jueves, 9 de junio de 2016

Más amarillo que nunca



El otoño más frío de los últimos treinta años nos toca justo en estos tiempos de tarifas sinceradas. El cambio ha venido con tanto énfasis que ya dan ganas de despedirlo. El túnel en el que nos han metido tiene tantas sorpresas que parece más el de los parques de diversiones, poblado de monstruos, fantasmas y bichos espantosos. No es el del amor que prometieron en campaña, sino el del terror que muchos anticipamos. Encima, ni ellos saben cuál es la extensión del suplicio porque la luz del final ni se asoma. Y cuando se avizore, no sabremos si es la del país luminoso con el que todos soñamos o la pesadilla de la tierra incendiada que inició este siglo.
Por algunas postales de los últimos días, parece que es hacia esta tenebrosa estación donde nos encaminamos. Algunas consultoras señalan que muchos de los índices en la caída de la economía son similares a los de principios de 2002 y los demás no se habían dado nunca. El derrumbe es tan notorio que el cuento de la pesada herencia no alcanza para silenciar su estruendo, a tal punto que muchas bancas de inversión desaconsejan destinar fondos en nuestro país. El deterioro del mercado interno desalienta tanto que los mimados capitales no van a generar ni una mínima garúa de dólares. Además, sus dueños están desconcertados: el informe que recibieron del equipo económico no tiene mucho que ver con las patrañas que difunden puertas adentro: el primero es un país próspero ideal para invertir y el segundo, una tierra arrasada que sólo auspicia angustias.
Angustias, vale repetir, generadas por las medidas tomadas por el Gran Equipo desde su asunción. El combo conformado por la devaluación, la quita de retenciones y el desmedido incremento de las tarifas provocaron una inflación que no se daba en quince años. El encarnizado despido de empleados del Estado Nacional habilitó a otros estados a seguir el mismo camino y esto alentó a los privados a recortar personal, algunos con verdadera necesidad y otros, por pura angurria y maldad. Todo esto junto más la filosofía de González Fraga y Michetti –que genera culpa hasta por degustar un caramelo relleno- hace que el consumo sea, en algunos sectores, una práctica en vías de extinción. Desde los electrodomésticos hasta los alimentos, pasando por la indumentaria y el esparcimiento están cuesta abajo. Ahora, hasta el jefe de Gabinete, Marcos Peña, reconoce que la pobreza cero es una meta inalcanzable, menos aún con estas recetas de distribución regresiva del ingreso. Si ese macanero fin está cada vez más lejos es por el tortuoso túnel en el que nos metieron sin ninguna necesidad.    
Globos que explotan en el camino
En pocas palabras, engañaron al votante, tanto los candidatos como los apologistas mediáticos. La transparencia, la pobreza cero y la unión de todos los argentinos fueron los ejes de una campaña muy insincera. Con expresiones al estilo grasa militante, pesada herencia, los caudillos que provienen de provincias no hay posibilidades de unir ningún país, aunque tenga quince habitantes. Con funcionarios procesados y espadachines de sus empresas, cuentas off shore y declaraciones juradas por las que nadie juraría, la transparencia se vuelve muy opaca. Hasta los propagandistas disfrazados de periodistas simulan espanto.
En el nuevo acto de esta perversa tragicomedia, el sinceramiento se convierte en burla. Quienes creyeron que Macri tenía intenciones de cumplir con lo de pobreza cero merecen el Nobel a la ingenuidad. El resto de sus votantes sólo son cómplices. En toda sociedad siempre existe un grupo que menos tiene, salvo que estemos ante una que haya alcanzado la igualdad absoluta. Lo que todo Estado debe aspirar es que ese ‘tener menos’ incluya condiciones dignas de vida. Esto no tiene nada que ver con la célebre frase que sintetiza una cínica resignación: pobres siempre hay. La desigualdad es la impronta del capitalismo; lo que se debe extirpar es la crueldad que provoca.
De ahí a creer que Macri y el mejor equipo de los últimos cincuenta años tenían como objetivo desterrar la pobreza hay un paso enorme. Ni las intenciones tuvieron con sus primeras medidas, que sólo lograron ensanchar la brecha. Y menos con las segundas y las cuartas. Para distribuir el ingreso de manera equitativa el único camino es cobrar más impuestos a los que más tienen; para mejorar la vida de todos los habitantes el camino no es el modelo del derrame, sino un proyecto que distribuya desde la base de la pirámide; para  atenuar los efectos del capitalismo hay que controlar a los grandes empresarios y desalentar la concentración en la economía; para cuidar el empleo, hay que facilitar el consumo y promover el ahorro, no privatizar el consumismo y favorecer la acumulación.
Que los funcionarios amarillos y los periodistas que hacen de coro comiencen a reconocer que la pobreza cero es inalcanzable es otra muestra de la hipocresía con que nos gobiernan. No es por accidente que estamos atravesando un “momento difícil con el sinceramiento de la economía”, como expresó el empresidente ante la crisis de los clubes de barrio. Si estamos mal es porque ellos decidieron realizar una grosera transferencia de recursos a los que no lo necesitan. Si el túnel nos está asfixiando es porque ellos decidieron meternos en él. Si no hay ninguna luz en el horizonte es porque ellos nos están conduciendo hacia el país de las tinieblas. Finalmente, si abunda el pesimismo en estas líneas es porque el optimismo no los incluye, salvo que decidan torcer el rumbo antes de que nos estampemos contra el iceberg. Y esto no es golpismo, sino puro sinceramiento.

