lunes, 20 de agosto de 2018

La tormenta es Macri


Uno insiste tanto con el tema que parece obsesión patológica, pero si no fuera por el esfuerzo constante de los medios hegemónicos, un gobierno tan destructivo como éste no duraría ni dos minutos. A toda hora, las usinas de Clarín, La Nación y algunos más presentan blindaje, justificación y ocultamiento con formato de información. La distracción es una de las tretas más obvias de manipulación y es lo que brindan a diario. Quien, de manera exclusiva, nutre su entendimiento con estos engendros desinformativos jamás advierte las toxinas que ingiere y es probable que ruede por la vida recitando pavadas que ni entiende y votando fórmulas impresentables y nocivas. Hasta puede insertar en un diálogo cotidiano eso de que en Europa hay empresas que alquilan juguetes, sin advertir el ardid del libelo de la corneta ante la caída de las ventas por el día del niño. O para brindar una esperanza a aquellos que ni piensan comprar regalos porque la comida está primero.
Tan mal están las cosas que las fuerzas gobernantes y sus acólitos mediáticos y judiciales apuestan todas sus fichas al Caso de los Cuadernos Invisibles, aunque nadie sabe qué tipo de justicia saldrá de todo eso. Ni quiénes serán los ajusticiados, si los acusados de todo o los que se sientan ante los magistrados para declamar el guion que despierta la complacencia del Círculo Rojo. La historia ya la tienen; sólo faltan las pruebas; el relato de los millones ya está, pero sin los millones. Ni una alcancía debajo de un mosaico flojo tienen para dar verosimilitud a la telenovela que presentan como el lava jato vernáculo. Hasta quieren rescatar de las polillas la antigua causa de las valijas de Antonini Wilson para hacer más convincente el acoso.
Sin embargo, la plata de la corrupción de los castos amarillos no sólo burbujea en los paraísos fiscales sino también brota del cielorraso domiciliario de algún que otro intendente. Las bóvedas que buscan en los otros abundan más en los propios. Pero estos hechos son apenas susurrados por los voceros, más ocupados por vociferar las novedades del desfile de arrepentidos. A pesar del secreto de sumario, los chismes que se ventilan en el juzgado de Bonadío aparecen en titulares con una velocidad insólita. Tanto empeño están poniendo que, en su edición dominical, La Nación publicó un plano del departamento de Cristina, tal vez para que los lectores jueguen a la búsqueda del tesoro. Tanto, que hasta ofrecen una recompensa al que logre convertir a los cuadernos en la piedra filosofal del Siglo XXI.
Las burlas de siempre
El público colonizado mira para otro lado sin advertir que lo que viene es peor. Los miembros del Gran Equipo abandonan la sonrisa publicitaria para exhibir en el rostro un “sálvese quien pueda” gigante. Hasta el ministro Dujovne dejó de lado las metas amigables para anticipar la posibilidad de una megacrisis. Y el empresidente Macri, líder de este entuerto, el que prometió bajar la inflación en dos minutos, augura que los números serán mejores cuando termine su mandato. Obvio, si las decisiones que se toman desde La Rosada SA son las principales generadoras del aumento de los precios. Además de evasores, fugadores y especuladores, son aumentadores seriales.
Mientras el show intenta convencer a la audiencia de que CFK cobró una millonada por firmar un decreto, el inexplicable consenso obtenido por el Cambio empieza a mostrar grietas indisimulables. Muchos de los que apoyaron con énfasis la llegada de Macri a la presidencia expresan su arrepentimiento con un leve desencanto, como los integrantes de la UIA. Ante la caída de un 8,4 por ciento interanual de la actividad industrial, el vicepresidente de esa entidad, Daniel Funes de Rioja anticipa una fuerte contracción que durará un par de trimestres. Y la caída del consumo en casi todos los rubros aporta mayor pesimismo a los nada prometedores pronósticos.
Encima, en lo único que piensan es en profundizar el ajuste, tal como exigen los expertos del FMI a los que nadie votó. A las protestas de desocupados, suspendidos y en espera, se suman los empleados públicos que pierden poder adquisitivo con cada oferta de incremento salarial. Los comerciantes, que han visto mermar el movimiento en sus locales de manera alarmante, tiemblan al pensar en el vacío que reinará en los bolsillos de sus escasos clientes. Hasta los gobernadores que, serviles, garantizaron la gobernabilidad para llegar a esto, están a punto de rebelarse por el decreto con el que el Ingeniero dejará de distribuir el Fondo Federal Solidario, que se nutre de la soja producida en muchas de esas provincias.
Amparado por la exagerada protección mediática, Macri sólo puede ofrecer su desbordante cinismo. Como si no tuviera nada que ver con el asunto, esputó: “lamentablemente, esta devaluación trajo un rebote de la inflación, que es el mayor generador de pobreza”. No, en eso está equivocado: el mayor generador de pobreza es El. La receta que aplica es la que provoca todo eso de lo que se lamenta. Y lejos de admitir su responsabilidad, asegura que “éste es el camino que estamos recorriendo. Sabíamos que iba a tener obstáculos. Lo importante es mantener la convicción”. ¿Convicción, de qué? Como si la concentración de la riqueza mejorara la distribución; como si la especulación financiera auspiciara la inversión y el desarrollo; como si el saqueo a jubilaciones, asignaciones y salarios potenciaran la actividad. Eso no es convicción: es fanatismo. Y para colmo habla de obstáculos cuando, en realidad, es la ceocracia gobernante la que arroja todas las piedras que entorpecen cualquier camino.
Y por si todo esto fuera poco, el buen Mauricio siempre apela a la burla cuando quiere mostrarse humano. Cuando improvisa, aparece su Yo más profundo, el que, de manera incomprensible, conquistó el corazón de sus votantes. “A mí me duele muchísimo porque es mi principal compromiso –miente- y sé lo que significa estar en la pobreza porque los visito”. Quien vea en esto humanidad, debería visitar al oftalmólogo. Quien se conmueva ante la imagen del rico que visita al pobre y se ilumina, debe ser tan cínico como él o vivir en una caja de condones.
Si le doliera la pobreza, dejaría de hacer lo que ha hecho hasta ahora, no desde que aterrizó en la presidencia, sino desde que se alió con la dictadura para enriquecerse con evasión, estafas, licuación de deudas y especulación. Todos los que son como él dejarían de ser como son si pudieran tan sólo imaginarse lo que es estar cercados por las imposibilidades. Pero para eso hay que tener corazón y Ellos demuestran a toda hora que eso es lo que más les falta.

2 comentarios:

  1. estimado Gustavo sigo escuchando a mi alrededor "y..no ayudo la sequía en el campo"...enfin es desesperante-compartido y abrazos-muchas gracias

    ResponderBorrar
  2. Bueno, Gustavo, no sé si valela pena preguntarnos si tienen corazón estos tipos del virreinato, ¿para qué?, si lo tuvieran, así como el hígado o el triperío serán parte de la misma porquería, el órgano no hace a la función, depredadora, en su caso.
    Ahora que un comicastro de capa caída "popularizó" al flan (imagen garantizada por la rápida aparición del virrey con uno) y las puertas giratorias del arrepentimiento(¿¿??) empresario y el doctor glock divierten las pantallas,... hay que agradecer el ahorro en palabras, así las cosas se cuentan solas, hay que saber mirar (sí, ya sé, en el ADN cambiemista esa condición es imposible pero no nos vamos a hacer cargo de la estupidez ajena, bastante tenemos con padecer y soportar sus consecuencias, no?)... ¿se acuerda de las nubes de úbeda del finado saadi?, estos cosos son de ahí, y al menos yo no quiero estar ni cerca....hace un par de post que menciono que ni bien los publica ya los ponen viejos, mire nomás hoy, muere la abuela Chicha y aparece una prócer tuitera amarilla celebrando "Una menos" y el flan, según diputado amarillo (of course) viene a ser "Baradel, que "le" explota una garrafa y hace lío"; son insalubres, dañinos, tóxicos, la porquería absoluta, químicamente pura, apenitas.

    ResponderBorrar

Los rebuznos del orejudo

  Al autor de estos apuntes le queda energía para un nuevo texto. La carta de Macri lo inspira. Pero el problema no es el ex mandatario y su...