jueves, 18 de agosto de 2016

Nuevos fracasos de las tretas amarillas



En las últimas encuestas, la inflación y el deterioro de la situación económica desplazaron a la inseguridad como preocupación principal. Con forzado optimismo, todo un logro. Con conciencia crítica, un perverso artilugio del marketing. Con sensibilidad social, un drama real que reemplaza a la imposición virtual. Con mirada política, una estafa que se ha convertido en una peligrosa trampa. Mientras tanto, los conflictos se incrementan y Macri no recibe calidez ni de sus seguidores. En lugar de buscar un acercamiento, profundiza la grieta con un blindaje que no sólo es mediático, sino también material. Para justificar tanta desconfianza, inventa ataques y exagera amenazas, pero sólo logra la sobreactuada victimización de un paranoide. Sin embargo, del otro lado del globomundo, los peligros son reales y evocan los peores momentos de nuestra historia.
El departamento de una periodista revuelto como producto de un apriete, una granada en las cercanías de la casa de una jueza, familiares de víctimas de la dictadura perseguidos en una ruta, abogados de Tucumán y Catamarca acosados en sus viviendas, Milagro Sala presa por delitos insostenibles y prejuicios inconfesables son mensajes mucho más claros que una piedra que no fue. Un clima enrarecido al que nos habíamos desacostumbrado. Desde uno de los canales del establishment, un periodista apologista del oficialismo esputa delirios sobre conspiraciones y coloca a CFK y Sabbatella como orquestadores de las manifestaciones adversas que recibe Macri en actos públicos. Los jueces que con sus fallos han frenado el tarifazo son acusados de kirchneristas, como si eso, de ser cierto, fuera un atroz delito. Las presiones a los miembros de la Corte no surtieron efecto. La persecución simbólica y judicial continúa en los medios hegemónicos para mimetizar como un lastre del anterior los desastres que el gobierno actual está generando.
Desde el momento de su asunción, el Gran Equipo comandado por el empresidente no ha hecho más que provocar una crisis para justificar los ajustes aprendidos del manual de Milton Friedman. El modelo creado por el economista estrella de los ochenta que profundizó la desigualdad con la legitimación del casino financiero ha vuelto a estas tierras con una versión sospechosamente acelerada. El premio Nobel de Economía enseñaba cómo utilizar las catástrofes climáticas, los conflictos bélicos y la inestabilidad política de algunos países para enriquecer a los especuladores. Una crisis es el escenario y el endeudamiento es la herramienta para someter a los pueblos a la angurria financiera. Un país con deuda controlada, industria creciente, bajo desempleo y contención estatal no es el mejor escenario para estos experimentos. Por eso, desde el 10 de diciembre, el Gobierno Amarillo ha decidido desfinanciar y endeudar el Estado, empobrecer a los ciudadanos, desmantelar la industria y reducir el consumo: la escenografía ideal para que el fracasado recetario resurja de sus cenizas para revivir el pasado.
Motivos para el desencanto
Por si alguno no entiende bien la película que estamos protagonizando, aquí va una síntesis: el Poder Económico gobierna nuestro país por voluntad soberana de sus ciudadanos. Lo de voluntad soberana es una exageración porque la fórmula ganadora en el balotaje engañó a los votantes durante la campaña, evitando revelar sus verdaderas intenciones. Y lo sigue haciendo, aunque ya no sale tan bien. Si todavía hay dudas sobre esta afirmación basta mirar el video donde el ministro de Energía, Juan José Aranguren, trata de justificar el tarifazo ante las comisiones de la Cámara de Diputados. No hay bien común en las palabras del funcionario, sino ganancia empresarial. No hay conflicto de intereses, aunque haya sido gerente de Shell y siga siendo accionista de esa compañía petrolera. Al contrario, han sido los intereses de esa empresa los que lo han colocado en ese lugar y sólo habrá conflicto si alguien piensa desplazarlo.
Sin intermediarios, traducciones ni anestesia, la lógica empresarial busca imponerse como sentido común en pos de la difusa meta del desarrollo, la inversión y la Pobreza Cero. Una ecuación que exime a los más ricos de sus obligaciones impositivas e impone al resto un encarecimiento brutal de sus vidas. El paraíso de una minoría y el purgatorio para la mayoría. El resultado de esto es un infierno de desigualdad que sólo puede sostenerse con la ilusión de un futuro lejano pero promisorio. Y cuando esta vana promesa se torne insostenible por el barro del presente, nada mejor que una buena dosis de bastonazos para incrédulos, ansiosos y protestones, aunque superen los setenta.
Si no funciona la promesa, el manual aconseja el miedo: rechazar los ajustes es poner palos en la rueda; la reapertura de paritarias traerá más inflación; sin el descomunal aumento de las tarifas nos quedaremos sin energía; si no abaratamos el salario, no vendrán inversiones; si no liberamos el comercio exterior estaremos aislados del mundo, aunque nos invadan chucherías que hundan nuestra industria. Los que acumulamos décadas sobre nuestros hombros evocamos las expresiones de circunstancia de los ministros de turno suplicando paciencia y reclamando nuevos sacrificios para salir de un pantano cada vez más denso.
El miedo comienza a copar el discurso de los portadores del cambio. Miedo a los palazos, a un atentado, a un escrache, a los despidos, a la falta de gas, al populismo. Miedo al vecino que parece muy K, a tener una idea solidaria, a soñar un futuro mejor. Atemorizados obedecemos mejor. Así nos quieren: dóciles para esquilmarnos más. Algo se percibe en el ambiente que sugiere que esta vez fracasarán en el intento de llevarnos a la ruina. Un empresidente blindado indica una ruptura del pacto republicano. Un representante que desconfía de sus representados esboza la proximidad de un divorcio. Y como el malestar es creciente y las respuestas son burlas, los próximos meses serán tan tumultuosos que extrañaremos como nunca aquellos dulces tiempos que hasta de la memoria nos quieren extirpar.

