lunes, 31 de octubre de 2016

¿Feliz cumpleaños?



El aniversario se aproxima. Un año no es mucho tiempo y la memoria no puede flaquear. Si todos los años duran lo mismo –salvo los bisiestos- éste ha pasado mucho más rápido que otros. Paradójicamente, enumerar lo que ha sucedido nos llevaría más de una década, no sólo por su cantidad sino –sobre todo- por su intensidad. Un cambio de época con consentimiento de los ciudadanos. Un consentimiento obtenido a fuerza de promesas que los candidatos no pensaban cumplir, vale recordar. La frase de Vidal en la noche de su triunfo- “cambiamos futuro por pasado”- no estaba en los spot de campaña pero fue un fallido revelador. La Revolución de la Alegría parece un retroceso a nuestras peores angustias y la tan cacareada Pobreza Cero es la derrota padecida por una parte importante de la población. El Gran Equipo no se equivocó porque a esto venían: a enriquecer a los más ricos y profundizar la desigualdad. Y tanto retrocedemos que dan ganas de parafrasear un célebre cántico que recorría las calles durante los primeros meses del retorno a la democracia: no hubo errores, pero sí muchos excesos en este primer año del Cambio.
Del “sí, se puede” que coreaban los entusiastas asistentes a los actos del PRO pasamos al “ahora ya no” que recitan todos los días los funcionarios. Y no hace falta que aclaren demasiado porque lo experimentan muchos ciudadanos todos los días. Ya no se puede nutrir la mesa, ya no se puede renovar la indumentaria, ya no se puede planear vacaciones, ya no se puede mantener abierto el negocio y muchos más ‘ya no’ que resultaría agotador especificar. Un país que produce alimentos para 400 millones de personas no puede alimentar como corresponde a sus 40 millones de habitantes. En un país que recauda más de 180 mil millones de pesos por mes en impuestos, muchos ciudadanos deben vivir en la indigencia. En el país que había duplicado su capacidad productiva, ahora crece el desempleo y la industria está declinante. De la expansión del consumo pasamos a una recesión histórica, de los records de turismo en los findes largos pasamos a discutir los feriados puente, del Fútbol Para Todos pasamos a la mercantilización de la pelota. El recorrido que estamos haciendo no estaba en el GPS del Cambio y por lo que parece, los conductores de este tren fantasma no piensan corregir el rumbo, a pesar de las alarmas que ya ensordecen.
Aunque el engaño estuvo bien orquestado, se sorprende el que estaba distraído. Si el año pasado ganaron gracias a la confusión, ahora la estafa es evidente. El discurso que Macri pronunció desde Tucumán en el Bicentenario de la Independencia no fue un fallido como el de Vidal, pero fue igual de revelador. Después del querido Rey, el empresidente rescribió la historia al referirse a la angustia que debieron sentir nuestros próceres al forjar la construcción de nuestra Nación. Tal vez por eso los desplacen de los billetes: es mejor poner animalitos en vías de extinción que héroes que se angustiaron por conseguir la independencia.
 De la angustia a la vergüenza
No es como piensan algunos malintencionados, que Macri pone animalitos en los billetes para garantizar su lugar en el futuro. Aunque lo parezca, no lo es. Lo de los héroes angustiados no es porque entendió mal las lecturas de Billiken con que debe haber nutrido su imaginario. Esta etapa de nuestra historia necesita que Nuestra Historia no nos enorgullezca. Para continuar con el ajuste que ya están aplicando y seducir a los capitales extranjeros necesitan instalar en nosotros un complejo de inferioridad que neutralice cualquier resistencia. Un pueblo sin autoestima no se resiste a las salvajadas del capital desbocado. Un pueblo deprimido soporta ajustes, cercenamiento de derechos, pérdida de poder adquisitivo.
El plan del macrismo nos necesita tristes, además de acomplejados. Acomplejados por haber disfrutado de un populismo que no merecíamos. Por eso nos dan a elegir entre pizzas o electricidad, líneas de bandera o jardines de infantes, fútbol gratis o jubilaciones. Mientras los más ricos acrecientan sus fortunas en paraísos fiscales, los más pobres ven evaporarse la modesta dignidad que estaban consiguiendo. Mentira que estamos en una crisis y que debemos hacer un agujero más a nuestros cinturones. Mentira que no podemos disfrutar de un buen salario, vacaciones y fútbol gratis. La situación económica no necesitaba esta sangría: sólo está justificada por una ideología encubierta basada en el más bestial egoísmo.
La insistencia con la Pesada Herencia y las denuncias de corrupción magnificadas por jueces consustanciados con la persecución distraen al público que todavía no ha sido alcanzado por la guadaña amarilla. Pero ya hay muchos que han padecido su filo o sienten cerca su temible siseo. Los ceócratas no se olvidaron de serruchar nada: ya no se reparten netbooks ni libros, ya no hay camiones odontológicos, medicamentos o preservativos para los más humildes, ni becas para estudiantes ni créditos blandos para vivienda. Pero, mientras condenan a muerte estos beneficios, afirman ante las cámaras que se preocupan por los más vulnerables. Mientras la actividad en la construcción cayó más de un 20 por ciento en septiembre, el spot televisivo de Presidencia anuncia obras que ya se hicieron en la gestión anterior o que recién se harán el año que viene. La información pública está en peligro con esta banda de mentirosos.
Otro de los versos con los que Macri ganó las elecciones fue el aislamiento del mundo. Un absurdo insostenible que conquistó algunos corazones incautos. Ahora estamos integrados de una extraña manera: batimos un récord de endeudamiento en poco tiempo, tenemos un presidente con cuentas off shore que ni se pone colorado por el tema y traicionamos a todos los países que nos apoyaron en el conflicto con los buitres. La obsecuencia desplegada hacia el Imperio, lejos de atraer inversiones, sólo multiplica la militarización de las Islas Malvinas. Si no es la Relatoría Especial de la Comisión Interamericana que reta al gobierno por aniquilar la Ley de Medios es el Grupo de Trabajo sobre la Detención Arbitraria de la ONU que reclama la liberación inmediata de Milagro Sala.
Qué lejos estamos del presidente que nos sacó de un infierno en serio y nos devolvió la autoestima. Qué pequeño queda este entregador en la comparación con Néstor Kirchner, el que no dejó sus convicciones en la puerta de La Rosada, por más patrañas que digan de él. Aquél gobernaba para sacar del fango a los damnificados por la mayor crisis económica y social de nuestra historia. Macri, en cambio, sólo para facilitar los negocios de las empresas propias y de sus ministros, aunque para eso deba someter a los otros poderes del Estado y acallar las voces opositoras. Si los años venideros son tan acelerados como éste la Ceocracia Amarilla se pasará volando pero la desolación que dejará en su camino la recordaremos por siempre. Al menos, eso es lo único auspicioso.

