lunes, 24 de octubre de 2016

La desesperación de los amarillos



Que los dichos de Jorge Lanata contra Cristina han sido poco profesionales fue reconocido hasta por él mismo. Que la proximidad con el primer paro de mujeres permite que se encuadren como violencia de género es indiscutible. Que contengan la catarata de mentiras y prejuicios con que apuntaló la campaña del candidato del establishment no sorprende a nadie. Pero a lo que debe prestarse atención es a su tono exasperado, impotente, irritado. Después de todo lo hecho para contribuir a la causa restauradora con demonizaciones casi paródicas para confundir al electorado, La Presidenta no sólo está libre sino que encabeza las preferencias para el recambio parlamentario. No sólo no es repudiada por la ciudadanía sino que convoca multitudes en todo acto público, sus videos se replican en las redes y hasta recibe elogios y condecoraciones en otros países. En ese contexto, hasta es razonable un exabrupto como muestra de su desesperación.
A esta altura de la vida, las palabrotas no deberían provocar ningún escándalo. Si no saturan, son tan expresivas como cualquiera de las palabras que el lenguaje pone a disposición del usuario. Ese no es el problema, por supuesto. Si apela al insulto tal vez sea porque no tiene argumentos. O lo desborda un rencor inexplicable. Como sea, el pintoresco Lanata explotó en cámara –o simuló hacerlo- y recitó un monólogo más propio de un envidioso que de un analista político. Hasta minimizó la tan ponderada oratoria de CFK y la culpó de prostituir “todo lo que tocó”, de fomentar “el odio y el resentimiento” y de hacer “retroceder el país como nunca antes”. Afirmaciones tan inconsistentes como poco profesionales. La frase más destacada fue “usted sin nada es solo una pobre vieja enferma y sola peleando contra el olvido y arañando desesperadamente un lugar en la historia que ojalá la juzgue como la mierda que fue”. Cómo la juzgará la Historia es difícil de predecir, más aún si se reconstruye a partir de los matutinos de mayor tirada. El presente, en cambio, la mantiene en un lugar que altera los nervios de los que más la detestan.
Y tanto los altera que hasta dejan traslucir algo de verdad en medio de tantas mentiras. Días atrás, Margarita Stolbizer aseguró que Cristina no irá presa porque a la gerencia amarilla le conviene polarizar con ella. Lanata recicló la misma idea: “tuvo suerte con contar ahora con un gobierno especulador, chiquito, medio miserable, que espera que su libertad lo favorezca en las urnas”. Por si no se entiende: ambos afirman que Cristina está libre porque el gobierno quiere y no porque sea inocente de todo lo que la acusan. Los paladines de la institucionalidad y la transparencia no se indignan al asegurar que el empresidente Macri tenga tanta influencia en las decisiones de algunos jueces: les molesta que no use esa influencia para ejecutar la venganza tan deseada.
¿Mala praxis o malas intenciones?
Pero Stolbizer y Lanata no son los únicos desesperados. Los gerentes de La Rosada están ansiosos por mostrar los buenos resultados de su destructiva gestión. Pero como no existen, hay que seguir manipulando. Tanto cuestionar la alteración de los números del INDEC en el pasado, que ahora deben apelar a tretas similares y en 3D. Una aclaración pertinente: los datos estadísticos son más valederos por su metodología que por sus resultados, como si de una fotografía importase más el punto de vista y los modos de producción que lo que aparece en la imagen. El sinceramiento amarillo incluye un relato fundado en un pasado que cada vez resulta menos funcional para el presente. No sólo el incremento del desempleo, la baja del consumo, el cierre de negocios y fábricas opacan la panorámica que quieren exhibir, sino los tópicos que siempre están en la mira de la experticia neoliberal, como la inflación, el déficit fiscal y el crecimiento.
Este no será el primer gobierno que dibuje los números para insuflar optimismo ni será el último. Pero sí merecerá el podio por rescribir el pasado amañando los números que resulten desventajosos. Si el número de desocupados se ha incrementado en los últimos meses, nada mejor que manipular el informe laboral del Ministerio de Trabajo. Si el desequilibrio se profundiza, lo ideal es alterar la metodología de contabilidad fiscal para inflar el déficit de la anterior gestión. Si el consumo ha caído, la única treta es denostarlo. El sinceramiento PRO es maquillar los fracasos. La decisión de camuflar el declive producido casi en exclusividad por las principales medidas muestra la desesperación del Gran Equipo. 
Hasta Macri parece haber perdido la paciencia ante la avaricia de sus pares. “Ustedes tienen que dar el ejemplo, tienen que ser los primeros en plantear una agenda superadora –suplicó a los empresarios- Llamémoslo competitividad, productividad o romperse el traste, como lo quieran decir. Este país crece en el trabajo de cada uno”. Después de todas las concesiones y transferencias realizadas desde su asunción hacia los sectores más concentrados –unos 25 mil millones de dólares- lo único que recibe a cambio son despedidos, cesanteados, fuga de divisas, inflación. Y encima, la generosa amnistía fiscal conocida como blanqueo ni amaga convertirse en el logro tan cacareado. Lo que sorprende es que se sorprenda por tanto egoísmo. Si él es uno de ellos y ha actuado así durante toda su vida. Y si se desespera no es por las angustias que está expandiendo, sino porque las encuestas muestran una peligrosa caída en su imagen positiva.
No es para menos: la vida real irrumpe en la virtualidad que construyen los medios acólitos. Ni los periodistas más obsecuentes pueden ocultar las oscuras sombras que nos acechan. Ni las fábulas demonizadoras sobre el pasado pueden justificar los dramas del presente. Si están desesperados es porque saben que el engaño con el que usurparon La Rosada tiene corta vida. Si la cara de póker de todos los funcionarios ya no transmite optimismo a sus receptores es porque gran parte de ellos empieza a vislumbrar el cinismo que la atraviesa. Las buenas intenciones de los spots publicitarios han dejado lugar a las malas intenciones que traían bajo el poncho. Si están desesperados es porque no las pueden disimular y cada vez son más los que reconocen haber sido estafados.

