lunes, 11 de marzo de 2019

Los tipos están nerviosos


Diez días pasaron desde la última apertura de sesiones del Congreso a cargo del empresidente Macri. Muchos esperamos que sea la última en serio. Aunque no sólo es cuestión de esperar. Hay demasiados motivos para que el macrismo no continúe con la destrucción y entrega del país. Como reconoció el ministro Dujovne, sorprendido, los argentinos aguantamos bastante el despojo del Cambio. Encima de que las cosas van de mal en peor, el buen Mauricio se da el lujo de fantasear sobre las inexistentes bondades de su plan demoledor, de falsear datos y amenazar con más de lo mismo. Y por si todo esto fuera poco, el enojado es él y no los que han perdido el trabajo, el poder adquisitivo, la dignidad, la tranquilidad, el futuro, la libertad. Esos casi 60 minutos de aplausos ensayados, mentiras evidentes y tropiezos en palabras de más de dos sílabas demuestran que el nerviosismo reina en los amarillos.
Si El Tipo estuviera tranquilo, no tendría necesidad de aclarar que ocupa ese lugar “por el voto de la gente”. Siempre es inevitable recordar que ese voto fue obtenido gracias a engaños, mentiras mediáticas y promesas que no pensaba cumplir. Nada de lo que enorgullecerse, sino todo lo contrario. El que se ufana de “poner la verdad sobre la mesa” asegura que durante los primeros dos años y medio todo anduvo bien hasta que “pasaron cosas”. Las tormentas globales, las sequías locales y la causa de los cuadernos desmadraron una ilusoria luna de miel. Patrañas. Cuando el Estado está presente para favorecer a la mayoría, no hay huracanes que sirvan como excusa. Y menos la Causa de los No Cuadernos, que está pronta a caer no sólo por falta de pruebas, prisiones ilegales y atrocidades en la aplicación de la Ley del Arrepentido, sino también por las maniobras extorsivas de Marcelo D’Alesio, Carlos Stornelli y el juez Claudio Bonadío. Y, sobre todo, porque los cuadernos ya no existen, las copias no han sido verificadas y no se sabe quién los escribió, si el chofer Centeno o el juez, el fiscal y el espía y falso abogado en el Hotel Four Seasons.
Macrilandia se desmorona en todos sus flancos: el dólar no alcanza su techo, la economía no encuentra su piso, el crecimiento es más invisible, las góndolas son un tren fantasma, la canasta familiar está cada vez más vacía, las tarifas son un saqueo y la lluvia de inversiones siempre ha sido fuga de capitales. Empresas pequeñas, medianas y grandes bajan sus persianas, unas por la crisis y otras por las dudas. Hasta la revista Billiken, con casi cien años de historia, padeció la guadaña del Cambio y peligra la nutrición intelectual de Macri, la vice Michetti y algunos otros miembros del Gran Equipo. Aunque la inflación de 2018 fue la más alta desde 1991, el Mandatario que saluda al vacío no pide disculpas por haber prometido “bajarla en dos minutos” ni por asegurar que “es una muestra de la incapacidad para gobernar”. El discurso de Macri estuvo inspirado por la peor de las soberbias y el mejor de los cinismos. Los que aplaudieron son cómplices de esto.
Todes en contra de todo
Cada vez se nota más que lo que denuncian en los otros, Ellos lo tienen de sobra. Corruptos, mafiosos, autoritarios y dañinos. El plural no sólo abarca a los habitantes circunstanciales de La Rosada SA, sino también a la comparsa mediática, financiera y judicial. Todo está expuesto y no lo percibe quien no quiere. Las cuentas off shore, los conflictos de intereses, el lavado de dinero con las campañas, la transferencia de recursos públicos a los más ricos, la connivencia de muchos jueces y fiscales indignarían a cualquier ciudadano. Sin embargo, aún quedan muchos domesticados por las pantallas que se abrazan a las explicaciones más pueriles y absurdas para sostener sus insostenibles prejuicios. Y bastantes indiferentes, que son los que no están ni de un lado ni del otro, se enorgullecen de no entender de política y deciden su voto segundos antes de emitirlo. En fin, lo predecible en una sociedad dominada por la vocinglería manipuladora de los medios hegemónicos.
Porque además de un juez, un fiscal y un falso abogado, la trama extorsiva incluye a un destacado periodista afín al establishment. Daniel Santoro, insigne investigador de falacias, utilizaba sus columnas como amenazas para las víctimas y espiaba a algunos “compañeros” de trabajo. De inmediato, muchos colegas elaboraron y firmaron una solicitada de defensa corporativa de algo que es indefendible: la mentira como herramienta política y alteración de la voluntad democrática. Estos profesionales no emergen para proteger al periodista Santoro, sino para sostener un sistema putrefacto de deformación de la realidad.
Una deformación todo terreno que no sólo está en manos de periodistas y analistas de la cadena de medios oficialistas, sino también de animadores y conductores de radio y TV. El alicaído Marcelo Tinelli –que siempre aprovechó su rating para jugar en política- sentenció que “Macri y Cristina son las dos caras de una misma moneda”. Tal vez sea así desde uno de los extremos más revolucionarios del arco ideológico; si la moneda representa al capitalismo, la primera cara es atroz y la segunda, más amigable. Pero nadie imagina a un Tinelli anticapitalista: una frase hecha para sintetizar el presente en boca de un exitoso pescador que sólo quiere revolver el río para incrementar sus ganancias. Una zoncera más de un mediático para profundizar la confusión de los encandilados.
Ante tanto desconcierto, el paro de mujeres del viernes pasado superó las reivindicaciones propias del feminismo y aporta mucha luz para el futuro. Si bien incluyó los reclamos por la IVE, la violencia de género, los feminicidios, el abuso, la trata y la igualdad de derechos, incorporó en su documento un rechazo enérgico a las políticas de Macri. Y no sólo al individuo Macri, sino a todo lo que representa: sumisión al Imperio, desigualación de la sociedad, renuncia a la soberanía, privatización de los bienes públicos y pisoteo de las instituciones. El colectivo que encabezó un nuevo paro -a pesar de las amenazas de descuentos salariales- equiparó el patriarcado con el sistema. El sentido de la manifestación se sintetiza en una de sus frases más fuertes: “somos la clase contra la que va el capitalismo en el mundo, el neoliberalismo en nuestra región y el macrismo en nuestro país, mediante el avance de la derecha y el imperialismo en toda nuestra América Latina”.
Y las marchas que se hicieron en todo el país no fueron protagonizadas sólo por mujeres: la diversidad se hizo presente conformando un Todes que hará historia. Las flores, los bombones y el “Feliz día” superficial fueron desplazados por una lucha de clase: trabajadores contra vampiros. No sólo contra el machismo, sino contra el sistema que encuentra en todas las desigualdades su razón de existir. Que las crea y las disfruta. Contra eso y contra todo lo que estamos padeciendo desde hace más de tres años.

