Páginas vistas en total

jueves, 11 de mayo de 2017

El show de los retrocesos



Estos tiempos del cambio convierten en realidad las imágenes más oscuras de nuestro peor pasado: efectivos policiales que surgen de las sombras para cachear estudiantes, apresar profesores e invadir colegios, universidades y museos. Incidentes sin mayores consecuencias, en principio. Pero hay errores que provocan excesos y terminan en tragedia. “Clima de época”, arriesgan algunos para explicar esta amenaza permanente con forma de gobierno. El fallo de la Corte emerge en este contexto como una divisoria de aguas que permite ordenar las fichas de este perverso juego llamado La Revolución de la Alegría. Además, revela las reglas, orienta las estrategias y deja al descubierto las trampas que han tendido desde un principio los que coparon la Casa Rosada a fuerza de engaños y calumnias. Los miembros del Gran Equipo intentan todo para restaurar la normalidad de hace cien años y transformar nuestro país en el supermercado del mundo. El incidente del 2x1 nos convoca para revertir este proceso que busca reorganizar todo al gusto de una minoría insaciable.
El tiempo que se tomó el empresidente Macri para pronunciarse sobre la resolución de los Supremos sugiere que la impunidad está entre sus planes. Esta vez no salió. Si logra obtener un buen resultado en las elecciones legislativas con una leve reversión de la tendencia negativa en la economía, quizá lo vuelva a intentar de una forma menos obscena. Por ahora, nadie explica si la demora en emitir su opinión se debió a que estaba elaborando algo creíble o tratando de aplacar su enojo por el fracaso de la treta. Y buscando la forma de disimular el desconcierto por la reacción adversa que desató. Quizá considera que la escueta manifestación del 1° de abril fue un cheque en blanco para imponer su sello negacionista y no la expresión de una minoría desbordada por un odio incomprensible.
Como sea, Macri salió a balbucear las generalidades que siempre se esperan de él. Para decir lo que dijo, se hubiera quedado callado. “Estoy totalmente en contra porque estoy en contra de cualquier ley a favor de la impunidad y más aún en delitos de lesa humanidad”, mintió. En julio de 2015, diputados y senadores del PRO no apoyaron la ley 27156 que prohíbe amnistiar, indultar o cambiar penas de los delitos de genocidio, de lesa humanidad y de guerra. Además, siempre se ha manifestado en contra de los juicios y de los organismos de DDHH y le resulta imposible disimular su simpatía por los tiempos de la dictadura. ¿Cómo va a cuestionar el período de la historia que contribuyó a multiplicar el patrimonio de la empresa familiar? Como en muchas cosas más, el Ingeniero engaña y algunos de los que lo escuchan se dejan engañar.
Pañuelos blancos contra la distracción
Una vez más, las Plazas dijeron NO. Y lo seguirán haciendo mientras la ceocracia gobernante amenace la Memoria y los derechos de la mayoría. La multitud movilizada decidió poner un límite inexpugnable a las pretensiones monárquicas de tres jueces que ya son ilegítimos porque han traicionado el contrato, pisoteado las leyes y saltado la grieta hacia el lugar más horroroso. Aunque se esfuercen en negarlo o simulen indignación, quien sufrió este rechazo popular es el propio Macri y eso lo debilita. La oscuridad que fumigan los amarillos está potenciando una luz que parecía adormecida. Los que abandonaron su conciencia para errar en el balotaje empiezan a advertir que fueron estafados. Los que creyeron en la Pobreza Cero, la Lluvia de Inversiones y el Segundo Semestre están cerrando sus oídos a los cantos de sirena que atraviesan las paredes de La Rosada SA. Los convencidos por las falacias de La Década Robada, La Pesada Herencia o Los K se llevaron todo empiezan a desconfiar de las propaladoras de estiércol.
Cada vez más, el Gerente nos está uniendo en su contra. Ahora será difícil reconquistar el consenso perdido, por más que los PRO hayan votado –a regañadientes- una limitación a la inexistente figura del 2x1. En los próximos días veremos cómo se acomodan cuando se debata en la cámara de Diputados el pedido de juicio político. Lo que opinen y voten revelará la sinceridad de sus últimas declaraciones de ocasión. El núcleo del pensamiento PRO está en Macri: a pesar de la crisis provocada por tres de sus miembros, consideró que la Corte “es prestigiosa y no hay que ordenarle lo que tiene que hacer porque la independencia de poderes en un país es fundamental”. Claro, para él la caprichosa sentencia de sus emisarios disfrazados de jueces es una expresión de prestigio e independencia. Independencia que no es otra cosa más que complicidad y obediencia a un establishment destructivo. Cháchara propia de alguien que no sabe cómo ocultar el poco apego que tiene a la institucionalidad, sobre todo cuando entorpece la expansión de los privilegios de la minoría a la que pertenece.
Ante la confusión que siembra el Cambio en cada uno de sus pasos, se produjo la convocatoria contra el 2x1. Aunque los organizadores aclararon que el gobierno no era el blanco de sus críticas, el gobierno terminó siendo el blanco de todas las críticas. No sólo porque Rosatti y Rozenskrantz fueron elegidos por él y Highton admitida a pesar de la edad para generar una mayoría automática y obediente, sino por todo lo demás. Los pañuelos en alto no sólo expresan un repudio al 2x1 sino a todo lo realizado por el Gran Equipo y una advertencia contra todo lo que hará. Un freno a los ajustes, los despidos, la inequidad, la recesión, la inflación, el desamparo, la angustia. Un freno a la estigmatización del adversario, a la corrupción con mejor envoltorio, a la indiferencia al sufrimiento ajeno, a la renuncia de la soberanía, al endeudamiento brutal. Al desprecio que destilan los funcionarios cuando hablan de las víctimas de sus decisiones. A las engañosas promesas que recitan para seguir enriqueciendo a los más ricos y empobreciendo al resto.
Las Plazas contra el 2x1 se convierten en un llamado de atención pero no para los ceócratas, sino para los que siguen confiando en ellos y no se benefician un ápice con sus medidas. Una advertencia para los que ven en ellos algo nuevo y no el plan de la dictadura con traje más moderno; para los que ven en Elisa Carrió una defensora de la República y una iluminada por una Verdad inaccesible a todos los mortales; para los que se dejan convencer por el ensayado tono calmo y las sonrisas zen; para los que se conmueven con los timbreos y las tiernas imágenes de estudio de la familia presidencial; para que comprendan que la apretada mayoría regalada en el balotaje es un error histórico; que no nos quieren, que no les importamos más que como mano de obra barata, que son egoístas y peligrosos. Las Plazas de los Pañuelos nos marcan un desvío para escapar de este camino de angustias en el que nos metieron estas bestias desencajadas.

2 comentarios:

  1. que todos estos acontecimientos tan desgraciados iluminen a la mayoría de los conciudadanos a no votarlos nunca mas, gracias siempre Gustavo por tus brillantes apuntes-abrazos

    ResponderEliminar
  2. Memoria, nuestra mayor necesidad...

    ResponderEliminar