jueves, 28 de diciembre de 2017

Un plan perfecto

Cada año que termina invita a la realización de un balance. El segundo de La Revolución de la Alegría necesita varios tomos por su intensidad, muchas dosis de digestivos para su elaboración y varios litros de tilo para no perder la calma. Sintetizar 365 días de tropelías, operaciones, burlas, provocaciones, torpezas, bravuconadas, ajustes, incrementos, represión, injusticias y muchos ingredientes más del Cambio excede la capacidad del autor de estos apuntes. Más aún si uno quiere evitar el formato de inventario o enumeración, que, además de ser tedioso para la lectura, siempre dará la sensación de quedar a mitad de camino, por más empeño que uno ponga. Como sea, la cuestión no es propalar lemas adversos al gobierno a la manera de los medios hegemónicos contra CFK porque eso no forma ciudadanos, sino autómatas odiadores. El empresidente Macri brindando por la represión y por el éxito de los comedores comunitarios puede ser una imagen adecuada para analizar el 2017 que ya estamos despidiendo. Y la vice Michetti ejerciendo la presidencia agrega un anticipo de lo que nos espera para 2018. ¿Qué puede salir mal?
Nada puede salir mal si Macri vacaciona en los parajes donde los mapuches de la RAM pretenden instalar una república independiente, de acuerdo a los informes ultrasecretos del ministerio de Seguridad. Tan ultrasecretos que ni los mapuches lo saben. La familia presidencial en la Patagonia, donde los mapuches ostentan armas capaces de cortar troncos de cuajo, tal como denunció la ministra Patricia Bullrich sin atisbo de vergüenza. Allí jugará Antonia, rodeada de uniformados más peligrosos y salvajes que los mapuches de ficción construidos por los falaces amarillos.
Nada puede salir mal si durante unas semanas Gabriela Michetti toma el timón para continuar el rumbo hacia el iceberg. Si no sabe el nombre de algunos ministros ni las funciones específicas de cada ministerio, siempre habrá un periodista samaritano que le ayude a salir del entuerto. Que sus papelones mediáticos y parlamentarios se multipliquen por las redes no afecta la dulce imagen que logró construir con su silla de ruedas. Total, desentonar una canción de Gilda en el balcón de La Rosada o ser la comensal estrella de una mesaza ya es galardón suficiente para pasar a la historia. Si sus prejuicios sobre los mapuches se deschavan apenas balbuceados, para que nadie se enfade, dibujará en su rostro ese gesto tan practicado de "estamos aprendiendo".
Todo fríamente calculado
Nada puede salir mal si los comedores comunitarios vuelven a convertirse en moda gracias a las políticas de exclusión que el Cambio derrama sobre la sociedad. Que el hambre retorne a nuestras tierras para convertirse en problema brinda la posibilidad de que señoras paquetas limpien sus almas culposas con algunas gotas de caridad. Los cronistas cómplices pondrán en juego su ingenio para construir conmovedores informes sobre sacrificados patriotas que destinan tiempo y dinero para atenuar la angustia de los padecientes. Eso sí, intentarán endosar a la Pesada Herencia la pobreza que desde 2015 no para de crecer.
Nada puede salir mal si Argentina bate records de endeudamiento en una competencia que no se detiene. Si los miembros del Gran Equipo se enorgullecen de eso, ¿por qué debería preocuparnos la espada de Damocles que penderá sobre las cabezas de las próximas generaciones? Que el monto que supera los 140 mil millones de dólares sólo haya servido para alimentar la especulación y la fuga de capitales es apenas un detalle. Aunque esa cifra hubiera dado mejores resultados volcada al mercado interno y al circuito productivo, los muchachos del PRO se sienten realizados si reparten golosinas a los voraces piratas financieros del mundo. Y si la jueza que reemplaza al fallecido juez Thomas Griesa es más complaciente con los buitres que con los estados, el Ingeniero sabrá agachar la cabeza con dignidad para entregar nuestro patrimonio a los carroñeros.
¿Qué puede salir mal si los exportadores pueden acumular las fortunas en el exterior sin volcar un solo centavo en las tierras donde las producen? ¿Qué puede fallar, si la fusión de Cablevisión y Telecom convierte a Clarín en un descomunal monstruo inadmisible en cualquier país, salvo en el nuestro? ¿Dónde está el problema si la tendencia oficial es engrosar las cuentas de los más ricos a fuerza de reducir los ingresos de los sectores medios y bajos? ¿Por qué ver nubarrones en el horizonte ante la creciente pérdida de fuentes de trabajo, si los patrones están felices por el blanqueo de sus evasiones, el perdón de sus deudas y las rebajas impositivas que no se detienen? ¿Cómo ser agoreros si los popes televisivos no hablan más de la crispación que tanto nos afectó años atrás?
Todo está tan controlado que las protestas sociales ya no producen el caos de tránsito de antaño: apenas un malestar que los medios hegemónicos mitigan con buena música y chismes de la farándula. El malestar de gran parte de la sociedad no puede afear la alegría de esta revolución tan prometedora. El fiscal de Cámara Germán Moldes ya se encargó del tema al cuestionar el "festival de liberaciones" y pedir la sanción de una ley que impida las excarcelaciones de detenidos en el contexto de una protesta social. Nada puede fallar si cualquier manifestación se interpreta como intención sediciosa y las fuerzas del orden están dispuestas a dar lecciones de civismo con palos, balas y gases. Y si los organismos internacionales de DDHH advierten que la saña represiva se torna preocupante, nada mejor que recitar deseos de paz con una copa en alto para celebrar la integración al mundo. Que la violencia institucional haya producido un muerto por día desde la asunción de Mauricio es como un viaje a la luna en privilegiados vuelos individuales.
Mientras Macri denuncia presos políticos en Venezuela, los medios cómplices celebran la injusta prisión sin condena de militantes, funcionarios y empresarios del gobierno anterior. Gracias a la treta de convertir al kirchnerismo en una asociación ilícita, el Gran Equipo puede desgobernar el país a su antojo y presentar metas de inflación que fracasan apenas pronunciadas, sin sacudones significativos de la opinión pública. Si no fuera por el blindaje de las pantallas, los cacerolazos tan temibles estarían ensordeciendo los aristócratas oídos amarillos. Si no fuera porque más del 90 por ciento de los medios son apologistas, el extravío del ARA San Juan sería un escándalo comparable a la tragedia de Once y los desembozados negociados de los PRO desterrarían la tontuela idea de que los K se robaron todo.
Por todo esto y mucho más, aunque el abismo ya conocido se anuncia a unos pocos pasos, muchos vecinos están a la espera de que las cosas mejoren. Mientras las angelicales promesas puedan mantener hipnotizada a una parte importante de la población, nada puede salir mal con esta vieja ola neoliberal que vuelve a sacudir nuestras tierras.

3 comentarios:

  1. mil gracias Gustavo por todos los apuntes a lo largo del año 2017-abrazo y comparto

    ResponderEliminar
  2. Bueno, el año se termina, un año fantástico como bien lo resumiera usted, obviamente los mejores deseos para el 2018, es que se repita.... y ahí vamos. ¿vió que el dólar pasó de "blue" a "marginal"?, grandioso, no?.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, saben dibujar sus fracasos y tropelías de reformulaciones. Antes el blue era un escándalo; el marginal, es divino. Felicidades

      Eliminar

Los peores del podio

Algo es algo: ante la catástrofe que ya estamos avizorando , algunos farfullan un estereotipado “al final son todos iguales”, una de las ...