Páginas vistas en total

viernes, 11 de marzo de 2016

El vuelo de los carroñeros



Ya van tres meses de la asunción de Macri y las cosas pintan para peor. No es ingenuo derrotismo, sino cruda realidad. El acuerdo con los buitres - que el oficialismo presenta como panacea y los opo-adherentes, como garantía de gobernabilidad- focaliza la atención de la opinión pública. Los despidos siguen y la locura represiva continúa. Como el cambio incluía un deterioro en nuestra vida, a partir de ahora, los globos deberían traer una advertencia en su superficie, como los cigarrillos. La actividad económica -que el año pasado mostró un crecimiento entre 1,5 y 1,7 por ciento- ahora está estancada y con amenaza de descenso. Y el Estado macrista es el principal artífice de esta situación. Si en la esfera pública la estrategia para crecer incluye recortes, despidos y desinversión, en la esfera privada ocurre lo propio. Eso, habría que avisar, no conduce al crecimiento, sino a la decadencia. Por eso el endeudamiento es la tabla de salvación que tienen a la mano. Salvación de la que no gozaremos, pero pagaremos dólar sobre dólar durante varias décadas.
Quien piense que con pagar a los buitres terminan todos nuestros problemas está mirando el canal equivocado. Al contrario, no sólo no terminarán sino que comenzaremos a saborear problemas nuevos. O viejos problemas que ya habíamos olvidado pero pintados de amarillo, como el de tener una vida condicionada por trajeados extorsionadores. Los buitres no nos prestaron nada, sino que compraron bonos en default a precio vil para después litigar y sacar una mayor tajada. Si les pagamos a ellos, los bonistas del canje estarán en todo su derecho de reclamar la totalidad de la deuda y al contado. Desde el oficialismo no creen que los holdin reclamen más de lo que les ofrece la ley Cerrojo. Pero, no hay que olvidar que Paul Singer, el buitre mayor, también tiene bonos en esa situación y como sus escrúpulos son inexistentes, ya debe tener elegido el juez que aceitará su saqueo. Aprobar el proyecto de ley presentado por el Gran Equipo no sólo es habilitar el drenaje de nuestros recursos, sino renunciar a la soberanía y a cualquier posibilidad de futuro.
Que ante una decisión tan crucial aparezcan sanguchitos entre Diego Bossio y Nicolás Massot enturbia el panorama. Y lo embarra totalmente la jugada del Ejecutivo para seducir a los gobernadores con la coparticipación. Raro que políticos con experiencia no sospechen que la gobernabilidad es imposible en un país sobre-endeudado. Que no hay economía que crezca si su deuda es mayor que el PBI, más aún cuando no contribuye al desarrollo sino al incremento de las cuentas bancarias de unos pocos. Esto ya lo sabemos todos. Todos. Sin embargo, gran parte de los que hemos elegido como representantes tienen decidido su apoyo para no poner palos en la rueda ni piedras en el camino, sin tener en cuenta que, cuando las papas quemen los palos y las piedras caerán sobre nuestras cabezas.
Clarín: un peligro para la democracia
Los resistentes diputados del FPV plantean un camino alternativo. En su dictamen de minoría, proponen que se pague a los buitres lo que recibieron los bonistas re-estructurados; un pari passu como corresponde y no a la inversa, como sugiere el juez Griesa con su fallo. Además, adhieren al pedido de una consulta popular vinculante de Myriam Bregman, del FTS-Frente de Izquierda, para que sea la sociedad la que diga la última palabra. Una idea interesante que pone en juego la potencia del pueblo en la toma de decisiones. La democracia en estado puro.
O Casi. Si vota el Pueblo –entendido como una mayoría beneficiada por su decisión- estaríamos ante una acción democrática en su máxima expresión. Si, por el contrario, la decisión, lejos de beneficiar, perjudica a un porcentaje importante de los votantes, estamos en el umbral de la demagogia. Esta deformación del sistema embelesa a los sufragantes con elogios, promesas tentadoras difíciles de cumplir, tergiversación del pasado, manipulación del presente, entre otros mecanismos de control social. Las estrategias de marketing, los engaños, la hipocresía y las falacias mediáticas transmitidas en cadena nacional hacen imposible la libre elección del ciudadano, más aún cuando se empecina en ser sólo un individuo. Peligroso definir el futuro por medio de un “SI o NO”, sobre todo cuando los medios hegemónicos exceden los parámetros para hacer posible la convivencia democrática. No sólo los establecidos por nuestra ley –pisoteada por la prepotencia macrista- sino los sugeridos por la Comisión Interamericana de DDHH y otros organismos internacionales.
