viernes, 14 de marzo de 2014

La obediencia de los opositores


Arrojar a una persona desde un puente no debe formar parte de ninguna protesta. Tampoco impedir que una embarazada con pérdidas llegue a un hospital. Así no es. Una protesta debe llamar la atención de las autoridades encargadas de resolver el problema y no perjudicar a los que nada tienen que ver en el asunto. En todo caso, hay que ganar la adhesión, el apoyo, la solidaridad. De esta manera, sólo logran despertar sentimientos adversos. Tampoco este bestial episodio debe usarse para demonizar las manifestaciones futuras. Sí para aportar un poco más de racionalidad, que de eso se trata la construcción de un país. En todo caso, buscar formas más creativas para incluir al otro, para que, en caso de coincidir, pueda hasta sumarse a la protesta. Lo ideal sería que los conflictos se resuelvan mediante el diálogo inmediato para no exasperar a los afectados. Pero, a veces no se puede. Por mezquindad, capricho, oportunismo no siempre funciona. El diálogo no es un sortilegio, sino una voluntad y un compromiso. Si una de las partes se encierra en su posición, por más absurda que sea, no habrá acuerdo posible.
Y los más cerrados son los que más declaman la necesidad del diálogo y su sucedáneo, el consenso. Claro, interpretan la primera como el espacio adecuado para dictar órdenes y la segunda como la obediencia. Tal vez por eso, el ministro británico para América Latina, Hugo Swire preferiría tratar con Sergio Massa o Mauricio Macri la soberanía de Malvinas, porque serían más obedientes. Y más entreguistas también. De tan cipayos que son, seguro que ya las llaman Falklands. Lo más probable es que se sientan orgullosos por semejante halago y ya lo hayan incluido en sendas cartas de presentación.
Pero, aunque parezca mentira, no es eso lo más importante. En cierta forma, en el funcionario inglés prevalece la actitud colonialista, a tal punto que anticipa con qué presidente se resolvería el conflicto. Como si pusiera una zanahoria delante del burro destinado a los votantes que creen en esas cosas. Para no confundir, Swire redobló su apuesta verbal: “nosotros deseamos mucho que el próximo gobierno en Buenos Aires tenga una mirada distinta a la del actual".
¿Qué habrán prometido los postulantes para recibir este espaldarazo? Si el Imperio desoye las resoluciones de la ONU que, desde hace casi cincuenta años instauran el diálogo para poner fin a la usurpación, menos va a atender las súplicas obsecuentes de los candidatos del establishment. De las relaciones carnales a la violación hay un solo paso, aunque sea en inglés.
Radiografía de los candidatos
Esta historia ya es conocida. Después de la inauguración de las sesiones ordinarias del Congreso con el discurso de la Presidenta, el diputado Sergio Massa empezó su accionar para frenar el proyecto del nuevo Código Penal. Una extraña manera de valorar la República, menospreciando el escrito elaborado por expertos durante un año y medio y presionando al Poder Ejecutivo para que no cumpla con sus funciones. Y lo peor, tentando a las demás fuerzas políticas para que se sumen a la movida deslegitimadora. Y se sumaron, nomás, con mucho énfasis, hasta llegar al absurdo de impedir el debate parlamentario. No sólo al absurdo, sino al abordaje de contradicciones extraordinarias. Porque en eso, los exponentes de la oposición a la carta ya no tienen límites.
 Como si pensaran sus ridiculeces para los libros de historia del futuro, los diputados del socialismo, el radicalismo, la Coalición Cívica y el Proyecto Sur firmaron una declaración conjunta. Con su nada sana costumbre del estrabismo, reconocen la necesidad de un nuevo código, pero desaconsejan hacerlo en el actual contexto, por “el estado de criminalidad en Argentina”. Esto quiere decir que primero habría que combatir la delincuencia y después pensar en un nuevo código, cuando ya no sea necesario. En una audaz competencia para lograr la mirada amigable del establishment, reconocen que Final del formular"hace falta una reforma integral de las políticas de seguridad, entre las que se encuentren una nueva redacción del Código Penal que contenga como prioridad la lucha contra el narcotráfico, la trata de personas y la corrupción". Y, como si intentasen extremar la auto-parodia, piden que esos cambios sean “el resultado de un debate abierto, en el que participen todos los sectores políticos y sociales, al margen de cualquier oportunismo político”.
