jueves, 7 de junio de 2018

Malísimos todo terreno


Al justificar su más reciente veto, el empresidente Macri agitó una inexistente varita mágica para ilustrar la imposibilidad de los subsidios a las tarifas de los servicios públicos. Una varita tan invisible como el crecimiento; tanto como su voluntad de mejorar la vida de la mayoría. De vez en cuando repite que no es un mago para hacer realidad todo lo prometido en campaña. Sin embargo, ejecutó los trucos precisos para incrementar la desigualdad, disminuir la producción, desequilibrar la balanza comercial, potenciar el déficit y multiplicar la deuda. Y con el pétreo rostro del cinismo, sigue embrujando a una parte del electorado para que avale este tortuoso recorrido hacia el destino oscuro que ya todos conocemos.
Nadie le pide magia, sino un poco de humanidad. Mientras él y sus amigotes –Nicolás Caputo y Marcelo Mindlin- ingresan a la lista de los más ricos de la revista Forbes, sus ministros planean más recortes para los que ni conocen esa publicación. Mientras él y sus funcionarios esconden el botín en guaridas fiscales, con la promesa de inversiones, exigen más sacrificios. Mientras las fuerzas imperiales se instalan en el sur del país, la magia del Gran Equipo nos pone de rodillas ante las impiadosas y catastróficas recetas del FMI.
Los más prudentes opinan que no fue magia, sino impericia lo que nos condujo hasta aquí. Algunos sugieren que hace falta más ajuste. ¿Más? ¿Saben esos expertos lo que es vivir de un sueldo que a duras penas alcanza hasta mediados de mes? ¿Experimentaron estos cráneos la angustia de contar monedas para orquestar un simulacro de cena? ¿Entienden estos iluminados que en los sectores medios y bajos perder el empleo es como una condena a la extinción? Otros, más exaltados, consideran que las medidas del Cambio fueron mal implementadas, que confiaron en que la desregulación traería inversiones, que el contexto internacional no era el adecuado para tanto aperturismo… Eufemismos para una única conclusión: que desde ese fatídico 10 de diciembre se hizo todo mal. Malos por incapaces o por cosas peores.
Con el gesto de la varita invisible, el Ingeniero se vuelve a burlar del público, explota la ingenuidad de los embaucados, abusa de la complicidad de sus adláteres. Retuerce la razón hasta volverla su contrario. Macri dice que no hay plata para volver más amable nuestra vida, mientras hay más de 300 mil millones de dólares de argentinos en el exterior. El Gerente de La Rosada SA utiliza en sus insustanciales intervenciones la imagen de un país fundido pero con empresarios multimillonarios: en conjunto, los diez argentinos más ricos acumulan más de 35 mil millones de dólares, producto de la evasión, la explotación y la especulación. Un poco de derrame despejaría las nubes que intoxican el presente.
Los rompedores de platos
Nada de lo realizado por el Gran Equipo era necesario si el objetivo es el desarrollo y la inclusión. Y nada de lo que está por realizar será beneficioso. El episodio de las tarifas de los servicios públicos es por demás ilustrativo: el incremento de más del 1600 por ciento no sirvió para optimizar la distribución de la electricidad y el apagón que afectó a media CABA en la tarde del miércoles es una evidencia de eso; además, un escarmiento para los capitalinos que siguen confiando en los amarillos para un futuro venturoso.
Tampoco los recortes en la administración del Estado aportan nada bueno en esta historia: sólo agrega más desocupación y habilita el destrato de los privados hacia los trabajadores; sólo provoca más recesión en una economía que se está ralentizando. Por más que la hegemonía discursiva haya alimentado el imaginario con bestiales prejuicios sobre los empleados estatales, desmantelar áreas de investigación, control y contención tendrá consecuencias muy lejanas al paraíso. Los mordiscos que pergeñan al sistema jubilatorio tampoco lograrán mejorar el humor de la sociedad, aunque dibujen sonrisas en los directivos del Fondo. Por más que Macri convoque a los dirigentes de la CGT para evitar un paro general, el deterioro provocado en un país que produce alimentos para 400 millones de personas no se revertirá con sobornos.
Y si siguen permitiendo el saqueo de los bolsillos con paritarias contenidas y góndolas de supermercado que asustan, más lejos estaremos del paraíso prometido. Las recetas neoliberales jamás dan buenos resultados: la experiencia en Grecia es una lección y la renuncia del Primer Ministro de Jordania por las protestas que generaron los ajustes del FMI nos sugiere una salida. Cualquier cosa, menos la pasividad. La resignación no debería estar incluida en el catálogo de las reacciones argentinas.
Ningún ciudadano merece la miseria mientras los más ricos tienen la libertad de succionar lo que generamos entre todos sin invertir ni tributar. El director del Observatorio de la Deuda Social de la UCA, Agustín Salvia, aseguró que “todas las evidencias muestran que va a aumentar la pobreza de forma importante”. Con preocupación, reclamó al gobierno que abandone su “exceso de confianza” hacia su programa y empiece a pensar que “el proyecto no es cómo salimos de la pobreza, sino como no la agravamos”.
Esto nos aleja de la Pobreza Cero tan cacareada en campaña. Con la quita de retenciones a las exportaciones agropecuarias, los productos de la tierra no sólo se dolarizaron para el mercado interno, sino que se convirtieron en una eficaz herramienta de especulación y presión sobre nuestra moneda. Esta fue una de las primeras medidas de Macri –de las pocas promesas cumplidas- y la que más contribuyó a incrementar la inflación y devaluar el peso. Con esta concesión a los Estancieros, el Estado renunció a recaudar unos 66 mil millones de pesos en las condiciones actuales. Si semejante cifra hubiera derramado en obras y deflación, estaríamos hablando de un país menos problemático que el actual.
Sin embargo, Macrilandia nos hace chapotear en un fango hediondo. Tanta desesperación reina en las filas del oficialismo, que ahora presentan el swap con China –del que antes se burlaban- como un procedimiento óptimo para cuidar las reservas. Tan mal están las expectativas electorales, que disfrazan las tratativas con el Fondo como si fuera la contratación de animadores para un cumple infantil.
Pero no nos preocupemos tanto. Aunque estén tan equivocados para calificar las protestas de las últimas semanas de pataleos de malos perdedores y quieran vengarse con un desafuero infundado de la capacidad discursiva de Cristina para dibujar caricaturescas expresiones en el rostro de la vice-rodante Michetti, apareció un gesto que aporta tranquilidad. El Jefe de Gabinete, Marcos Peña Braum, desde las entrañas del Imperio, aclaró que son “totalmente responsables del acuerdo. Nosotros vamos a pedir el préstamo. Nosotros somos responsables”. Listo: entonces, que no miren para otro lado cuando llegue el momento de pagar los platos rotos y de recuperar todo lo que han transferido desde el comienzo de la Revolución de la Alegría. Centavo por centavo.