9 comentarios:

  1. CREO QUE ESTA TODO DICHO .........SINCERAMIENTO O MIENTO AL SINCERAR

    ResponderEliminar
  2. No se si será el mejor equipo de los últimos 50 años, pero por lo menos:

    1) Dudo que Prat Gay diga "me quiero ir" cuando un periodista le pregunta por la inflación.
    2) No lo veo a Marcos Peña diciendo que en Argentina hay menos pobreza que en ALEMANIA! "Te guste o no" (Parte de la frase).
    3) No la veo a Michetti con un triple procesamiento por causas de corrupción, o queriendo apropiarse de la casa de moneda.
    4) No lo veo a Marcos Peña rompiendo un artículo de Página 12 en cámara.
    5) No lo veo a Macri dando monólogos sin exponerse NUNCA a dar una explicación y pensando que es el dueño absoluto de la verdad.
    6) No lo veo a Macri promoviendo una campaña de desprestigio contra un fiscal muerto dudosamente por un tiro en la cabeza.
    7) No la veo a Margarita Barrientos mandando tipos a buscar bolsos con cash al banco.

    Son muchas las diferencias que nos separan, y nunca van a unirnos.

    Más allá de la crisis y el del ajuste, nadie quiere volver a ver a CFK a cargo de nada.

    Fijate que ahora solo puede escribir por Facebook, porque no puede ir a ningún medio a dar explicaciones, ni siquiera las da en la justicia. Así terminaron, no pueden caminar por la calle.

    Y como si fuera poco, lo que antes considerabas destituyente, ahora que es? "Puro sinceramiento" JAJAJ! Sos cómico.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me complace hacerte reír mientras tu gobierno hace llorar a mucho. Gran parte de tu listado son pavadas y operaciones. Macri es mas corrupto que cualquiera y todos son evasores. Eso si: Pertenecen a la clase alta y por eso no te molesta.

      Eliminar
    2. En serio, qué sarta de pavadas plantea este muchacho. Acá la discusión de fondo son los modelos de país que propone el macrismo y el peronismo: "Capitalismo de Mercado" o "Capitalismo de Estado", "teoría del derrame" o "modelo de crecimiento con inclusión". Ningún capitalismo me agrada, pero frente a esta embestida del neoliberalismo (siempre) salvaje, me quedo con el capitalismo de Estado, neokeynesianismo o como quieran llamarlo.

      Eliminar
  3. Es gratis llegar a conclusiones, así que dale para adelante.

    No te parece un poco extrema tu posición?
    No dramatizás en exceso?

    Creo que ni en el peor momento de CFK vi a gente expresarse con el dramatismo con que vos te expresás hoy.

    Nunca se perdió la capacidad de ver lo bueno sobre lo malo.
    Muchas medidas fueron muy buenas. Después están los Clarín, los Página 12, siempre van a estar. No podés afectar a la gente por tu batalla con los medios.

    Vos parece que no naciste con esa capacidad. La capacidad de tolerar. Al menos no cuando el pueblo de tu país votó otra cosa.

    Cuando la decisión que se toma no es la que a vos te gusta, evidentemente, tu elección es dedicarte a la militancia disfrazada de periodismo, para comenzar a corroer al que llegó.
    Vos si que sos un jugador de equipo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Evidentemente, estoy en contra de los 150 mil desocupados, de la bestial transferencia de recursos, del hambre creciente... Más allá de que la gente lo haya votado, voy a estar en contra de medidas que afecten el bienestar de los más vulnerables. No pasa por la tolerancia, sino por la solidaridad con ellos. Vos igualás a Clarín con Página 12 y no son lo mismo. Clarín es un grupo económico inadmisible en cualquier sociedad democrática, tanto desde lo mediático como desde lo económico y detrás de Clarín se escudan los exponentes del poder real, de unos cuantos empresarios con fortunas incalculables y con avidez insaciable. Macri, si bien fue votado por la mayoría, representa esos intereses. Esa es la distorsión que se está produciendo. Si no te conmueve el crecimiento de la pobreza -reconocido por la misma Barrientos- es porque no tenés sentimientos.

      Eliminar
  4. Me gustaba vivir en la dictadura k. Me gustaba estar mal con Cristina.

    ResponderEliminar
  5. Lástima que existan argentinos como Francisco Samora que NO VEN la corrupción escandalosa de los que más tienen (quizás él sea un integrante más de esa clase VIP tan despreciable por su angurria, su avaricia y su indiferencia ante el dolor del que no tiene para llevarle un plato de agua caliente y unos fideos a sus crias) y miran con naturalidad el desguace de un país en el que estabamos todos incluidos;su desfachatez puntualizando errores del Kirchnerismo es tan patética como el cinismo de la banda que nos gobierna, la mejor no sólo en los últimos 50 años sino en toda la historia de este país en cuanto a la frondosidad de sus prontuarios y al disciplinamiento bajo las órdenes de la Embajada de EEUU y del Mossad. Al leerlo sentí una profunda tristeza y un asco difícil de describir ya que gracias a individuos como él cada día hay una persona más que sufre y conoce la indigencia, el frío, el hambre y los que no...vemos hecha jirones la Patria.
    Mis respetos para Gustado...excelente como siempre!!

    ResponderEliminar
  6. Felicito a este "desconocido" que no tendría porque serlo ya que las verdades que dice se reflejan en miles y miles de argentinos que ven la desgracia en que han hundido a nuestra querida patria una vez mes.A veces pienso que la democracia ..la verdadera democracia les sirve mas a los neo que a nosotros. Ej.: EEUU. con el pato Donald.-

    ResponderEliminar

Los abolladores de la esperanza

Ya sabemos que es una hipocresía el plan de DDHH de Macri. La confluencia del Ingeniero con esa temática es un oxímoron, un amasijo de elem...