miércoles, 29 de octubre de 2014

Las fieras acorraladas



El triunfo de Dilma Rousseff y Tabaré Vásquez nos acerca más al destierro definitivo del neoliberalismo en la región. Más en Brasil que en Uruguay, se pudo apreciar la desesperación de los exponentes del Poder Fáctico por recuperar el control del gigante sureño. Aunque parezca mentira, operaron con más saña que los caranchos criollos. Para los que estamos consustanciados con este proyecto, esto puede ser una didáctica advertencia ante las seguras tretas que van a intentar para sepultar al kirchnerismo. Porque el fracaso de la derecha carioca no va a desalentar a los nostálgicos noventosos de este lado de las fronteras. Al contrario, van a recrudecer los bombardeos mediáticos y las sumisas volteretas de las fuerzas opositoras para conseguir el voto de los caceroleros cada vez más estresados.
A eso apuntan los dichos del constitucionalista Daniel Sabsay quien, a pesar de cumplirse un año del fallo de los Supremos sobre la vigencia plena de la LSCA, sigue vociferando sobre la libertad de expresión, cuando la adecuación del Grupo Clarín no tiene que ver con eso. O sí, pero en un sentido diferente al que el “experto” probó argumentar en el foro restaurador de IDEA en Mar del Plata. Que la mega empresa multisectorial comandada por Héctor Magneto mantenga su capacidad de fuego mediático atenta contra la democracia en su conjunto. Sin embargo, tanto Sabsay como muchos siervos mediáticos y políticos siguen hablando de autoritarismo, dictadura y demás pavadas por el estilo. Desde su histriónico atril, el abogado que dudó sobre el título de La Presidenta exigió que se cumpla con la ley. Eso es lo que se está intentando hacer, estimado constitucionalista, desde hace cinco años.
Quizá no sea exagerado afirmar que la Gran Batalla de los primeros años de este siglo sea la que se está librando contra los grupos concentrados de la Economía global. Sobre todo con los grandes medios de comunicación, que no sólo actúan como las oficinas de difusión del ideario carroñero, sino que operan en las sociedades como la más feroz oposición a los gobiernos democráticos. Con la blanquecina máscara de la libertad de expresión angustian, desalientan, amenazan y confunden a su cada vez más reducido público. Con el hipócrita propósito de ser la voz del ciudadano, lo conducen por los más enredados senderos hacia el modelo que nos hundió en el peor de los pantanos. Con la pretensión de defender los intereses de todos, conspiran contra un gobierno que ha decidido limitar un poco su destructivo poder.   
Pero sus artimañas ya no son tan efectivas. De este lado de las pantallas hay un colectivo que ha empezado a descreer en los manipulados contenidos que difunden. La ventana al mundo tiene sus vidrios tan empañados que ya no nos permite ver nada. Y lo que se puede apreciar está tan deformado que resulta increíble y cuando los medios pierden la verosimilitud, ya no pueden construir la realidad a su antojo. El resultado de las elecciones en Brasil sugiere algo de eso. A pesar de los misiles de los grandes medios, los brasileros votaron por Dilma. Un dato sugestivo: después de la voz de las urnas, los grandes jugadores apostaron sus fichas al golpe de mercado.
Iguales y desiguales
Tanto allá como acá, los que más tienen son los que más se quejan. Los que claman por la independencia del Poder Judicial son los que más se benefician con los fallos. Y si no, pregunten a los directivos del diario La Nación, que recibieron como bono de fin de año la prolongación de la cautelar que los exime de saldar una deuda fiscal millonaria que lleva más de diez años. Los que denuncian el autoritarismo del gobierno K son los que obtuvieron enormes ventajas durante la dictadura. Si alguien tiene dudas respecto a este tema, puede ojear el libro “Cuentas pendientes” de Horacio Verbitsky, en el que se fundamenta que los fines políticos del golpe de Estado estaban ligados a la angurria de los principales grupos económicos que todavía pretenden gobernar nuestro país. En este marco, suena extemporáneo el profundo agradecimiento que expresa Mariano Grondona hacia los genocidas por habernos “salvado de los barbudos comunistas”. O coherente, si comprendemos que habla en representación de los anunciantes.
¿Qué dirá el próximo domingo sobre la Comisión Bicameral que está creando el Congreso para investigar las complicidades civiles durante la dictadura? Empresas privadas y actores económicos y financieros que, no sólo colaboraron con delitos de lesa humanidad sino que se beneficiaron con la política económica y el terrorismo de Estado. Como el agua les llegará hasta el cuello, apelarán a las usinas de estiércol para que instalen las falaces ideas de persecución, venganza o algunas de esas delicias a las que nos tienen acostumbrados. Si la Justicia no los condena, como lo corrobora la lentitud con que no avanzan los procesos a civiles, los ciudadanos deberíamos comenzar a darles la espalda. Por eso sería interesante que el Congreso elabore y difunda un listado de empresas y personajes cuanto antes para que, al menos, se abstengan de complotar contra la voluntad popular.
Y también para conocer a sus apologistas, tanto los mediáticos como los políticos. A un año de las elecciones presidenciales, debemos estar más atentos que nunca. Apelar a la memoria puede ser un antídoto eficaz para contrarrestar las operaciones que se vienen. A la memoria en el sentido más amplio del término. Un recorrido que comenzaría el 24 de marzo del ’76 –y no hacerlo tan extenso- para culminar en diciembre de 2001 con el célebre clamor “que se vayan todos”. Y un poco de lo que vino después, con la construcción mediática del descrédito hacia la política, una estrategia exitosa para que vuelvan a gobernar los que provocaron la crisis: los privilegiados del Poder Económico.
Probablemente, algunos conciudadanos se dejen tentar por un prejuicio con forma de genialidad ciudadana: son todos iguales. Esto no tiene nada de genial y mucho menos de voluntad ciudadana. Sólo es una manera de eludir la responsabilidad de conocer a fondo las propuestas electorales y elegir de manera autónoma a un candidato. O dejarse llevar por titulares agoreros que apenas se esfuerzan por comprender y menos aún, verificar. Porque esos que recitan por la calle “son todos iguales” terminan poniendo su voto al que tiene mejor tratamiento mediático que –oh casualidad- representa a la derecha más retrógrada. Entonces, si “son todos iguales”, ¿por qué no optan por alguno de la izquierda?
Aunque la respuesta está sugerida, para los que dicen eso, en realidad, no son todos iguales porque no les da lo mismo votar a cualquiera. Aunque pueda resultar redundante decirlo, los que acumulan sobre sus espaldas más de treinta años saben que la situación actual no es la misma que en décadas anteriores; que estamos mejor en muchísimos aspectos y tanto los números como las experiencias cotidianas lo pueden confirmar. Esto no es por el cambio climático, un alineamiento favorable de los astros o el beneplácito de los dioses sino porque quienes gobiernan no son iguales a los anteriores. Y comprender la diferencia es crucial.
Pero si da mucho trabajo evocar el pasado y construir comparaciones, el presente lo confirma. Mientras nuestra región avanza hacia la equidad, el otrora Primer Mundo retrocede al Medioevo: más de 76 millones de niños y niñas viven por debajo de la línea de pobreza, gracias a los ajustes económicos aplicados para salvar a los bancos. Los de allá no son iguales a los de acá. Los primeros favorecen las apetencias de las corporaciones y los de acá tratan de contenerlas. Esta es la principal diferencia y es la que se tiene que concretar en las urnas, para no estar a merced de la sangría que hemos padecido en otros tiempos, cuando todos eran iguales en serio: sólo mayordomos del festín de los poderosos.