10 comentarios:

  1. Gracias Gustavo x sus excelentes notas,pero le aclaro algo c/veterano....complejo de inferioridad es algo q los argentinos no conocemos,somos mansos como corderos,pero lobos cuando nos atacan....hicimos frente a la NATO como podría esta "banda d mentirosos"(x G.Rosa y yo)seguir sometiendo a nuestro pueblo+tiempo.En 10/11 meses,lo único bueno q tiene "la banda"para seguir engañando al PRObolu,son obras realizadas x los "K" con una indecente publicidad.... q costó vs "jardines de infantes".Si recuerdan antes d la elecciones,avisé q si ganaba Macri(busquen los tuits):un excelente negocio a futuro sería comprar munición gruesa"xq va a escasear y multiplicará su valor...ya viví esto vs veces y siempre termina igual.Saludos maestro

    ResponderEliminar
  2. FRAGMENTOS DE LA VERAZ Y ACERTADA DESCRIPCION DE LA NOTA

    “sólo está justificada por una ideología encubierta basada en el más bestial egoísmo.

    La insistencia con la Pesada Herencia y las denuncias de corrupción magnificadas por jueces consustanciados con la persecución distraen al público que todavía no ha sido alcanzado por la guadaña amarilla.

    Pero ya hay muchos que han padecido su filo o sienten cerca su temible siseo.

    Los ceócratas no se olvidaron de serruchar nada: ya no se reparten netbooks ni libros, ya no hay camiones odontológicos, medicamentos o preservativos para los más humildes, ni becas para estudiantes ni créditos blandos para vivienda.

    Pero, mientras condenan a muerte estos beneficios, afirman ante las cámaras que se preocupan por los más vulnerables.

