lunes, 11 de diciembre de 2017

Las hogueras bien dispuestas

En la Edad Media y más acá torturaban y quemaban personas por la sola sospecha de brujería o pactos con el diablo. Si el acusado confesaba lo arrojaban al fuego; si no, lo seguían torturando hasta que lo haga. Quien piense que esto es un anecdotario del pasado, cabe decirle que se equivoca. En Malawi, un país africano dominado por el vudú, el chamanismo y la brujería, muchedumbres alucinadas linchan, lapidan o calcinan a transeúntes solitarios a los que consideran vampiros. Por eso, la analogía entre el caso histórico y el presente es por demás oportuno. La condena ante la mera sospecha es algo monstruoso en toda época y lugar, sobre todo cuando se basa en hechos inexistentes.
La Argentina de Macri se ha convertido en eso: una condena extendida a millones de inocentes, culpables de soñar con un país que comparta sus riquezas con todos sus habitantes; de pretender dignidad por medio de su trabajo; de defender sus derechos, avasallados para multiplicar privilegios; de desconfiar del tortuoso túnel en el que los ceócratas nos han embutido; de haber elegido durante doce años un proyecto de desarrollo inclusivo que incomodó a los poderosos de siempre. Desde su asunción, el presidente Off Shore se ha dedicado a repartir culpas y condenas para disciplinar a la sociedad, para dejar en claro el engendro que está construyendo para nuestro futuro, para aceptar que la desigualdad es el statu quo que el establishment desea.
Un plan tan ambicioso requiere un descomunal poder que supere el legitimado en las urnas. Complacientes, consustanciados y confundidos coronaron con su voto no sólo a un infame sino a su numerosa orquesta, que ejecuta una melodía macabra: mientras los vientos soplan nuestra dignidad, las cuerdas nos enredan de mentiras y la percusión sofoca nuestra resistencia; solistas y coreutas desentonan un canto pleno de incongruencias. El resultado es una pieza musical indigesta que taladra tímpanos y cerebros para incrustar una aceptación que sería repulsa en circunstancias normales. Desde las sombras, los autores de la obra disfrutan el éxito del hit, mientras calculan el rédito que brindará esta estafa pseudo artística.
Claro que deben estar en pleno jolgorio si, a pesar de los desastres que ya ocasionaron y los que se avecinan, el plan desplegado recibe adhesión hasta de los damnificados. La canción “Cualquier cosa es mejor que los K” es tarareada a toda hora por colonizados y adeptos y así van por la vida, repitiendo versos que no entienden y tomando como fundamento de su pensar y sentir afirmaciones sin sustento.
El manual de los inquisidores
La pos verdad funciona a pleno en estos días de aplanadora amarilla. La pos verdad que es más que una simple mentira, sino una serie de falacias que a pesar de su obscenidad se convierte en verdad indiscutible. Una mentira que se toma como verdad, aunque haya que forzar la realidad hasta el absurdo. Una mentira tan verdadera que ni los hechos más verificados la puedan destronar.
En los días previos al segundo aniversario de La Rosada SA convivimos con dos ejemplos de antología. El primero es la construcción del enemigo interno a partir de los pueblos originarios que reclaman sus tierras ancestrales. Un enorme acto de fe es creer que los mapuches tienen lazos con el terrorismo internacional, que quieren formar una nación aparte, que son violentos y todas las sandeces que funcionarios y apologistas mediáticos recitan día a día.
Durante la desaparición de Santiago Maldonado todos presenciamos el despliegue de primicias que lo ubicaban lo más lejos posible del lugar donde fue hallado su cuerpo. Hasta lo pintaron como un peligroso terrorista con varias vidas secretas, como un espía de novela. Tan apologistas son que hasta se burlan del concepto ‘territorio sagrado’, como si nuestros cementerios no lo fueran. Tanto que se abrazan a la existencia de la RAM, desmentida por todos los que conocen del tema. Hasta siguen hablando del enfrentamiento en Villa Mascardi aunque el juez Gustavo Villanueva sólo encontró balas de prefectura y el disparo con que asesinaron a Rafael Nahuel haya entrado por un glúteo. Curioso enfrentamiento con violentos que atacan de espaldas y sin armas. A pesar de todo esto, los cautivos seguirán pensando que los mapuches son chilenos, armados hasta los dientes y que nos quieren robar todo.  
El segundo caso es más extraño porque no sólo contradice datos sino la lógica más elemental de la verosimilitud: la traición a la Patria y el encubrimiento que CFK y algunos funcionarios cometieron al proponer el Memorando de Entendimiento con Irán. Que sea el juez Claudio Bonadío el encargado de juzgar este caso ya es de por sí una paradoja; justo él, que fue apartado de la causa AMIA por encubrir a los verdaderos encubridores toma la denuncia del fiscal suicidado Alberto Nisman, que fue quien lo recusó. Y para que la traición a la Patria se encuadre en lo dispuesto por la Constitución, el creativo magistrado tuvo que inventar que nuestro país está en guerra con Irán desde el momento mismo del atentado. Con leer las diez carillas del acuerdo esta vergonzosa operación se desmoronaría en segundos y los manipuladores de la realidad deberían pedir disculpas.
Lejos de eso, cuestionan las detenciones arbitrarias pero no el fondo: que no hay encubrimiento ni traición, que las alertas rojas jamás se levantaron, que interrogar a los sospechosos no es exculparlos, que no hay nada secreto y que los legisladores lo votaron en pleno conocimiento del caso. Hasta el ex secretario general de Interpol, Roland Noble está involucrado en esta patraña jurídica que debería ser un punto de inflexión para retornar a la cordura. Pero para los odiadores gobernantes las brujas existen y las fábulas que inventan deben convertirse en fundamento de las condenas. Y entonces discuten sobre el desafuero de la senadora Cristina Kirchner en lugar de impulsar la expulsión de este impresentable juez. Ni siquiera la tibia posición de los opo oficialistas que dicen que hay que investigar cabe para este episodio ridículo. Hay algo auspicioso: si se aferran a este adefesio judicial es porque no tienen otra cosa para condenar a los funcionarios K.
Para continuar por este espinoso sendero a la desigualdad los ceócratas necesitan convencer a los sufridos ciudadanos de que es lo mejor para llegar al paraíso. Que renunciar a la dignidad y a los derechos es un sacrificio irrenunciable para el desarrollo del país. Que todo lo que habíamos disfrutado en años anteriores era inmerecido. Que un ingreso justo perjudica la competitividad. Mientras estos lemas hacen mella en la conciencia, la fortuna de los siempre ricos crece cada vez más. Los habitantes de Malawi deberían visitar Argentina para saber cómo son los verdaderos vampiros para no condenar a inocentes. Y de paso, darnos una mano.

1 comentario:

Cuando el guion no basta

El apunte 1000 En abril de 2011 publiqué el primer apunte, cuando empezábamos a construir la re elección de CFK. Este blog surgió más co...