lunes, 1 de junio de 2015

Una oposición menguante



Rating en lugar de votos
El público cacerolero respira tranquilo porque comenzó el alimento semanal para sus prejuicios. Con la oportunidad que lo caracteriza, Periodismo Para Todos presentó el video de las pericias policiales sobre la muerte de Nisman justo en la semana en que se conocerá el dictamen criminalístico de la fiscalía comandada por Viviana Fein. Lo importante para Jorge Lanata no es la precisión informativa sino la confusión todo terreno, tanto en los poco festejados chistes de su monólogo inicial como en el informe presentado con exagerada solemnidad. Con dos o tres imágenes de esa noche de enero, el showman periodístico preparó el clima para la próxima catarsis callejera. Como su conclusión es que el fiscal fue asesinado por Cristina y los despiadados sicarios de La Cámpora, toda la investigación de la escena necesitó ser amañada para simular un suicidio. Por lo tanto, si en breve, la jueza Fabiana Palmaghini sentencia lo que es predecible -que se disparó a sí mismo- un número considerable de televidentes con pretensiones ciudadanas seguirá convencido de que Nisman fue silenciado por su contundente denuncia contra La Presidenta, considerada inconsistente en muchas instancias judiciales. Una nueva Marcha de los Paraguas en un año electoral nunca viene mal.
Sobre todo si sirve para ocultar lo que ya es sabido: la alianza del ex Gran Diario Argentino con los buitres en Delaware. En Wilmington, una ciudad de ese estado del Imperio, funciona The Corporation Trust Company, un edificio que alberga a los grandes evasores del mundo, entre ellos algunas firmas vinculadas a Paul Singer y su fondo buitre Elliott Management. En esa cueva, como no podía ser de otra manera, el Grupo Clarín aloja a dos de sus empresas, VLG Argentina y Grupo Clarín Services.
En todo caso, una cosa es el resultado de la otra. Los fondos buitre operan contra el gobierno de CFK a través de Clarín y su corte de periodistas serviles y políticos acólitos. En realidad, no contra el gobierno sino contra el país en su conjunto porque cualquiera que ceda a las presiones buitrescas diluirá la adolescente independencia conseguida a lo largo de estos últimos años. Después dicen que Cristina no habló del 25 de mayo cuando, al denunciar a estas alimañas, no se habla de otra cosa. Ahora, quieren contrarrestar esa plaza desbordada de rostros entusiastas y felices con una invadida de muecas indignadas, desquiciadas a fuerza de operaciones y manipulaciones mediáticas. Todo porque es un año electoral y el panorama, para Ellos, parece ser más K que nunca.
Aunque sea Scioli el triunfador de las PASO, la continuidad de este proyecto es la peor pesadilla para los integrantes del Círculo Rojo. Los frankenstein que ensamblan se desarman a poco de andar. En 2009, Francisco de Narváez calificaba para presidente con sólo decir alica alicate en cada una de sus presentaciones, además de sonreír y prometer paz, amor y dicha. Hoy, su candidatura a gobernador de Buenos Aires peligra por haber trompeado a un periodista de los que revuelven los contenedores hogareños. O tal vez sea la excusa para declinarla, antes que reconocer que no mide ni para la subsecretaría de una vecinal.
Y su jefe político, Sergio Massa, cada vez más disminuido en las preferencias del público, usó para sí una metáfora bastante inoportuna: "soy como Rocky, me pegan, me pegan y sigo peleando”. Lo que el pre candidato parece no comprender es que los golpes vienen más de los propios que de los ajenos. Falta que su sombra le propine un derechazo en una de sus prácticas cotidianas. Como sabe que no podrá conquistar la Rosada por las buenas, sólo espera un golpe de suerte: “¿por ahí en el round 15 aparece el KO a los K?".
Un golpe. De otra manera, ninguno de los candidatos del establishment podrá llegar siquiera hasta la vereda de la Rosada. Por supuesto, no las interrupciones institucionales que tuvimos el siglo pasado, sino las nuevas formas que tienen a los medios hegemónicos como fuerzas de choque. Y al público cautivo como protestones peones que piden la cabeza de los protagonistas de los titulares agoreros o de las parodias televisivas con formato periodístico.
Siempre queda flotando una pregunta: ¿cómo hacen para mantener impoluto al favorito de los restauradores, el Jefe de Gobierno porteño? Desde muchos aspectos –casi todos- Mauricio Macri es insalvable. Sin embargo, sigue manteniendo una relativamente alta intención de votos. Por un lado, la explicación se encuentra en el blindaje mediático, gracias al que pocos se enteran de sus chanchullos, torpezas y estropicios. Pero por el otro, un porcentaje considerable de electores necesita creer en alguien que salve al país de la impronta de los K, aunque el riesgo sea caer en un infierno amarillo del que costará varias décadas recuperarnos. Consecuencias de no haber podido desarmar un monstruoso aparato mediático que está empecinado de conducirnos al abismo.

3 comentarios:

  1. El triste espectáculo que da la oposición, con sus vaivenes, la fiscal Fein no la dejan trabajar, Lanata instalando nuevamente el mito del asesinato por encargo, son muestras del nerviosismo ante los avances y la poca seguridad que tienen en ganar. La fija que ganarán la ciudad de Buenos Aires nada más y no se tengo mis dudas. A nivel nacional gana el Frente para la Victoria...no hay tu tía.

    ResponderEliminar
  2. Felicitaciones!! Solo me resta agregar (para incorporar a mi pensamiento lo aqui expuesto) es que, ante la total falta de ideas/propuestas superadoras, resulta malisiosamente lògico que solo me reste destruir lo actuante, ya que como "oposiciòn" nunca logrè tener el honor de ser "alternativa" válida en principio, legìtima posteriormente a traves de los votos. Asì de sencillo, asì de triste para los ejecutantes, asì de claro para lo que "vemos la jugada".

    ResponderEliminar

Para los que aplauden tanta locura

Aunque los números no están confirmados , los especuladores celebraron, un gran supermercado congeló su latrocinio por unos meses y a...