jueves, 14 de abril de 2016

CFK: una antorcha entre las sombras



Las fotos de la semana desconciertan al oficialismo. A pesar de todos los intentos de los últimos años para demonizarla a través de la agobiante cadena de los medios hegemónicos, CFK continúa convocando multitudes. Sin dudas, algo insólito en nuestra historia reciente. Desde el retorno a la democracia, ningún mandatario despertó tanta pasión, salvo Raúl Alfonsín, pero mucho tiempo después de dejar la presidencia. Desde que salió de su casa en El Calafate hasta que saludó en el balcón de su departamento en la CABA, Cristina no estuvo sola. Y, a pesar del mal tiempo, miles y miles estuvieron en Comodoro Py para acompañarla en esta incoherente y vengativa indagatoria judicial. Mientras tanto, el presidente off shore debe conformarse con actos en compañía de funcionarios e invitados obligatorios, vallas callejeras despobladas, casi nula repercusión mediática y algún que otro empujón de un ciudadano indignado. El contraste es evidente y demuestra que el tibio triunfo electoral no es más que una travesura numérica de la que muchos están arrepentidos.
Travesura que ya está dejando huellas de desigualdad y recesión. La Revolución de la Alegría es un verdadero bajón. En cuatro meses, el Gran Equipo no ha tomado una sola medida que pueda alegrar a nadie, salvo a esa minoría ahíta de riqueza, ésa que sólo ha producido angustia en la historia del país, ésa que hasta ahora ha gobernado con su mafioso poder de daño a través de cómplices o marionetas, civiles o militares. Hoy, uno de ellos ha desembarcado en La Rosada y transformó el país en una empresa más administrada que gobernada. En cuatro meses, no ha dejado promesa sin incumplir, derecho sin pisotear, conquista sin romper.  
En algo más de 120 días, el Gran Equipo confeccionó una pesada herencia que será difícil desmontar. En poco tiempo hemos retrocedido muchos años porque la receta de manual que han aplicado no sirve para solucionar problemas, sino para generarlos. En lugar de Pobreza Cero, agregaron más de un millón de pobres nuevos; lejos del desarrollo, la caída del mercado interno está ocasionando cierre de fábricas y negocios; en lugar de cuidar el empleo, convierten los despidos en una práctica cotidiana; si el déficit fiscal era mínimo, ahora lo multiplicaron con la apertura de las importaciones; la inflación, que no era un problema, se transformó en acuciante. Encima su caballito de batalla –solucionar la deuda con los buitres- cada vez se complica más y amenaza con ser una de las más cruentas trampas en las que hemos caído.
Uno se pregunta, después de todo esto, si son sorprendentemente tontos o inevitablemente malos. Por si todo esto fuera poco, Macri intenta explicar y entusiasmar, pero sólo logra indignar. Pensar que estas medidas regresivas nos conducirán a “un proceso de crecimiento inédito” es no entender nada; creer que los tarifazos “duelen y desesperan” al empresidente es pecar de ingenuidad. En lo que seguramente no está mintiendo es en que está “haciendo lo mínimo posible” para que “todos lleguemos a buen puerto”. Claro, casi todos nos damos cuenta de que está haciendo lo máximo para estamparnos contra el primer iceberg que se cruce en el camino.
Ninguna igual
En medio de este tenebroso panorama, la venganza del establishment no salió del todo bien. Si el juez Claudio Bonadío pretendía humillar a CFK, consiguió todo lo contrario. Si Mauricio Macri venía a terminar con la Cadena Nacional, las pantallas del mediodía estuvieron con Cristina. Si querían el fin de ciclo, están haciendo todo para reiniciarlo. Los miles que se convocaron en los alrededores de Comodoro Py serán los encargados de hacerlo. La inconsistente causa en la que debió declarar se convirtió en la excusa para su reaparición; la comunión entre la oradora y su público hizo retroceder al frío y al final, invitó al sol para que se sume al reencuentro. Mientras Ella iluminaba las pantallas, Macri balbuceaba desde un rincón de Salta, en la casi soledad de siempre, con más tedio que épica.
Durante cuatro meses, se burlaron de su silencio. Después de que habló, las harpías bulleron de envidia. Cristina lo explicó con eso del “respeto a la voluntad popular”, que parece ser una obligación para los opositores, pero algo despreciable para el oficialismo. Cumplir con la voluntad popular no sólo es aceptar los resultados por parte de la oposición, sino también hacer realidad todo lo prometido por parte de los oficialistas. “Nunca vi tantas calamidades cometidas en 120 días”, lamentó Cristina, desde el improvisado palco.
Además de eso, se encargó de marcar el contraste de una protección mediática que blinda a un presidente inaceptable con la alegría y la esperanza que CFK inspira a sus seguidores. Una mujer que se enfrenta sin fueros a todas las patrañas mediáticas convertidas en denuncias judiciales, la persecución vengativa de una mafia que termina enalteciéndola.  "Estén muy tranquilos –aclaró- me pueden citar 20 veces más, me pueden meter presa, pero no callar”. Y eso es lo que más temen las fieras que se acurrucan en rincones oscuros: Cristina tiene voz y sabe usarla mejor que nadie. Sin fueros, sin el aparato estatal, sin la parafernalia mediática, sin banda presidencial, Cristina convocó a más de 200 mil personas bajo una lluvia torrencial. Y el país, sin dudas, se detuvo por una hora y Ella volvió a estar en el centro de la escena.
La pavada por la que un juez la citó no la transformó en una rea ni en una mártir, sino en una indiscutible líder tanto para la política nacional como hacia el interior del Justicialismo. Desde ese escenario impensado, CFK se encargó de formular muchas críticas a la gestión de Macri, no sólo a su nefasta política económica sino a su colorido prontuario. “¿Se imaginan si yo hubiese sido presidenta con antecedentes de ser absuelto por contrabando agravado? ¿Se imaginan si me hubiesen encontrado cuentas offshore a mí?”, se preguntó. Cristina no tiene más fueros que el amparo de sus seguidores; Macri, en cambio, ostenta una nociva protección tanto judicial como mediática y en lugar de rendir cuentas ante la Justicia, juega a ser presidente. “Tanto que buscaron la ruta del dinero K, se encontraron con la ruta del dinero M”, ironizó Cristina.
  Un detalle gracioso de la jornada del miércoles fue la confusión de noteros y comentadores mediáticos: por costumbre o por mérito omitían el ‘ex’ cuando hablaban de La Presidenta. Detalle despreciable o significativo. Como si el ‘ex’ desentonase con el cargo que ha ocupado durante dos períodos. Ineludible, indiscutible líder que hasta propuso la construcción de un gran frente ciudadano que pronto se volverá realidad. Por eso el ‘ex’ está de más. El deterioro de nuestra vida en estos cuatro meses hace que muchos empiecen a extrañarla. Con Ella, el ‘ex’ antes de ‘presidenta’ parece sobrar; en cambio, con Macri, no vemos la hora de agregarle un ‘ex’ gigante.

