Páginas vistas en total

domingo, 29 de noviembre de 2015

Amarillo republiqueta



El casi empate en el balotaje es interpretado por el establishment como un rotundo triunfo. Y bueno, de ilusión también se vive. Aunque nadie discute que Mauricio Macri será el próximo presidente, desde el 10 de diciembre deberá afianzar su legitimidad en un terreno que desconoce. Hasta ahora, llegó a La Rosada gracias a la protección mediática, la denostación amplificada y la fundamentación de prejuicios, con el agregado de globos, amorosas frases de posters y la revolución de la alegría. Sin embargo, desde las pantallas y antes de asumir, exige un acatamiento absoluto, como si fuese lo mismo un 51 por ciento ante un solo oponente que el 55 por ciento ante seis. Si ellos hubiesen reconocido a Cristina Fernández y a todos sus seguidores y apologistas a lo largo de estos años, el futuro del Ingeniero al frente del país sería más sencillo. Pero el desprecio que han desplegado en esta década no hará tan fácil la convivencia entre las dos mitades. No por rencor ni venganza, sino porque siguen pensando que los que no votamos por ellos somos alimañas de charcas putrefactas.
Y esto no es exagerado. No sólo están exigiendo la renuncia de funcionarios con mandato prolongado –Sabbatella, Vanoli, Bauer- y de Gils Carbó, que tiene un cargo vitalicio como un fiscal o un juez, sino también piden a los gritos que el Congreso no sesione. Todo a pedido del artífice de esta pesadilla, el Ministro desde las Sombras: Héctor Magneto. De cualquier modo, el Presidente Amarillo ya debe tener los vetos preparados para anular las noventa leyes aprobadas en una jornada intensa. Total, en su distrito está acostumbrado a la vetocracia, cuando lo decidido por los representantes del pueblo no satisface los caprichos de su Club. Un desconocimiento de las normas propio del que está dispuesto a atropellar la República. Como la insistencia en designar a Laura Alonso al frente de la Oficina Anticorrupción, que exige el título de abogado y la diputada es licenciada en Ciencias Políticas. El mayor mérito que tiene no sólo es el financiamiento de Paul Singer sino el de ser una feroz opositora al actual gobierno. Además, con el afán de alcanzar la impunidad cero, prometió que destinará todos sus esfuerzos en demostrar lo malo que es Amado Boudou –una venganza por la destrucción de las AFJP-, en lugar de indagar en los prontuarios de los futuros ministros y hasta del propio Macri. Por supuesto que el principal objetivo del nuevo presidente es unir al país, pero antes deberá extirpar todo rastro de kirchnerismo, aunque eso signifique menospreciar a casi la mitad del país.
Acerca de la pesada herencia
En esta contienda, el principal ganador es el Multimedios, como ordenador y difusor del pensamiento único del establishment. Si uno solicita a un vecino que enumere cuáles son las principales críticas que tiene hacia La Presidenta, recibirá un listado de chimentos elevados a la categoría de noticia: un catálogo de hechos de corrupción ficticios, infiernos ilusorios, epítetos, insultos y falacias sobre Cristina, funcionarios, periodistas y seguidores. La que cala hondo –hasta en algunos de los votantes de Daniel Scioli- es la soberbia. Casi desde los primeros días de su primer mandato –además de bipolar, dormilona y frívola- La Presidenta fue tildada de soberbia. Los últimos presidentes constitucionales han sido calificados de cualquier cosa, menos de soberbios, aunque fueran insistentes en el fundamento de sus decisiones. Ella, en cambio, sí. En esto hay un tufillo machista porque una mujer implacable y decida no es adecuada como modelo para la sociedad. Una mujer, para Ellos, debe ser obediente, sumisa y sobre todo, callada. Cristina, por supuesto, no es nada de eso.
Estos confundidores seriales transformaron convicciones, compromiso, conocimiento, claridad conceptual y capacidad oratoria en un chisme de harpías envidiosas. Cuando asuma el nuevo presidente, nadie dirigirá ese adjetivo hacia su figura. Sin embargo, el calificativo le cuadra mejor porque es el personaje que, por gozar de una posición social de privilegio, cree que lo sabe todo y pretende convertir su desconocimiento en sentido común y lo peor, en plan de gobierno. Para el futuro: es más razonable la inmodestia del que ha estudiado mucho que la petulancia del ignorante todo terreno.
Pero no sólo lograron convencer a los votantes de que Cristina es la persona más soberbia del Universo: también con la inseguridad hicieron lo propio. Si hasta horas antes de que comience el balotaje vivíamos en un país inseguro, desde el día siguiente desaparecieron de los medios dominantes los delitos menores que antes amplificaban. El país cambió y eso sí fue magia, pero de la perversa. Y también, por arte de magia, la inflación se transformó en sinceramiento, reacomodamiento y demás eufemismos para que el público esté preparado para el futuro de abusos y deterioro que se escondía detrás de las angelicales promesas de los candidatos amarillos. Ahora vamos a padecer en serio la inflación y el ajuste, pero Ellos apelarán a la excusa de la pesada herencia del kirchnerismo.
Una mentira más. Tal vez sería conveniente una Cadena Nacional, aunque sea de diez horas, en donde todos los funcionarios salientes expliquen cómo dejan el país, con números y cuadros comparativos. Y que también estén los funcionarios –empresarios y gerentes, en realidad- entrantes. Juntos deberían firmar todos esos informes como si fueran un acta para que después no mientan cuando tomen las destructivas decisiones que tienen en mente. Esa sería una verdadera transición responsable. Porque la pesada herencia que recibe el Ingeniero y su troupe de malandrines no está en los números sino en los ciudadanos que como nunca han visto mejorar su calidad de vida.
Para que la sociedad comprenda que, si de acá en más, aumentan las tarifas, devalúan la moneda, reducen beneficios sociales no será para acomodar las cuentas sino para incrementar las ganancias de los que ya están empachados. Todo lo que decidirá Mauricio Macri a partir del 11 de diciembre no será para beneficiar a todos los argentinos, sino para transferir recursos hacia los miembros del Poder Económico. Los incautos votantes de la engañosa fórmula Cambiemos deberán olvidarse de esas encantadoras frases de campaña en donde aseguraban ayuda, amor y felicidad. Lo más justo sería que estas poco novedosas propuestas las padezcan sólo los que se encapricharon con el marketinero candidato del establishment. Sin embargo, las padeceremos todos. En realidad, la pesadilla se está materializando con los aumentos preventivos, gracias a las expectativas generadas por la devaluación prometida.   
El civismo indica desear que al nuevo gobierno le vaya bien, aunque no se tiene en claro qué significa esto. Si el objetivo es engrosar las arcas de los que más tienen, lo más razonable sería desearles un absoluto fracaso, porque su éxito será nuestra ruina. En todas partes del mundo, el modelo del derrame que van a reinstalar sólo ha derramado miseria. Y ya lo hemos vivido. La pesada herencia que recibe Macri es la de muchos argentinos que han logrado incorporar cosas impensadas, que incluye no sólo salud, alimento, educación y vestimenta sino vacaciones, esparcimiento y renovación de aparatos domésticos. La herencia es una Patria que estaba incorporando a todos sus ciudadanos, pero la ola amarilla desembarcó para interrumpir este proyecto. Por eso, no sólo hay que desear, sino hacer todo lo posible para que fracasen.

