jueves, 17 de noviembre de 2016

El tortuoso camino del cambio



Como no podía ser de otra manera, el Día Nacional de la Mentira fue conmemorado por los medios oficialistas con una nueva mentira. Desde que comenzó la ceocracia amarilla, los problemas reales que muchos argentinos desconocían o no recordaban encuentran la manipuladora excusa en la pesada herencia. Tópico que incluye desde dolosas decisiones económicas hasta un uso descontrolado de las arcas del Estado. Los K se llevaron todo es la síntesis perfecta de la amañada lectura que se difunde por todos los canales imaginables. Tanto se robaron los K que Mauricio Macri no hace otra cosa más que atribuirse y re inaugurar obras realizadas por ellos. A las súper producciones Los cazadores de la bóveda perdida y Los bolsitos del señor López, ahora se suma La abuela es un peligro, una miniserie de un capítulo que incluye los ficcionales ataques padecidos por un seudo periodista constructor de fábulas recurrentes. El engaño cotidiano, la amenaza constante y el saqueo interminable es el camino elegido por el cambio que estamos padeciendo, mientras el miedo o la complicidad de dirigentes irresponsables facilitan la aniquilación de toda dignidad.
  Con falacias, el establishment logró imponer a Su Candidato y trata de mantenerlo en equilibrio, a pesar de la inestabilidad conseguida a fuerza de inequidades y equivocaciones. Con carpetazos y billetera, el gobierno amarillo impone su agenda a representantes que deberían ocupar más un rol opositor que uno oficialista. Sin embargo, las camisetas están tan descoloridas que el partido casi ni se entiende. Y esto no es exigir el oposicionismo bobo que encarnaron los hoy oficialistas durante el gobierno de Cristina, que quedó sin presupuesto durante 2011 gracias a la acción destituyente del auto llamado Grupo A. La responsabilidad de los que ocupan bancas es defender a sus representados y no agilizar las trapisondas del Gran Equipo.
Entonces, ¿cómo avalar los tarifazos y la condonación de las deudas de las distribuidoras privadas de energía? ¿A quién benefician estas decisiones si no a los amigos del empresidente, sobre todo Nicolás Caputo y Joe Lewis? ¿Cómo discutir en serio la reforma electoral con voto electrónico incluido si en las recientes elecciones en EEUU hubo más problemas que con la boleta tradicional? ¿Por qué consentir que impongan sus tiempos para que en las legislativas se vote con esta reforma cuando los pocos expertos que no se oponen afirman que esto necesita al menos tres años? ¿Cómo aceptan la prohibición de investigar las vulnerabilidades, cuando se ha demostrado que son cuantiosas? ¿Qué canal están mirando diputados y senadores para seguir como si nada garantizando la gobernabilidad a un modelo destructivo? ¿O a qué canal le tendrán miedo?, debería ser la pregunta.   
La violencia de mentir
Esto no es nuevo ni original: la democracia está en peligro mientras exista un grupo como Clarín. En los países que siempre aparecen como ejemplo, sería inadmisible semejante monstruosidad, no sólo por la cantidad de medios de comunicación que controla sino por la diversidad de negocios en que se ramifica. También por sus intenciones, que están muy lejos del bienestar de los argentinos. Y si todo esto resulta abrumador, además cuenta con un poder de presión sobre políticos, jueces y sindicalistas que, por temor o conveniencia, terminan bailando a su ritmo. Quien piense que Clarín es sólo un diario y unos cuantos medios más está absolutamente equivocado: es un Estado de Facto cuasi mafioso que distorsiona cualquier institucionalidad. Pero esto no es lo más grave, aunque parezca mentira: el lector debe sumar la impunidad absoluta que le exime de rendir cuentas por su complicidad con la dictadura, por su manera de condicionar la democracia para obtener beneficios y por enloquecer al público cautivo con su distorsión psicópata de la realidad. El que considere que este párrafo es un ataque a la libertad de expresión, no está entendiendo esta historia.
Las tapas de Clarín y La Nación no hacen más que inventar una realidad a la medida de intereses minoritarios y egoístas. Sus objetivos son demonizar hasta la parodia al kirchnerismo y fabricar buenas noticias para apuntalar a Macri, el engendro que instalaron como presidente. Tan pocos argumentos tienen contra los K, que deben concebir acusaciones contra Ofelia Wilhelm, la madre de Cristina, una anciana de 87 años que hace años tiene dificultades de movilidad. La historia de la cooperativa El Aldabón con el Correo Argentino comenzó en 1994, cuando eran los Macri quienes lo explotaban y el cargo de Ofelia era el de síndico suplente ad honorem. No hay que explicar demasiado porque todo es un absurdo. Tanto que tuvieron que condimentar el cuento con la agresión actuada sufrida por el secuaz de Jorge Lanata. “¿Pretendés hacerle creer a los argentinos que el país está mal y a ellos les va peor… por mi mamá?”, preguntó CFK en una carta publicada en Facebook.
Como condenar al kirchnerismo por sus logros colocaría al oficialismo mediático y político en el lugar de una aristocracia fomentadora de la desigualdad, se erigen como orinadores de agua bendita y denuncian delitos inexistentes para desalentar el retorno. Justamente Ellos señalan corrupción, los que han pergeñado cada crisis desde la dictadura hasta acá y se han beneficiado con ellas. “El problema de la Argentina –explica Cristina en su carta- sigue siendo el mismo de siempre: Ustedes. Tu papá y otros –como él– que estatizaron la deuda de sus empresas mientras la dictadura genocida había desaparecido a miles de argentinos”. Por eso, a fuerza de zócalos televisivos, titulares en letras de molde y el feroz accionar de cancerberos judiciales buscan proscribir la fuerza política que recuperó un proyecto de país en beneficio de todos sus habitantes. El enredado laberinto jurídico no tiene como objetivo buscar justicia, sino ejecutar una venganza de clase. La venda que lleva la conocida estatua sobre sus ojos ya no es para mostrar imparcialidad, sino para ocultar su vergüenza.
Con las extravagantes denuncias sobre fantasías delictivas, intentan ocultar los estropicios de hoy, desde la devaluación inicial que potenció la inflación hasta la renuncia recaudatoria a los sectores más ricos, desde el crecimiento de la desigualdad hasta la destrucción de la industria. Y a los comprobados casos de irregularidades les contraponen lucubraciones domingueras sin fundamento jurídico. Ante el crecimiento del desempleo, a las incompatibilidades múltiples de los funcionarios, al endeudamiento voraz, a la fuga de divisas por más de 30 mil millones de dólares embisten con la mendacidad sobre la mamá de Cristina. Si Macri dice que la recesión es porque “mucha gente se stockeó a futuro por las dudas frente al cambio de gobierno”, apenas lo mencionan y no se burlan de eso como en otros tiempos, cuando debían manipular las declaraciones para volverlas ridículas. Que el senador Pinedo impulse una ley para beneficiar su empresa satelital o que proyecten la desregulación del sistema financiero apenas si merece un comentario.
Los ciudadanos que antes protestaban porque se facilitaba el acceso a la vivienda en los sectores más vulnerables ahora guardan silencio ante la brutal transferencia de recursos que ponemos entre todos hacia una minoría empachada. Marchar por el futuro de los galgos es más noble que acompañar a los nuevos excluidos de estos meses. Así estamos, tan desorientados como hormigas a las que les han pateado el hormiguero, hasta que recuperemos el camino hacia el país de todos.

