jueves, 2 de junio de 2016

Amarillo desconfianza



Entre el catálogo de imposibilidades para gran parte de los argentinos y las disculpas de Prat Gay a los empresarios que nos saquearon, los PRO no dejan de desalentar la adhesión. Con la caída de la actividad en diferentes sectores de la economía doméstica y las promesas con plazos postergables, la confianza se vuelve cada vez más frágil. Las excusas recurrentes de los referentes amarillos –la pesada herencia, la bomba y el sinceramiento- convencen a los que aún están enamorados o se obligan a conservar alguna esperanza. Si no disfrutamos de la Revolución de la Alegría es porque no estamos acostumbrados a su amargo sabor o porque no la comprendemos. Así trató de explicarlo Gabriela Michetti en estos días. Mientras el segundo semestre está cada vez más cerca y muchos empiezan a extrañar los años en que estaban mal, los medios apologistas prueban diferentes formas de distracción para tapar todo lo que en otros tiempos habría sido tapa.
La discusión sobre la prensa hegemónica no sólo está en la agenda de algunos intelectuales vernáculos. Desde distintas latitudes, llegan voces críticas sobre su nociva incidencia en la sociedad en favor de los sectores dominantes. Sus construcciones periodísticas distorsivas de la realidad resultan perjudiciales para cualquier democracia. Un par de siglos atrás, las primeras publicaciones contribuían a despertar la conciencia de los oprimidos y buscaban defender a los ciudadanos ante los abusos del Poder. Por el contrario, hoy representan con escaso pudor al Poder que antes combatían, aunque para eso deban fabricar prejuicios para consumidores extraviados y presentar obscenas fábulas como única verdad.
A mediados de los ochenta, el referente del alfonsinismo César Jarovlasky, sostenía que Clarín ataca como un partido político y se defiende con la libertad de expresión”. Y eso que en aquellos tiempos, el Grupo no era lo que es hoy: un diario, una radio no reconocida, Papel Prensa y no mucho más. El histórico legislador encontraría ingenua su célebre frase si estuviera entre nosotros y seguramente modificaría la primera parte. Clarín ya no ataca como un partido político, sino como un ejército de ocupación dispuesto a conquistar o destruir lo que encuentra a su paso. Y de esta manera, logra imponer un sentido común adverso a los intereses de los ciudadanos que repiten sus conceptos.
Quizá nos hemos encontrado en estos días con algunos transeúntes que hicieron propios los conceptos de Javier González Fraga o Gabriela Michetti. El kirchnerismo “les hizo creer a los empleados medios que podían comprarse un celular o un plasma”, sentenció el primero; “les hicieron creer que podrían vivir de esa forma eternamente”, reforzó la segunda. Por lo menos, son creencias más tangibles que las religiosas. Mucho más creíbles que las promesas de campaña que el empresidente Macri no piensa cumplir. Más aún que la metáfora con que la vice pretende ilusionar a sus incomprensibles seguidores: “vamos a empezar a ver algunas luces este año que nos indican que estamos en un túnel y estamos yendo para la salida, y no para cualquier lado”. Por capricho, cipayismo o tozudez la gerencia amarilla nos ha embutido en un túnel que no es otro más que el del tiempo, cuyo destino es la estación donde se acumulan los peores momentos del pasado.
Golosinas envenenadas
En líneas generales, el discurso PRO es indigerible. Basado en falacias y lugares comunes, sólo busca justificar decisiones dolorosas para el presente y peligrosas para el futuro. También es contradictorio: por un lado prometen que vamos a estar cada día mejor, pero por el otro nos reprochan los disfrutes del pasado. El purgatorio de hoy es por el smart TV, el celular último modelo, el lavarropa, la heladera o el viajecito. Según ellos, nada de eso estuvo, está o estará a la altura de nuestras posibilidades. Todo lo de hoy es por lo de ayer y por eso nos castigan con despidos, tarifazos, devaluación y muchas provocaciones. El cambio se transformó en un castigo y la culpa es nuestro estigma.
El ministro Prat Gay brindó una lección de ignominia al pedir disculpas en España por recuperar el dominio sobre empresas mal manejadas por algunos empresarios. La pérdida de nuestra soberanía es menos importante que encantar a los conquistadores. Y para que no queden dudas, reiteró por dos veces su humillante muestra de sometimiento. Gracias a este personaje ya nos hemos doblegado con inusitada generosidad a la avaricia de los buitres. Seguramente, después de bombardear YPF y Aerolíneas, las entregará a sus antiguos destructores con moño y todo. Por si esto fuera poco, pidió un aplauso para Argentina por volver al mundo de los succionadores.
Unos provocan, otros guardan sus fortunas en paraísos y el resto recita explicaciones inverosímiles. Macri ordena al administrador del fideicomiso repatriar fondos que había negado tener y que no están incluidos en ese simulacro de transparencia. Aranguren compra gas a un país no productor al doble del precio boliviano para beneficiar a una empresa de la que es accionista. Otros especularon con el precio del dólar antes de decidir su nueva cotización. Las fuerzas de seguridad son alentadas para intervenir con ferocidad ante los desbordes por venir y los cuarteles empiezan a recuperar la autonomía perdida. Y todo esto oculto, minimizado o confundido en una parafernalia mediática que busca reforzar un consenso declinante.
Ya lo estamos experimentando: el cambio será tan profundo que, en breve, ni nos vamos a reconocer. Mientras más rápido reaccionemos, menores serán los daños. Y nos quedará bastante de la herencia para iniciar la reconstrucción.

