lunes, 20 de marzo de 2017

De crédulos y voluntarios



La Estrategia de la distracción figura entre las diez técnicas de manipulación detectadas por el filósofo y lingüista norteamericano Noam Chomsky y consiste en presentar una bomba mediática que desvíe la atención del público colonizado de los temas importantes. Los medios hegemónicos presentan temas atractivos y fáciles de asimilar para que los ciudadanos cautivos propaguen en ascensores, taxis o en las cada vez más diminutas colas de supermercado. Crímenes escabrosos, mensajes de alienígenas o escándalos de divas figuran entre los tópicos favoritos de estos contenidos chatarra, que incrementan su volumen de acuerdo al tamaño del asunto a ocultar. Esta es la parte más obvia de la treta, la más sencilla de eludir por un sujeto atento cuando advierte que, mientras la pantalla se puebla de griterío, sangre y colorinches, el frágil equilibrio de su vida cotidiana se sacude peligrosamente.
Otros procedimientos para la construcción de una conciencia distraída son un poco más sutiles y requieren un esfuerzo del televidente para no convertirse en blanco de ellos. Tal vez por eso, los medios dominantes de América Latina están logrando desterrar –a fuerza de patrañas y operaciones- aquellos procesos políticos que abandonaron la lógica del Consenso de Washington para mejorar la vida de sus pueblos. El establishment mediático demoniza los gobiernos populares con abundantes y falaces denuncias de corrupción para facilitar el arribo de administraciones más puras y transparentes, que terminan siendo corruptas en serio y sólo preocupadas por reconstruir la desigualdad de antaño.
Argentina es un caso. Ya sabemos: Clarín y sus satélites lograron instalar como presidente a uno de los peores candidatos después de horadar durante años la legitimidad de un proyecto que –con sus más y sus menos- alcanzó metas insólitas en nuestra historia. Con machacona insistencia, convirtieron la sospecha permanente en una confusa vara para elegir candidatos. Un parámetro tan capcioso que deja a un lado las ideas que pretenden llevar adelante. En el caso de Macri, no sólo contribuyeron a mimetizar sus ideas, sino que blanquearon su prontuario. El resultado está a la vista: la Casa Rosada convertida en la administración de las empresas más importantes del país. No es para menos, si de los 367 cargos de ministro, secretario y subsecretario disponibles, 114 están ocupados por sus ceos. Tres de cada diez funcionarios son representantes de empresas y eso genera conflicto de intereses. Y a pesar de eso, nadie habla de capitalismo de amigos, como sí hicieron durante los gobiernos kirchneristas. Los prejuicios incrustados desde la enloquecedora parafernalia mediática en el imaginario de ciertos sectores de la sociedad resultan muy difíciles de erradicar, aunque sean absurdos indemostrables.
Las torpezas de la desesperación  
Cada vez resulta más evidente que el maquillaje PRO se está descascarando y que los expertos apolíneos resultaron horrendos esperpentos. Quizá por eso, los apologistas y manipuladores vernáculos tuvieron que apelar esta semana a todo su arsenal de farsas para contener algo del 51 por ciento que, desde hace un tiempo, se está desgranando. Tanto el recital del Indio Solari en Olavarría como los misteriosos anillos de Carmen de Areco, sirven para sustraer la atención de los serios conflictos que desata el Gran Equipo con sus demoledoras medidas. O, al menos, para atenuarlos. Entonces, destacar un tema ínfimo para ocultar otro de relevancia es la artimaña de manipulación más previsible de los medios que tienen potencial para imponer la agenda informativa.
Pero además de los temas sobre los que el público debe hablar, también imponen la interpretación. Desde que se produce el hecho hasta su reconstrucción narrativa, se filtran aquellos elementos que sugieren al lector cómo integrar el acontecimiento a una secuencia. Esto explica que, para muchos colonizados, la muerte del fiscal Alberto Nisman fue un asesinato ordenado por CFK y ejecutado de manera magistral para que los 19 peritos de la Corte Suprema concluyan que fue un suicidio. Tan efectiva es la manipulación de este caso que la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich puede deslizar la posibilidad de que se haya utilizado un “piolín”, después de haber visto una serie televisiva, sin que nadie ponga en duda su idoneidad para el cargo. Tan enloquecedora es la manipulación que muchos han encontrado los motivos del homicidio en la famosa denuncia de Nisman, desechada por seis jueces por inexistencia de delito y considerada por muchos juristas un mamotreto inadmisible para iniciar una causa.
