jueves, 1 de marzo de 2018

La más maravillosa música


Los insultos contra Macri en canchas, recitales, subtes y cualquier espacio que junte a mucha gente desconciertan a los obsecuentes. Como esto no está en el manual, no saben cómo neutralizarlo. Desde denunciar absurdas confabulaciones hasta las formas más contraproducentes de prohibición, pasando por directivas para silenciar los cánticos en las transmisiones televisivas. Cualquier cosa, en lugar de advertir el descontento que comienza a generalizarse. Un descontento por las promesas incumplidas a voluntad y por el deterioro que se expande a pasos agigantados; porque el túnel nos está asfixiando y el futuro que se insinúa es el pasado que nos aterroriza; porque no son “el mejor equipo de los últimos 50 años” ni un ejemplo de honestidad, deben apelar a distracciones que sólo distraen a los que viven distraídos.
Porque los Amarillos están rompiendo todo, aunque afirmen arreglarlo. Ningún país tiene futuro si se desmantelan industrias y se cierran escuelas. Macri prometió construir jardines con los 4000 millones de pesos del Fútbol Para Todos. Ni uno. La Educación de calidad incluyó la suspensión del programa Conectar Igualdad, la cancelación del plan FINES y el abaratamiento del salario docente con la eliminación por decreto de la paritaria nacional. Eso sí, reparten manuales para sexto grado que cuentan las inexistentes bondades del Cambio. Aunque alientan la opción por la educación privada, ni Macri ni muchos de sus funcionarios son buenos modelos publicitarios. En estos tiempos de sequía, el Ingeniero –como una genialidad propia- propuso guardar el agua cuando hay inundaciones para usarla en tiempos de carencia: se ve que la bolilla de Diques y Represas se le pasó por alto en sus días de estudiante. O que, con extremada seriedad, aconseje apagar las luces, cerrar canillas o usar el aire acondicionado en 24 grados para revertir el cambio climático pero silencie los estragos de la deforestación en donde él, familiares y amigos tienen emprendimientos agropecuarios.   
Pero el “mar es inmenso”, tanto como el cinismo de los PRO. Cuando se conoció la cuenta sin declarar de Díaz Gilligan, salieron en pandilla a jurar por su honestidad. Después de su renuncia y con el posible procesamiento, tratan de olvidar el tropezón. Ahora que el ministro de Finanzas está sospechado por maniobras con los bonos de deuda, el Jefe de Gabinete, Marcos Peña Braum exige que confiemos en su palabra. "Él es un orgullo para este país y para el Gobierno –confesó el funcionario- dejó todo lo que estaba haciendo para venir a la Argentina". De acuerdo a esto, deberíamos considerar a Luis “Toto” Caputo como un héroe, que sacrificó sus negocios para endeudarnos como nunca. Un orgullo nacional que puso el país en manos de especuladores, usureros y buitres y encima se lo tenemos que agradecer. ¿Qué clase de tonto hay que ser para conmoverse con este guion?
Impaciencia en las tribunas
Cada fisura del relato oficial es taponada con alguna distracción. Algunas, macabras, como la doctrina Chocobar que habilita más casos de gatillo fácil. Otras, hipócritas y demagógicas, como la discusión sobre el aborto. Y, para dar el tono xenófobo que los caracteriza, la recurrente denostación a los extranjeros. No a todos, por supuesto, sino a los que provienen de Paraguay o Bolivia. De acuerdo a la historieta amplificada por los medios cómplices, vienen en bandada de esos países a curarse en nuestros hospitales. Pamplinas que los números desmienten pues los casos que fabulan representan una porción tan ínfima que no afectaría en nada cualquier modificación. Lo que se llevan en una semana los timberos de las Lebac –muchos de ellos extranjeros- alcanza para cubrir un año a los pacientes limítrofes.
Pero el discurso oficial no se sostiene con números ni hechos, sólo con desprecio, ambición y mucho egoísmo. Y con demasiadas mentiras. Los medios hegemónicos –cuyo índice de confianza los ubica entre los peores del mundo- inventan falacias, las amplifican y presionan para convertirlas en causas judiciales. Desde sus tapas, columnas, pantallas y demás instalaron la idea de que Cristina se robó todo, aunque la única causa económica es la de Hotesur-Los Sauces por supuestos retornos que no se han demostrado. El informe de Vialidad Nacional es contundente: no hay sobreprecios ni desvío de partidas y las obras se habían completado hasta el encarcelamiento –tan injusto como todos los demás- de Lázaro Báez. Y todos los movimientos de dinero están bancarizados y con alquileres a precio de mercado. Tan insostenible es esta causa que no saben cómo estirarla. Por lo que parece, Cristina se robó todo pero dejó mucho más de lo que nos va a dejar Macri y su Gran Equipo.
Pero la más perversa treta de manipulación es la del Memorando con Irán y el suicidio de Nisman. Si el fiscal estuviera vivo, arrojaría su denuncia a la papelera y estaría pidiendo disculpas. El proceso por encubrimiento se basa en no-hechos que fueron desmentidos a mediados de enero de 2015, como el levantamiento de las alertas rojas a los sospechosos iraníes. Desmentidos no por fanáticos kirchneristas sino por Roland Noble, ex director de Interpol y el juez de la causa AMIA, Rodolfo Canicoba Corral. Además, los jueces Daniel Rafecas, María Servini de Cubría, Ariel Lijo y los camaristas Felner, Ballestero y Farah rechazaron la denuncia por inexistencia de delito. La muerte de Nisman le dio más valor mediático y político y convirtió el episodio en una autopista para el triunfo de la pandilla que nos está despojando de todo.
Ahora que los cantitos desbordan el blindaje, la madre del fiscal, Sarah Garfunkel –que presenció las pericias en el departamento del hecho- eleva su acusación a la ex Presidenta para tildarla de asesina. Si su objetivo fuera alcanzar la verdad, exigiría la eliminación del informe de Gendarmería, cuyos autores no accedieron al departamento ni al cadáver y para afirmar lo que afirman tuvieron que alejarse muchísimo de las conclusiones del Cuerpo de Medicina Forense de la Corte Suprema de Justicia. Para hablar de homicidio, tuvieron que correr la herida provocada por la bala, fracturar el tabique nasal, introducir ketamina y meter en el reducido baño a dos asesinos despiadados que no dejaron ninguna huella de su accionar. Y modificar la hora de la muerte con una exactitud que invita al descrédito. Y todo esto sin ver el departamento ni examinar el cadáver. Estos expertos deberían estar tras las rejas por falso testimonio y el juez Julián Ercolini, por dar crédito a semejante novelón, debería dedicarse a alimentar palomas en una plaza o algo peor.
A pesar de todo esto, algunos desvergonzados apologistas piden sanciones para los que saludan a la mamá del empresidente, olvidando los insultos que vociferaban los indignados televidentes en los cacerolazos orquestados desde el poder. Carteles que insultaban a la entonces presidenta con expresiones tan respetuosas como yegua, chorra, asesina o con leyendas tan bondadosas como “Néstor volvé, te olvidaste de Cristina”. O esa imagen tan conciliadora proyectada por la agrupación Solano Lima, de Cristian Ritondo, con una caricatura de Cristina, Aníbal y Amado colgando de una horca. Si los insultos incomodan, que dejen de hacer lo que están haciendo y gobiernen para la mayoría que les regaló el cargo que, en condiciones óptimas de información, jamás habrían obtenido.

