jueves, 29 de diciembre de 2016

La alegría de unos pocos



La realidad argentina insiste en arruinar las vacaciones del Ingeniero. Un cambio de ministro resulta inoportuno en medio del descanso, más aún cuando los números de la economía no son adecuados para el relax. Algunos episodios relacionados con la inseguridad y el hartazgo de los vecinos pueblan las pantallas de impaciencia. El segundo Fin de Año de la Revolución de la Alegría promete el alivio de abandonar un 2016 para archivar en el arcón de los malos recuerdos. Menos mal que siempre hay jueces dispuestos a inventar procesamientos que permitan alzar la copa a los predadores que gobiernan desde las sombras. El mismo magistrado que sobreseyó a los responsables de la apropiación de Papel Prensa en complicidad con la dictadura elaboró el dictamen contra Cristina y sus funcionarios para que el Poder Real pueda gozar del verano. Macri sonreirá satisfecho al leer los diarios que facilitaron su camino a La Rosada y que ahora desplazan de sus tapas los amargos tragos que genera su gestión para seguir denostando al gobierno que logró sacarnos del fondo del pozo.
Cambiar al ministro de Hacienda y Finanzas no es una decisión que toma un presidente en vacaciones. Tampoco puede entenderse que un integrante estrella del Gran Equipo elija este momento para “dar un paso al costado” de manera tan amigable. Más aún cuando puede darse el lujo de brindar en conferencia de prensa el rosario de logros de su gestión. Logros que sólo puede aplaudir un puñado de beneficiarios como la quita de retenciones, la eliminación de los controles cambiarios, la cancelación de deudas de empresas eléctricas y la exención impositiva a los productos de alta gama. Ni hablar del blanqueo, que permite que evasores históricos exterioricen una porción del botín para simular honestidad. Aunque la AFIP sume más de 5000 millones de dólares a la recaudación, poco significa en relación al brutal endeudamiento pasado y por venir.
Que a Prat Gay lo reemplacen dos personas no es indicativo de su valor, sino de la cantidad de estropicios que tienen en mente. De la mano de Clarín y La Nación, Nicolás Dujovne será el suplente de una mitad de Prat Gay en Hacienda. Su impronta es endeudadora y ajustadora, además de sostener la idea de abaratar los salarios para incentivar el empleo, un experimento que ha fracasado en varios momentos de nuestra historia. Para él, sobra un millón de empleados públicos porque el Estado funciona más como un seguro de desempleo que como dadora de servicios. La otra mitad de Prat Gay la ocupará Luis Caputo, primo de Nicolás, amiguito de la infancia del empresidente. El nuevo ministerio de Finanzas, entonces, estará a cargo de quien pagó a los buitres más de lo que pedían e incrementó su patrimonio en un 584 por ciento gracias al dólar futuro. Con semejantes mascarones de proa,  este barco no tendrá buen destino.
Una distracción permanente
Qué descaro el de Dujovne eso de hablar de empleados que sobran, cuando a los que son como él les sobra de todo. Desde desprecio hasta avaricia. Prepotencia y soberbia, también porque hablar de las personas como sobras es inhumano. Más aún en un contexto laboral que viene en declive gracias a las medidas tomadas por el Gran Equipo. Si piensa que va a combatir la recesión, la inflación y el desempleo ajustando y despidiendo ya debería estar renunciando. No nos preocupemos demasiado por memorizar su nombre porque no durará ni un suspiro. Cuanto mucho será golondrina de un verano.
Pero la culpa no es sólo de él: el mayor despreciador es el Turista Perpetuo. ¿O qué otra cosa inspiró el veto presidencial a la expropiación del Hotel Bauen? Sus dueños abandonaron la empresa y sus empleados con incontables deudas y los trabajadores la convirtieron en un emblema del emprendedorismo que tanto pregonan los amarillos. ¿O será que es un mal ejemplo que laburantes sin patrones lleven adelante un negocio exitoso? Como siempre, el cinismo de los PRO está presente en los argumentos: "el proceso expropiatorio implicaría un severo perjuicio en la posibilidad de asignar por parte del Poder Ejecutivo nacional los recursos económicos disponibles a otras necesidades básicas insatisfechas para el conjunto de la población”. No dijeron eso al beneficiar a los agrogarcas, minegarcas o champangarcas con las bajas impositivas, con un perjuicio fiscal mucho mayor.
Si no fuera por la confusión que siembran a diario los medios hegemónicos, estas contradicciones estarían en boca de gran parte de los argentinos. Sin embargo, cronistas, analistas y comentaristas operan para atribuir las malarias del presente a las políticas del kirchnerismo, sobre todo a la tan efectista corrupción. No importa si sólo un cinco por ciento del dinero de los paraísos fiscales pertenece a políticos y casi el 70 es de empresarios inescrupulosos. Tampoco interesa si los hechos que denuncian correspondan a coimas abonadas a algunos funcionarios por muchos de los anunciantes de sus programas. Los blancos de sus diatribas son siempre los políticos, los únicos actores sociales elegidos por el voto popular.
El gerente de La Rosada puede descansar tranquilo en la estancia de su amigo Joe Lewis porque tiene las espaldas cubiertas por las estrategias de manipulación que Noam Chomsky deschavó unos años atrás. La primera que aparece en el listado es la de distracción, que consiste en desviar la atención del público para que no se centre en lo importante. Cuando un hecho es adverso a la imagen del gobierno, los medios cómplices imponen una agenda para taparlo. En esta semana, los damnificados por algunos hechos delictivos y las inundaciones más la salida de Prat Gay del gabinete y los datos negativos sobre el segundo semestre amenazaban con oscurecer la última semana del año. La condena de Milagro Sala por un hecho absurdo y no demostrado y el procesamiento de La Presidenta permiten alimentar los prejuicios y justificar el malestar económico.
El novelón que escribió el Juez Julián Ercolini es un monumento a la incongruencia y, en un exceso de servilismo, embargó a Cristina por la descomunal cifra de 10000 millones de pesos. Sus fundamentos son las declaraciones de Leonardo Fariña, el informe oficial “El Estado del Estado” y la denuncia de Javier Iguacel, titular de Vialidad Nacional y ex candidato a intendente de Cambiemos. Además de que las dos primeras fuentes no son objetivas ni confiables, lo llamativo es que la tercera contradice la auditoría elaborada por los técnicos de Vialidad Nacional. En este informe los técnicos aseguran que no hubo sobreprecios y “no se perciben deficiencias de relevancia en las construcciones, los desajustes de certificaciones de obras no se consideran relevantes, el ambiente de control imperante resulta razonable, no se encuentran desvíos significativos”. En síntesis, no existe nada de lo que denuncia la pata judicial del PRO. Y los tan mencionados retornos por el alquiler de los hoteles no alcanzan ni el 0,03 por ciento de los montos de obra pública recibidos por Lázaro Báez. No hay pruebas de sobreprecios, de coimas ni de sub ejecución pero el juez denuncia. Ni siquiera hay delito, porque la asociación ilícita no puede aplicarse a un gobierno elegido por el voto popular.
La denuncia de Ercolini, las fantasías judiciales de Bonadío y la sentencia a Milagro Sala sólo tienen como objetivo distraer al público, confundir las causas de la actual crisis y demonizar al kirchnerismo. Como ya son muchos los que advierten lo bien que estábamos cuando estábamos mal, en lugar de buscar una salida alternativa al tenebroso túnel en que nos metieron, el Gran Equipo y las Usinas de Estiércol insisten en reforzar las falacias que permitieron el copamiento de La Rosada. Todo tiene un límite: hasta la alienación de las conciencias. Y no hay nada que frene a un Pueblo cuando, por fin, se despierta.

