lunes, 15 de febrero de 2021

Recordar para desandar el camino

 

La ineludible noticia de la semana es que Menem murió el día de los enamorados. Tan paradojal como Bernardo Neustadt el día del periodista o Augusto Pinochet en el de los DDHH. No tan exacto como Videla en un inodoro. Nadie elige cuándo, cómo o dónde morir, salvo aquel fiscal que se suicidó en su baño. Sí podemos elegir cómo vivimos y, en sintonía con eso, cómo nos recordarán. En el caso específico del Infame Riojano, lo más notorio es que murió impune. Y eso da mucha bronca. Más bronca da que lo honren, que algunos hablen de las transformaciones que realizó en Argentina, de cómo “nos integró al primer mundo”, de su simpatía y de muchos tópicos más para disfrazar su monstruosidad. Hasta el presidente Fernández lo situó como víctima, como perseguido político, como preso de la dictadura. Tanto se vio afectado Menem con eso que terminó sirviendo a los perseguidores y deformando los objetivos del partido al que pertenecía.

¿Hay algo bueno para recordar de este personaje? Algunos se atrevieron a reivindicar el legado del ex presidente. ¿Qué de bueno dejó? Algunos estarán pensando en las denuncias de corrupción de aquellos tiempos que quedaron en la nada. Aunque parezca mentira, eso es lo de menos. Menem fue un continuador del plan económico-social de la dictadura; fue un alumno modelo del Consenso de Washington; fue el que entregó los puertos a las multinacionales; fue el que regaló las empresas del Estado que tanto esfuerzo demandó conformar; fue el que dolarizó nuestra vida con la fantasía del uno a uno; fue el que creó el sistema de jubilación privada que se convirtió en una timba destructiva; fue el que inventó el monotributo como estrategia para reducir la informalidad y terminó siendo una herramienta ideal para la precarización laboral; fue el que sumó tropas a una guerra ajena para recibir a cambio dos atentados terroristas; fue el que hizo estallar una ciudad para ocultar el contrabando de armas; fue el que indultó a más de 200 genocidas con un sonriente cinismo. ¿Alguien encontró algo bueno en este apretado listado?

En los años del menemato, la farandulización de la política se convirtió en doctrina. El fin de las ideologías encontró en esos tiempos muchos apologistas. Hay varias muestras de eso, pero basta recordar algunas: el abrazo con Isaac Rojas, emblema del antiperonismo; Amalita Fortabat intentando confesar ante las cámaras que siempre había sido peronista y no logró terminar la frase porque su propia risa la interrumpía; los Alsogaray ponderando las políticas de Menem y hasta vistiéndose de funcionarios; el intento de explicar el engendro ejecutado como un peronismo reformulado. La construcción de un sentido común horroroso también forma parte del legado. La ponderación de las fortunas meteóricas tenía su expresión en el programa televisivo “Ricos y famosos”, en el que se mostraban fastuosas mansiones para reforzar el dolor de los millones desplazados. Ostentar riqueza fácil no quedaba tan mal en los noventa.

“No hay que festejar las muertes”, dicen por ahí, pero la muerte no santifica. Este muerto duele a nuestra historia y también a nuestro presente. Aún estamos padeciendo “su legado” y, en la construcción de un futuro para todos, no cabe ninguna reivindicación. Bastante premio tuvo al terminar su vida como senador. Tan generosos somos con los que sólo buscan destruirnos. En lugar de tantos homenajes y anécdotas divertidas, debemos repudiar su oscura impronta para iluminar nuestros pasos y deshacernos de todo lo que instauró. Y recordar que los embaucadores a veces se disfrazan de caudillo riojano, otras de play boy acaudalado o de porteño con cara de serio. Aunque se haya muerto el perro, la rabia aún ronda entre nosotros.

1 comentario:

  1. Totalmente de acuerdo con vos, por eso me causa asco las consideraciones que tuvo Fernandez o ver a Cristina recibiendo el cajon de este infame traidor a la patria. Ya se que sus seguidores (kirchneristas) todo lo justifican, pero la verdad que es muy triste ver como lo indultaron

    ResponderBorrar

El desafío de entusiasmar

Después de las elecciones legislativas y del reencuentro en la calle, el FDT debe demostrar el compromiso para iniciar la recuperación del p...