jueves, 12 de mayo de 2016

Las peores canciones del sinceramiento



Que el ministro de Justicia se haya reunido en secreto con una apologista de los represores es una evidencia más del lado de la grieta donde se sitúan los amarillos. Que Macri haya juntado a los empresarios más encumbrados para desarticular la ley anti despidos muestra su nerviosismo. Que el Centro Cultural Kirchner se use nada más que para actos de gobierno y no para espectáculos públicos señala una intención provocativa. Que el escándalo de los Panamá Papers sólo impacte en los medios internacionales y en los locales brille por su ausencia indica su gravedad. El sinceramiento que tanto abunda en el discurso PRO se está transformando en sincericidio: mientras más tratan de tapar sus oscuras intenciones más evidentes se vuelven. Sólo los hechizados por la marketinera máscara no alcanzan a advertir la peligrosidad de los tiempos que se vienen.
Cecilia Pando recobró cierta visibilidad esta semana porque ganó un juicio a la revista Barcelona por una caricatura supuestamente injuriosa. Quizá por eso se haya filtrado el dato del silencioso encuentro que se produjo entre ella y el ministro de Justicia Germán Garavano el último lunes de abril. Establecer si este hecho y la generosa sentencia que le regala 40 mil pesos a la desenfrenada defensora de la dictadura guardan alguna relación quedará para otro apunte. O para la sospecha perpetua. Después de todo, si la reunión se concretó sin publicidad será porque avergüenza. Que el funcionario encargado de asistir al Gerente de La Rosada en asuntos legales y de DDHH reciba en las sombras a un personaje que considera ‘presos políticos’ a los genocidas no puede generar otra cosa.
Pero los PRO son expertos en interpretar sus papeles y cuando las luces se encienden, sus resplandecientes sonrisas zen están dispuestas para brindar las explicaciones más incongruentes. En una misma pirueta inverosímil pueden convertir a la ex ESMA en una sucursal de Disney World o presentar con brillo y colorido las inasibles reformas del programa Justicia 2020. Con el Supremo Ricardo Lorenzetti como espectador vip, Macri y Garavano se convirtieron en los animadores de una nueva pantomima gubernamental. Sin contenido, como siempre, pero plagado de propuestas bonitas. El CCK fue el escenario donde Macri convocó a los jueces para que “no haya impunidad para nadie”. Para nadie que huela a kirchnerismo, vale aclarar, porque de limpiar los prontuarios amarillos se encarga la Oficina Anti Corrupción, incompresiblemente comandada por Laura Alonso. Así, para las cámaras, entonaron una alegre canción que propone “una justicia cercana, moderna, transparente e independiente”. Cómo lograrán tan ambicioso proyecto quedará para la próxima entrega de este show que parece no tener fin.
Objetivos de los patricios
Pero no fue ésta la única muestra de ductilidad del Gran Equipo. La maniobra con los empresarios para desalentar la ley anti-despidos podría haber sido más efectiva con actores menos vistos en sainetes de otras décadas. Además, el Acta de Compromiso fue tan escueta y precipitada que no pudo ocultar la insinceridad de los firmantes. En el breve texto, además de ponderar como positivas las políticas del Gobierno ceocrático, los grandotes de la economía vernácula expresaron: queremos comprometernos a no reducir nuestros planteles de empleados durante al menos los próximos 90 días”. Quieren comprometerse, pero no lo logran. Primero, porque el Estado macrista brinda un mal ejemplo. Y segundo, porque mientras estampaban sus firmas, algunos ya estaban cursando los telegramas de despido. El único compromiso que tienen es el de engrosar sus arcas a costa de nuestro sudor y manifiestan esta perversa intención con los monstruosos precios que adornan todo lo que producen.     
Como resultaba muy evidente el artilugio, el empresidente convocó a los representantes de las Pymes, no por verdadero interés por este sector, sino para poner al opo-oficialista Sergio Massa un poco más de su lado. “La solución no es la arbitrariedad, no es la prepotencia, sino la generación de confianza”, recitó Macri, una vez más, para cuestionar la futura ley que se verá obligado a vetar. Después de anunciar una serie de medidas improvisadas, declamó: “creamos nuevas herramientas para que alivien y saquen de la asfixia financiera, del exceso de impuestos y regulaciones a una gran parte de las Pymes”.
En realidad, si las pequeñas y medianas empresas están en dificultades no es por el exceso de impuestos, sino por las despiadadas medidas tomadas por su Gran Equipo. La devaluación encarece los insumos y el incremento de las tarifas hace imposible el funcionamiento de fábricas y talleres cuyos propietarios no tienen demasiada espalda para enfrentarlo. La caída del mercado interno por el deterioro del salario y los vengativos despidos inhiben la actividad que venía en crecimiento. Con la soberbia de un patricio, el apátrida simula una solución pero sólo echa más nafta al fuego: con la baja impositiva desfinanciará al Estado y con los créditos endeudará a las Pymes no para crecer, sino para abonar facturas. Ridícula solución brinda el Gran Equipo a un problema generado por sus perniciosas decisiones.
Ridícula o sincera, porque está gobernando la clase dominante. Muchas veces hemos escuchado a Macri declarar que el país de sus sueños es el del Centenario, el del granero del mundo, ahora reciclado como supermercado. En pocos meses, nuestra economía ha retrocedido: por primera vez desde finales de los noventa, las exportaciones de productos primarios superaron en marzo al volumen de los despachos industriales. El mayor retroceso lo marcó el sector de plásticos, maquinaria, autos y los artículos de economías regionales, que tanto abundan en las promesas de los PRO. La industria, que es lo que genera valor agregado y mayor mano de obra, está siendo bombardeada por el propio gobierno, en parte para responder una orden imperial y en parte para generar una crisis que justifique nuevos ajustes.
El país pequeño donde sólo unos pocos puedan gozar de los bienes de todos es el objetivo de esta pandilla. No hay que exigir autocríticas porque no se están equivocando. Si nos están llevando al desastre es porque así lo quieren. Ya no necesitamos el sinceramiento de los gobernantes, sino el despertar de los confundidos antes de que las ruinas comiencen a rodearnos.