14 comentarios:

  1. Realmente se puede estar de acuerdo o no con muchas de las cosas que decís. Hasta se puede respetar que magnifiques todos los hechos nefastos relacionados con Macri y ridiculices hechos contundentes que pasáron con funcionarios Kirchneristas.

    Lo que no logro entender es que realmente creas que fue un país para todos. Esa es una de las mayores mentiras del Kirchnerismo. Un país para todos (los que piensen como nosotros y nos apoyen sin condiciones). Eso deberías decir.

    Saludos

    Francisco

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De ninguna manera te concedo atribuciones para que me digas lo que debo decir. Lo demás ni te lo contesto. Tu mala fe

      Eliminar
  2. Decía que tu mala fe es más insultante que tu desinformación

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Acá no hay información. Por eso hice el comentario. Los Kirchneristas fácilmente te llevan por el lado de que lees Clarín, estás desinformado y terminan la discusión. Así que no discuto más hechos con ustedes. No se puede.
      Lo que nadie puede decir que es información, es que se cagaron en el que pensaba distinto. Lo persiguieron.
      Eso no me lo contó ningún medio. Lo vi directamente por parte de los funcionarios. Así que decí lo que quieras. Lo que yo digo es lo que piensa la gran mayoría que, obviamente, no apoya al Kirchnerismo. Independientemente de que a Macri le vaya bien o mal.