17 comentarios:

  1. Cristina tiene voz, pero no es cierto que sabe usarla mejor que nadie.
    Solo sabe alimentar a su grupo de fanáticos. Esos ya la quieren. El problema es el resto.
    El pueblo real. Porque nadie compra que el pueblo lleva banderas y lo sigue a Luis D'elia. Ese no es el pueblo.

    Crees que alguien se convirtió en cristinista luego del discurso de ayer?
    Bossio, compadre, la concha de tu madre! Bossio, compadre, la concha de tu madre! Que hermoso momento. Hasta a ella se le van de las manos.

    Primero Scioli era el diablo, hasta que ella dijo que era el candidato y todos se alinearon. Ahora todos dicen Bossio traidor y, por el comentario de ayer, seguramente pase a ser bienvenido de nuevo. No es creible.

    Lo que quedó claro ayer, es que no aprendieron nada y que, por suerte, son el pasado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pensar que alguien que convoque a esa cantidad de gente es el pasado no es más que necedad. Última vez que publico un texto sin firma.

      Eliminar
    2. El reclamo de la clase media y baja es y siempre va a estar presente. Por algo los sindicalistas estaban reunidos con Macri.
      Eso es lo que no queres ver. Lo que paso es el Kirchnerismo hasta que no tengan la conviccion para pedirle a CFK que demuestre su inocencia en las causas que impulsa Margarita Stolbizer.

      Federico Ramirez
      Firmo ahora.

      Eliminar
    3. Siempre quedas enganchado con la idea de la corrupción, la gran estrategia del empresariado corrupto para condicionar a la política.

