Páginas vistas en total

lunes, 9 de mayo de 2016

La libertad de las fieras



Un conocido escritor latinoamericano –“de cuyo nombre no quiero acordarme”- visitó en estos días el país para respirar los “nuevos aires de libertad” que soplan con el gobierno de Macri. Después de celebrar con “simpatía y alegría” el regreso a “la razón, la sensatez y la cordura”, pronunció una frase que puede inspirar miles de ironías: “el paraíso no es de este mundo”. Como uno de los involucrados en los Panamá Papers, debe conocer muy bien la localización de los paraísos, aunque se resista a revelarlo. Y con la investidura de intelectual que ostenta debería sospechar que el modelo económico que defiende ha sido responsable de desatar varios infiernos en distintos puntos del planeta. ‘Libertad’ y ‘paraíso’ en el imaginario de personajes como éste sólo pueden provocar una opresión infernal en los pueblos que padecen la lógica del derrame que vuelve a invadir estas tierras.
En esas bocas, ‘libertad’ se transforma en palabrota, pues no es más que la pulsión de especular y vaciar los países en donde se instala. El Escribidor festeja la cordura de que el Banco Central eleve a cinco millones la adquisición de dólares para favorecer la fuga de capitales, que ya está batiendo un récord. Y la fuga –ya sabemos- se transforma en deuda. Entre todos financiamos la acumulación de unos pocos con la precarización cotidiana a la que nos someten los que venían a distribuir alegría. La claudicación con los buitres permitirá tomar dinero afuera a bajo costo, colocarla en pesos a tasas altas –el 38% anual- convertirla a dólares y enviarlas a algún paraíso inexpugnable. La famosa Bicicleta Financiera de Martínez de Hoz que funcionó con altibajos hasta entrados los noventa. Bendita libertad para una minoría que empobrece a millones.
“El retorno de la razón”, festejó el Premio Nobel; una razón que no tiene que ver con el raciocinio, sino todo lo contrario. Razón que es el retorno de un discurso único destructivo, la imposición de los argumentos de los poderosos, siempre latentes en el sentir de los colonizados. Razón que significa satisfacer sin límites la avaricia de los que más tienen a costa de sumergir al resto, como hemos experimentado muchas veces en nuestra historia. Una razón que obliga a arreglar con premura el conflicto con los empleados bancarios y que deja correr el tiempo con los docentes universitarios: un banco no puede estar cerrado, pero nada importa lo que ocurra con una universidad. Razón que es desplegar un vocabulario razonable cargado de cinismo, en el que bajos salarios, nulos impuestos y cero controles significan ‘competitividad’. Razón que es calificar como republicano a un Estado cómplice y como corrupto a uno benefactor. Pero la razón que ellos impulsan no es más que un desenfrenado latrocinio que sólo produce desolación.
La venda que tapa el bosque
Mientras la Pluma del establishment pondera al nuevo gobierno argentino desde un atril consagrado, la oscura realidad que subyace pugna por volverse tapa. Nada es lo que dicen que es y, peor aún, lo que será. El sacrificio que estamos ofreciendo en el altar del Mercado no nos traerá el bienestar prometido. Como en otros momentos de nuestra vida, siempre nos exigirán nuevos sacrificios para llenar una copa que nunca se llena, que jamás derrama, siempre sedienta. El Gran Equipo despide empleados, elimina subsidios, cercena organismos y paraliza la obra pública, sin embargo el Banco Central ha girado al Tesoro 42 mil millones de pesos en estos cuatro meses, cinco veces más que en el mismo período del ciclo kirchnerista. El Gobierno dice que ahorra, pero en realidad gasta mucho más haciendo mucho menos. Y encima no recauda tanto porque ha renunciado a las retenciones y a los aranceles por importación, entre otras cosas. La maquinita tan denostada debe estar emitiendo a su máxima potencia, aunque para el Gran Equipo eso ya no es problema.
Esta extraña libertad también celebra el silencio y alienta el ruido mediático que ensordece. Como los medios dominantes no pueden transformar desempleo, inflación y tarifazos en alegría, intentan justificar un presente nefasto con un colorido combo conocido como pesada herencia. Entre sus principales ingredientes, está la corrupción por entregas que, con el título la ruta del dinero K, entretiene al público cautivo y explica el deterioro de sus días. Voluntarios judiciales disfrazados de jueces ponen su grandilocuencia a disposición de las hipótesis más disparatadas. Pero cada línea de investigación que persiguen los aleja de la ficción que quieren demostrar y los acerca cada vez más a los prístinos gobernantes.   
Durante meses, el nombre de un empresario se ha convertido en el símbolo de la corrupción gracias a titulares insistentes y malintencionados. Lázaro Báez hasta en la sopa, como el principal beneficiario de las obras públicas del gobierno kirchnerista. Además, es presentado como el lavador oficial y un video con whisky y billetes apareció como la prueba más contundente. Sin embargo, más allá de los ilícitos que pueda haber cometido, el Grupo Austral recibió apenas el 0,3 por ciento del presupuesto destinado a la obra pública, unos 1019 millones de pesos y ocupó el puesto 40 de las firmas contratistas del Estado. Además, el 90 por ciento del trabajo fue terminado y el resto está en ejecución. Si la preocupación fuera investigar la malversación de los fondos públicos en serio, también deberían estar en la mira las 39 empresas que la anteceden, entre ellas Techint (4,81 por ciento), Electroingeniería (4,61) e Iecsa (4,18), de la familia presidencial, que encabezan el listado.
Pero no les interesa la transparencia, como puede comprobarse con la presencia en los ministerios de ceos que favorecen a las empresas de las que provienen y la suculenta participación de muchos integrantes del Gran Equipo en empresas off shore. Con el estigma de la corrupción sólo atacan un modelo político desde el lenguaje que mejor manejan: la desideologización. Con el denuncismo patológico de periodistas y políticos sólo quieren tapar el país que nos están dejando, la verdadera pesada herencia con la que tendremos que lidiar dentro de poco. La propuesta electoral que se presentó como el cambio, en pocos meses multiplicó la deuda externa y habilitó un torrente que será interminable; convirtió en pobres a casi dos millones de argentinos; potenció la inflación y deterioró nuestros ingresos; destruyó puestos de trabajo con la importación indiscriminada, entre muchas otras tropelías que sería agotador enumerar.
 El cambio que muchos encumbrados celebran es el retorno a nuestros peores momentos. Detrás de las palabras amables, casi susurradas, se esconden las peores intenciones. La cadena nacional de los medios cómplices se convierte en una venda que impide que algunos conciudadanos adviertan la estafa de la que han sido víctimas. Pero es tan frágil que no tardará mucho en deshacerse.

