viernes, 19 de junio de 2015

La vida te da sorpresas



Muchos simpatizantes del kirchnerismo se sienten desanimados por tener a Daniel Scioli como único candidato a la presidencia. Con la baja de Randazzo, la campaña perdió el sabor a épica. Hasta unos días atrás, el ministro parecía ser la expresión fiel del pensamiento de Cristina y un garante indiscutible para la continuidad y profundización de este proyecto. Sin embargo, CFK tomó una decisión sorprendente: apostó su mejor ficha al que considerábamos el menos kirchnerista de los candidatos. En cierta forma, La Presidenta inclinó la balanza y Randazzo no encontró otro camino más que declinar su pre candidatura. Desconcierto fue lo primero que despertó esta novedad. Desconfianza, recelo, dolor, también. Ahora el escenario es diferente y lo más importante es comenzar a evaluar sus ventajas de cara a las elecciones que tenemos por delante.
El ministro podría haber seguido adelante con su campaña, pero el tono que le había impreso no podía continuar con Zannini como vice. En sus propios conceptos, era cuestionar a la propia Presidenta. Desde un principio, había salido con los tacones de punta contra Daniel Scioli, pero ya no podría hacerlo con el asesor legal y técnico como su acompañante. Si lo consideraba un opositor más, sin matices, también debería hacer lo mismo con el nuevo componente. Con la mera intención de especular, también podría haber buscado un acompañante bien K, pero nadie se hubiera arriesgado a contravenir la decisión de Cristina, no por temor a su enojo, sino para no mancharla con la posible derrota.
Porque este también es un elemento a considerar: ¿por qué Cristina no mostró su preferencia por Randazzo aportándole un vice propio? Si ella se jugaba por Randazzo, corría el riesgo de perder ante Scioli y eso hubiera debilitado el espacio que conduce. Aunque el ministro venía creciendo en las encuestas y en las redes sociales muchos militantes manifestaban su apoyo, el ex motonauta había construido un entramado de consenso más allá de los límites de la provincia que gobierna.
La sorpresa todavía impacta. Un poco duele. ¿Dónde quedaron los reproches por los coqueteos de Scioli en el espacio Clarín durante el verano o la comodidad con que se mueve en los foros empresariales? ¿Deberemos ver su tibieza como pasión? ¿Tendremos que mirar para otro lado cuando prometa diálogo y consenso con los que no merecen nada de eso? ¿Echaremos un manto de olvido a la actuación de Karina Rabolini en el programa de Fantino ante el manipulador título de Clarín sobre los dichos de Randazzo?
Construyendo al candidato
“Todo infortunio esconde alguna ventaja”, dice Serrat en Bienaventurados. Y si no está escondida, habrá que inventarla. Aunque esto parezca un infortunio, en realidad, no lo es tanto. Apenas un candidato que gusta más en la cúpula que en la base. El verticalismo en estado puro, al menos para los militantes orgánicos. El resto, a la larga, se irá acostumbrando. Más aún cuando vea que del otro lado del ring –o de la urna- está Macri con los guantes dispuestos para sopapear la dignidad conquistada en estos años.
Pero eso no basta. Daniel Scioli deberá demostrar en estos meses que ha comprendido la dimensión de la responsabilidad asumida. Que esperamos en serio la profundización del proyecto iniciado en 2003. No alcanza con que diga “estoy convencido de que puedo hacer un buen trabajo”. ¿Un buen trabajo para quién, para el establishment? ¿Qué es un buen trabajo? Que haga juegos de palabras entre ‘cambio’ y la marcha atrás de un coche puede resultar esclarecedor, pero no debe conducir la campaña con tan poco. Sin embargo, sí tiene un poco más de ardor lo que expresó a continuación: “entre todos tenemos que seguir haciendo historia dentro de este rumbo”. Esta frase sí es un compromiso, casi una declaración de principios. La continuidad es la promesa de esta oración. No hay picardía ni confusión. Hay colectivo, objetivo y sendero.
La ventaja de este nuevo escenario es que tenemos muchos meses por delante para limar las asperezas del candidato, para modelarlo a la medida de las necesidades del futuro. A partir de ahora, deberá demostrar en cuánto se diferencia del adversario y erradicar su sonrisa en los centros del poder; tendrá que comprometerse a desmantelar al monopolio mediático, tal como exige la ley; que deberá convertir en realidad la expropiación del predio de la Sociedad Rural; que seguirá avanzando con la democratización de la Justicia; que achicará aún más la brecha entre ricos y pobres; que controlará a los grandes empresarios para que no abusen de su posición dominante; que no aplicará ningún ajuste hacia abajo por más crisis que quieran provocar; que no acatará las apetencias de los buitres, aunque nos amenacen con todos los fuegos del infierno.
Para enamorarnos, de ahora en más, tanto él como Zannini deberán inspirar los títulos más negativos de Clarín y de TN y las diatribas más intensas y ridículas de los editorialistas hegemónicos; dibujar un gesto más amargo en el rostro de Nelson Castro y provocar un sinfín de balbuceos de Bonelli; protagonizar las denuncias indemostrables de Jorge Lanata y recibir más analogías disparatadas de Carrió. Si no es así, sólo obtendrá un tímido triunfo y peligrará la continuidad en serio. Ninguno será como Néstor y Cristina, eso ya es sabido y nadie se les parecerá. Pero para alcanzar el país que soñamos, en octubre las urnas deberán desbordar de votos en apoyo a este proyecto. Y no cualquier voto, sino uno inundado de pasión y compromiso. Sólo así tendremos el futuro garantizado.

