Páginas vistas en total

viernes, 18 de marzo de 2016

Confusiones de siempre



Que los asesores de Barack Obama llamen ‘guerra sucia’ al terrorismo de Estado no es casualidad, sino una posición sobre la estrategia aplicada en los ’70 para incrustar el neoliberalismo en nuestra región. El experimento comenzó en Chile y avanzó como una plaga artificial. Los Chicago boy’s desembarcaron en estas tierras y desplegaron todo su saber para sembrar desigualdad y cosechar fortunas. El ex presidente uruguayo, José Mujica, de visita en Argentina, se preguntó, respecto a los mega-millonarios, “¿para qué quiere un tipo tener tanta guita?” y después, la que deberíamos hacernos todos: “¿de dónde sacamos que tiene derecho a tenerla?”. En este mundo donde una minoría succiona la dignidad de la mayoría se inserta la discusión sobre el acuerdo con los fondos buitre. El SI a la propuesta del oficialismo es retornar a las dramáticas postales de nuestro peor pasado, no para resolver problemas sino para profundizarlos.
Para disimular la incomodidad que les provoca, los medios hegemónicos tratan de mostrar a Pepe Mujica como un personaje pintoresco. Su sincera austeridad se utilizó, muchas veces, como ejemplo para el populacho, aunque no para los encumbrados miembros del establishment. Las fotos de su chacra y sus modestas instalaciones aparecieron en incontables páginas como un contraste edificante destinado a los políticos. La hipocresía de siempre: la suntuosa vida de un empresario es sinónimo de éxito pero la de un político, en cambio, de condenable corrupción. Si el empresario especula, evade impuestos, estafa con sus precios y explota a sus trabajadores sólo responde a las leyes del mercado. Y si para facilitar su camino al éxito debe adornar varias manos es porque sabe que los cañones mediáticos y judiciales nunca apuntarán hacia él, sino hacia el dueño de esas manos. El discurso único está elaborado de tal manera que el repudio siempre embarra al funcionario, pero nunca salpica al avaricioso que apela a sus malas artes para acrecentar su fortuna.
Un sentido común que logra que el pobre idolatre al rico que provoca su pobreza. Que confunde tanto que consigue que el sometido avale los planes del opresor. Tanto enceguece el discurso único con sus nuevas tretas mediáticas que convierte al mejor exponente del Poder Económico en un representante del Pueblo. Mauricio Macri alcanzó La Rosada con la más verificada falacia convertida en verdad sagrada por las voces más amplificadas: se puede alcanzar la Pobreza Cero enriqueciendo más a los que más tienen. O dicho de otra forma, para combatir la desigualdad nada mejor que profundizar la desigualdad. Un modelo que llena incansablemente las copas de arriba a la espera de un derrame que nunca se produce. A veces, apenas logra un mísero goteo que no alcanza para aliviar la sed que el saqueo genera. Con la simpleza de un sabio, José Mujica derrumba esta mirada: “la igualdad tiene que ser un derecho de largada, no de llegada”.
La batalla cultural no se detiene
El término ‘igualdad’ puede sonar muy idílico para algunos oídos patricios. Y un poco amenazante para laderos, cómplices, idólatras y sirvientes. ¿O no encontramos jubilados entre los que protestan contra la moratoria previsional? ¿O no vemos algunas madres trabajadoras que denuestan la AUH? ¿O no había trabajadores apoyando la quita de retenciones a los grandes exportadores agropecuarios? El discurso del establishment es eficaz porque resulta muy fácil de asimilar y así, logra que las víctimas sean los principales defensores del sistema que los despoja. Por eso, los que más obstaculizan la igualdad son los que más se beneficiarían con ella. Hasta la palabra ‘equidad’ desata sus prejuicios y sólo la humillante caridad dibuja una emocionada sonrisa en rostros que simulan pertenencia de clase.
Con sus perversos mecanismos, el pensar hegemónico hace que un distraído integrante de la clase media sienta que quien está un par de escalones más abajo es mantenido con sus impuestos, en lugar de dirigir su mirada hacia la cima, donde están los principales succionadores de todos sus esfuerzos. Con sus reiterativos lemas, construyen un individuo con pretensiones de ciudadano que adopta como si fueran propias las ideas de la clase dominante.
Así va por la calle, justificando ajustes, despidos y tarifazos; culpando de todo a los K, que se chorearon todo; indignado por lo que ve en la tele, alimento de sus prejuicios, inspiración de sus charlas, motivo del ceño fruncido, fuente de todos sus conocimientos y origen de un malhumor permanente. Así va por la vida, convencido de que las deudas, aunque no sean tales, deben ser pagadas. Así va, olvidado de su historia, despojado de experiencias y huérfano de memoria, aplaudiendo una vez más, el triunfo de los victimarios. Así va, aferrado a titulares, ignorante de los hechos; desbordante de consignas absurdas y contradictorias pero inmune a los argumentos sólidos y fundados. Así, tan vacío como una hoja recién sacada de la resma, se deja escribir el medio pelo para ser funcional a esa minoría que impide que nuestro país sea más justo, más desarrollado, más soberano. Ante todo esto estamos desde hace varias décadas. Ante todo esto estamos ahora, cuando nuestros Senadores se aprontan a votar el acuerdo con los buitres.

9 comentarios:

  1. Otra vez la bicicleta financiera, el derrame, el desempleo. Qué lindo cambio nos regalaron los globoludos. Espero que se acuerden qué canal estaban mirando cuando todo explote. Esteba Miño

    ResponderEliminar
  2. Muy buena postal de la calle Gus. Lo vivo todas las mañanas en los colegios con colegas y porteros que repiten las operaciones de Clarín como si fueran salmos. Abz

    ResponderEliminar
  3. No es muy difícil ver que las operaciones calan hondo. Un video se convierte en una sentencia en Cadena Nacional

    ResponderEliminar
  4. Jajaja lo positivo de todo esto es que ya es un argumento de un nene de 10 años. Es solo "un video"? nada más? No. Es un video en el que se muestra lo que ustedes no quieren aceptar. Ustedes no quieren que tenga razón Lanata, porque los deja como unos boludos!!! Y nos dicen "globoludos" a nosotros :) claro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vos dos un ignorante, Lanata es un vividor y sacó y saca provecho de la situación total tiene fecha de vencimiento, y los otros para que vamos a gastar palabras, mentalmente están en el siglo pasado, se creen con derecho de venir a imponer sus barbaridades, lo cierto que hemos involucionado 40 años en el reinado actual

      Eliminar
    2. La verdad que es bastante cuestionable la credibilidad de Lanata que hace poco mas de 10 años presentó quiebra e insolvencia y en la actualidad tiene millones...que "desenmascaraba al Grupo Clarin" y hace un par de años lo defiende con uñas y dientes. Tengo miedo de que a suban el video del banco en donde trabaja mi esposo "contando dinero" también y lo pasen las 24 hs por TN y lo vinculen a la "Ruta del Dinero M"...:)

      Eliminar
  5. Claro. El video muestra que en una financiera se cuenta plata. Qué esperabas? Que cuenten rabanitos? O nabos? Cristian Romero

    ResponderEliminar
  6. Interesante el post pero está dejando de lado la visión científica, acerca del pro-ceso que transforma y transformará al medio pelo en....un cuarto de pelo, un décimo, un cachiiiito así... y siempre tan "alegres". Es que es tan lindo ver cómo se "joden los negros" y uno no, claro que no, garantía...

    ResponderEliminar
  7. Un remanso leerte, como siempre, aunque se me piante un lagrimón.

    ResponderEliminar