Con un grupo económico como Clarín la democracia es imposible. No sólo por su tamaño mediático, sino por la expansión de sus intereses. En todas partes aparece el monigote de la cornetita. Basta con recordar el esquema que presentó, en uno de sus programas, el periodista Jorge Lanata cuando era otro, menos pudiente pero más comprometido con su profesión. La decisión de un ciudadano no está nutrida con información completa asimilada por su competencia, sino contaminada por una catarata turbulenta y confusa de lemas, falsedades y difamaciones que sólo pueden alimentar prejuicios. ¿Con qué tinte abordarán Clarín y todos sus medios el tema de los buitres si están asociados con los beneficiados? Además, estos medios de comunicación sólo se preocupan por conquistar público, no construir Pueblo. Todo lo que sale de ellos apuntala la demagogia, la deformación. Por eso es tan importante la distribución de la palabra, la diversidad de voces, el control del tamaño. Y por eso lo primero que desmanteló el Gobierno fue la ley de Servicios de Comunicación Audiovisual.
¿Para qué?, preguntará el lector. Para retornar al discurso único que tanto conviene al establishment, ése que nos hace convertir en Mandato el interés de unos pocos. Para cercenar cualquier posibilidad de construir un país equitativo. Para mostrar como Verdad las fantasías que pergeñan. Para conducir la voluntad e impedir que el público se convierta en Pueblo. Para seguir pregonando que los K son todos chorros. Para convencernos de que nos conduce el Mejor Equipo de los últimos 50 años, aunque algunos de sus integrantes deban admitir el desconocimiento de las cosas sobre las que opinan.
Para seguir jugando con Lodenisman por unos meses más, hasta que los televidentes se cansen de esperar una culpabilidad inexistente. Consumidores que siguen pensando que a Nisman lo mandó a matar Cristina, aunque la fiscal Viviana Fein afirme que no ve ninguna prueba objetiva, directa, precisa y certera que me permita decir que estuve frente a un acto homicida y no tengo nada para pensar que alguien entró al baño”. Manipulados que seguirán considerando contundente la denuncia del Fiscal contra La Presidenta, a pesar de que el juez Daniel Rafecas volvió a desestimarla por inexistencia de delito.
Clarín y todos sus medios quieren seguir convenciendo al público cautivo de que estábamos en una crisis profunda y que todo lo que hace el Gran Equipo nos alejará de ella. Después, cuando todo estalle en serio, se disfrazarán de preocupados, indignados y comprometidos, recitarán un par de qué barbaridad y así no se puede seguir, exigirán renuncias y buscarán un nuevo títere para el relevo. No, mientras exista el Grupo con este tamaño y estas intenciones no habrá democracia en Argentina. Por ahora, deberemos construir ciudadanía con los medios que tenemos a la mano, ganar la calle y luego, cuando volvamos a ser Pueblo, construiremos un país para todos y no sólo para un puñado de insaciables.

5 comentarios:

  1. Un gran riesgo. El martes tenemos que llenar las plazas de todo el país para desalentar a los traidores a la Patria. Rubén Manso

    ResponderEliminar
  2. Excelente resumen del oscuro panorama. Muchas gracias por su compromiso.

    ResponderEliminar
  3. Insaciables e indigestos coautores de politicas desde un escritorio CLarin ,con su estrategia ,se vera tan perjudicado tanto ,como el pais entre en la decadencia ganada en favor de ellos....La inescrupulosidad ,leonina ,y sus clientes ,en contra siempre del pais de todos.

    ResponderEliminar
  4. Solo mirando la página 1 de chequeado.com...

    Kicillof
    http://chequeado.com/personajes/axel-kicillof/
    FALSO
    ENGAÑOSO
    EXAGERADO
    INSOSTENIBLE
    ENGAÑOSO
    VERDADERO, PERO
    INSOSTENIBLE


    Prat Gay
    http://chequeado.com/personajes/alfonso-prat-gay/
    VERDADERO
    DISCUTIBLE
    VERDADERO
    EXAGERADO
    VERDADERO,PERO
    VERDADERO,PERO


    Seguro es de Clarin

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No es de Clarín pero la directora está ligada a La Nación.

      Eliminar