Páginas vistas en total

lunes, 19 de octubre de 2015

Cuatro candidatos en la cueva de IDEA



La semana pasada se realizó en Mar del Plata el 51° Coloquio de IDEA, un encuentro donde los principales empresarios escuchan el recetario que conocen de memoria para construir el paraíso neoliberal con el que siempre sueñan. Como un espectáculo porno para los más angurrientos. De acuerdo a los principios de esta institución, IDEA “contribuye al desarrollo productivo y competitivo de las empresas e instituciones para que la Argentina se integre al mundo moderno”. Sin embargo, han apoyado las medidas económicas más destructivas a lo largo de toda su historia y hasta han convocado al ejército cuando necesitaron limpiar sus empresas de trabajadores rebeldes. Por si fuera poco, muchos de sus integrantes nos endosaron sus deudas para que, con nuestro esfuerzo, contribuyamos a su crecimiento patrimonial. Ahora, como si formaran un tribunal divino, hicieron desfilar por su escenario a los principales candidatos presidenciales. Para no prolongar un suspenso inexistente, el único que despertó entusiastas aplausos fue Mauricio Macri, que entonó la melodía que mejor hace bailar al verdadero centro de poder de nuestro país.
Margarita Stolbizer también supo cosechar algunos tímidos aplausos de la amodorrada concurrencia. En un exceso de generosidad, los ricachones asistentes destinaron su valioso tiempo para escuchar una candidata que disputa el cuarto puesto y, aunque algunos ronquidos amenazaron con interrumpir su exposición, la diputada que invita a no votarla aportó al coloquio algunas de sus inconsistencias. Sólo sus reiteradas menciones a la corrupción evitaban que los párpados del público se cierren para una placentera siesta. Lo que despertó el aplauso fue una chicana con aroma a desprecio: la candidata de Progresistas, ante un foro organizado por los que más tienen, denostó la irrupción de “una nueva burguesía que creció al amparo de la obra pública y los sobreprecios”. Por si no lo sabe, ese sector al que acusa es el que más fortalece al mercado interno con la creación de puestos de trabajo. Si su objetivo es combatir la pobreza, serán estos pequeños emprendedores sus aliados y no los poderosos a los que trataba de seducir.
El que realizó un mayor despliegue de seducción fue el candidato de UNA, Sergio Massa, en su desesperado esfuerzo para alcanzar el lejano segundo lugar.  “A mí no me van a vacunar con el miedo –arrancó con su incomprensible tono de predicador- Porque el miedo es la forma que tiene el Gobierno de extorsionar a la gente”. Sólo él entenderá de qué habla, porque es el único candidato que amenaza con militarizar las villas, atacar las fronteras, derribar aviones y meter preso a todo el que se le cruce. Después de prometer que bajará los impuestos porque “la presión tributaria en el país es excesiva”, se comprometió a “fomentar juicios con cárcel contra los políticos corruptos”. De los empresarios fugadores, lavadores, especuladores y aumentadores no dijo nada. ¿De quién tendrá más miedo?
Un contrapunto esperado
Sin dudas, Macri es un personaje que, contra lo que muchos piensan, aporta bastante trabajo para la deconstrucción discursiva. La riqueza que deviene de esta labor saboriza una campaña que debería estar mejor condimentada. El Alcalde Amarillo comenzó su ponencia en el cierre de IDEA con una frase sugestiva: “estamos venciendo el desánimo”. ¿Cuál, el que inventan día a día sus protectores mediáticos o el de resignarse a que el próximo domingo deberá denunciar un nuevo fraude imaginario? Después de destacar la presencia de “todos en este evento”, soltó un chiste que incomodó a unos cuantos: “en otro momento la mayoría de ustedes estaría jugando al golf”. Hay de todo en esa frase, desde una confesión clasista hasta la insinuación de una epopeya.
Primero, los empresarios practican golf en un día laborable en lugar de estar atendiendo sus negocios, de acuerdo a la revelación realizada por alguien que también es empresario, aunque ahora esté jugando a ser político. ¿O será, como muchas veces hemos visto en las películas, que destinan esos espacios abiertos para arreglar sus negocios más espurios? En segundo lugar, esos abnegados patriotas abandonan su juego favorito para sumarse a una cruzada y escuchar la palabra del Mesías.
Un Mesías del Dios Mercado, portador de una magia divina que cotiza en bolsa, capaz de transformar la realidad con su sola presencia. “Estoy acá para invitarlos a ser parte de la gesta que comienza en diciembre”, trató de enamorar. Como parte de su sortilegio, enumeró los desafíos de su casi frustrado gobierno: pobreza cero, terminar con el “flagelo de la droga” –lugar común que insumiría mucho desarmar- y “unir a la población luego de muchos años de confrontación”. De acuerdo a su iluminada visión, a esto llegará con la independencia del Banco Central, la eliminación las retenciones y la liberación el dólar. Si la vida tuviera subtítulos, muchos advertirían que con esas medidas concretas no se lograrán los fines que se propone. Como no es así, Mauricio Macri se convierte en un paradigma del engaño. Sólo gracias a la magia de los medios, un personaje tan peligroso para nuestro futuro puede estar cerca de La Rosada. Por eso fue tan aplaudido en el coloquio de IDEA, porque promete poner en las garras de los más codiciosos las riquezas de nuestro país y rifar la soberanía al mejor postor. El procesado y multi denunciado alcalde se encargó del cierre de este encantador encuentro marplatense, como el final feliz de un cuento de hadas.
Pero el inicio de este coloquio no fue tan idílico. Como en los siete años anteriores, fue el gobernador Daniel Scioli el designado para dar la bienvenida a los grandes empresarios. Si en las otras ocasiones lo habían aplaudido, ahora sólo indiferencia y silencio cosechó el candidato oficialista. Tal vez se desilusionaron al escuchar que “la economía no necesita pasar por un camino de ajuste y megadevaluación de la moneda”. O porque piensa al Estado como promotor de “saltos de competitividad a través de la ampliación de la infraestructura, la inversión, la investigación y la innovación”. O porque, lejos de prometer el retorno del modelo del derrame pone como objetivo garantizar un vigoroso mercado interno, con la inclusión social permitiendo empujar de abajo para arriba”. Si en las otras ediciones, esos corazones blindados se emocionaban con aquel Scioli que pontificaba sobre la importancia del diálogo y el consenso, con el nuevo Scioli comprometido con el desarrollo con inclusión, se blindan aún más.
Tal vez tomaron las palabras del gobernador como una advertencia: habrá que trabajar para llenar las mochilas. Los otros candidatos se ofrecen como secretarios, custodios y gerentes de los organizadores del casting marplatense. Eso sí, el favorito será el que garantice que puedan engrosar sus arcas mientras juegan al golf en un día laborable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario