jueves, 25 de agosto de 2016

La soberbia de los necios



El desparpajo con que el empresidente Macri manifiesta su desprecio a gran parte de los argentinos ya no tiene límites. Esta semana esputó que son los trabajadores los que “ponen palos en la rueda” de los empresarios al tomar licencias por enfermedad, hacer paros por mejoras salariales o iniciar juicios laborales. La lógica capitalista en su extremo más enfermizo. Los que fugan divisas, los que evaden, los que saquean nuestros bolsillos con sus confiscatorios precios son presentados por el Gerente de La Rosada como víctimas de sus empleados. Si esto fuese una comedia, hasta caería simpático un personaje con semejante barbarie discursiva. Pero las postales del Cambio son las de una Argentina que vuelve a vivir sus más atroces pesadillas: las del hambre y la desesperación. Si en un país que produce alimentos para 400 millones de personas, miles hacen cola por unas frutas gratis no es porque quieran poner palos en la rueda a la ceocracia amarilla. En nueve meses de gestión, el Gran Equipo nos ha hecho retroceder más de diez años y si sus integrantes se enorgullecen de esto, deberíamos prepararnos para escenas peores.
No hay que ser muy memorioso para recordar que el Ingeniero acusó muchas veces a Cristina de soberbia y poco dialoguista. En verdad, un proyecto que puso en pie a un país después de la crisis de 2001 merece ser más ponderado que denostado. De un 25 por ciento de desocupación se pasó a menos de un seis; la industria duplicó su incidencia en el PBI; la pobreza pasó de más de la mitad de la población a menos de un 20 por ciento; el plan energético permitió incorporar más de 4,5 millones de hogares a la red eléctrica y otros tres millones a la de gas; la explosión del turismo permitió recuperar destinos olvidados y desarrollar otros impensables; concretó casi 2900 km de autovías y autopistas, 5165 km de nuevas rutas y más de 600 puentes nuevos; el mercado interno fue el motor de un crecimiento sostenido durante doce años, algo insólito en nuestra historia. Macri y su banda de saqueadores hablan de soberbia, cuando en sólo nueve meses llevaron la desocupación a casi el diez por ciento, pusieron en agonía a Pymes y economías regionales, despoblaron supermercados, negocios y lugares de esparcimiento, mientras transfirieron millones a los que no necesitan un centavo. Ellos se erigen como expertos en diálogo cuando sólo recitan un monólogo de incongruencias, falacias y promesas que no se convertirán en realidad si continúan por este oscuro túnel del tiempo.
La soberbia macrista no está basada en logros sino en pertenencia de clase. La oligarquía es sorda y ciega cuando toma el poder y arrasa con todo lo que está a su paso. Y en lugar de reconocer que fueron sus recetas las que nos han llevado a la recesión en la que estamos, afirman que las catastróficas cifras que reveló el INDEC forman parte de un sinceramiento. Como en “1984”, la novela de George Orwell, que plantea una perfecta armonía con la historia, pues el pasado se re-escribe de manera permanente para justificar las angustiosas transformaciones del presente.
Jugando con el palo
Como tienen casi todos los medios en sus manos, pueden decir cualquier cosa. Como el blindaje mediático es tan grosero, pueden hacer las trapisondas que quieran. Como necesitan demostrar que estamos cada día mejor –con un enérgico golpe del puño derecho- diseñan un ayer con forma de pesada herencia. Hasta pueden darse el lujo de negar sus promesas respecto al segundo semestre del año. Tanto añorar los tiempos del Centenario, que olvidan que existen formas mucho más sofisticadas y accesibles de archivar voces que entonces. Tanto confían en el poder mediático para instalar sus fábulas que cada vez que algún hecho puede opacar la fantasía Pro, inventan alguna amenaza de bomba o una piedrita contra un funcionario para distraer la atención de un público cada vez más asechado por las monstruosidades del túnel.
Y si aparece algún dato nuevo sobre los Panamá Papers o investigan el extraño robo a la casa de la vicepresidenta, difunden alguna denuncia anti K hiperrecontrachequeada que se destiñe apenas se convierte en titular. Eso sí, a pesar de su inconsistencia no deja de zambullirse en los interminables laberintos de Comodoro Py para abortar cualquier retorno. Porque en eso también fallaron: se presentaron como impolutos paladines de la transparencia y están más salpicados que los demonios que fabrican. Empresas fantasmas, conflictos de intereses, 200 mil pesos junto a la cama, grandes favores de manera ostentosa, contrataciones digitadas, acomodados costosos son algunos ítems de una larga lista.
Desde el 10 de diciembre, los miembros del Gran Equipo incluyen en todas sus declaraciones y discursos algunos vocablos que suelen caer bien: diálogo y consenso son las que encabezan las preferencias. Pero para ellos, el diálogo es monólogo y el consenso, obediencia. También intentan mostrarse como humildes servidores, inexpertos funcionarios que están aprendiendo junto a nosotros. Y por si esto fuera poco, el maquillaje amarillo incluye una abundante capa de victimización. Pero, aunque traten de mostrarse así, no lo logran: suenan soberbios, prepotentes y bestiales.
Más aún con los resultados de sus experimentos. Nada de lo que han hecho resultó beneficioso para la mayoría. La concreción de las promesas de campaña queda suspendida hasta nuevo aviso. El cada día mejor se transforma en lo contrario y el golpe de puño optimista nos da de lleno en la trompa. Macri habló de palos en la rueda pero Ellos son los dueños de todos los palos: los que ponen para que tropecemos, los que usan para abollar nuestras ideas y los que fugan a paraísos fiscales. Sin dudas, los palos están en las manos equivocadas.

3 comentarios:

  1. Brillante, como siempre.

    ResponderEliminar
  2. Es aterrador. Me siento invadida x extraterrestres q les comieron el cerebro a la mitad del pais. No es metafora. Estoy asustada enojada furiosa!.QUE PASA????

    ResponderEliminar
  3. Pongan nombre al final del comentario. Evoco los tiempos del menemismo, aunque ahora la reacción es más rápida y contundente

    ResponderEliminar

Los abolladores de la esperanza

Ya sabemos que es una hipocresía el plan de DDHH de Macri. La confluencia del Ingeniero con esa temática es un oxímoron, un amasijo de elem...