4 comentarios:

  1. Como siempre; clarìsimo!!!

    ResponderEliminar
  2. Solo quiero aportar una comprobación elocuente. Colegas macristas me pidieron opinión sobre la problemática tarifaria. Expresé mi desacuerdo con una politica que desfinancia al Estado y transfiere enormes recursos a pocos ricos, generando recesion, miseria y desocupación. Me escucharon en silencio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nunca responden. Miran como si no comprendieran el idioma. Cuando los versos mediáticos se agotan, solo apelan al silencio

      Eliminar
  3. oye mauricito y tu pratito no me vas a decir que las grandes empresas usan sueldo truchos de funcionarios que a la ves estan enganchado en pasamanos y autopases y al final no quedan ganancias a declarar y evaden el impuesto, encima mucho de tus CEOS Y OTROS JERARQUICOS NO SIRVEN PARA NADA SOLO PARA HACER EVASIONES.
    MIRA MAURICIO ESTOS TIOS SERIAN ÑÓQUIS DE ALTA GAMA Y ESTAFADORES QUE NO QUIERO QUE SE ENTIENDA MAL O POR LO MENOS COMPLICE . POR QUE NO DESPIDES A TUS PRIVATIZADOS ÑOQUIS DE ALTA GAMA QUE AL FINAL DE CUENTAS LE CARGAN INDIRECTAMENTE EL SUELDO AL ESTADO.
    A QUE NO PUEDES QUE LOS ÑOQUIS DE ALTA GAMA SON PARIENTES Y AMIGOTES, PERO NO CREO QUE SEAN AMIGOS DEL VECINO GENTE CIUDADANO COMUN O PUEBLO.
    MANGA DE ÑOQUIS TERCIALIZADOS POR LOS EMPRESARIOS Y CEOS Y QUE LOS PAGAS VOS CIUDADANO DE TUS IMPUETOS Y SON MUCHOS Y ES MUCHO EL DINERO QUE SE FUGA MUY SUPERIOR AL DE CUALQUIER PLAN SOCIAL AUNQUE EN LOS PLANES SOCIALES SE BENEFICIA GENTE MAS CERCANA QUE GASTA EL DINERO DENTRO DEL PAIS Y NO LO FUGA EN DOLARES. POR ESO TU NEGOCIO NO ANDA TU FABRICA SE CIERRA Y ES SOBRE TODO POR LA PERDIDA REAL DEL SALARIO PRODUCTO DE LA POLITICA DE ENDEUDAMIENTO Y SAQUEO HECHA POR M.M. QUE SE DEPRIME NUESTRA ECONOMIA CERCANA.
    EL MATEMATICO LOCO

    ResponderEliminar

Para los que aplauden tanta locura

Aunque los números no están confirmados , los especuladores celebraron, un gran supermercado congeló su latrocinio por unos meses y a...