jueves, 17 de diciembre de 2020

Los cómplices del coronavirus

 

El último fin de semana largo pareció el ejemplo de lo que no hay que hacer en la temporada veraniega que se viene. Los que pudieron viajar a centros turísticos olvidaron que todavía estamos en pandemia y que el coronavirus no es el pasado, sino el presente y también el futuro. Las fiestas clandestinas y los amontonamientos al aire libre fueron las imágenes más preocupantes del descontrol. Parlante que suena convoca una multitud bailante en donde sea, como si esta tragedia mundial ya hubiese terminado. El sábado pasado, la costanera centro de Rosario fue el escenario del salvaje desahogo de cientos de jóvenes que parecían escapar de un confinamiento de décadas. Difícil imaginar prudencia en estas últimas semanas del año. Aunque el bolsillo apriete, ya se ve el clima festivo. El distanciamiento, los barbijos, la timidez del saludo quedarán fuera de lugar en las festicholas que muchos están preparando. El alcohol en gel dará paso a sus otras versiones que vienen en botella y súper frías.

El anuncio de la llegada de las vacunas no significa que ya estemos todos vacunados, salvo que rocíen las dosis desde un avión y nosotros abramos nuestros poros en la vía pública. Pero eso no va a pasar. Para que podamos andar despreocupados por las emboscadas de la Covid pasarán muchos meses, cuando más del sesenta por ciento de la población esté vacunada. Lo que hagamos en las próximas semanas será determinante de lo que nos pasará cuando el verano empiece a abandonarnos.

Mientras tanto, los cambiemitas ya no saben cómo disfrazarse. Ya no están Juntos por el Cambio, sino solamente Juntos, aunque no sepan para qué. Más que juntos, amontonados y tambaleantes para conquistar algún poroto en las elecciones de medio término. Eso sí, como siempre, sin saber qué decir. El ex empresidente Macri eleva sus insustanciales protestas por el cierre del aeropuerto de El Palomar para vuelos comerciales y el único avión de Fly Bondi –su revolución de los aviones- deberá operar desde Ezeiza. Para oponerse a la IVE, hablan de Adán y Eva, de El Señor de los anillos o, en el peor de los casos, de embarazos de mil días. Y cuando no tienen nada que decir, sacan del arcón de la bisabuela denuncias generales y apolilladas, como el atropello a las instituciones, la división de poderes o la salud de la república. Y eso que estos farsantes son unos expertos en hacer de verdad lo que viven denunciando: desde la dictadura para acá han hecho todo eso y mucho, muchísimo más.

Los PRO y sus aliados empiezan a mostrar los colmillos de cara a las elecciones de medio término y, si sobreviven a la contienda, podrán iniciar la carrera presidencial con un menú poco tentador: Rodríguez Larreta – Vidal, por un lado y Macri – Bullrich, por el otro. Los primeros del ala dura y los segundos, del ala durísima. Pero, como ninguno de los cuatro puede declamar algo interesante, nada mejor que empujar a la cancha a la ex diputada Elisa Carrió para que la embarre. Desde su No-lugar irresponsable, Carrió prometió un juicio político a la tan envidiada Cristina porque, con la carta en la que cuestiona a la Corte, para ella se transformó en una gobernanta de facto y por tanto, golpista. Acá habría que poner risas grabadas durante diez minutos, por lo menos. Que un personaje así tenga prensa, es un insulto a la inteligencia. Después de haber construido su “prestigio” –con varias docenas de comillas- a fuerza de pronósticos apocalípticos, mentiras atroces y denuncias infundadas, de ofrecer el living de su casa para que un narcotraficante acuse de asesino a un candidato a gobernador, de haber defraudado con su renuncia a la mitad de los porteños que votaron por ella, parece mentira que todavía siga en carrera.

Y bueno, si nos encontramos con algunos zapallos que andan sin barbijo por la vida, ¿cómo nos vamos a sorprender por algún tarambana que corona con su voto a los peores exponentes de la política vernácula?

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Devaneos estivales

  No es mi intención convertir el primer apunte del año en un testimonio en primera persona ni justificar mi ausencia con depresiones inex...