domingo, 7 de noviembre de 2021

La injusticia electoral

 

Los contrastes que no se tienen en cuenta. La parafernalia mediática debilita la Democracia. El Gobierno no resalta sus logros. Los votantes distraídos coronarán a los peores.

 

Una pausa prolongada en estos apuntes confirma su característica: son discontinuos. Pero no es por eso que no he escrito nada en todo este tiempo. Un descanso necesario ante la evidencia de una injusticia. En Argentina hay muchas y es necesario reforzar el camino para desterrarlas. De eso han dado cuenta muchos apuntes desde el nacimiento de este espacio en abril de 2011. La injusticia que será el eje de éste es la electoral. Que sea la no-propuesta de los desigualadores la que ponga en jaque este camino que está comenzando provoca desazón. Y también desánimo, impotencia, incomprensión y mucho miedo porque si los juntistas logran repetir o mejorar el resultado de las PASO tendrán el poder para entorpecer todo lo bueno que proponga el Gobierno Nacional. Y eso, sin dudas, aumentará las injusticias.

Esto no es un vaticinio ni un pronóstico infundado: es una evidencia. No hace mucho estuvieron al frente del país y el resultado fue desastroso, no por herencia o errores, sino por voluntaria malicia de producir daño. Una caída del poder adquisitivo del 20 por ciento en gran parte de la población, crecimiento del desempleo, aumento de la pobreza, inflación potenciada, fuga de capitales y el consecuente endeudamiento externo histórico. Y lejos de arrepentirse o de elaborar tenues autocríticas, reivindican La Revolución de la Alegría como si fueran los mejores años de nuestra historia. Encima, hablan de la República como si Ellos no la hubieran atropellado desde el principio; denuncian inexistentes ataques a la libertad de expresión cuando en aquellos años despidieron periodistas de los medios públicos y presionaron hasta la extinción a los medios privados que osaban esbozar una crítica; declaman que no hay inversiones cuando lo único que fomentaron fue la especulación. Y por si esto fuera poco, lo que recitan los candidatos en los spots de campaña y en las amables entrevistas son generalidades, promesas que no están en su ADN y falacias hartamente desmentidas. El coro mediático y los cómplices judiciales decoran el engendro para que resulte apetecible para los desprevenidos.

 Mientras tanto, el oficialismo susurra con timidez los logros alcanzados en estos meses de pandemia. La OMS considera que Argentina está entre los países que mejor enfrentó la crisis mundial del coronavirus y que más población ha vacunado. Sin embargo, los amarillos culpan al Gobierno por las más de 100 mil muertes como si no hubieran orquestado marchas anti restricciones, anti barbijos, anti vacunas. Todavía recitan la pavada de “la cuarentena más larga del mundo” para que los pavos los voten. Y profundizan la estupidez con consignas a favor de la libertad que jamás fue vulnerada.

En temas económicos, también tienen que mentir para llamar la atención de los desatentos. Sin pudor, denuncian que estamos peor que nunca, que nadie confía en los gobiernos populistas, que estamos aislados del mundo. Lejos de eso, los números muestran otra realidad. Mientras países como Francia, España, Italia, Inglaterra recuperan este año la mitad del crecimiento que perdieron en 2020, nuestro país recuperará casi todo el PBI perdido a fines de este año. La inversión de este año subió un 20 por ciento respecto al año pasado, un 16,3 sobre 2019 y un 8,4 por encima de la de 2018. En síntesis, hay más inversión que en los años anteriores pero la sensación que construye la parafernalia mediática señala todo lo contrario.

Con las exportaciones ocurre algo similar. A esta altura del año superan los números de 2013 y el saldo comercial acumula más de 12 mil millones de dólares, algo muy lejano al aislamiento del mundo que tanto cacarean los impresentables opositores. También la actividad industrial está un 11 por ciento sobre la del 2020, más del 10 encima de la de 2019 y supera en un 8,8 por ciento la de 2018. Claro que estos números tardan en mejorar nuestra vida, pero no serán los juntistas los que acelerarán la redistribución.

La gran injusticia es que los cambiemitas estén en condiciones de triunfar en esta contienda después de demostrar que son los peores. Según el Banco Mundial, durante la gerencia de Macri el PBI per cápita cayó un 11 por ciento, la deuda pública trepó al 92 por ciento, la inflación se duplicó hasta el 52 por ciento, el desempleo escaló del 6,5 al 10,5 por ciento y el salario en dólares pasó de 580 a 275. A pesar de que nos hicieron pelota, siguen en carrera y conquistan adeptos con patrañas, denuncias infundadas y expresiones de odio. Y en el tema que más apasiona a los despolitizados –la tan mencionada corrupción- también se llevan los laureles.

El próximo domingo se puede concretar la paradoja de que ganen los peores. Si esto ocurre, las posibilidades de mejorar nuestra vida, domesticar a los poderosos, adecentar la comunicación pública, corregir el desordenado Poder Judicial estarán más lejos. La corrección política aconseja no cuestionar la decisión de los ciudadanos pero, en un caso como éste, no cabe la elegancia. Cuando el verdugo es votado por sus víctimas, la corrección política va camino al retrete. Si los resultados se repiten no será la derrota de una opción política sino la confirmación de que no hemos aprendido nada.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

La ostentación de los privilegiados

  Los bandidos nos acosan y no se mueven en motos, sino en coches de alta gama. Lejos de esconderse luego de sus fechorías –evasión, contrab...