Páginas vistas en total

viernes, 25 de octubre de 2013

Un apunte silencioso para esquivar la veda

     Aunque resulte redundante, nada es lo mismo desde 2003. Ahora, descolgar un cuadro significa mucho más que un cambio en la decoración. Hace un tiempo, con ese acto se cerró una herida del pasado para dar un paso hacia el futuro. En estos días, envalentonado por los números, uno de los candidatos se atrevió a bajar un cuadro de Néstor en el contexto de una conferencia de prensa. Por un lado, duele. Por otro, mejor, para que nadie se confunda. Tanta sinceridad puede ocasionar vómitos, pero es necesaria. Y en la misma ciudad, las huestes de ese candidato amenazan a una periodista a las puertas de su casa y con tanta impunidad, que quedaron registrados por las cámaras de video. Eso da miedo en serio. Lo otro, lo que declaran visionarios en decadencia desde programas de oscuras finalidades, no es miedo, es sobreactuación, para no decir estupidez. O cinismo, con todas las letras. El candidato del establishment y todo lo que lo rodea sí causa miedo. Sus palabras, sus aliados, su mirada causan miedo. Trompadas, amenazas y atentados es todo lo que se esconde detrás de sus endulzadas propuestas. Pero como estamos en plena veda electoral, mucho no se puede hablar de estas cosas. Lo mejor: temas livianos, lejos de la política y, sobre todo, que no tenga que ver con consignas de campaña a favor de candidato alguno.
Después del accidente de Once versión electoral, el ministro del Interior y Transporte, Florencio Randazzo, tomó la decisión de estatizar la línea Sarmiento. Algunos mal pensados dirán que el Gobierno Nacional pone parches ante situaciones extremas. Bueno, es un proyecto, no un modelo. La aplicación de un modelo violenta la realidad, que debe amoldarse a sus dictámenes, aunque las consecuencias no sean beneficiosas para la mayoría. Un proyecto, en cambio, se adapta a la realidad y responde a los requerimientos de la coyuntura sin perder de vista la inclusión, la equidad y el desarrollo. Y este proyecto, más todavía. Si se recupera la administración estatal de los ferrocarriles es porque los privados lo hacían mal. Y no es la primera vez que pasa: Aguas, gas, YPF, Aerolíneas y muchas más. No se puede negar que este gobierno da muchas oportunidades a los empresarios antes de dejarlos afuera. ¿O acaso la autorización de la fusión entre Cablevisión y Multicanal no fue un gesto de confianza del ex presidente Néstor Kirchner? Confianza traicionada, por supuesto, a partir de 2007, cuando desde sus medios comenzaron a realizar una oposición tibia a la candidatura de Cristina. Oposición que se transformó en intentos destituyentes a partir de 2008 en la Rebelión de los Estancieros. Oposición que mutó a odio con la LSCA y la recuperación de los fondos de las AFJP. Odio que creció hasta… No se puede profundizar mucho en estos puntos porque hay que respetar la veda.
Pero el hartazgo en el asunto de la línea Sarmiento de los trenes metropolitanos y la nada sana costumbre de provocar accidentes para romper con la rutina condujo a Randazzo a dejar a los concesionarios fuera del negocio. Después hay algunos que salen a cacarear inconsistencias sobre la falta de diálogo y demás tonterías. ¿De qué se puede dialogar con un “choca-trenes” y todos los que lo consienten? Extraño que a cierto candidato no le dan ganas de cagar a trompadas a personajes así, además de a su hijo de ocho años si lo encuentra con un porro. Sugestivo, pero esto puede transgredir la veda. El lector deberá olvidar las últimas líneas, por las dudas.
Lo del diálogo sí que es todo un tema. Los que lo invocan, son los que más se niegan a concederlo. Claro, entre iguales, el diálogo se produce sin problemas. Pero, como se piensan entronados por encima del resto, lo que exigen es recuperar la potestad para dictar órdenes y recibir obediencia. Esa es la única forma de diálogo que aceptan los poderosos, por eso sus exponentes políticos ponen este tema en primera línea. Nada inocente, por supuesto, pero entrador para un votante distraído. Lo mismo ocurre con los que hablan del país unido y en paz. ¿Qué unidad se puede construir con gente que pergeña accidentes, atentados, corridas cambiarias, desabastecimiento para satisfacer sus angurrias? ¿Qué consenso puede haber con los que confabulan con el Imperio y expelen chimentos en su embajada? ¿O con los que hablan pestes de nuestro país ante organizaciones internacionales, fabulando una inexistente violación a los derechos que ellos sí violan? Y después, algunos monigotes disfrazados de candidatos denuncian que los conflictos son generados por las Autoridades Nacionales, aunque seguramente saben que todo conflicto se origina en la resistencia de los patricios a ceder parte de lo que nos han sustraído durante años.
Para no violar la veda, será mejor que cambiemos de tema. Días atrás, el Autor de estos Apuntes entrevistó a un candidato a diputado local de la misma línea del candidato que bajó el susodicho cuadro en un local partidario. Sin dudar, cuestionó el llamado cepo al dólar y los peligros que puede traer. De no ser por esa medida tan oportuna tomada a finales de 2011, nuestra estabilidad sería cosa del pasado. Esta semana, los que apuestan compulsivamente al dólar ilegal intentaron poner su granito de arena en la campaña y los medios amplificaron la insignificante jugada. Claro, quieren provocar una corrida cambiaria para forzar una devaluación. Una clara actitud extorsiva, como un facineroso de la peor calaña. Pero para los ciudadanos de a pie, el dólar ya no es un tema tan importante. Un paso más hacia la construcción de nuestra soberanía.
Y de esto sí se puede hablar, a pesar de la veda electoral. Nuestra Joven Democracia crece a pasos agigantados y poco a poco gana más experiencia. Como está abandonando su rol de pantalla para ocultar los más descomunales latrocinios, se torna más vigorosa y se respira en el ambiente, con una fragancia primaveral, acorde con la época. Por fin la democracia está confirmando su sentido. Todavía falta, porque hay individuos que se niegan a acatar sus leyes. Y no estamos hablando de los delincuentes comunes, solamente, sino de los que nunca han sido considerados como tales. Y con su accionar, se ganan con honores el mote. En el reino del revés, están protegidos por los jueces. O a la inversa. Y juntos –jueces y patricios- se burlan de la democracia y sus instituciones, sobre todo, de sus leyes. Claro, como tiene 30 añitos, se abusan de su inexperiencia.
Se equivocan: confunden paciencia con debilidad. Aunque parezca tierna, tiene la solidez del colectivo que apuntala su raíz desde hace diez años. Porque con Kirchner recuperamos el sentido de la democracia, no como formalidad, sino como valor. El sueño que vino a proponer es el camino que estamos transitando, en el que brotan flores a cada paso. Con él aprendimos qué cuadros hay que descolgar, para que ningún traidor venga a confundir los símbolos de nuestra historia. Y no mucho más, para no transgredir la veda. Sólo una cosa queda para decir: La Presidenta espera algunos votos más para consolidar todo esto y seguir con lo que falta. Un mimito se merece en el tercer aniversario de la partida de Néstor.

1 comentario:

  1. ...a propósito del comentario de los tres años de la partida de Néstor,mañana una vuelta por la plaza voy a dar,solo,no importa,fuí en el 10 en el 11,en el 12 ¿por que no rendir mañana un minuto de homenaje ?

    ResponderEliminar