2 comentarios:

  1. gracias estimado Gustavo compartido y espero hayas disfrutado de tu receso vacacional-besos

    ResponderEliminar
  2. Una pena que se haya ido a turistear en esa república separatista, cuando podía hacerlo en la capital amarilla y comprobar en lomo propio el verdadero turismo aventura, claro, comprar chucherías artesanales y ligar garrotazos policiales... turismo y adrenalina, fantástico combo que se perdió.
    Hoy puede decirse que la novedad es que el quetejedi es piantavotos, además de que el fraude es su ÜNICA forma de incidir en las elecciones, un progreso si pensamos en unos meses atrás (claro, lo sospechábamos desde el principio pero es ahora que parece que nos dan bola)...
    Uno por costumbre no quería ser conspiranoico y dejaba las historias de espías para Ian Fleming o John LeCarré, resulta que no, apareció el agente 86 y, mejor que mejor, una estrella del gran pasquín argentino, espía de KGB, extorsionador y botonazo de sus propios compañeros de tele basura.... encima marido de la guía astrológica de la fiscal de la patria, doña colesterol.... lástima que Fellini se murió, no?.
    Ëso sí, es maravilloso que el agente 86 sea "Kamporista".... pensar que para fomentar esta "inteligencia" destruyan ARSAT, INVAP y demases antros pseudo científicos. Ah, y la tierra es plana, no?
    Pero bueno, ¿vió que parece que cierta embajada twiteó "perdió Cristina" sobre la elección de Neuquén?, al ratito denunciaron hackeo, el idioma se renueva, ahora a un lapsus le dicen hackeo...
    Sobre el 8M, ¿sabe que en una celebración de ese día preciso, tuve la muy agradable confirmación de que aún ODIAN a ya sabe quien?...y los "argumentos", más penosamente troskos que amarillos, una porquería, claro.

    ResponderEliminar

Lecciones desde el Altiplano

Una semana antes que en Argentina, Bolivia también tendrá elecciones presidenciales. Tanto allá como acá, el resultado es predecible . All...