sábado, 3 de mayo de 2014

Unas advertencias para los amnésicos


 
    ¿Qué pasó en los últimos días para terminar la semana hablando de guerra y servicio militar? Tan raro que un senador proponga la colimba como solución de un problema social como que un intendente esté al borde de un conflicto bélico por estatizar la recolección de residuos. Quizá Mario Ishii previó esta situación con los Moyano y por eso consideró la necesidad de convocar a las tropas. Extraña manera de celebrar el Día de los Trabajadores. Menos mal que el miércoles La Presidenta inauguró las nuevas instalaciones de Siam, agonizante en los noventa, finada en 2003 y resucitada en 2014. Más trascendente aún la media sanción recibida por el proyecto de ley para combatir el trabajo no registrado, una contienda mucho más interesante que la planteada por los camioneros. No hay dudas, mientras muchos vamos por el camino más luminoso que encontramos, otros tratan de arrastrarnos por los atajos más enrevesados hacia la oscuridad de la que todavía no terminamos de escapar.
Parece una fotografía vieja la de los Moyano hablando de muertos y de guerra. Parecen extraterrestres los que afirman sin pudor que estamos peor que antes. Parecen nostálgicos los que comenzaron a evaluar la utilidad del Servicio Militar Obligatorio para los jóvenes que no estudian ni trabajan. Todo resulta extraño desde hace algún tiempo. Una especie de Cambalache del siglo XXI se está re-escribiendo en estos días, en una versión tan alocada que incluye violentos, mentirosos, extorsionadores y destituyentes, en el mismo lodo, todos manoseados.
Si la propuesta del senador Mario Ishii era una broma, deberían haber puesto risas grabadas para que nos riamos todos. Si la idea de derivar a los jóvenes desorientados a las filas del ejército es un anzuelo para que se enganchen algunos bagres, que desmonten la operación porque la pesca fue escasa. Esto de buscar las soluciones en el arcón de la abuela resulta poco productivo porque en su interior se acumulan los errores que nos condujeron a la ruina. A todas las que hemos padecido desde mediados del siglo pasado. Entonces, que quede claro: allí no hay nada que nos pueda servir. Nada en serio. Quien no tenga arcón o lo haya extraviado en la baulera, podrá echar una mirada a algunos de los países europeos, cuyos ciudadanos padecen los recortes más severos para satisfacer la angurria de los que han provocado las crisis.
Una familia muy normal
Anclados en el extravío, los Moyano no saben qué hacer para sacudir el tablero. Si no es un paro, es una marcha y si no, una guerra. Todo vale a la hora de ser admitidos en el club de los elegidos, hasta disfrazar intereses empresariales con defensa de derechos. ¿Acaso alguien cree que estos dirigentes sindicales están protegiendo la dignidad de sus representados? De ser así, estarían dirigiendo sus reclamos a la empresa Covelia y no al municipio de Quilmes, que prometió integrar a los trabajadores como estatales con el mismo sueldo. Eso sí, después de que la empresa de residuos indemnice a los trabajadores. Perdón, hay un apresuramiento en este análisis. Los empleados aún no han sido despedidos y recién el lunes vence el contrato por la recolección de residuos. Están amenazando con muertos y guerras por algo que todavía no pasó. Y no en defensa de los más desprotegidos sino de los poderosos. Es decir, ellos mismos. Ahora hay un principio de acuerdo entre Francisco Gutiérrez y el sindicato, pero lo que quedó es el exabrupto verbal, desproporcionado para un conflicto tan pequeño.
Y de ese licuado no puede salir otra cosa más que una batería de dardos dirigidos a La Presidenta, culpable sin juicio de todo lo que ocurre y está por ocurrir. “Ellos están buscando -vociferó el hijo- y lo digo: si tiene que haber un muerto, va a haber un muerto, dos, tres muertos, porque la gente está dispuesta a defender su puesto de trabajo y su dignidad”. ‘Ellos’, por supuesto, está constituido por Cristina y sus funcionarios, intendentes, diputados, senadores, concejales y, por extensión, nosotros.
Y el padre, simulando poner paños fríos, recalentó el episodio porque no había tenido suficiente repercusión en los titulares. Entonces, redobló la apuesta. “Que sepa el Gobierno que si quiere guerra –amenazó- los camioneros estamos preparados y que vamos a defender hasta los últimos puestos de trabajo. No me interesa que quieran joder a Moyano, yo me la banco, no soy un cagón como son ellos”. ‘Ellos’ también en este caso se está refiriendo a nosotros. Pero qué importa recibir una declaración de guerra en medio de un fin de semana largo y, en el mismo pack, una evaluación clínica y a distancia de nuestras funciones intestinales.
Más allá de estos detalles, en este nuevo sainete se percibe una constante: gritan tanto que un conflicto municipal trasciende todas las fronteras y se transforma en una amenaza nacional. No sólo niegan la realidad sino también la geografía. Porque ahora, como si fuera un revólver sobre el escritorio, prometen una marcha el 14 de mayo y un paro de camineros que va a afectar todo el territorio. Esto, más que un reclamo por derechos laborales, es una extorsión y será un castigo que padeceremos todos por un confuso y minúsculo incidente. Este tipo de sobreactuaciones verbales deberían tener una sanción inmediata, una especie de tarjeta que deje fuera de juego a estos malos actores para que la discusión pueda elevarse y no quede empantanada en los malos parlamentos.
¿O será que es una escaramuza más de la resistencia al fortalecimiento del Estado? De ser así, estamos presenciando un perverso juego. A principios de esta semana, CFK destacó por Cadena Nacional la importancia del Estado como garantía de derechos y crecimiento en todo sentido. “Menos mal que hay Estado en la Argentina –explicó- cada vez que el Estado se retiró, el pueblo fue devastado”. Porque el Estado siempre debe estar del lado de los menos favorecidos para mejorar su situación, para distribuir bienes, para otorgar dignidad. Y también debe buscar la equidad, esa palabra que está en boca de todos pero sólo en el ideario de algunos.
Porque para que la equidad se convierta en acto, los que más tienen deben renunciar a una parte de sus ganancias y, si no alcanza, de sus bienes. Más aún aquellos que se enriquecieron a costa de nuestras crisis, ésos que detestan la intromisión del Estado en sus asuntos. Esos son los que mandan a sus patoteros disfrazados de comprometidos dirigentes sindicales para provocar un caos que descontrole al Gobierno Nacional. Esos son los que quieren volver para succionar, una vez más, la mayor parte de la riqueza generada con nuestro trabajo. Esos quieren recuperar el poder para borrar de un plumazo los derechos conquistados en esta década.
Pero esta vez no les será tan fácil. Nos hemos acostumbrado a estar cada vez mejor, más allá de lo que digan los manipuladores mediáticos. La creciente dignidad de la que estamos gozando tiene una sonrisa tan bella que la extrañaremos mucho si la espantan de nuestro lado. No hay dudas: cuando un derecho se convierte en cotidiano, resulta muy difícil extirparlo. Y si esto se logra, quedará como un recuerdo, como una ausencia, que no es lo mismo que la inexistencia. Cuando algo no existe, no puede extrañarse. Se extraña lo que se conoció y ya no está a nuestro lado.  
Menos mal que hemos aprendido mucho en estos años. Tanto conocemos a los carroñeros que detectamos al instante todas sus tretas. Tan atentos estamos a sus movimientos que ya podemos descifrar sus gruñidos. Esta vez no van a volver, por más que disfracen su avidez con los más inocentes camuflajes.  

