viernes, 11 de septiembre de 2015

Un mundo contra horrendos pajarracos



Los carroñeros del Mundo han sido derrotados y no podrán denunciar fraude. La ONU aprobó por enorme mayoría una resolución que pone freno al ataque de los buitres a la soberanía de los países. En tanto, los caranchos locales se consuelan con el carácter no vinculante de los nueve puntos básicos para la reestructuración de la deuda de los países. Esto quiere decir que no es legalmente obligatorio. Que disfruten con eso los que están ávidos de fracasos K. Los demás estamos satisfechos por haber aportado nuestro granito de arena para combatir la desigualdad en el planeta. Un triunfo más en la batalla contra los que quieren poner de rodillas a todos los pueblos, contra los que quieren seguir enriqueciéndose sin producir más que miseria. Un cambio de paradigma que no solucionará nuestro conflicto pero deja mal parados a los apologistas de los especuladores.
Aunque el juez neoyorquino Thomas Griesa considere su fallo como una obra de arte, para la mayoría de los países será un adefesio. Las instancias superiores de la Justicia Imperial deberán abandonar su indiferencia y llamar al orden a su desequilibrado magistrado. El futuro es funesto para los buitres, por lo que deberán inventar nuevas tretas para satisfacer sus angurrientas pulsiones. Y los que clamaban a los cuatro vientos que había que agachar la cabeza y satisfacer las demandas, tendrán que revisar sus papeles para decidir de qué lado de la grieta se ubicarán a partir de ahora.
No hace falta estrujar mucho la sesera para recordar todo lo que han dicho periodistas consustanciados, expertos en saqueos y opositores crónicos en los medios hegemónicos desde el año pasado, cuando parecía que Paul Singer había logrado torcer el brazo del Gobierno Nacional. De haber cedido a las presiones, estaríamos otra vez en la lona. Sin embargo, como las convicciones no se abandonan en ninguna puerta, seguimos con dignidad por este luminoso camino y con la satisfacción de que la razón soberana está, una vez más, de nuestro lado.
No hay que olvidar quiénes estaban de parte de los buitres. Enumerar a todos no sólo sería extender este apunte con un listado predecible sino malograr nuestro aparato digestivo. También sería redundante evocar a Macri, cuando aconsejaba obedecer ciegamente el fallo de Griesa, lo que hubiera significado dar por tierra con la re-estructuración alcanzada con tanto esfuerzo. Tampoco aciertan demasiado los que proponen negociar con los pocos acreedores que quedan. No, y menos ahora, que casi todo el mundo apoya nuestra posición. La única salida es que se amolden a las condiciones que aceptó el 92 por ciento de los bonistas. Si no, que sigan malgastando sus fortunas mal habidas en demandas, presiones y sobornos. Mientras tanto, nosotros disfrutamos de sus fracasos.
Los enfurruñados de siempre
Tan importante es esta novedad que Clarín y La Nación tuvieron que esforzarse bastante para minimizarla. El primero, arremetió en su tapa con un informe médico sobre los peligros de la droga, más adecuado para un domingo que para un día de semana. La ex Tribuna de Doctrina, en cambio, dividió su portada entre la adicción por el verde de sus lectores y la atrocidad jurídica de denunciar asociación ilícita entre la Junta Electoral, Gendarmería y Correo Argentino en las elecciones de Tucumán. Sobre la aceptación en la ONU de la propuesta argentina incorporaron un cuadradito lo más chiquito posible. Mejor que hayan reaccionado de esta manera porque demuestra que en verdad es una muy buena noticia. Si la hubieran destacado, daría para desconfiar.
El silencio opositor también es un buen indicio: como son obedientes a la agenda hegemónica, sólo están programados para hablar del fraude en Tucumán, del adolescente quom que murió en Chaco y de todo lo que sirva para ocultar el vacío de propuestas que domina la campaña. Encima, el escándalo de Niembro contradice la transparencia que pregonan y el honestismo que dicen portar. En verdad, hay que ser muy contrera para creer que ellos pueden conducir mejor los destinos del país.
Quien piense que Macri o Massa garantizan la disminución de la pobreza, la ausencia de corrupción y la defensa de los intereses soberanos está muy equivocado. Votar por ellos es apostar por el incremento de la desigualdad, por el enriquecimiento de unos pocos y por la entrega de la Patria a intereses bien turbios. También está Margarita Stolbizer como candidata, pero pocos son los que confían en que ella podrá garantizar algo.
Ninguno de ellos hubiera conducido el país hasta este escalón de haberlo tomado en 2003. Si de ellos dependiera, estos doce años hubieran sido tan sinuosos como todos los anteriores. Ellos no hubieran pensado en el desarrollo de las Pymes ni en la moratoria previsional, ni en la AUH ni en la ayuda a los estudiantes; no hubieran repartido notebooks ni convocado a los científicos emigrados; no hubieran construido tantas escuelas ni lanzado el canal Encuentro, Paka Paka ni todos los demás canales culturales; no tendríamos Tecnópolis ni satélites; no habría TDA, libros gratuitos ni concursos federales para producciones artísticas; no habría tanto consumo ni crecimiento del turismo. Ninguno de ellos hubiera pensado en el matrimonio igualitario, la fertilización asistida ni la identidad de género. Con ellos, la plata de los jubilados se esfumaría en la timba y no existirían conflictos judiciales con la Ley de Medios porque ni se habrían animado a sugerirla.
Con ellos no hubiéramos aprendido tanto sobre Historia, Política y Economía ni conocido estas postales insólitas, las del país soñado desde siempre. Por todo esto, las urnas de octubre nos esperan, no con el mezquino caudal de agosto, sino con más de la mitad de las voluntades electorales convertidas en frescas y coloridas flores. La extensa primavera de este proyecto lo merece.

2 comentarios:

  1. Al kirchnerismo no le importa, porque niega los casos, para favorecer la campaña. A la oposición no les importa, porque usa los casos para favorecer la suya..... estamos fritos. Yo, por mi parte, debo ser lo imposible, junto con otros mas... Porque nos importan y nos duelen los muertos por desnutrición, por los agrotoxicos, por la represión, y demás desidias variopintas, pero siempre oscuras, de este sistema... Ojalá los imposibles podamos hacer algo para dejarles un mundo en vías de estar mejor a nuestros hijos y los hijos de los demás, ojalá lo podamos hacer para, y junto a los que ya estan vivos.... necesitamos mas imposibles

    ResponderEliminar
  2. Menos mal que somos MÁS los que estamos viendo que cada vez hay menos desnutridos, más incluídos, más escuelas, más INDUSTRIA NACIONAL, más justicia social, más jubilados, más juventud militando, MÁS, MÁS Y MÁS !!

    ResponderEliminar

¿Qué ves cuando te ves?

El camino a las elecciones legislativas se presenta tenebroso . Y un poco confuso, porque muchos de los que hacen campaña no son cand...