3 comentarios:

  1. Y siguen las mentiras, porque lo del vidrio de la camioneta es una operación. Encima el Gato Mau dice que trabaja aunque parezca estar vacacionando. Nos están hundiendo y muchos engañados lo están advirtiendo. Macri se va a arrepentir por transformar el helipuerto en huerto. En zanahoria voladora se va a escapar el Burro. Nora Montes

    ResponderEliminar
  2. Me pregunto q padecen los demas compatriotas q apoyan el peor gobierno electo q vi en mi vida (70 pirulos) tuertos cataratas le meten la mano en el bolsillo y rien como tarados , el HDP del presidente dice q CFK se crea su realidad co se llama en psicologia proyectar ?? Los jueces dan verguenza. Perdon x la catarsis bueno el articulo J.Pierantoni

    ResponderEliminar
  3. Este muy buen informe del estado de situación politíco no tiene desperdicio y es para archivar.Solamente quiero resaltar un punto principal del mismo:El gerente de La Rosada puede descansar tranquilo en la estancia de su amigo Joe Lewis porque tiene las espaldas cubiertas por las estrategias de manipulación que Noam Chomsky deschavó unos años atrás. La primera que aparece en el listado es la de distracción, que consiste en desviar la atención del público para que no se centre en lo importante. Cuando un hecho es adverso a la imagen del gobierno, los medios cómplices imponen una agenda para taparlo.

    ResponderEliminar

Creer para reventar

A una semana del ensayo electoral conocido como PASO, la reacción de los ceócratas amarillos, acólitos y beneficiarios da más miedo q...