jueves, 22 de febrero de 2018

La chomba del capataz


El 21F demostró su potencia, más allá de Moyano. Aunque las provocaciones oficialistas brotaron desde varios flancos, la violencia no estuvo presente. Ni tampoco los borrachos de tetra o birra que buscaban los medios cómplices del saqueo amarillo. El descontento por casi todo desbordó la 9 de julio, a pesar de los intentos del Gerente y sus secuaces por desalentar la adhesión. Un torrente opositor que no tiene una sola bandera, sino la voluntad de torcer un rumbo que está deteriorando la vida de la mayoría para multiplicar los privilegios de una minoría que no necesita nada.
Como fue más gente de la que calculaban los organizadores, los medios hegemónicos se preocuparán por mostrar los micros utilizados para acarrear a fuerza de choripanes o por pasar a otro tema lo más rápido posible. Desde hace unos días, instalaron en sus enloquecedoras pantallas la idea del Moyano corrupto que descansaba en el congelador desde su ruptura con Cristina en 2011. Con la ingratitud que caracteriza a la oligarquía, olvidaron cuánto contribuyó el camionero en la Operación Desgaste con los paros por ganancias durante el último gobierno kirchnerista, el intercambio de flores con Macri y la inauguración de la estatua de Perón que lo avergonzará por siempre. No fue el único funcional al camino del Cambio, pero ayudó bastante.
Cosa de no creer pero al Macri de antaño le gustaban las protestas de Moyano. "El paro y la movilización convocados para el próximo miércoles son un llamado de atención para la Presidenta", decía el Jefe de Gobierno porteño en 2012. En cambio ahora lo acusa de ser mafioso. Justo él habla de mafias, que tomó para su agrupación política la sigla PRO, la misma que utilizó la logia italiana P2 para su sucursal en Argentina. Él, que fue perdonado por la Corte Suprema menemista de la condena por contrabando de autopartes. Él, que confabula con los poderosos y aprieta, soborna y amenaza a los que no obedecen sus caprichos. Un presidente con chomba que se siente un ciudadano más pero con la autoridad suficiente para retar a los jueces que no acatan la nueva doctrina del fusilamiento exprés.
El Macri de hoy apuesta al diálogo, que no es más que el acatamiento a su plan de profundizar la desigualdad y sacrificar nuestra soberanía al establishment mundial. Tanto que invitó a los sindicalistas dóciles a un viaje por Europa para flexibilizar la condiciones laborales a fin de tentar inversiones en nuestro país. Tanto que el Ministerio de Trabajo apeló la resolución de un juez chaqueño de aplicar la cláusula gatillo a los bancarios, antes que los dueños de los bancos que deberán pagar los incrementos. ¿Qué diálogo puede haber con los que conquistaron La Rosada gracias a promesas que no pensaban cumplir y siguen engañando con medidas que jamás beneficiarán a la mayoría?
Guía para la incomprensión
Ellos dicen que no entienden, aunque no es más que una pose. Si la inflación no para de crecer, las inversiones no llegan, el déficit comercial es histórico y los negocios o fábricas que no cierran están a punto de hacerlo, ¿qué es tan difícil de entender? No entienden el procesamiento a Chocobar, si actuó de acuerdo a una nueva doctrina que no dialogaron con nadie y se contradice con la Constitución y el Código Penal. Ni tampoco dónde está el problema de reprimir y asesinar mapuches por la espalda, si molestan los negocios de los terratenientes foráneos. No entienden por qué las cosas salen mal si están haciendo las cosas bien.
El Jefe de Gabinete, Marcos Peña consideró que a los sindicalistas que convocaron el 21F los une una mirada opositora con Moyano, el kirchnerismo y la izquierda. No hay una consigna clara”. Una observación muy lúcida, sobre todo de alguien que forma parte de una fuerza política que allanó su camino a fuerza de cacerolazos inspirados en patrañas mediáticas: cacerolazos por el dólar, por el miedo, por la fragata, por el deseo de preguntar y hasta marcharon bajo la lluvia para convertir un suicidio en un crimen político. Y en el colmo del cinismo, agregó que “desean que este gobierno fracase porque les cuesta explicar su patrimonio”, cuando el fracaso lo están construyendo Ellos con sus medidas y las cuentas off shore sin declarar salpican a casi todos los funcionarios.
Eso tampoco lo entienden: ¿cuál es el problema de esconder patrimonio en paraísos fiscales? El caso de Valentín Díaz Gilligan es emblemático. Primero, negaron y se abroquelaron como escuderos del cómplice de un evasor, pero después aceptaron la renuncia para simular honestidad, como el decreto anti nepotismo por el que sólo dimitieron doce familiares. Con este episodio, se entramparon solos. La renuncia del funcionario es un reconocimiento de la anomalía en la que muchos están involucrados, hasta el propio Macri. Eso sí lo entienden, pero no dicen nada para no alborotar el avispero.
Ellos no entienden por qué las protestas y movilizaciones se están haciendo cotidianas en casi todo el país pero la explicación la da uno de sus aliados: el gobernador mendocino y presidente del radicalismo, Alfredo Cornejo, en una cumbre partidaria, expresó la necesidad de “un incremento de la cantidad y calidad del empleo, sostener un fuerte consumo interno, que baje la inflación más rápido y que la deuda que tomemos sea exclusivamente para infraestructura y no para gastos corrientes”. En síntesis, que hagan todo lo contrario de lo que están haciendo. Por eso las protestas, pero Ellos no entienden.
El ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne –que dura más de lo esperado- salió a defender el modelo que nos está llevando al desastre. Como para que nadie dude de qué lado está, salió a pedir “prudencia en las paritarias” y desalentó el uso de la cláusula gatillo que sí aplican para los especuladores de las Lebacs. Y para anticipar lo que se viene, arengó que “vale la pena estar expuestos al riesgo global si eso implica estar más integrados al mundo”. Claro, porque Ellos no padecen las crisis financieras; al contrario, se enriquecen más. Y, sin recibir el mote de ‘soberbio’ que utilizaban con CFK, esputó que tienen “muy claro lo que estamos haciendo y estamos convencidos”. Por eso, son cada vez más los que se están ‘desconvenciendo’.
Si no entienden, una síntesis puede ayudar: las promesas incumplidas a conciencia, la honestidad que no tienen, el desparpajo con que desmantelan el Estado a favor de los privados, la concentración económica que alientan, el despojo a los bolsillos con los tarifazos, la transferencia hacia los más ricos, las mentiras constantes, el endeudamiento innecesario, el desprecio hacia los trabajadores y porque cierran escuelas en lugar de inaugurar nuevas. Y el engaño a los jubilados“nuestros queridos abuelos”, como decía el Ingeniero en campaña- no sólo con la quita de medicamentos, reducción de las prestaciones, la Reparación Histórica y la nueva fórmula de movilidad –que les hace perder contra la inflación- sino también con la discriminación hacia los que completaron aportes con moratoria. ¿Acaso los que saldan sus deudas con el fisco en cuotas son menos ciudadanos que los que están al día? El ajuste es tan despiadado que hasta serruchan los subsidios por discapacidad.
Ellos no entienden, pero tanto en las canchas como en los ascensores están evocando a la madre del empresidente. No para destinarle piropos, precisamente, sino para manifestar lo que el Gran Equipo se empecina en no entender.