3 comentarios:

  1. Los que todavía siguen la consigna de algún padre que se salvó por número bajo o por único sostén de familia, Ya vas a ver cuando hagasla colimba!!!, deberían ir al psicólogo, urgente, especialmente los granados, ishis, y similares ejerciendo funciones públicas, ni hablar de el zanguango, ex vice presidente impresentable, ( https://www.youtube.com/watch?v=r9dXXXPXa3g) . Los moyanos, especialmente el hijo mayor, casi un fredo pero mas peligroso, también están huérfanos de análisis o quizás no dio resultado, ("analízame", "los soprano"), hoy en día hay una señora que SI practicó las lecciones para ser, el viento del sur le dijo a donde ir, y hay unos cuantos que por ahora parece que están con ella, eperemos que sigan así, que no nos decepcionen, que sigamos abriendo las fábricas que otros cerraron y dándole trabajo, espacios, a los que otros mandaron a lavar los platos.
    Otra iniciativa positiva es el estímulo a las empresas que inviertan en investigaciones.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, tenemos futuro aunque estos personajes nefastos pretendan boicotearlo. A no angustiarse. El año que viene seguiremos transitando por este camino.

      Eliminar
  2. Excelente artículo Gustavo ! Y como bien decís,somos Muchos que conocemos sus "Jugadas",nada originales por cierto...Siempre reflotando "Viejas recetas". Lo penoso es que haya algunos argentinos,carentes de Criterio Propio evidentemente,que los apoyen,los defiendan... En fin,será un arduo y conflictivo camino hacia el "2015" .

    ResponderEliminar

Para los que aplauden tanta locura

Aunque los números no están confirmados , los especuladores celebraron, un gran supermercado congeló su latrocinio por unos meses y a...