lunes, 26 de enero de 2015

En busca de la funcionalidad perdida



La Muerte –como el Tiempo- es tirana. Su guadaña cercena sin preguntar y como todo corte, interrumpe lo que sea: un abrazo, una crítica, un agradecimiento. En el caso de un suicidio, trunca cualquier explicación. Una especie de culpa quedará entre familiares y amigos por no haber podido disuadir esa voluntad destructiva. Los motivos que llevaron al fiscal Nisman a disparar en su cabeza con un arma prestada, teniendo otras más contundentes y seguras, quedarán sólo en el terreno de la especulación. También inspirarán lucubraciones fantasiosas los temores por la seguridad de sus hijas y la inconsistencia de pensar que con una pistola calibre 22 en desuso podría enfrentar esos supuestos peligros. Todo eso estaba en la cabeza del investigador de la causa AMIA al momento de tomar tan drástica decisión. Nadie se mata por presentar una denuncia inconsistente, salvo que eso sea crucial para su futuro. Acá terminan los mitos y comienzan las certezas. Las llamadas recibidas en los días previos a la interrupción de las vacaciones en España –dejando sola a su hija- pueden convertirse en la punta de una investigación reveladora. Los que exigieron su precipitado retorno para protagonizar la comedia de mediados de enero deberán dar explicaciones, porque fueron ellos los que lo condujeron a la angustiante soledad de su baño.
Ahora que está claro que fue un suicidio, los carroñeros dejarán de mordisquear los huesos del funcionario. Una muerte así no convocará nuevos cacerolazos. Los individuos afectos a estas manifestaciones no podrán convertir en carteles las evidencias del suceso. La indignación expresada en el “Yo soy Nisman” deberá esperar un nuevo titular que reavive las llamas de cualquier prejuicio. Todos los políticos que se engancharon al absurdo impulso de culpar a La Presidenta, deberán agachar la cabeza y reconocer públicamente cuánto se han equivocado. Macri con sus lamentos sobre la violencia, Massa y su ridícula querella y Carrió denunciando a los muchachos de La Cámpora que empezaron a matar a partir de noviembre. No es posible que vivan diciendo tonterías y nadie les pase factura.
Tonterías que portan una gravedad institucional de dolosas consecuencias, porque tienen intenciones destituyentes. Quien las tome como simples opiniones se está equivocando mucho. Cuando Macri habla de violencia, Massa prueba querellar al Gobierno y Carrió tilda de asesinos a los militantes están sentando en el banquillo a CFK. Sin pruebas pero con mucho desprecio, no sólo hacia la Primera Mandataria sino a todos los que nos sentimos consustanciados con su gestión. Ellos, personajes con cargos públicos, alientan que el pintoresco –para no decir ridículo, que suena irrespetuoso- Jorge Asís despliegue sus delirios golpistas y hasta se queje por la cantidad de elecciones que tenemos por delante. Ellos que se erigen como paladines de la transparencia republicana son los primeros que se precipitan para pisotear las instituciones.
Tras la feroz tormenta, despunta el sol
Ahora bien: desde que lo conocemos, el kirchnerismo se reformula ante los nuevos desafíos. La reconstrucción del país genera conflictos y estos episodios lo fortalecen porque es la única fuerza política dispuesta a profundizar las transformaciones de la última década. El golpe letal que había planeado el Círculo Rojo para asestar al Gobierno Nacional terminó convertido en una bombita de olor que estalló en sus propias manos y costará mucho disipar esos putrefactos aromas. El que arroja boñigas terminará manchado de estiércol.
Algunos no han aprendido esta ancestral lección y utilizan las redes sociales para cacerolear en sus ratos libres. Que un ciudadano común lo haga puede considerarse una catarsis; en un reconocido cineasta puede resultar penoso; a Diego Lagomarsino lo conocemos recién ahora, por lo que todo lo que haya escrito se encuadra en la primera categoría; en cambio, los caceroleos de la jueza designada para el caso Nisman, Fabiana Palmaghini, no deben tomarse a la ligera, no sólo por las diatribas dirigidas a La Presidenta, sino por la liviandad con la que habla de su profesión. Que se haya encargado de borrar su irresponsable paso por la web ni bien se hizo cargo de la causa, es una muestra de su malsana intencionalidad. Menos mal que ahora, que no hay causa, su capacidad de daño quedará reducida a la nada, aunque da mucha vergüenza que alguien así sea jueza federal.
En realidad, muchas cosas dan vergüenza. No de ahora, si no de hace mucho tiempo. En el contexto de esta Década Ganada sorprende cuando algunos tópicos todavía están extraviados, pero no del todo perdidos. Aunque suene a perogrullada, los organismos del Estado deben estar al servicio del Estado. No del gobierno de turno, sino de todos nosotros. Siempre deben estar para proteger a la mayoría y no para resguardar los privilegios de una minoría. De la Justicia ya hemos hablado mucho en los últimos años. Necesario es seguir haciéndolo porque parece que estamos llegando al núcleo del problema. Con jueces que se ofrecen, presurosos, a obedecer los requerimientos del establishment, no hay democracia que aguante. La epidemia de las cautelares está saturando nuestra paciencia y la capacidad de congelar causas que involucran a los grandotes, ya la ha desbordado.
De una vez por todas, hay que apurar los procesos que involucran a los que se creen dueños del país. Si el juez Ercolini tiene miedo de continuar con el juicio por la apropiación de Papel Prensa, que lo diga, así le brindamos valor con nuestro apoyo. Si no le da el cuero para enfrentar a los poderosos cuando cometen delitos, se debería dedicar a cualquier otra cosa, menos administrar justicia. Ahora, si entre el que debe juzgar y el juzgado hay complicidad, no debe haber contemplaciones para castigar semejante usurpación. Eso no es independencia de poderes, sino todo lo contrario. Y eso no es democrático, sino el autoritarismo de los que más tienen. Ese magistrado no cumple con su función de castigar al que comete un delito y habilita a que cualquier empresario futuro apele a las mismas tretas para incrementar su patrimonio. Si los jueces permiten que se incumplan las leyes por parte de cualquier ciudadano, estamos en serios problemas.
Y eso no es nada. El Grupo Clarín parece ser el más protegido por los jueces, aunque no es el único. Pero su caso es el más paradigmático. Un símbolo de resistencia a la legitimidad de las leyes y de obediencia judicial. Ni siquiera los Supremos se atreven a intervenir en un conflicto que pisotea su propio fallo de constitucionalidad de la LSCA. De una vez por todas, todos los jueces, tanto los federales como los provinciales deben comprender que están a nuestro servicio y no al de las corporaciones. Todos, absolutamente todos los ciudadanos contenidos y al amparo de las leyes de la democracia. Y el que no esté de acuerdo con este principio republicano, que se aguante lo que venga, ya sea carterista, estafador, especulador o evasor.
El episodio del fiscal Nisman recalentó nuestro verano, pero no se ha convertido en un escollo para nuestro camino colectivo. Al contrario, señala con flechas y lucecitas dónde tenemos que aplicar el bisturí: la democratización de la Justicia en serio y la domesticación de los servicios de Inteligencia. Un esfuerzo más en la reconstrucción, tal vez uno de los últimos, para que, después de tan tortuoso transitar, podamos gozar del maravilloso país que, cada vez más, nos merecemos.