6 comentarios:

  1. Don Gustavo mire que busco y rebusco pero no me encuentro, para ir a votar, ni pasión ni compromiso. Será que al no ser peronista "single vineyard" esto de elegir al candidato me gusta más que consensuarlo, le voy a ser franco en las PASO anteriores no vote a CFK, y mire que soy parte del 22%, usé mi voto en una interna, creo que ahí estará mi pasión.
    Luego leo y escucho que la jugada magistral hay que bancarla, jugar al tiro al pichón con Randazzo y como frutilla del postre Telerman hablando de la síntesis peronista de la fórmula, Aníbal de la segura gran elección del peronismo en Mendoza; a esto le agrego que los barones posrrenovadorismo jugaron a favor de DOS, que massita cumplió con frenar la reelección, lo del colo, los emperadores (donde está el orden patria,...,sanata, hombres en los feudos?) de Cuyo/Noa/Nea se mancaron, sé que se cagaron en mi compromiso.
    Enfrente esta el niño y los traidores de la patria, de este lado los que no mucho tiempo atrás la malvendieron.
    El chino, con los trenes, la antena, las usinas, las represas, etc. alcanza para reaseguro.
    PD: hoy lo escuché a Kicillof hablar de la yunta, pobre pibe que tono triste tenía.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A la larga, en la soledad del cuarto oscuro, evaluaremos cuál es el mejor candidato. Hay que construirlo, hay que guiarlo, hay que evitar que retroceda. No creo que lo haga, porque sabe que, en cierta forma, tiene una responsabilidad enorme

      Eliminar
  2. excelente análisis Gustavo Y YO CONFÍO en ELLA

    ResponderEliminar
  3. La auto critica es absolutamente necesaria, sino es imposible, absolutamente imposible seguir. (Y esto no es para la presidenta sino para las bases y conductores del PJ)

    http://podcastcdn-15.ivoox.com/audio/1/7/5/5/4655571.m4a?secure=_yUq1NVAJca6BaH2kvHh7g==,1434833781

    ResponderEliminar
  4. Muchas gracias por darme alivio en estos días en que muchos y muchas muestran confusión en el rumbo de sus ideas. No me gusta Scioli, lo iba a votar a Randazzo. Lo voy a votar a Scioli porque lo pide Cristina y punto. Ojalá no se haya equivocado. Abrazo K desde Mardel

    ResponderEliminar
  5. Desde la lejana experiencia de conduccion montoneros y Peron que tuvo un triste final He sprendido q con solo la militancia no se ganan eleccuones , CFK aseguro el arco puso al que mas mide y para cuidarlo se puso ella ( Zanini es CFK y Nk ) los combatientes de la web deben aceptar la decision hecha para ganar en 1 vuelta no me gusta Scioli pero en 2011 saco mas votos q CFKA en Prov
    j.pierantoni

    ResponderEliminar

¿Qué ves cuando te ves?

El camino a las elecciones legislativas se presenta tenebroso . Y un poco confuso, porque muchos de los que hacen campaña no son cand...