11 comentarios:

  1. Gustavo, acuerdo con toda tu vision. Una ola arrolladora e involutiva se extiende, con modalidades y tacticas parecidas, por nuestra America. Creo que - ademas de la cronica de la infamia - es necesario pensar entre todos sobre recursos y actores para la resistencia.La comunidad universitaria fue protagonista esta semana.

    ResponderEliminar
  2. Que curiosa tu forma de actuar. Al final del artículo decís "necesitamos despertar a los confundidos", pero tu blog solo contribuye alimentando al núcleo fundamentalista K.
    Fijate que el 99% de los comentarios es a favor de tus apuntes y el 1% cuestiona algo. Encima quién sabe cuanto NO publicarás de los comentarios.

    Es curioso ver que actuas en contra de tus propias causas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. O será que aporto datos que contribuyan para las discusiones cotidianas. No publico agresiones de ningún lado. Evito también los que introducen temas que nada tienen que ver con el apunte del dia. Tampoco publico comentarios sin firma.

      Eliminar
    2. Estimado Fran: Le preguntarias a Joaquin Morales Sola por qué escribe solo para macristas? No, porque para vos ese ideario es sentido común

      Eliminar
    3. Arranca así el artículo:
      "Que el ministro de Justicia se haya reunido en secreto con una apologista de los represores es una evidencia más del lado de la grieta donde se sitúan los amarillos."

      Poco dato ahí. El resto son adjetivaciones, agresiones y poco aporte a la discusión.

      Reformularía la pregunta, ya que luego de ver este video me podría decir que criticó medidas de Macri:
      https://www.youtube.com/watch?v=I_aJDw3k18E

      Eliminar
    4. Explico esa línea un poco más adelante. Hay un montón de datos en el texto. Lo que pasa es que no sabes leer, salvo los sobrecitos de azúcar con que te debes informar

      Eliminar
    5. Uh. Qué pedazo de crítica hace. Resulta imposible no cuestionar las arbitrariedades inconstitucionales del empresidente Macri. Si ni sabe lo que es un libro. Germán Villario

      Eliminar
    6. Seria esclarecedor diferenciar entre oposicion al Saqueo, Endeudamiento Insustentable, Destruccion de Pymes, Perdida de Soberania y "FundamentalismoK".
      Ejemplo:Aplicacion Ley de Medios, Codigo Minero,Apoyo a Pueblos Originarios.
      A Macri y Duran Barba les conviene una Gran "Bolsa K" para demonizarla.

      Eliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aunque estaba muy bueno lo que decía, no lo publiqué porque no figuraba su nombre. Si es posible, que lo vuelva a enviar con su nombre al pie

      Eliminar
  4. Excelente artículo Gustavo !!! Y no gastes energía en responder a los Trolls a los que les pagan por este "Sucio laburito" de molestar a los Verdaderos Ciudadanos!

    ResponderEliminar

Para los que aplauden tanta locura

Aunque los números no están confirmados , los especuladores celebraron, un gran supermercado congeló su latrocinio por unos meses y a...