De la Corte a Siria en un solo texto
El Ministro de la Corte que ya no debería estar atornillado en los estrados judiciales, Carlos Fayt, realizó declaraciones sobre los funcionarios que sólo buscan enriquecerse. Además, descartó la posibilidad de que emitan un fallo sobre la constitucionalidad de la LSCA antes de las elecciones de octubre. Y, como broche de oro y para demostrar que su mente está intacta, enumeró un listado de políticos intachables, muchos de ellos, cómplices o empleados de las dictaduras en los tiempos en que la vida era en blanco y negro. Ejemplos de otrora para iluminar la vida política de hoy. Antes de pontificar sobre la moral ajena, debería renunciar al cargo que usurpa desde hace casi veinte años. Quien pregona sobre lo impoluto, pisotea la Constitución. Pequeña paradoja. Por si esto fuera poco, promete seguir haciéndolo. Mientras los representantes debaten sobre el impuesto a los altos ingresos y la financiación con la renta financiera, los Supremos siguen manteniendo el privilegio de no tributar. Pero nuestro país está en proceso de reconstrucción y no hay que apresurarse. Esta escalera tiene los peldaños muy altos, por lo que resulta prudente subir de a poco. El más leve resbalón nos puede arrastrar al abismo del que salimos. La más pequeña distracción nos puede conducir al peor final.
Algo muy difícil de evitar, pero no imposible, vale aclarar. Las usinas de estiércol están desaforadas y esparcen lo peor de su contenido para apartarnos de este camino colectivo. Y parece que están ganando. Parece, nada más. El resultado de las PASO debe tomarse como un simulacro de lo que pasaría si se confirma en octubre. Lo que los pre-candidatos prometieron en la campaña, fue rechazado por ellos mismos en el Congreso. En menos de un mes, traicionaron el voto provisorio que recibieron. Para esto no vale “el que no se enteró se embroma”. Con gente así, nos embromamos todos. Además, envalentonados como nunca, empezaron a hablar de transición, renuncia y hasta adelantamiento de las presidenciales. Aunque no ganaron, ya se imaginan con la banda. O, cuanto mucho, destronando a Cristina de la manera que sea. El casting del oposicionismo bobo tiene como jurado a los integrantes del Círculo Rojo y el premio es la coronación en 2015.
Mientras tanto, el Gobierno Nacional tomó nota de los números y se puso en movimiento. La baja del mínimo no imponible y el proyecto de gravar la renta financiera fue el primer paso. Acusaciones de oportunismo electoralista trataron de opacar la iniciativa. Cuando no atiende los reclamos, Cristina es soberbia; cuando los atiende, es oportunista. Tanta incongruencia confirma que estamos en el buen camino. Como sea, los ahora candidatos deberán eliminar una de sus consignas predilectas. Porque eso es demagogia: prometer lo que saben que no van a cumplir. Eso es populismo: tomar como bandera una demanda legítima para vaciar su contenido. Eso es antidemocrático: sumergirse en contradicciones con tal de obtener unos segundos de pantalla o unos miligramos de tinta. ¿O será que el pegamento adquirido para unir a Argen y Tina fue utilizado como inhalador?
El segundo paso, un poco más al límite de lo nefasto, transita por las medidas tomadas respecto al tema de la inseguridad. Por un lado, el despliegue de los gendarmes. Y por el otro, las propuestas del candidato bonaerense Martín Insaurralde sobre los menores que delinquen. De entrada, el problema es casi inasible. Si la inseguridad está planteada desde lo absoluto, un solo delito la confirma. Y el accionar de los medios para meter miedo, amplificar y mezclar cada caso aporta lo suyo. Nadie duda que el Estado deba proteger al ciudadano de los descarriados, pero es imposible que garantice que no nos va a pasar absolutamente nada. Como un dato más, el Grupo Clarín posee una empresa de cámaras en la vía pública que ha crecido gracias a la nafta que desde sus medios echa a los focos ígneos. Y donde más se ha instalado ese sistema de vigilancia es en la ciudad de Tigre, de donde proviene el candidato Sergio Massa. Un círculo que se cierra.
Aunque la propuesta de Insaurralde no apunta a la baja de la edad de imputabilidad de los menores, los medios se encargaron de hacerlo parecer así. “Hay que impulsar el debate en la Cámara de Diputados para ver qué hacer con los jóvenes de 14 a 18 años –explicó el candidato en la mesa de Mirtha Legrand-  El Estado debe hacerse cargo, por eso vamos a impulsar un régimen penal juvenil que hoy no existe en la Argentina”. El proyecto no está completamente delineado, pero apunta a la creación de centros de contención que busquen reeducarlos para que puedan integrarse a la sociedad sin temor a caer en el delito. Eso sí: nada de cárcel común ni celdas en comisarías porque lo único que logran es reforzar su perfil delictivo.
Otro de los temas que ha entrado en la agenda del Gobierno Nacional es el del trabajo no registrado. Si bien desde 2003 la informalidad se redujo del 49 al 32 por ciento, todavía sigue elevado, sobre todo en algunos sectores como el trabajo rural y el servicio doméstico. En esta semana, el Ministerio de Trabajo convocó a sindicatos y cámaras empresarias para poner sobre la mesa este problema no tan complejo de resolver. Entre las propuestas oficiales se encuentran el fortalecimiento de la fiscalización, la creación de un registro de empleadores infractores y la implementación de incentivos a microempresarios que formalicen a sus empleados. La responsabilidad en este asunto no es sólo del Gobierno Nacional, sino de los empresarios y, sobre todo, de los sindicatos que deben velar por el derecho de sus representados. Porque el trabajo es fundamental para este proyecto de país pues impulsa el mercado interno y así, más producción y la generación de nuevos empleos.
No en vano, en la Cumbre del G-20 algo de eso se habló. San Petersburgo fue el escenario donde las políticas neoliberales no se defendieron con la vehemencia de otros tiempos. En la declaración final no figura como objetivo central para los países emergentes alcanzar el grado de inversión que las calificadoras de riesgo asignan para alentar las inversiones especulativas. Brasil está por ser víctima del abandono de los capitales golondrina. Tampoco aparece la flexibilización laboral como requisito para la generación de empleo ni la demonización a la intervención del Estado en la economía. Por el contrario, en esta Cumbre uno de los temas fue el riesgo de la desregulación financiera y del autogobierno de los mercados. Parece que la locura de CFK ha contagiado a muchos de los asistentes y la cordura neoliberal está perdiendo terreno. Y la demencia de la guerra, por supuesto, que dejó a Obama en soledad. Llamativo que nadie diagnostique a distancia la psiquis del Presidente Imperial. No estamos ante una revolución sino ante la construcción lenta pero constante de un territorio más comprometido con la Humanidad. Que el lector sepa disculpar a este Ignoto Profesor de Provincias por la saturación de optimismo. Un lunes, puede pasar cualquier cosa.

1 comentario:

  1. ¿Saturación de optimismo? Bienvenido sea !!!!!!! Hace mas falta de lo que imaginás...yo recorro bastante los blogs.
    Gustavo: Mi consenso total a lo expresado por vos acá: Cuando el centauro cabalga, hay que cambiar de animal por el pulpo, e infectar los tentáculos.
    http://opiniondeandrea.blogspot.com.ar/2013/09/el-sindrome-del-pulpo-loco.html

    ResponderEliminar

Extraviados por la tele

Sin demasiado esfuerzo investigativo, se puede afirmar que Lodenisman es el resultado de una manipulación perfecta , no sólo mediátic...