9 comentarios:

  1. y pensar que solo hace unos meses, uno puede leer en tu blog que hablabas de los "desestabilizadores de siempre"...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si. Esos desestabilizadores son los que hoy gobiernan. Dónde está el problema? O crees que la opinión de un modesto bloguero altera la democracia?

      Eliminar
    2. Aha... a ver, para que no te ofendas si después no leo los apuntes, aunque realmente la hacés muy dificil. Ya leo esta frase y no es posible continuar:

      "No sólo no es repudiada por la ciudadanía sino que convoca multitudes en todo acto público, sus videos se replican en las redes y hasta recibe elogios y condecoraciones en otros países. "

      1) Porque no camina en la calle sola, sin patota? a ver si no es repudiada.
      Es muy dificil cuando no estás dispuesto a aceptar que la mitad que no quiere a Cristina, no es simplemente que no la quiere, sinó que tiene un odio generado a lo largo de muchos años de desprecio al opositor. Eso que vos llamás lavado de cabeza de los medios hegemónicos, no ves que es un odio generado por CFK y su trato a los que pensamos distinto. Lo viví en carne propia, escuchándola a ella y conviviendo con gente que ella lideró y lidera, sin que me hiciera falta leer clarín.


      2) CFK genera rating, pero rating no es lo mismo que votos. Por algo TN no para contra CFK, la política tomó el prime time de la tv abierta y CFK es la protagonista. Es entretenimiento y no estoy seguro de que se alinee uno a uno con los votos.

      3) Sobre los elogios realmente no puedo decir nada. Obviamente estaría bueno aclarar que "otros países" es Ecuador.

      Cuando me preguntás dónde está el problema? Ahí. En que criticás a Macri desde una realidad que existe solo en tu mente y en la de los radicalizados.
      Mirá el último programa de Navarro y vas a ver una discusión muy interesante entre peronistas. Fijate si te sentís identificado con Di Tullio. Yo calculo que si, porque es lo que hacés cuando me respondés sin publicar mi comentario.