8 comentarios:

  1. Estos son tus últimos tres finales:

    "Mientras más rápido reaccionemos, menores serán los daños. Y nos quedará bastante de la herencia para iniciar la reconstrucción."

    "Ellos son nuestra pesadilla y cuanto antes debemos despertar para recuperar el país que desde hace mucho manejan a su antojo."

    "El 9 de julio puede ser un día de celebraciones herméticas, reservadas a ceos, obsecuentes, cómplices y algunos confundidos o una jornada ideal para manifestar a la gerencia de La Rosada que estamos dispuestos a recuperar la independencia que en pocos meses comenzamos a perder."


    Solo hablás para los fanáticos, Gustavo. No tenés herramientas ni capacidad para persuadir a alguien que no piensa como vos, no te queda más remedio que hablar de "reaccionemos", "son nuestra pesadilla", "manifestar que estamos dispuestos a recuperar la independencia".

    Vi tu foto, ya sos un tipo grande como para llamar a la revolución. Ojalá evalúes canalizar tu energía en cosas más productivas y dejes de mentirle a los fanáticos K para alimentar la pasión por un régimen que tiene a sus miembros más preocupados por ir a la carcel que por volver a ser gobierno.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Respecto al tema de la corrupción K, salvo un par de casos como en la tragedia de Once, no han encontrado nada en todos estos años. Son más patrañas mediáticas que causas judiciales. Mientras tanto, el actual presidente ha sido perdonado por la Justicia en muchos casos con pruebas contundentes y hasta perdonado por la Corte en el contrabando de autos. Además, tiene cuentas off shore, algo de una gravedad pasmosa que debería asquear. Ni hablar de muchos de sus funcionarios. Pero yo hablo de ideas y derechos, no de delitos.

      Eliminar
  2. Gracias por hacer hermenéutica con mis finales. Y también por psicoanalizar mi pluma.Fiel a la pertenencia ideológica del PRO, vos considerás fanático al que no piensa en línea amarilla. Decís que malgasto mi tiempo en escribir mis apuntes, en cambio, yo te agradezco por haber invertido el tuyo en leerlos. Abrazo

    ResponderEliminar
  3. Federico: hablás de fanatismo, pero para defender este gobierno hace falta mucho más que eso. En pocos meses socavaron nuestro poder adquisitivo y provocaron una regresión en la distribución del ingreso. Hasta el año pasado, estábamos cerca del 50-50; hoy estamos cerca del 70-30 en contra de los trabajadores. La industria local peligra con la apertura total de las importaciones con una irresponsabilidad extrema. Encima, son más corruptos que cualquier gobierno. Hasta los periodistas del Trece simulan sorpresa por las cuentas no declaradas y las mentiras oficiales. Quizá por eso, hoy Macri perdería el balotaje. Y si en seis meses destruyeron tanto, duele imaginar cómo estaremos cuando se vayan. Roberto Calabri

    ResponderEliminar
  4. De nada, Gustavo. Aunque decir que es hacer hermenéutica me parece que le queda un poco grande.
    Simplemente me llamó la atención el final de los últimos artículos.
    No soy del PRO, y por eso te equivocás en la afirmación sobre los fanáticos.
    Te considero un fanático no porque pienses distinto, sino por la falta de autocrítica y por escribir sobre la misma medida de una forma cuando lo hizo Cristina, y de otra cuando lo hace Macri.
    Es exactamente lo mismo que hace Clarín, La Nación, Página 12. Medios a los que criticás por lavar la cabeza de la gente.

    Yo no dije que malgastabas el tiempo. Dije que estaría bueno que evalues intentar persuadirnos a los que no pensamos como vos y accedemos a tu blog. Pero a modo de sugerencia.

    Sobre temas de corrupción, me encuentro actualmente leyendo La Piñata, de Hugo Alconada Mon.
    No se si se trata de patrañas mediáticas, me parece que un medio puede inventar una cosa, pero no puede inventar todo, todo el tiempo.
    Lo extraño es que defiendas sin pruebas. Eso no es fanatismo? Porque defenderías sin pruebas a un gobierno?

    Está claro que tener una cuenta en Bahamas debería asquear. Y más debería asquear que lo hayan negado 30 días atrás.
    Lo que no podemos decir, es que tener una cuenta off shore es algo de una gravedad pasmosa que debería asquear, pero lo que no podemos decir es que es peor que un plan sistemático para robarle plata al estado.
    O decir que todas las causas son operaciones mediáticas, judiciales, políticas. La culpa sobre la tragedia de Once también la negaron, hasta que Jaime confesó. Con el resto va a pasar lo mismo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo no tengo doble vara, por lo tanto no es cierto que evalúe la misma medida con consideraciones distintas. Si afirmás que yo defiendo sin pruebas es porque no leés el texto completo. Si así fuera, encontrarías muchos argumentos que te sorprenderían. Las cuentas off shore son dudosas precisamente por su esencia y objetivo, que es ocultar lo que no debe mostrar. Lo del "plan sistemático de robar plata al Estado" es una afirmación muy pueril por inexistente. Así que, a la hora de argumentar, creo que no podés dar cátedra.

      Eliminar
    2. Y Alconada Mon fue el periodista que guardó la información sobre los Panamá Papers hasta después de las elecciones. Un héroe.

      Eliminar
  5. Proponer la reacción ante el saqueo y los perversos planes en curso(TPP,FGS) no es revolución trasnochada sino responsabilidad y solidaridad ciudadana. Bravo, Gustavo.

    ResponderEliminar

¿Qué ves cuando te ves?

El camino a las elecciones legislativas se presenta tenebroso . Y un poco confuso, porque muchos de los que hacen campaña no son cand...