jueves, 8 de agosto de 2013

Unas líneas antes de la veda



Drama, operaciones y cacerolas
Ninguna catástrofe entiende de tiempos electorales y arremete con furor dejando a su paso lo que más sabe: drama, dolor, muerte, sangre, desconcierto. Rosario amaneció más vulnerable, con un silencio inusitado. La emergencia y el duelo gobernarán por un tiempo, suspendiendo las campañas y convirtiendo cualquier análisis en superfluo y oportunista. Críticas y reproches comenzarán a llegar dentro de unos días, después de las PASO. Por ahora hay que asistir, contener, ayudar y llorar bastante porque los rosarinos no estamos acostumbrados a estos episodios. Todos conocemos a alguno que fue víctima o testigo, como si en lugar de una ciudad fuese un pueblito. En pocas horas, el pueblito se convirtió en noticia. Funcionarios municipales, provinciales y nacionales se bajaron de la campaña y se zambulleron en la tragedia. Todos hablaron de nosotros, hasta el Papa. La visita de La Presidenta y los dos días de duelo cierran este abrazo nacional. Entre muchos, el dolor parece menor. Pero cuesta mucho el ritmo para escribir lo que uno tenía pensado sobre las operaciones que aparecen en el último tramo pre-electoral.
La recuperación del nieto 109 se cuela entre los jirones del luto. Pablo Germán Athanasiu Laschan, un hombre de 38 años apropiado por un militar de Santiago del Estero, recuperó su identidad y es uno menos de los 400 nietos buscados. Ahora sí podrá mirar al futuro, pero no como algunos candidatos proponen por el camino de la desmemoria. Ahora que sabe quién es podrá diseñar quién será. Las Abuelas y las Madres sí que conocen lo que es construir desde el dolor más profundo. Por si hay algún distraído, ellas contribuyeron como nadie a lo mejor de nuestra historia con su búsqueda de Verdad y Justicia. En paz y con mucha paciencia. Por eso será que unos pocos se sienten incómodos ante tamaña presencia. Esos preferirían que el odio sembrado en los setenta regrese con insultos y rencor para justificar la restauración de los años oscuros. Pero ya no pueden ni podrán.
Aquellos tiempos se grabaron a fuego en la memoria colectiva y por más que coronen a los candidatos más prometedores de la reconciliación y el diálogo, no volverán a recuperar el poder. Y eso que lo intentan a cada rato. Hasta se apropian del Martín Fierro para destilar su prédica carroñera. En el escenario del Teatro Colón montaron el más absurdo de los circos. Sobre las tablas pulidas con los pasos armoniosos de gráciles danzantes zapatearon unos chimpancés desaforados. El eco de las óperas y sinfonías se vio alterado por los chillidos de estos destacados vociferadores. Caceroleros con smoking representaron un sainete absurdo con el único fin de reforzar la campaña del candidato en declive. Otro salvavidas de plomo para el intendente de Tigre.
La semana comenzó mal para el precandidato del establishment, que seguramente será nominado al Martín Fierro 2014 como actor de reparto de la torta electoral opositora. Aunque, si sigue así, no recibirá ni las migas. De haber ofrecido la conferencia de prensa en el Colón, hubiera recibido más aplausos. El extraño robo del que fue víctima y el posterior silencio resultan a todas luces inexplicables. En ninguna de las situaciones posibles el hecho roza siquiera la coherencia. Primera situación: Massa planeó un robo a su vivienda para denunciar un apriete del Gobierno Nacional. Si el caso veía la luz de inmediato, en quince días se desmoronaría toda la historia. Entonces, ¿por qué con tanta anticipación? ¿Por qué no programar el debut para los primeros días de agosto? Podría haber aprovechado el tiempo para elegir a un mejor actor. Sobre todo, no tan relacionado con la familia. Segunda situación: el Gobierno Nacional simuló el robo para demostrar la ineficacia de la seguridad en Tigre. De ser así, ¿para qué mandaría a un prefecto disfrazado de prefecto, para dejar la firma? Y tampoco elegiría a alguien tan conectado con los Massa. Tercera Situación: el prefecto tenía buen trato con el intendente y, vaya a saber uno por qué, decidió traicionarlo. En las tres posibles situaciones lo que no cuadra es que el autor del supuesto delito se esfuerce tanto en ser reconocido. Una cuarta posibilidad puede resultar enloquecedora: que algún actor desconocido de este presente esté enviando un mensaje sólo entendible por el líder del Frente (no tan) Renovador.