      Saludos,

      Francisco

      Eliminar
  2. Estimado Francisco: Macri tampoco puede caminar solo por la calle sin patota ni vallas de contención y a sus actos no va nadie. Pero para responder a todo tu comentario y que entiendas tendrías que salir del frasco en el que vivís. Y si te sentís ofendido con esto, es mucho más liviano que la realidad que yo critico existe sólo en mi mente. Yo no tengo la culpa de tu negación de los datos en los que me baso. Yo leo los informes oficiales del Banco Central, del Ministerio de Trabajo y de Economía, además de informes de consultoras privadas. Vos no leés nada y pretendés minimizar mis escritos. Saludos

    ResponderEliminar
  3. En serio, Francisco: si no leés los apuntes ni sos capaz de tirar una idea interesante, si de antemano no coincidís en nada de lo que escribe Gustavo, si sos anti cristinista rabioso antes que Macrista por conveniencia ¿me podés decir para qué entrás al blog? Ramiro

    ResponderEliminar
  4. Bueno, hay que ser comprensivos con la gente sensible que se indigna ante lo que está mal, ¿cómo puede ser que no se entienda que si la ex dictadora termina su dictadura, los 50, 100, 500 mil que se juntan para decirle "chau, gracias, vamos a volver" es una patota?, y así la misma joda en plazas, tribunales, ciertamente un abuso.... y lo más grave es que son patotas baratas, un choripan, una coca y listo; en cambio, las voces sensatas de la patria, a ver, un lanata, un leuco, un majul, por menos que una millonada no le mueven el hocico, o el teclado; y claro, pa'multitud salen caritos.... realmente es comprensible el horror amarillo, culpa nuestra, por cierto.
    Después está el libertinaje económico, el uso y abuso de esa idea nefasta, el subsidio, inconcenbible andar fomentando a indios pata sucia como el Evo y su gas a 3 dólares, pudiendo subsidiar (ahí sí) a una empresita como shell a 7 dolaritos... parece caro pero no es, pensemos que nos vamos lejos de la indiada y cerca de los vikingos, rubios, ojos claritos y con una reina ex argie.... por favor, in-com-pa-ra-ble!. Y si cuesta, vale...
    Señor Rosa, no se queje si no lo leen, al menos una vez entienda las razones superiores, lo que usted escribe está tan contaminado del asqueroso populismo K que ofende a las almas decentes y puras, mire que van a dejar de revisar los estados de cuenta offshore o las encíclicas del reverendo leuco para fijarse en lo suyo... plis...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La polarización habla de un claro Kirchnerista atrás de este mensaje. Realmente decir que Leuco, Majul son voces sensatas.... a Lanata lo banco porque es esos periodistas que lo amás o lo odiás, pero no pasa desapercibido.
      Algo que tiene en común con CFK. La amás o la odiás. Pero nadie te dice CFK y no le genera nada. El resto es casete y está mal de ambos lados.

      Eliminar
    2. El lector habla de Leuco. Y Majul con ironía. No dice que de verdad son voces sensatas

      Eliminar
    3. Confirmado, los anti K son casi como seres humanos, realmente un gran progreso evolutivo darse cuenta que uno es medio K, algo K, un poquitín K, un mucho K..ahora, es desopilante éso del "cassette" (gracias, no esperaba una admisión tan sincera de la antigüedad del gorilaje..... estamos en épocas más modernas, che, ¿sabías del DVD, blue ray, etc.?)... y comparar a CFK con lanata.... tá bien, "vieja enferma" puede ser fatalidad, pero "insecto no tan viejo pero podrido y miserable, recontrachequeadamente miserable" (confirmar con ex esposa), es mucho, y encima por propia voluntad, no?
      Estaría bueno que majul y leuco fueran sensatos, pero mis ambiciones no son tantas, con que supieran escribir un poco mejor, o menos peor, me doy por satisfecho...

      Eliminar

¿Qué ves cuando te ves?

El camino a las elecciones legislativas se presenta tenebroso . Y un poco confuso, porque muchos de los que hacen campaña no son cand...