5 comentarios:

  1. Las corporaciones incluido el poder judicial son una banda de swingers todos cruzados entre si que manejan la economia la justicia y la informacion pero tanto tiran de la soga que al final se rompe America latina y ahora empieza en Europa con Grecia

    ResponderEliminar
  2. Maravilloso artículo Gustavo !!! Tan claro y contundente,como Siempre :) Comparto absolutamente todo lo q decís,y agrego (con respecto al último párrafo) q es hora q Nosotros,los ciudadanos,el Pueblo.."Exijamos la Democratización d la Justicia",y nos pongamos un cartel (en estos días la muletilla fue "yo soy...") con letras bien gdes,en el q diga : "Yo Soy DEMOCRACIA"

    ResponderEliminar
  3. Por supuesto, la propuesta de eliminación de la SIDE o la SI por parte de La Presidenta, llegó unas horas después de la publicación de este blog. El análisis del proyecto llegará en unos días. Esto era algo que se venía intuyendo desde unos días atrás y por eso aparece sólo mencionado en el párrafo final.

    ResponderEliminar
  4. Clara y sustanciosa nota,contiene todos los elementos necesarios para defender la democracia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, muchos dicen que soy un "contenedor" serial.

      Eliminar

Para los que aplauden tanta locura

Aunque los números no están confirmados , los especuladores celebraron, un gran supermercado congeló su latrocinio por unos meses y a...