    Mientras la actividad en la construcción cayó más de un 20 por ciento en septiembre, el spot televisivo de Presidencia anuncia obras que ya se hicieron en la gestión anterior o que recién se harán el año que viene.
    La información pública está en peligro con esta banda de mentirosos.”

    “Qué pequeño queda este entregador en la comparación con Néstor Kirchner, el que no dejó sus convicciones de la puerta de La Rosada,
    por más patrañas que digan de él.
    Aquél gobernaba para sacar del fango a los damnificados por la mayor crisis económica y social de nuestra historia.
    Macri, en cambio, sólo para facilitar los negocios de las empresas propias y de sus ministros, aunque para eso deba someter a los otros poderes del Estado y acallar las voces opositoras.
    Si los años venideros son tan acelerados como éste la Ceocracia Amarilla se pasará volando pero la desolación que dejará en su camino la recordaremos por siempre”

    -----------------------------
    PARA PODER CURRAR BILLONARIAMENTE, MAURICIO NOS HA ENTREGADO ATADOS DE MANOS A LA BANCA PIRATA Y EL CAPITAL EXTRANJERO.
    SU GOBIERNO ES LA ADQUISICIÓN DE DEUDA Y LA SESIÓN DEL PATRIMONIO NACIONAL EN SU RETRIBUCIÓN, TODO UN ENCUBIERTO EMBARGO, Y UN DESALOJO DE LOS ARGENTINOS DE SU ECONOMÍA NACIONAL ESO SON LAS QUIEBRAS Y LOS DESPIDOS .

    ResponderEliminar
  3. Si la gente no aprende con este panorama tan desolador y se pone en marcha ya ,realmente vamos a recoger los despojos de esta Argentina.

    ResponderEliminar
  4. Sos parte de los que intenta crear una realidad paralela, lavando la cabeza de los que se informan poco. Por suerte son cada vez menos. Aunque no les guste este gobierno, ya nadie va a votar al Kirchnerismo. Será Massa, será Randazzo, toda gente a la que le dieron la espalda. Están en el horno.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Che, amigo. ¡Vos hablás de realidad paralela y los que se informan poco! ¿Con qué te informás, con Clarín, Lanata, Mariana Fabiani? Si esa no es una realidad paralela, es para lelos, valga el chiste cantado. ¡Qué caradurismo!
      Ramiro

      Eliminar
  5. Los datos que utilizo son oficiales y los hechos ocurrieron. No se de qué realidad paralela hablas. La situación del país no da para tanta superficialidad malintencionada

    ResponderEliminar
  6. Hay que admitirlo, el kirchnerismo ya fue, está difunto y enterrado y son tan pero tan grandes los éxitos de la revolución de la porquería (ajena, porque encima la deben y en dólares) que al kirchnerismo no lo rescata ni la arqueología.
    Usted, señor Rosa, ríndase y le garantizamos un juicio justo, con su eminencia, el juez glock y el fiscal, justo, el arqueólogo cavador marijuan.... sí, un juicio más justo que la m...., usted sabe.
    Éso sí, que sea la penúltima vez que traiga conceptos disparatados como ése de la "superficialidad malintencionada", por favor, no tergiverse así, mire nomás el ejemplo de la insigne diputada magoo de massacri (alias, stolbizer, del bloque GEN(te de m...ierda, sí, no hay palabra mejor)....¿cómo se atreve a decir que es "superficial"?, por dió, si es por todos sabido que es PROFUNDAMENTE reaccionaria y ASQUEROSAMENTE funcional a este desgobierno.... por dió!, ya no nos engañe más a sus sufridos lectores.

    ResponderEliminar
  7. Cómo no enamorarse de CFK. Ese momento en el que sale a la calle a decirle al gendarme que si tiene que pegarle a alguien, le pegue a ella. Mientras por atrás estaba mandando al frente a sus reportes directos. Decime si eso no es Kircherismo puro, en su máxima expresión.

    ResponderEliminar
  8. Feliz cumpleaños para todo aquel asalariado que volvió a creer que la derecha liberal gobernarìa para ellos.

    ResponderEliminar
  9. Mi solidaridad total con el pueblo empoderado. Un abrazo a Cristina.

    ResponderEliminar

El cuerpo de la vergüenza

La oscuridad nunca ilumina, sino que trae más oscuridad . Un cadáver abre un nuevo capítulo y las palabras se escapan del teclado, p...