2 comentarios:

  1. Bueno, Gustavo, primero una cosita, en la lista de países productores de extranjeros indeseables, le faltó uno, tal vez el favorito del virrey, Perú. Omisión casi imperdonable en estos felices tiempos de sinceramiento xenófobo, no?.
    Soy del norte y por esas vueltas de la vida, me tocó vivir en Orán (Salta), a pasitos del imperio del mal, Bolivia; y claro, conozco esa frontera y un poco más allá, más adentro... y hay que, debo, admitir que sí, que no hay reciprocidad, no, el boliviano (sea coya o blanco) aprecia y respeta más al argentino que viceversa y si es del norte hasta lo quieren un poquito más, lo nreconocen al hablar. Claro, el viejo truco de la universidad gratuita, que entre otras cosas determina que una buena parte de los profesionales bolivianos sean de formación argentina (cuando no son directamente argentinos emigrados por pediculosis neoliberal) y lo son también los profesores de sus universidades... pero bueno, son cosas que a un porteño idiotizado por los medios ni se le ocurriría pensar pendientes como están ahora del "enorme costo" de atender enfermos de allá.... una idiotez inconcebible, si pensamos que en los '90, esos años de muestra del actual virreinato, esa frontera con Bolivia era muy transitada PARA ALLÁ, para comprar ropa, cubiertas, cosas de bazar, de todo.... y sabe qué más?, ir al oculista, al dentista, hacerse lentes, prótesis, comprar remedios.... no creo que se hicieran trasplantes pero, ya sabe lo habladora que es la gente, alguna que otra cirugía plástica se chimentaba...
    Para quien vivió por ahí, hay cositas llamativas, como que Bermejo (el pueblo boliviano cercano a Orán) en los 70 era poco más que una villa andrajosa (con negocios de venta de cosas importadas), el panorama en Aguas Blancas (lado arghentino) era muy similar pero menos movido.... como el tiempo tiene la mala costumbre de pasar, hay cosas que se notan más, ahora la villa andrajosa tiene terminal de omnibus, asfalto, hoteles, lugares de comida, galerías comerciales, negocios del tamaño que quiera y mucha actividad... del lado argentino, igual, ah, no!, perdón, a los gendarmes del control en la ruta les pusieron un tingladito, ahi cuando llueve, llueve en serio. A propósito, Juan Carr comentaba que de los evacuados salteños por los desbordes del Bermejo y Pilcomayo, una buena cantidad estaba atendida en Bolivia.... alguno dirá que siendo indios son todos lo mismo pero, tienen DNI, no? y no ví a ningún boliviano reclamando "reciprocidad".
    Y Jujuy, el feudo de herr (in)morales también tiene frontera con Bolivia.... no debe ser un calco, pero casi, sí.

    ResponderEliminar
  2. Mauricio Macri la PQTP!!! lalala!!!-mil gracias Gustavo lo tuyo es música para mi cerebro-comparto y abrazos

    ResponderEliminar

Con el flotador a mano

En este Día de la Independencia, Macri no habló de héroes angustiados ni saludó al “querido rey”. Como hemos experimentado con los gobier...