Por eso esta semana lograron entretener a la opinión pública con el recital de Olavarría, donde las dos muertes se produjeron por causas ajenas a toda responsabilidad del Indio y los organizadores. Hasta es probable que muchos periodistas de esos medios lamenten –al menos en la intimidad del baño- que no haya habido más muertos. Pero lo más perverso es que utilizaron el caso para demonizar al músico por su manifiesta adhesión al kirchnerismo. En eso se centra todo: en convencer al amable vecino que está del otro lado de la pantalla que, aunque la calle esté dura, cualquier cosa es mejor que el retorno de Cristina; que los doce años de kirchnerismo en los que el empleo crecía, el consumo redistribuía y la felicidad era posible constituyen la barbarie a la que Argentina no debe retornar.
A tal punto que la vicepresidenta Gabriela Michetti pueda sugerir sin ruborizarse una suspensión de las elecciones legislativas porque la competencia electoral le parece medio destructiva. Michetti comete tamaño papelón verbal porque –además de consultar encuestas- sabe que tiene un colchón mediático que suaviza las barbaridades que salen de su boca. No hay que ser muy brillante para imaginar cómo presentarían estas declaraciones si las hubiera dicho Amado Boudou cuando era vice: desde tildar de dictadores hasta exigir el destierro de todos los K en un solo titular; magnificarían el episodio desde todas sus propaladoras de estiércol y lograrían que hasta las mascotas hablen del tema en la plaza donde descargan sus residuos orgánicos. Pero la manipulación es tan enloquecedora que logra que un presidente que ha vulnerado la Constitución a fuerza de decretos y una vicepresidenta que reniega de las elecciones sean considerados como perfectos demócratas.  
El contraste entre lo prometido y lo realizado es tan abismal, que el establishment mediático no sabe cómo hacer para que el kirchnerismo sea borrado de la memoria colectiva. Intentar que el ciudadano común considere que esa fuerza política hace todo lo posible para desestabilizar y hasta destronar a Macri incluye desde presentar a todo opositor como K hasta concluir que los periódicos y organismos internacionales que consideran ilegal la prisión de Milagro Sala o que Argentina camina hacia una profunda crisis están influenciados por ese ideario. Y como el verso de la Pesada Herencia no alcanza, probaron con la mentira del diálogo entre el empresidente Macri y Felipe González. Una falsedad que fue desmentida por los dos involucrados: ni el español puede inmiscuirse en los asuntos internos ni Macri puede presionar a la Justicia. Al menos, en principio.
Pero detrás de esta infantil travesura informativa se esconde una nueva exigencia del Poder Económico: que el populismo no vuelva nunca más. Para eso necesitan un punto final para la condena mediática que se ha construido durante tantos años. Aunque todavía no han demostrado ninguna de las insostenibles acusaciones, quieren que Cristina esté presa, porque sería la confirmación de todos los prejuicios que han potenciado. La nueva patraña que subyace en esta última operación es que Cristina es la culpable de la falta de inversiones. La catástrofe que se avecina es responsabilidad de Ella, por la Pesada Herencia o por la futura sequía. Macri, el peor candidato y el más pernicioso presidente, no tiene nada que ver. Total, siempre hay voluntarios dispuestos a creer cualquier cosa.

4 comentarios:

  1. EXCELENTE, QUE IMPORTANTE ESTE TRABAJO!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, pero también es importante la participación de los lectores y la difusión de estas ideas. Abrazo enorme

      Eliminar
  2. genial!!! hasta me hiciste reír "lograrían que hasta las mascotas hablen del tema en la plaza donde descargan sus residuos orgánicos"...gracias y seguí acompañándonos con tus apuntes sanadores, así no terminamos de perder la cordura entre tanta insania de quienes nos gobiernan o mejor aplica "farsantes-delincuentes-chantas-inmorales-ineptos..."abrazo!

    ResponderEliminar

Creer para reventar

A una semana del ensayo electoral conocido como PASO, la reacción de los ceócratas amarillos, acólitos y beneficiarios da más miedo q...