7 comentarios:

  1. Dejá de vivir en la ficción hermano. Decir que el gobierno estaba incorporando a todos sus ciudadanos no podés sostenerlo con ninguna estadística, ni siquiera tuvieron la dignidad de aceptar la pobreza o, al menos, la decencia para medirla.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No contesto anónimos, aunque ya te estoy contestando. Del 50 % de pobreza en 2002 al 18 % en el primer semestre de 2015. Ponele el 26 de la UCA ¿No es una disminución? Del 75 % de cobertura previsional al 95. Si no hubiera inclusión, no batiríamos records de turismo cosa que antes no existía. Y la lista es enorme desde vulnerables hasta científicos. Hasta el Banco Mundial y la CEPAL colocan a la Argentina en los primeros lugares en la disminución de la pobreza. INFORMATE MEJOR

      Eliminar
    2. Anónimo=mediocre acomplejado:no es vivir en la "ficción",el gobierno no incorporó a todos los ciudadanos xq sería imposible en tan p/tiempo.No es estadísticas,es "realidad",los desplazados durante 60 años x diferentes políticas elitistas (desde la SRA)no los recuperás en 12años,es tarea q llevará vs años+(es+fácildestruir q construir)."Anónimo",tu pequeño cerebro amasado x los medios, te arruinaron la "única"neurona útil q hubiese dejado q reconozcas logros d esta gestión.......Si la recuperás?.... volvé,te atenderé con un poco +d paciencia.. Mi nombre es real, no soy cobarde q se esconde tras un perfíl,digo x si querés alguna aclaración personal,saludos

      Eliminar
    3. Dejalo, Yrateo, ya se fue. Como hace todos los opos odiadores: tiran una piedra y después se esconden. Manipulados, prejuiciosos y despreciadores se creen tan inteligentes que nos han puesto en la boca del lobo. Y encima, sin fundamento, creen que vamos a estar mejor con las bestias neoliberales. Cuando pierda algo de lo que tiene, va a usar el argumento de Bonelli: "e' pod la pezada hedenzia".

      Eliminar
    4. Como hablan al pedo, laburo durante el día, no puedo estar pelotudeando acá toda la tarde.
      Leía el artículo y vi:
      “los que no votamos por ellos somos aliñas de charcas putrefactas”
      A la mierda, al final sos un resentido más. que te pasó? tuviste un jefe macrista que te metía el dedo en el orto?

      Viven en una ficción muchachos, se los repito.
      El proyecto es una mentira.
      La inclusión no existe, cada vez hay más pobres, vean las calles.


      Yrateo, mi cerebro está amasado por los medios… ok, dejame preguntarte…
      De verdad crees que Nisman se suicido?
      De verdad crees que DeVido no se choreó MILLONES
      De verdad crees que el tongo de lazaro baez lo inventó clarín?
      De verdad crees que estas 90 leyes las sacaron para hacerle un bien a los trabajadores?

      Muchaaachos, o son ingenuos, o nos toman por boludos.
      Vamos! esfuercense más! Llamame además mediocre, cobarde, cerebro pequeño, decí que tengo una sola neurona, lo que quieras, demuestran su limitación para ver la realidad, agreden difaman, en fin, pensamiento crítico muchachos! están haciendo un papelon.

      Eliminar
    5. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
  2. Anónimo

    1) Lo que le ocurrió a Nisman deberías preguntárselo a Bullrich y a Alonso, pues fueron ellas quienes asediaron al fiscal telefónicamente horas antes de su deceso.

    2) ¿De verdad creés que Niembro no se robó 21 palitos?

    3) Si el kirchnerismo tiene un Lázaro Báez, el macrismo tiene un Caputo.

    4) No sé cuáles fueron las intenciones "reales" que llevaron al gobierno nacional a impulsar esas 90 leyes, pero al menos se votaron y se implementaron, salvo una. ¿Se puede jactar de tal republicanismo el alcalde de la ciudad de Bs As que vetó 130 leyes de 270 votadas en la legislatura?

    Te das cuenta que por dónde lo mires la "mugre" está en todas partes. Por último quisiera dejar en claro que el gobierno entrante nunca me va a representar, pues soy trabajador y ellos son gerentes acérrimos de la patronal corporativa y agentes confesos de la embajada yanqui.

    ResponderEliminar