viernes, 29 de agosto de 2014

Un sismo sindical de escala mínima



Un paro de minorías siempre está condenado a tener poca adhesión, por más amenazas y piquetes que desplieguen sus organizadores. Más aún cuando recibe el apoyo de sectores nefastos de la sociedad, como los medios hegemónicos, las patronales agropecuarias y los operadores de los fondos buitre. Si la intención fue regalar una gran noticia al ex Gran Diario ya no tan argentino en su aniversario, sólo pudieron ofrecer un simulacro en miniatura. Un anticipo más del fracaso que se viene: mientras más se confabulen con esos intereses destructivos, más solos quedarán. Porque a pesar de esta débil medida de fuerza, las especulaciones con el dólar ilegal, el denuncismo mediático que apela a mentiras y demás intentos de horadar la legitimidad del Gobierno Nacional, nuestro país sigue funcionando mejor que en las últimas décadas, cuando el neoliberalismo gobernaba a los gobernantes.
Mientras Argentina está a punto de convertirse en el octavo país con capacidad para fabricar satélites, un matutino revolea cifras sobre la destrucción de empleos. Unas horas después de aprobarse la nueva ley de Moratoria Previsional, piquetes y sabotajes tratan de fabricar primicias para las usinas de estiércol. A la par que algunos tratan de protegernos de los buitres, otros regalan argumentos para facilitar sus embestidas.
El segundo paro general del año parece evidenciar la disminución de la capacidad de daño del sindicalismo opositor, más preocupado por decorar un escenario que por representar a los trabajadores. En lugar de señalar esta anomalía, la respuesta del oficialismo sólo se basó en calificarlo de ‘político’, como si fuera una palabrota. Justo el kirchnerismo, que ha convertido en bandera la recuperación de la política en toda su magnitud. Toda acción ciudadana debe ser interpretada como política, aunque apunte a fines individualistas. Utilizar ‘político’ como una descalificación es abrazarse a los dicterios de los agoreros, que intentan retornar a la despolitización de los noventa. Para el próximo, deberán buscar mejores argumentos, aunque no haga tanta falta para precipitar la decadencia de esos exponentes de un sindicalismo perimido.  
En lugar de calificar de político a este paro, podrían haber dicho que era extorsivo, inoportuno y mal direccionado. Una huelga de estas características debe tener un fundamento razonable para su convocatoria: debe ser para conquistar derechos, no para exigir privilegios. Esto lo convierte en extorsivo. En medio de la defensa de la soberanía, en plena discusión por el cambio de jurisdicción para pagar a los bonistas, estos dirigentes inventan un conflicto para esbozar una división nacional. Por eso es inoportuno. Y si el problema es la inflación, lo mejor es presionar a los formadores de precios para que actúen con responsabilidad y dejen de saquear nuestros bolsillos. Por eso estuvo mal direccionado. Eso sí, lo de la inseguridad es una sorpresa. Que los trabajadores se abracen a esta demanda más parece responder a la agenda mediática que a las experiencias cotidianas.
Entonces, ¿a quién representan los organizadores de este festival con intenciones destituyentes? Uno está aliado con los estancieros para explotar trabajadores, otro es un ex camionero que ahora conduce un club de fútbol y el tercero, un gastronómico que jamás ha pisado una cocina ni para preparar café. Por eso, este paro necesitó de la mano que la izquierda tendió a la derecha. Y en esto se basó la incidencia: en el corte de los accesos a las principales ciudades y algunos inocentes sabotajes. Todo para las cámaras, por supuesto, con maquillaje y vestuario incluido.
La tapa que se tapa
La previa del paro y sus posteriores análisis, desplazó de las páginas principales algunos hechos que merecen ser destacados. Claro, cuando la intención es desmoralizar, no hay lugar para las buenas nuevas. Axel Kicillof lo expresó con claridad, en su ponencia en el cierre del Concejo de las Américas: “en economía muchas veces sucede la profecía autocumplida: si a todos nos convencen de que las cosas van a ir mal, nadie consume ni invierte. Es decir que si todos piensan que todo va mal, probablemente todo vaya mal, aunque no haya razones de fondo que expliquen esa situación. Ese es el daño que generan las permanentes usinas del mal humor y del pesimismo”.
Nada de lo que difunden sobre nuestro aislamiento del mundo parece ser cierto. YPF, nuestra petrolera de bandera, además de descubrir nuevos yacimientos, despierta más interés de inversores extranjeros. La empresa Petronas, de Malasia, destinará –en una primera etapa- 550 millones de dólares para desarrollar hidrocarburos no convencionales y 1000 millones más en cinco años. Tampoco es cierto que las inversiones se hayan detenido. En lo que va de este año, nuestro país ha recibido más de 48 mil millones de dólares, lo que mantiene el promedio del 20,5 por ciento del PBI desde 2005. En pleno conflicto con los buitres, julio registró un desembolso por 7591 millones de dólares. Como siempre, los que reclaman inversiones del exterior son los ricachones locales que guardan sus fortunas en bancos extranjeros. Sin dudas, quieren plata fresca para succionar y fugar a cuentas paradisíacas.  
Y para demostrar que el aislamiento que cacarean es una más de sus falacias, la Asociación Internacional de Mercados de Capitales anunció un nuevo estándar de la cláusula pari passu, para evitar disputas como las que protagoniza nuestro país con los fondos buitre. Desde Zurich, esta asociación con miembros en 52 países comunicó que “la interpretación dada a la cláusula pari passu en el litigio de Argentina ha causado incertidumbre considerable para futuras reestructuraciones de deuda”.
Mientras desde Suiza nos tienden una mano, los perdedores de la política intentan provocar terremotos. Claro, como saben que no tienen la capacidad para construir nada, sólo atinan a destruir los logros colectivos. En el nuevo país que transitamos, personajes así parecen piezas de un museo del horror. Y no sólo éstos, sino aquellos que prometen lo peor de nuestro pasado como el mejor de los futuros. A ésos, además de archivarlos, hay que evitarlos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Qué ves cuando te ves?

El camino a las elecciones legislativas se presenta tenebroso . Y un poco confuso, porque muchos de los que hacen campaña no son cand...