sábado, 27 de junio de 2015

Las tretas de los derrotados



La campaña electoral avanza y los números de las encuestadoras desesperan a todo el arco opositor, tanto político como mediático. Mientras el PRO sorprende con sus estrambóticas propuestas, como el reciclador de chicles callejero, los cargadores de celulares a pedales o el subtrenmetrocleta, los medios hegemónicos recrudecen con sus operaciones para convencer a una minoría del desastre que estamos padeciendo. Y a pesar de tanto ingenio invertido, el kirchnerismo sigue liderando las preferencias del electorado. Los prejuicios que alimentan desde las propaladoras de estiércol alcanzan cada vez a una porción menor de un público estafado muchas veces. Aunque cueste creerlo, todavía hay un número considerable de personas que aún busca en esos medios veracidad sobre los hechos y análisis coherentes, a pesar de las veces que se ha demostrado que no existe nada de eso. O será que la coraza es tan dura que resulta imposible vulnerarla.
El mensaje es tan simple que sólo deja huella si se lo consume con absoluta ingenuidad: los K son todos choros y las cosas están peor que nunca. Sólo en eso se basa la cadena del desánimo y cada eslabón esconde una operatoria que se desarma con una facilidad que sorprende. A pesar de eso, todavía es posible encontrar algún transeúnte que repite, convencido, el rosario de patrañas con que lo han bombardeado: que a Nisman lo mató el gobierno; que Máximo, cuando no juega con la play, fuga fortunas al exterior y compra propiedades en El Calafate; que Aerolíneas es un resumidero de divisas; que estamos aislados del mundo; que hay que pagar a los buitres porque nos prestaron plata; que somos como Venezuela, Unión Soviética y la Alemania Nazi; que las pibas se embarazan para cobrar la AUH; que somos el país más inseguro del mundo; que estamos peor que en 2001; que es el gobierno más corrupto de la historia; que estamos colonizados por 678 y la Cadena Nacional de Cristina; que estamos divididos; que Carrió y Lanata son los únicos que dicen la verdad; que hay que bajar el gasto público; que a las multitudinarias plazas asisten sólo chori-planeros y que la inflación es producto de un enojo divino. El listado de sandeces es tan extenso que agotaría la paciencia del lector y el espacio de este apunte.
Todo –cada titular, editorial, análisis- sólo está en función de demostrar que lo mejor que nos puede pasar es tener un futuro de Macri. Por eso tratan de ocultar como pueden las falencias de gestión y sus tropelías y magnificar sus insultantes adornos urbanos. Pero de ninguna manera pueden tapar el fétido aliento de pasado que exhala cada vez que él o cualquiera de los que forman parte de ese espacio no-político abre la bocaza.
La búsqueda de la pasión
Como Mariano Recalde es uno de los candidatos a Jefe de Gobierno porteño, ahora la recuperación de la aerolínea de bandera se ha convertido en lo peor que se ha hecho. El video de la modelo griega en la cabina de un avión de Austral es una de las tretas más oscuras a las que han recurrido. Con un par de pilotos babosos que se dejaron filmar por la belleza griega durante el vuelo y algunas fotos de estrellas en simuladores de vuelo armaron una operación con pretensiones destructivas. Y justo después de un debate que dejó muy bien parado al postulante del kirchnerismo. Alguna vez habría que sancionar a los que pergeñan estas cosas. Vicky Xipolitakis podría revelar cómo llegó el video a Telenoche, no para exculparla, sino para que no haya más víctimas de tamaña perversidad. Que nadie se deje confundir: eso no es libertad de expresión, sino un abuso de poder que pisotea todo principio democrático.
Mientras la campaña sucia continúa de la mano del Círculo Rojo -que no es otra cosa que el grupo de empresarios que quiere retomar el control del país- Cristina continúa señalando el camino luminoso que nos conducirá al país inclusivo con el que siempre soñamos. "No se gobierna el país con chamuyo y globitos, sino con números y gestión", explicó La Presidenta desde Santa Rosa, La Pampa. Tampoco es posible construir un país con una mirada solamente porteña y empresarial pues Argentina "necesita desarrollo igualitario e integral desde La Quiaca a Tierra del Fuego y desde el Atlántico a los Andes".
Aunque todavía no conocemos bien a los candidatos, sabemos que es el Proyecto el que debe continuar. Los cambios que propone el PRO no son los que todos necesitamos, sino los que llenarán las arcas de esa minoría que quiere gobernar desde las sombras. El desánimo y la desconfianza es el peor estado para elegir gobernantes. Por eso hay que observar, escuchar y desechar a aquellos que nos quieren arrastrar al pasado.
Los pesimistas dirán que falta mucho –explicó, desde Córdoba, Daniel Scioli, que ahora es la única opción K- pero también faltaban seis millones de puestos de trabajo, faltaba la Asignación Universal, faltaba recuperar las jubilaciones, faltaba recuperar YPF, faltaba poner de pie la industria argentina, faltaba una política de derechos humanos, faltaban quince nuevas universidades. Nosotros, con Carlos, somos los que más sabemos lo que falta, pero también los que sabemos cómo hacerlo y hacia ahí vamos”. Aunque hace enormes esfuerzos, todavía no puede despertar pasión, que es lo que falta para convencer a los que se quedaron con ganas de votar a Randazzo.
El candidato a vicepresidente, Carlos Zannini, intenta aportar lo suyo y, de a poco, debemos acostumbrarnos a su voz. “Hemos protagonizado doce años de rescate de un país que estaba destruidoexplicó, de regreso en su provincia natal–Tenemos que seguir por ese camino para que nuestros hijos vivan mejor que lo que viven sus padres”.
Sin dudas, del otro lado no hay nada: una izquierda inexperta, un progresismo difuso y una derecha indisimulable. El futuro está en el centro que propone el kirchnerismo que, aunque sea con el estilo del gobernador bonaerense, siempre será más beneficioso que el recetario de recortes, ajustes y endeudamiento que viene de la mano de los otros. No hay que ser muy despierto para descubrir estas diferencias; no las ve el que quiere seguir durmiendo. Y, como dicen por ahí, cocodrilo que duerme, será cartera.

2 comentarios:

  1. Excelente Gustavo....un listado de desacreditaciones cotidianas muy ciertas, y de las cuales el pueblo se sobrepone, cayendo como un boomerang sobre la calumnia opositora y generando el incremento de imagen positiva, que se visualiza cada día. Abrazo

    ResponderEliminar
  2. Cristina, se va por la puerta grande de la casa rosada. Y nos deja la lección , falta mucho por hacer, y sabemos que no va hacer fácil. Ya estamos en campaña y presenciando la mas descarnada operación contra el gobierno, afortunadamente la gente es inteligente y la mentira se cae y se derrumba al minuto. Un abrazo Gustavo.

    ResponderEliminar

Para los que aplauden tanta locura

Aunque los números no están confirmados , los especuladores celebraron, un gran supermercado congeló su latrocinio por unos meses y a...