miércoles, 18 de noviembre de 2015

Carta abierta a un votante confundido



Modesto homenaje a Discepolín y un llamado a la coherencia
No sé qué te pasó el 25 de octubre, pero el 22 de noviembre espero que votés mejor. No te lo digo con soberbia, sino con sinceridad. Y con un poco de angustia, también. Ese domingo había demasiadas opciones y así es fácil confundirse. Pero ahora es distinto: sólo son dos. Así como ese infausto domingo era fácil equivocarse, el próximo será fácil acertar. Si todo está tan claro que hasta las mascotas se dan cuenta de que con Macri no degustarán alimentos Premium, Senior o Vital Age; se tendrán que adaptar a las baratijas vendidas al peso y algunas sobras de las sobras. Y vos también te vas a tener que acomodar a los batacazos de la macro economía, tan lejos en el tiempo que tal vez los olvidaste. ¿O no te acordás cuando de un día para el otro nos arrancaban con una firma un pedazo de dignidad?
Si te hicieron creer que estamos peor que en 2001, tratá de recordar qué te pasaba en esos días, cómo estaba la cara de tus familiares, tus vecinos o la de cualquier desconocido con que te encontrabas por ahí. Los mismos que te dicen que hoy todo es un desastre también te relataban las hecatombes de esos días. No confiés tu memoria a los amnésicos mediáticos. En aquellos tiempos había más del 25 por ciento de desocupados y más de la mitad de nuestros compatriotas estaban por debajo de la línea de pobreza; hoy, en cambio, la desocupación apenas alcanza el seis por ciento, el índice más bajo en décadas. En aquellos tiempos teníamos muchas monedas de fantasía pero ninguna valía lo que declaraba; las protestas callejeras, el club del trueque y las asambleas barriales se transformaron en nuestros escenarios habituales. Persianas fabriles bajas y locales comerciales vacíos completaban el paisaje. Una postal de desolación y tristeza que se extendía hacia todos los rincones del país. Si la crisis no te ahogaba, te rozaba el corazón con la mirada asfixiada de algún amigo.
¿No te das cuenta de que te hicieron la cabeza? Te pusieron en contra de los que están a tu favor. Te incrustaron problemas que no existen. Te hablan de una dictadura cuando todos sabemos lo que eso significa. Te tiran números amañados para que no entiendas nada. Te hablan de confrontación los que se la pasan denostando, deformando y mintiendo. Te cuentan de la corrupción del Gobierno los que fugaron divisas, se enriquecieron con nuestra deuda y evaden sus obligaciones fiscales. Te quieren vender como héroes a los que serán los villanos. Te pusieron de parte del que nunca va a estar a tu lado. Te metieron en el lado de la grieta del que te van a echar una vez que hayan conquistado un espurio triunfo.
Un recorrido enloquecedor
A lo mejor te convencieron con el latiguillo de la Cadena Nacional, con el Aló Presidenta de Nelson Castro. CFK tiene la obligación de utilizar esa herramienta para dar a conocer sus actos de gobierno, explicarlos y ubicarlos en un plan de acción llamado proyecto. Más aún cuando la agenda de los medios dominantes –esos que te tienen cautivo desde hace unos años- transita por una dimensión lejana a la nuestra. Cristina usa la Cadena para inaugurar hospitales, fábricas, escuelas, universidades, tramos viales, barrios, usinas, autopistas o para anunciar nuevos derechos y demás medidas de inclusión. ¿O preferís el silencio de los mandatarios de antaño, que sólo ponían la cara ante la cámara para decirte qué derecho recortaban o cómo tendrías que adaptarte al nuevo ajuste de la semana? ¿O te gustaban más aquellas cadenas que mostraban la entrega de nuestro patrimonio para pagar una deuda que en nada nos había beneficiado? Y no te explicaban nada porque el modelo ya estaba armado desde afuera. Tal vez Cristina habla mucho, pero si hicieras el esfuerzo de apartar la telaraña de prejuicios en que estás enredado, vas a ver que te van a gustar sus discursos.
Quizá te hicieron creer que Amado Boudou es el más corrupto de la historia, pero hasta el fiscal de la causa Ciccone dice que la acusación es muy confusa. De tantas cosas que escuchaste sobre él, seguro que ni sabés cuál fue su presunto delito, pero ya lo considerás culpable. Ni siquiera pensás en la posibilidad de que toda la historieta sea una venganza por la estatización de los fondos de las AFJP, que significó perder un negoción para Clarín y sus aliados. Tanto te indigna que Boudou no haya dado un paso al costado pero sos capaz de convertir en presidente a un empresario procesado por escuchas ilegales, involucrado en 200 causas, acusado de contrabando de autos y beneficiado por la deuda que estamos pagando entre todos. Por las dudas, te aclaro que Daniel Scioli no aparece denunciado por nada en ninguna tapa de Clarín. Si tanto te interesa la transparencia, tu voto no debería ir hacia Macri, que es el más turbio de los dos candidatos.
¿No me digas que te convencieron con las tonterías que dicen sobre La Cámpora? Que son tan violentos como las juventudes hitlerianas, que van armados amenazando a los que piensan distinto, que acarrean gente a los actos como si fueran ovejitas, que todos cobran para militar. Por favor, si los podés ver en tu barrio: son pibes entusiasmados con el desafío de recuperar un país que creíamos perdido ¿O te gustaban más los zombis de los noventa, que reían hasta babear con las cámaras cómplices –insolidarias y crueles- o los culos siliconados del programa de Tinelli? ¿O preferís esos juveniles rostros de mirada vaciada de futuro con que inauguramos el siglo, esos que buscaban horizontes en el Primer Mundo que se está desmoronando? ¿O no te suena extraño que los que tanto denuestan a los de La Cámpora son los mismos que declaman que no perseguirán a los que piensan distinto?
También te llenan la cabeza con la inflación y tanto te dicen lo terrible que es eso que cuando vas al supermercado y ves los precios la taquicardia no te deja dormir. Pero Cristina no pone los precios sino las grandes empresas que se encargan de comercializar lo que consumimos. ¿O no viste que con el programa Precios Cuidados al menos tenés el precio de referencia para que no te estafen mucho? Además, no es para tanto: en octubre hubo una diferencia de un 1,5 por ciento respecto a septiembre. Nada. Y ojo que éste no es un dato del demonizado INDEC sino de los diputados de la oposición, que hacen un promedio de las mediciones de las consultoras privadas. Esto quiere decir que si en septiembre gastaste 100 pesos, en octubre fueron 101,50. ¿Es para hacer tanto espamento, si en nuestra historia hemos tenido variaciones del 100 por ciento mensual? ¿O no te acordás de eso? Pero claro, si a toda hora aparecen periodistas, políticos, modelos, analistas que hablan hasta por los codos de la inflación es lógico que eso te altere. No te olvidés que la inflación es la trampa que siempre ponen para justificar un ajuste, un remedio que siempre es peor que la enfermedad.
En definitiva, te están pintando un panorama que no se parece en nada a lo que ves todos los días y vos te la creés. A nosotros, que somos expertos en crisis, esos medios destructivos nos vienen a decir que estamos en una crisis. Y vos te la creés. Hasta te convencieron de que con el control a la compra de divisas –el cepo- te están cercenando la libertad. Te hacen creer que la especulación con el dólar es un derecho constitucional.
¿Cómo vas a votar a los que te engañan tanto? Si todavía no advertiste que Macri es el candidato de los poderosos y que Clarín y todos sus satélites están allanando su camino a La Rosada desde hace años, es que no estás prestando demasiada atención. ¿Cómo vas a votar al que considera como gasto cualquiera de nuestros derechos? ¿Cómo vas a elegir como presidente a alguien que no se pone una escarapela y jamás usa el celeste y blanco en sus actos? ¿Cómo vas a sentar en el Sillón a quien quiere deshacer el sueño de la Patria Grande para retornar a la pesadilla del patio trasero del Imperio? Macri no te representa ni lo hará nunca. Para él –y sobre todo los que están detrás- sólo podemos ser sirvientes o indeseables; un número descartable, un estorbo para la acumulación de los que más tienen. No podés elegir eso, si ya sabés que es un desastre. A mí me la vas a contar.

5 comentarios:

  1. Gracias Gustavo.

    El video mas visto!!!Y sin poner plata!!
    ‪#‎amorsimacrino‬
    ‪#‎macrino‬
    ‪#‎yomecastigovotoalpro‬

    https://www.youtube.com/watch?v=q3w9d4Dwy1Y

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a vos, por leer el texto. Y por compartir el video. Abrazote

      Eliminar
  2. "Te hacen creer que la especulación con el dólar es un derecho constitucional." Mortal...

    ¿O no te suena extraño que los que tanto denuestan a los de La Cámpora son los mismos que declaman que no perseguirán a los que piensan distinto? Ni hablar...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por convertir en célebres mis frases. Abrazo enorme

      Eliminar
  3. Ya vemos la linea de llegada de esta maraton angustiante, nunca vi una campaña con tanta movilizacion barrial y de agrupaciones surgidas para concientizar, el domingo comprobaremos cuantos argentinos entendieron q " la patria es el otro" Abzo j.pierantoni

    ResponderEliminar

¿Qué ves cuando te ves?

El camino a las elecciones legislativas se presenta tenebroso . Y un poco confuso, porque muchos de los que hacen campaña no son cand...