lunes, 7 de noviembre de 2016

Danza entre las llamas



Macri baila en Córdoba. Eso sí, a pedido del público infantil que lo rodeaba. Otra vez niños arengados para un momento de demagogia. Eso es populismo: que un presidente baile mientras todas sus medidas sumergen al país en una crisis histórica. Macri baila mientras los números indican el declive inevitable al que nos conduce el Gran Equipo. “No me arrepiento de este amor” cantaba Gilda desde el más allá que se materializaba en los parlantes. La canción que mejor baila. ¿De qué amor no se arrepiente Macri? ¿Amor a qué? ¿Al que demuestra en sus decisiones? ¿A las mentiras con las que ganó o a las que sigue diciendo? ¿Al votante que se dejó engatusar con el amoroso discurso del paraíso amarillo? ¿A los que siguen esperando que un mezquino goteo aminore los golpes de la succión del presente? Macri hace lo que mejor sabe: continuar con el personaje construido por el marketing. Lo que hay detrás del disfraz era conocido por muchos y amado por algunos. Si conquistó la mayoría fue porque el resto creyó en el disfraz y ni se preocupó por espiar lo que se ocultaba. Ahora que lo están conociendo, no piensan más en bailes.
Algunos sí se arrepienten y otros encuentran en las pantallas apologistas la justificación de su voto. Los rostros que desfilan en los canales muestran el alivio que se siente al salir del régimen, el enojo que genera la corrupción K y la alegría que producirá la luz que nos espera al final del túnel. Las voces amigas de la tele se deleitan cuando narran los episodios del culebrón de Cristina y sus secuaces. Periodistas tan independientes que hasta llegan a aplaudir cuando un fiscal juega de arqueólogo o un juez imputa a un ex funcionario a partir de las denuncias de un programa dominguero. Tan comprometidos con la verdad y la transparencia que se montan de un salto a esta disparatada persecución de delitos inexistentes. Estos personajes lograron instalar el absurdo “se llevaron todo” como explicación a los descalabros que el televidente padece. Ellos hicieron posible el sueño de Macri y la felicidad que expresa con sus palmípedos pasos. El espectador mira, sonríe, se enoja, se ilusiona, protesta, pero ya no baila como su presidente.
Si él baila y los demás no, algo raro ocurre. Cristina también bailó en muchos de sus actos, pero el desempleo iba a la baja, la industria crecía, el consumo asombraba y gran parte del pueblo bailaba junto a Ella, feliz. Ella bailaba porque había logros colectivos y porque cada día estábamos mejor. Macri baila sólo acompañado por aquellos que pueden comprar champagne francés, autos importados sin aranceles y dólares sin rendir cuentas de dónde han sacado el dinero. Macri y unos pocos bailan porque han eliminado los impuestos a la riqueza y las retenciones ya son un mal recuerdo. Ellos bailan porque han puesto a uno de los suyos al frente de la UIF y pueden lavar y evadir lo que quieran. Por eso baila Macri, porque está a punto de cumplir el sueño de entregar el país, aunque eso provoque pesadillas en gran parte de sus gobernados. Su baile es nuestra pesadilla.  
En busca de un motivo
Macri baila porque Gerardo Morales no piensa liberar a Milagro Sala, a pesar de lo que reclaman la ONU y otros organismos internacionales. O tal vez la amenaza que recibieron tres militantes de la agrupación Tupac Amaru sea la música que inspira sus danzarines pasos. Quizá la obediencia ciega de la justicia independiente hace que su felicidad desborde. Tal vez el ritmo que marcan las botas de las fuerzas de seguridad -destinadas más a repartir palos entre los militantes que a proteger a los ciudadanos- haga mover sus pies.
A lo mejor Macri baila porque logró que Miguel Ángel Pichetto se ubique a su derecha al hablar de la inmigración descontrolada. El senador que obtuvo su banca por el FPV se expresa ahora como un perfecto alumno de la escuela del PRO. Y como en muchos de los asistentes a las aulas amarillas, el desprecio emerge cuando suelta la lengua. Que diga “hay peruanos que trabajan que son buenos” es la forma positiva que enmascara la discriminación en el habla cotidiana, como el “tengo un amigo judío que es muy generoso”  o “la chica que limpia en casa vive en una villa y jamás me robó nada”. Macri baila porque de las filas de sus enemigos surgió alguien que piensa peor que él.
Si Macri baila porque la canasta básica se incrementó un tres por ciento en octubre y la inflación interanual supera el 47 estaríamos ante el extraño caso de un sujeto que festeja sus propios fracasos. Quizá el motivo del alborozo sea que sus medidas ocasionaron una pérdida en la capacidad de consumo de la población en un 6,6 por ciento. Ya sabemos que, en el ideario PRO, los sectores de ingresos medios y bajos sólo son merecedores de consumir lo esencial y que ya no compren ropa, dejen de comer afuera o no planeen vacaciones en el exterior produce cierta satisfacción por la exclusividad de clase. Mezquino motivo para bailar.
A lo mejor Macri baila porque se convirtió en el mandatario que más endeudó a un país en menos de un año de toda la historia. O porque el caso de los Panamá Papers no perjudicó su imagen como reclaman los investigadores que los revelaron. O porque la protección mediática lo mantiene tan inmaculado como un arcángel. O porque logró obtener una mayoría parlamentaria que no expresa la voluntad popular. O porque el incremento de la desocupación permitirá que el salario se convierta más en una dádiva que en una participación de la renta nacional. O porque podrá transformar el trabajo en un castigo por haber gozado de las mieles durante la Década Ganada.
Cuando un presidente baila en un acto es porque logra convertir en realidad sus promesas de campaña: distribuir felicidad entre sus gobernados. Si no es así, estamos en problemas. Sólo la locura o la burla pueden producir algo así. Ni una ni otra nos conducirá a un buen final. Para aliviar el tránsito por este oscuro túnel y en pos de alentar la esperanza, nada mejor que alterar un conocido refrán: el que baila último, baila mejor. Y por motivos más dignos y solidarios.

3 comentarios:

  1. PARA MACRI SER PRESIDENTE DE LA NACION ES LO MISMO QUE SER PRESIDENTE DE UNA EMPRESA PRIVADA.

    Y PARA MACCRI SER PRESIDENTE DE UNA EMPRESA PRIVADA EQUIVALE A SER EL DUEÑO PERO EN FORMA ENMASCARADA.

    BAILA PORQUE PINTA COMO NESECIDAD Y LOGRO DE TODOS, ALGO A LO QUE EN REALIDAD LE HA BUSCADO LA VUELTA PARA QUE TERMINE SIENDO UN CURRO PERSONAL Y POR DECRETO.

    ResponderEliminar
  2. Bueno, el tipo bailotea ridículamente, declara zonceras e inventa "avances" inexistentes... el nombre del cuadro podría ser "impunidad" y correspondería que el cuadro de los mirones de ñata contra el vidrio fuera "indignación" pero ésa, todavía se la debo, Gustavo.

    ResponderEliminar
  3. A mi me parece que éstos están haciendo todo mal a propósito para desatar el enojo de la gente. Ya está tan cansado que piensa dónde va a vivir cuando se retire. En el extranjero para que nadie lo reconozca. No duran mucho. Adriana

    ResponderEliminar

Para los que aplauden tanta locura

Aunque los números no están confirmados , los especuladores celebraron, un gran supermercado congeló su latrocinio por unos meses y a...