6 comentarios:

  1. Abrí los ojos, Gustavo. Te lo dije en algún momento, y te lo repito ahora. Sacate el disfraz de Kirchnerista y lee el trabajo de Margarita Stolbizer. No seas cómplice de la estafa al estado más grande de la historia del país.

    Abri los ojos Gustavo. Estás hablando de que esconden las peores intenciones, y estás apoyando al FPV, al que ya se le descubrió el método sistemático para afanar guita del estado.
    Ni vos crees que estaban "contando plata".

    Lo más triste es que lo comparás con un tipo que abrió, posiblemente, una o varias cuentas en el exterior para evadir impuestos. Los dos son delitos, pero son bien distintos.

    Por lo que pude ver en tu perfil de Facebook, y lo que pude saber de vos, parecés un tipo humilde, de clase media, igual que yo.
    Pensá una cosa, todo lo que te falta en la vida a vos y a los tuyos, la infraestructura en tu barrio, hospitales, servicios públicos, la droga a tus hujos, la seguridad, el acceso al crédito, el empleo de calidad, todo lo que te falta, querido Gustavo, no te faltaría si no hubieran afanado la que se afanaron los Kirchner. Si te quedan dudas y pensás que consumo mucho Clarín, mirá el estado de Santa Cruz. Vinieron por todo, y se llevaron todo lo que pudieron.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mira que se esfuerzan en demostrar la corrupción K y todavía no encontraron nada, salvo incautos que creen. En cambio, de Macri que vive del Estado desde la dictadura solo decís que es un tipo que evadió impuestos. Mmm... Se ve la sotana antiperonista

      Eliminar
    2. Y no tien en cuenta que Lazaro Baez es socio de Calcaterra, primo de Macri. Margarita, se te esta escapando la tortuga Martin Yanos

      Eliminar
    3. Martina Sendra. Si Stolbizer combatiera la corrupción no hubiera apoyado a Macri y si fuera progresista, tampoco. Stolbizer es un engendro funcional a los carroñeros

      Eliminar
    4. Resulta sorprendente la forma en que, todavia, algunos "son hablados". Como muñecos de ventrilocuo, repiten las consignas sobre la CorrupcionK. No pueden reconocer los formidables logros de estos años: desendeudamiento, inclusión, desarrollo. Muchos lo comprenderan con dolor al desandar el camino recorrido.

      Eliminar
  2. Es tan buena reflexión que no deja de entristecerme un poco.Vivimos em un pueblo de Sisífos...

    ResponderEliminar