viernes, 10 de julio de 2020

Cancerberos del Poder


Desde hace unos días, uno de los problemas del país parece ser la proliferación de atentados a los silobolsas y los culpables son, como siempre, los vándalos K. Claro, esto desde la mirada exclusiva de los medios hegemónicos que defienden los intereses del mal llamado Campo. En realidad, hay apenas unas cien denuncias sobre más de 400 mil silobolsas existentes y las roturas fueron provocadas por granizo, ratones, caballos, pájaros, algún trabajador mal despedido, chicos en patineta y no por hordas desaforadas de cristinistas. Si no quieren que sus cosechas sean dañadas, que las exporten cuanto antes, en lugar de especular con la devaluación. Que Clarín, La Nación y sus medios satélites defiendan su propia avaricia es razonable, pero que cuidamacetas barriales se ofrezcan como sus fuerzas de choque resulta por demás de servil.
Si los banderudos tuvieran al menos el diez por ciento de información certera, no andarían pasando tantos papelones. Pero apenas las pantallas exclaman “la propiedad privada está en peligro”, salen con la celeste y blanca a apoyar estafadores, especuladores, evasores y fugadores justo el Día de la Independencia. Ni saben lo que es Vicentín ni lo que han hecho sus titulares, pero no toleran que el Estado intervenga. Y si uno se toma el trabajo de explicarles el mecanismo de triangulación que utilizan muchas exportadoras para tributar menos, entran en cortocircuito. Un titular les alcanza para tomar partido por los que nunca se preocuparían por ellos.
Seguramente, los caceroleros anticuarentena pro Vicentín creerán que el fiscal Gerardo Pollicita es un ferviente militante K por haber solicitado la inhibición de bienes de Javier González Fraga y Lucas Llach, presidente y vicepresidente del Banco Nación por "créditos millonarios en dólares irregularmente otorgados a Vicentin SA". Sin embargo, este fiscal indagó a Aníbal Fernández y otros ex funcionarios por sobreprecios en Fútbol Para Todos y pidió que CFK vaya a juicio oral por la infundada causa Los Sauces. Además de los funcionarios del Banco, la medida también alcanza a los directores de la empresa sobre muchos de sus bienes.
Pollicita, a cargo de la Fiscalía Nacional en lo Criminal y Correccional Federal nº 11, manifiesta que "los elementos probatorios recabados hasta el momento permiten sostener que funcionarios del Banco Nación, algunas veces por acción y otras por omisión, incumplieron deliberadamente los deberes a su cargo y perjudicaron los intereses confiados para su administración". Y los titulares de Vicentín Daniel Buyatti, Alberto Macua y Sergio Nardelli, en lugar de pagar sus obligaciones, fugaron a paraísos fiscales los más de 1400 millones de dólares que deben. Los banderudos están defendiendo a truhanes que estafaron a los que confiaron crediticiamente en ellos.
La inconciencia de este grupete de cancerberos del Poder los llevará a aplaudir las inconsistencias que, como parte de la actividad “La Otra Mirada de Latinoamérica”, expresó Macri en una entrevista guionada que mantuvo con Alvaro Vargas Llosa. "Acá lamentablemente hemos visto un Gobierno que intentó avanzar sobre las libertades: la libertad de expresión, el funcionamiento de la Justicia, la independencia de los poderes, la propiedad privada”, enumeró sin fundamentos el Infame Ingeniero. Y sin risas grabadas, agregó que esto “generó una reacción activa y fuerte de la sociedad, que se movilizó para expresarse en contra de estos abusos". Mentiroso como pocos, toma como toda la sociedad al núcleo duro de seguidores amarillos, eso que Macri considera “nuestra gente”, esos que sí serán bienvenidos al festín neoliberal que pergeña, pero sólo como servidores. Y tan extraviados están que aclamarán a sus amos por las migajas que caerán de la mesa.

1 comentario:

  1. Siempre poniento en claras, e incisivas palabras, el análisis de esta multifacética realidad. Abrazoooo

    ResponderBorrar

La ostentación de los privilegiados

  Los bandidos nos acosan y no se mueven en motos, sino en coches de alta gama. Lejos de esconderse luego de sus fechorías –evasión, contrab...