      Eliminar
    4. Cristina es lo mejor que tenemos en la política desde la vuelta a la democracia. El que no entiende esto no sabe nada. Antonio Gomez

      Eliminar
    5. No, Federico. Estás equivocado, Cristina no tiene que mostrar su inocencia. Son los que se la pasan acusando los que tienen que demostrar culpabilidad. Y hasta ahora, nada de nada, con todo el aparato judicial y mafioso a su favor. Con Macri, en cambio, ya su culpabilidad está demostrada desde hace rato. Lo que pasa es que lo perdonaron. Martín Calandra

      Eliminar
    6. A vos anónimo te digo que si el lavador profesional que tenemos hubiera ido a disputar la presidencia con Ella no pasaba del 25% de los votos. No más de ese porcentaje son los ultraliberales vendepatrias; el tema de la historia es que manejan el 90% de los recursos económicos de este País.

      Eliminar
  2. Efectivamente Federico, estas equivocado, es el sistema judicial el que debe probar la culpabilidad del imputado, por ahora lo unico que hay son falsas acusaciones como ese invento nefasto de un delito en donde hubo un simple acto administrativo cuyo daño al erario publico se dio cuando el nuevo administrador del estado decidio devaluar para empezar su alocada carrera a la dependencia del FMI. Esto ya se ha vivido en medio mundo, se llama neoliberalismo y si el pueblo Argentino no despierta de su letargo esta en riego de repetir lo vivido en los 90s. Y lo peor de todo es que podrian terminar acostumbrandose a esa normalidad inventada por las elites economicas como ha ocurrido en Mexico, Colombia y Peru para poner solo tres ejemplos cercanos. Ricardo

    ResponderEliminar
  3. Los mejores años de los últimos cuarenta han sido los tiempos del kirchnerismo. Los números de la economía, los indicadores sociales y muchos expertos internacionales así lo confirman. En unos meses muchos advertirán cuánto hemos perdido. Liliana Triglia

    ResponderEliminar
  4. Por favor no censures mas mis respuestas.
    Federico

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo que no te publico es tu promoción de Margarita Stolbizer, de la que ni hablo en mi texto. Si querés que te publique, comentá sobre lo que escribo.

      Eliminar
    2. ¿En serio que Federico usa tu blog para hacer campaña a Margarita? Por favor, si apoya a Macri no puede hablar de corrupción. ¿Y no tiene una causa por enriquecimiento ilícito? Margarita... Mirta Palermo

      Eliminar
    3. Su honestidad intelectual los traiciona. Saben que no estoy hablando de Margarita Stolbizer, sino de su trabajo. Pero bueno, una vez más queda clara su posición de no traer a la mesa hechos concretos. Aprendieron de Anibal Fernandez, hablemos del que habla y no del tema en cuestión. Saludos amigos K, suerte con la vuelta.
      Federico

      Eliminar
    4. Decirse progresista y apoyar a Macri es honestidad intelectual? Por favor... Fabiana Sosa

      Eliminar
  5. Que vuelta??? Si nunca nos fuimos!!!!! Macri nos empodera día a día!!!! Gracias Mauri! La gente "no k" ahora me escucha, me cree, se avivó que no me mueve un chori, sino la defensa de un modelo de inclusión que nos beneficia a todos, directa o indirectamente....en la economía, en la independencia de la patria....la soberanía...en fin, la corpo cipaya vende patria "fantasmeando" ganó las elecciones..... Pero a 4 meses que la mayoría ( por distraidos, desmemoriados, confundudo, fachos o lo que sea) le confió el timón de la nave, estos no pudieron con su genio o sus tiempos y dieron un viraje a la derecha de tal magnitud que la dejaron pata para arriba, con daños ya incalculables en $ y en años de dolores de cabeza.....ahora tendremos que arreglar el desaguisado nosotros, los K, que sólo queríamos descansar un poquito.... A estos nenes ricos no se los puede dejar solos al mando ni unos meses che!!!!

    ResponderEliminar
  6. Muy buen texto, Gustavo. mantengamos el fuego con notas que informen claramente y sin errores.Las personas piensan y no les gusta que les mientan.Bush tuvo su Katrina y Macri tiene y tendrá su Cristina. Mantengamos la unión y la fuerza. Un abrazo.
    Héctor Alfredo

    ResponderEliminar
  7. Excelente Gustavo ! Yo estuve allí en Comodoro Py,como una ciudadana argentina y pude ver a muchos compatriotas sin banderas partidarias (esto lo digo por el opinador que realza la imagen de Margarita (?) La que pidió "proscribir" a Cristina ? ) El 13 2016 será inolvidable no solo por la reaparición de una Líder de la talla de CFK; sino porque pudo verse allí a una parte del Pueblo Empoderado no de fanáticos...

    ResponderEliminar

¿Qué ves cuando te ves?

El camino a las elecciones legislativas se presenta tenebroso . Y un poco confuso, porque muchos de los que hacen campaña no son cand...