Un mensaje entendible para todos fue el que CFK dejó en el Consejo de Seguridad de la ONU. Como no podía ser de otra manera, una vez más demostró su coraje. Presidenta por un mes, decidió sacudir la modorra de un organismo que lo que menos intenta es la seguridad del planeta. El plan de trabajo que propuso para un debate abierto resultó ser “la relación entre las Naciones Unidas y las organizaciones regionales y subregionales en el mantenimiento de la paz y seguridad internacionales”. Además, convocó a la Unasur y la Celac para que tengan por primera vez la palabra en el Consejo. Después de contar las experiencias en Sudamérica en la resolución de los conflictos surgidos en los últimos años, Cristina desafió a la burocrática institución. “Creo que debemos repensar el funcionamiento de los organismos porque tenemos un nuevo mundo, una nueva realidad y no se puede enfrentar un nuevo mundo, una nueva realidad y nuevos problemas con viejos instrumentos y con viejos métodos, porque no nos van a dar una respuesta –dijo, ante los sorprendidos asistentes- Por eso creemos en la necesidad de elaborar consensos, consensos que no se basen en los intereses particulares de cada Estado que tenga el derecho a veto, sino en asegurar en serio la paz y la estabilidad”.
Lo que cuestionó es el poder de veto que los miembros permanentes del consejo – EEUU, Rusia, China, Gran Bretaña y Francia- tienen ante las resoluciones de la ONU. “El rasgo distintivo ha sido muchas veces que quienes se sientan en este ámbito y porque son miembros permanentes y con derecho a veto –destacó Cristina- utilizan esta facultad que les otorga reglamentariamente la Carta de Naciones Unidas, el reglamento del Consejo de Seguridad, pero son los que obturan la verdadera resolución de los conflictos”. Este organismo fue diseñado después de la Segunda Guerra y lo conforman las victoriosas naciones que frenaron el avance del nazismo. Desde entonces, el liderazgo de Estados Unidos ha impuesto un carácter más imperial que pacifista y, en muchos casos, es quien inicia los conflictos que sacuden al mundo. Eso destacó La Presidenta en las fauces de la bestia. Y también habló del espionaje de la Cía y de las soberanías pisoteadas por Gran Bretaña. Por eso, reiteró “la necesidad de establecer regulaciones de carácter global para asegurar la soberanía de los estados y la privacidad de los ciudadanos en el mundo ante hechos que son de público y notorio conocimiento”.
Desde Nueva York, Cristina llegó a Rosario a ofrecer ayuda y recibir silbidos. Lo mismo pasó con la intendenta Mónica Fein y el gobernador Antonio Bonfatti, por más que muchos medios intenten silenciarlo. En medio de tanta desesperación, no se puede pedir calma. Aunque algunos aprovechan cualquier cosa para llevar agua para su molino. O para su candidato. El camino a las PASO quedó sin los grandes actos de cierre en solidaridad con la tragedia. No importa, lo del domingo es un ensayo. Lo que no tiene nada de ensayo es la cita entre Víctor Hugo y Héctor Magneto. De amor tendrá poco. Como el cacerolazo convocado por algunos individuos desde las redes sociales. La inminencia de la veda impide un buen cierre a este apunte y no es cuestión de transgredir las normas. El próximo contendrá un análisis de estas elecciones y algunas líneas sobre lo que se viene: porque esta contienda no ha terminado y hay que prepararse para lo que venga. Un consejo: mucha luz en el cuarto oscuro.

1 comentario:

  1. Una cosita, aparentemente menor pero poco comentada; el prefecto chorro y todo un despliegue de irregularidades judiciales que implican que zafe de cualquier consecuencia, un montaje del tipo: "vos haceme el favorcito y salís limpito" - claro, el primer actor marlon massa no contaba que su mejor papel es el de títere mudo y chau, habló...

    ResponderEliminar

El cuerpo de la vergüenza

La oscuridad nunca ilumina, sino que trae más oscuridad . Un cadáver abre un nuevo capítulo y las palabras se escapan del teclado, p...