      Saludos

      Francisco

      Eliminar
    2. El texto está lleno de hechos que desconoces porque los medios que consumis no te lo cuentan. Tan es así que crees a rajatabla que el kirchnerismo persiguió al que pensaba distinto y eso solo ocurre hoy, con el gobierno que vos aplaudis. O sos un hipócrita o un necio.

      Eliminar
    3. No te confundas, Francisco: A Macri le está yendo muy bien porque está logrando enriquecer a una minoría y poner el país al servicio del capital internacional. A él le va muy bien pero al país -a la mayoría - no.
      Julián

      Eliminar
    4. Francisco vio a funcionarios perseguir a los que pensaban distinto? Qué estupidez! Hoy policías balean militantes e irrumpen en locales partidarios, amenazan a dirigentes sindicales y revolvieron el departamento de Cynthia García dejando una amenaza. Eso es perseguir al que piensa distinto, no criticarlo. Tamara

      Eliminar
  3. Relato imperturbable y preciso ,cada dia a arengar con mas ímpetu.

    ResponderEliminar
  4. Uno encuentra tipos así todos los días: no se enteran de nada, ven los padecimientos a su alrededor y siguen apoyando. O son ignorantes o cómplices. Y tan gorilas que hasta con el agua al cuello seguirán culpando a la "yegua". Incurables. Abrazo.
    Rodrigo

    ResponderEliminar
  5. Las personas como Francisco prescinde de los hechos porque se guían por puros prejuicios. Así lo han hecho durante los años del kirchnerismo, pero también antes. Y lo siguen haciendo ahora. Sólo buscan alimentar los prejuicios para justificar su egoísmo.
    Virgina

    ResponderEliminar
  6. MUY BUENAS NOTAS, EXCELENTES.
    ALBERTO BARU

    ResponderEliminar
  7. ¡Que el kirchnerismo perseguía a quienes pensaban distinto? ¿Donde esta la Milagro Sala del kirchnerismo? ¡Que ganas de escribir giladas este tipo

    ResponderEliminar
  8. No, Diógenes, por favor, no trate de ocultar las evidencias históricas, el kirchnerismo perseguía y perseguía, claro, no los alcanzaban nunca pero perseguir... ahí tiene al fugitivo campanella, capaz que lo perseguían para cobrarle los créditos pero, pobrecito... la "gestapo" todavía lo tiene mal...
    Y ese muchacho del pro, el que no quiso patear las puertas del Congreso, lo persiguieron hasta ese kiosco, ¿y todo por qué?, por negarse a patear las puertas, casi lo linchan.... sí, horrible laCámpora!!, te-rri-bles!... No, por favor, no pretenda engañarme, ¿cómo va a decir que los semi-linchadores eran del perfumado pro?.... si casi casi llegan a ajusticiar a esa chica de 678, la Cinthya, y para qué?, para que la prensa dominante K le cargue la difunta (casi) al angelical pro.... y no la nombre a esa tal Sala, que manejaba esas SS coyas, allá en Jujuy, asustando a caperucito (in)morales, construyendo las casas más baratas y piletas de natación con los vueltos....¿cómo puede haber un buen clima de negocios así?; la negrada armada con derechos, bañadita en las piletas y fundiendo a las sagradas empresas privadas.... crímenes y más crímenes que alguna vez las Naciones Unidas admitirán, mientras lo critican a caperucito...
    Por favor, antes de agredir a la bella gente, lleve sus niños a que se los cuide heidi vidal o, mejor, si tiene un abuelo o jovato por el estilo llévelo, ¿vió qué felices se los ve en las películas truchas de propaganda (más trucha)? de timbreo y bondis.... éso, lléveles un viejo o un crío y le devuelven un artista, éso sí, el choripan, se lo deben.

    ResponderEliminar

El cuerpo de la vergüenza

La oscuridad nunca ilumina, sino que trae más oscuridad . Un cadáver abre un nuevo capítulo y las palabras se escapan del teclado, p...