miércoles, 25 de septiembre de 2013

Un progresista que asusta

Binner y la inmigración descontrolada

Aunque no lo merezca, el socialista Hermes Binner encabeza las preferencias electorales en Santa Fe. Poco hábil, cuestiona a viejos dirigentes como si él no lo fuera. Soberbio sin fundamento, pretende ocupar un sitial crítico como si recién llegara a la vida. Cínico, realiza declaraciones sobre la desigualdad en Rosario con los mismos argumentos que los más derechosos políticos del país. Algo así como que la pobreza es un error de los pobres que no saben cómo combatirla. Y, por supuesto, la culpa de todo la tiene Cristina. Vale aclarar que las migraciones desde otras provincias hacia Rosario no comenzaron ayer, sino a mediados de los ochenta, al menos de manera masiva. Hace más de 20 años que comenzó a formarse el llamado Barrio Toba. Y Binner era intendente de la ciudad cuando las villas de emergencia crecían de manera alarmante. En los noventa, muchas de ellas presentaban un cartel que decía: Bienvenida Clase Media. Y como un dato más que da por tierra con otra de las inconsistencias del ex anestesista, de acuerdo a los datos del último censo, la población rosarina no ha tenido un incremento significativo desde 2001. Otro dato: el socialismo gobierna la ciudad desde hace 18 años y nada socialista se ha hecho en el territorio. Sólo una hermosa decoración que oculta una desigualdad que ni él ni sus herederos se preocuparon por combatir.
Ah, claro: también es culpa de Cristina el crecimiento de la producción sojera. Cabe preguntar si él, que apoyó sin tapujos la rebelión de los estancieros, sería capaz de aceptar medidas gubernamentales que tiendan a poner límites a esa explotación tan destructiva, tan angurrienta, tan endémica. No hace falta dedicar una sola neurona a resolver este enigma. En todo caso, habría que preguntar si tiene algún proyecto en ese sentido. Binner sostiene que las cosas pueden cambiar sin generar conflictos. Una concepción absurda de la política que parece conquistar los corazones de gran parte del electorado. Cambiar las cosas sin que nadie se enoje es un imposible.
Si estas ideas provienen de alguien que se dice progresista, la cosa es grave. Pero es recurrente. En 2008, cuando gobernaba la provincia, también vomitaba conceptos semejantes. En aquellos tiempos, durante un congreso de Economía organizado por la Fundación Libertad, Binner había afirmado que "se ve en las ciudades de Rosario y Santa Fe como están creciendo las villas miserias. Es notable la cantidad de argentinos procedentes del Chaco que viene a Santa Fe, y esto indudablemente genera un problema social no sustentable en la provincia de Santa Fe”. Que un socialista exponga en un congreso organizado por la derecha económica más rancia ya provoca sorpresa. Ahora, que sus dichos estén en coincidencia con la ideología de los convocantes, da por tierra con su disfraz progresista. Lo único que progresa en su ideario son las lágrimas. Si de cocodrilo o de impotencia, el tiempo lo dirá.
Los dichos de Binner se parecen a los del Jefe de Gobierno porteño en los tiempos del conflicto con el Parque Indoamericano. Macri había escandalizado a la sociedad –o al menos a una parte importante- al decir que la culpa de todo la tenía la inmigración descontrolada. Una barbaridad verbal producida por un exponente de la política más clasista. Que Binner se exprese en términos similares, más que colorado, debería ponerlo tan amarillo como la fuerza que gobierna la CABA.
Los escenarios ideales no existen y la función de los políticos es actuar sobre las situaciones reales. Nuestra Constitución favorece el libre tránsito por todo el territorio de ciudadanos nacionales y extranjeros que busquen mejores oportunidades de vida. El objetivo de un gobernante, entonces, debe ser brindar esas oportunidades. O al menos intentarlo. Más aún, en una provincia que tiene una potencialidad que la sitúa entre las más beneficiadas del país. Esto no quiere decir que debe hacerse cargo del déficit de gestión de las provincias limítrofes. Pero si Santa Fe es elegida como destino, algo de orgullo debería sentir.
La Presidenta lo ha dicho desde siempre: la mejor manera de disminuir las migraciones internas es brindar desarrollo económico en origen. Por supuesto, la explotación sojera no aporta nada, sino todo lo contrario. Ese debe ser el papel de todos los gobernadores: enfrentarse a los angurrientos locales que ven en el poroto la manera más simple de multiplicar su riqueza. Pero esto no puede quedar sólo en manos del Gobierno Nacional. Un poco de creatividad y compromiso viene bien para seguir avanzando.
Nunca hay que olvidar que la pobreza no es una enfermedad, sino un resultado. La desigualdad se combate achicando la brecha y mientras los de abajo ascienden, los de arriba deben descender un poquito. Eso es inevitable. Si los que más tienen quieren tener mucho más, la pobreza es una consecuencia segura. Renunciar a sus angurrias desmedidas podría ser un gesto patriótico. Una enseñanza de estos años: sólo el Estado comprometido con los que menos tienen puede garantizar la equidad. Y el Estado es mucho más que CFK. Gobernadores, Intendentes, Diputados y Senadores también conforman el Estado. Y la obligación de todos ellos no es colgarse de las calzas de Cristina, sino convertir este país rico pero desigual en una Nación que nos albergue a todos. Y los que se dicen progresistas, que traten de parecerlo. Al menos de vez en cuando.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los abolladores de la esperanza

Ya sabemos que es una hipocresía el plan de DDHH de Macri. La confluencia del Ingeniero con esa temática es un oxímoron, un amasijo de elem...