2 comentarios:

  1. quiero esa varita mágica para hacerlos desaparecer, excelente Gustavo siempre tus apuntes-compartido y abrazos

    ResponderBorrar
  2. Me parece que pide mucho, Gustavo, pidiéndole Humanidad al virrey ilusionista, tal cosa no puede suceder dada la carencia del susodicho, además, no se olvide usted que "humanidad" no figuraba en el talonario de promesas que el 51% votó... y ninguno lo hizo por razones "humanitarias", más bien lo contrario, fue un voto blanco contra la negrada, aluvional y zoológica, de humana y con derechos, poquito y nada, vió?. Voto castigo al otro que, salvo magias imposibles, termina volviéndoseles en contra, pero bueno, uno les avisó, no dieron bola y todavía no hay garantía de que alguna vez sumen 1 más 1, si a veces parece que nos haría falta algo de magia (no del virrey, claro).
    Como el mal pensado que soy, diría que pedir humanidad es, pedir magia,...y ahí de movida estamos en problemas, el mago, en general, es un tipo más hábil que el promedio y, a cada rato podemos advertir que el virrey tiene sus déficit (y no digamos nada de numeritos, hablemos solo de (in)destrezas), juega con la hija y termina en el hospital, hace una señal de la cruz que no puede pasar ni como disimulo.... en fin, lista larga. Y ahí podemos intuir algo de magia... lo que para uno es elemental, obvio, una porquería...es invisible (tanto como el crecimmiento) para un montón, milagroso, mágico, llamémoslo como sea, pero, pasa así.
    Permítame desconfiar del final de su post, usted dice que el gorila del año declaró "hacerse responsables" de lo realizado ahora, guauu!, éso sí que sería magia!. Mire que no es un lomo acostumbrado al esfuerzo y la carga es pesada, eh!...

    ResponderBorrar

Que no se rompa ni se doble

  Además de la confusa dinámica de la actualidad informativa, algunos problemas personales me impidieron continuar con la publicación en e...