Incomprensible, porque eso es lo que están impidiendo con este gesto marketinero. Porque el borrador de proyecto que todavía no fue presentado, deberá discutirse en las comisiones de Senadores y Diputados, con la participación de expertos, organizaciones sociales, instituciones y todos los que quieran aportar su mirada, como ha ocurrido siempre con todas las leyes. Y ridículo, porque los que denuncian oportunismo son los que están adoptando gestos oportunistas. Los que se están negando al debate son los que gritan a los cuatro vientos la necesidad del debate. Para que quede claro, cualquier contrapropuesta, crítica o sugerencia que quieran hacer, tendrán oportunidad de hacerlo en todas las instancias de discusión a la que se están negando. ¿Son tontos, necios o inescrupulosos? O todo eso junto.
¿O será que disfrazan con estos gestos el verdadero motivo del rechazo? Además de antidemocráticos, ¿también son mentirosos? Desde hace unas semanas, vienen declamando que el proyecto rebaja las penas, libera presos, alienta la delincuencia y demás sandeces inexistentes, pero nada dicen sobre la inclusión de nuevos delitos destinados a castigar el accionar nocivo de las grandes empresas. ¿Será eso lo que están defendiendo en realidad? ¿Buscarán la caricia de los exponentes del Poder Fáctico con esta incongruente puesta en escena?
En enero de este año se creó el Foro de Convergencia Empresarial, FCE, que amontona a los más grandotes y angurrientos de la economía criolla. En Expoagro, la fiesta de los ‘agrogarcas’ –versión moderna de los oligarcas- organizada por Clarín y La Nación, sus exponentes reclamaron “la plena vigencia de las garantías, derechos y libertades constitucionales”, lo que desde hace tiempo no está en riesgo. Pero lo más importante que piden es el respeto al derecho de propiedad y al ámbito propio de las empresas privadas y a la independencia de la Justicia”. Como es imposible subtitular este texto, es necesaria una traducción: quieren retornar a una economía mucho más libre para dar rienda suelta a sus impulsos vampíricos, porque la propiedad les interesa un pepino a la hora de adornar sus productos con precios exorbitantes y el salario es la propiedad del trabajador; las empresas deben estar privadas de las injerencias del Estado; y la justicia debe estar al servicio de sus intereses. Esto es lo que quieren decir los integrantes del FCE con tan florida frase.
Las cámaras de las patronales agropecuarias, la UIA, AEA, las asociaciones de bancos y la Bolsa de Comercio, entre otros sectores, presentaron un documento en el que afirman que “hay que alcanzar un acuerdo programático para que Argentina ingrese en un ciclo de profunda distensión y pacificación”. Hipócritas, caraduras, cínicos, porque son ellos los que tensan las relaciones y rompen toda paz con sus acciones evasoras, especuladoras y conspirativas. Y mientras gruñen y muestran los dientes desde la exposición de los destituyentes, los políticos de la oposición buscan la sonrisa de estos personajes para convertirse en sus más fieles servidores. Como los caceroleros ya dejaron de apoyarlos en esta cruzada, buscan la mano de los poderosos para conquistar La Rosada. Como sea, hasta a fuerza de papelones.

1 comentario:

  1. "Más felices son aquellos pueblos que pudieron o pueden luchar contra el terror de una ocupación extranjera. Más felices, sí, porque al menos sus verdugos vienen de otro lado, hablan otro idioma, responden a otras maneras de ser. Cuando la desaparición y la tortura son manipuladas por quienes hablan como nosotros, tienen nuestros mismos nombres y nuestras mismas escuelas, comparten costumbres y gestos, provienen del mismo suelo y de la misma historia, el abismo que se abre en nuestra conciencia y en nuestro corazón es infinitamente más hondo que cualquier palabra que pretendiera describirlo".

    JULIO CORTÁZAR.

    ResponderEliminar

Extraviados por la tele

Sin demasiado esfuerzo investigativo, se puede afirmar que Lodenisman es el resultado de una manipulación perfecta , no sólo mediátic...