3 comentarios:

  1. LOS " PRESIENCIABLES EN TN . DEBATIR EN "TELE" ES LA CONSIGNA. SCIOLI FUÉ , PERO SE LES PLATÓ .
    LA VERDAD CREO LO DE SCIOLI ESTUVO MUY BIEN. SU MENSAJE FUE CLARO EN CUANTO AL ESPACIO EN EL QUE ESTA Y ESTARÁ ( NACIONAL Y POPULAR: CON SUS PROPIOS MATICES , PERO CON LOS PIES DENTRO DEL PLATO SIN NINGUNA DUDA) . SE LOS DIJO AL GRUPO, ALLÍ EN SU TERRENO , EN EL PROGRAMA DE BONELLI Y ALFANO - SUS ROSTROS DENOTABAN LO INESPERADO DEL MENSAJE DEL GOBERNADOR DE BUENOS AIRES AL DESBARATARLES LA MISIÓN DE ESA NOCHE.LOS OTROS " PRESIDENCIABLES" SI ! TOTALMENTE SOMETIDOS A SU SISTEMA , FIRMANDO ESA " ACTA DE COMPROMISO PARA EL DEBATE" COMO SI FUERA LA BASE Y LO MAS IMPORTANTE QUE TIENEN EN EL MARCO DE SUS ESPACIOS Y PROYECTOS,( LIVIANDAD Y OBSECUENCIA VERGONSOZA). AHORA , AMIGOS, UNA COSA ES LA MARCADA PLIESTESÍA DE LOS MENSIONADOS Y OTRA LA ACTITUD DE SCIOLI; QUE SI BIEN FUE AL BUNKER OPSITOR DEL GRUPO, ALLÍ EN SUS NARICES LES MARCO EL TERRENO ( POLÍTICO, MILITANTE, DE IDEA Y GESTIÓN)

    ResponderEliminar
  2. Si. En cierta manera, Scioli está animándose a mostrarse menos difuso y más K. Ahora van a buscar la manera de demonizarlo y arrojan el estiércol que acostumbran. Pero no importa. Queda mucho tiempo para delinear al candidato. El kirchnerismo seguirá gobernando nuestro país. Creo que por siempre. Todo depende de nosotros

    ResponderEliminar
  3. Si SCIOLI es el equilibrio entre los dos fundamentalismo los ultra K y los anti k

    ResponderEliminar

¿Qué ves cuando te ves?

El camino a las elecciones legislativas se presenta tenebroso . Y un poco confuso, porque muchos de los que hacen campaña no son cand...