2 comentarios:

  1. mil gracias por tu "guía para la incomprensión"un poco de cordura me da esperanza para no "perderla", besos u comparto

    ResponderEliminar
  2. Hay un problema, Gustavo, tenemos una mirada muy sesgada y no nos llama la atención - peor, nos alegra - que se junten 10 millones de ingratos a putear al virrey, el que, pobrecito, expone su averiada anatomía a los sinsabores de manejar este paisucho inmanejable.
    Ni usted ni yo nos animaríamos a jugarle un partido de nada a la ministra de locademia de inseguridad, él sí, y no tiene miedo a que le aplique la doctrina chocobar por un mal saque, una pelotita dudosa.... héroe cívico, y el pobre se hernió o algo así, claro, los malpensados encima pretendemos que trabaje.... ¿queemos que se infarte?, sí, mejor no contestar esa pregunta, aunque tenga cierta "atractividad", no?.
    Lo notable - además de valioso - es esa capacidad de juntar apoyo, de movilizar al parque jurásico al Obelisco. así sean 4, van sin bondi, sin chori, sin coca, sin nada, sólo entusiasmo por chocobar y ni una, sola, solita, excusa para apoyar esta porquería.... digamos la verdad, es admirable, al menos éso dice un amigo psiquiatra, que entiende más que yo de estas cosas.
    No sé bien que entiende usted cuando dice que el amarillaje "no entiende", mi impresión es que entienden muy bien, ¿sabe qué pasa?, el mandato es breve, la fecha de vencimiento se acerca rapidito y todo el tiempo es poco para éso de "a afanar que se acaba el mundo....". Lo demás es decorado y durancito el apuntador.

    ResponderEliminar

Cuando el guion no basta

El apunte 1000 En abril de 2011 publiqué el primer apunte, cuando empezábamos a construir la re elección de CFK. Este blog surgió más co...